Medidas urgentes y extraordinarias para jubilados en litigio

Este Gobierno en reiteradas oportunidades se ha jactado de ejercer medidas extraordinarias con poco tiempo de estudio y elaboración, anteponiendo la urgencia como la principal excusa para llevarlas adelante. Así, reformó la Corte Suprema de Justicia y estatizó YPF y Aerolíneas, entre otras actuaciones. Sin embargo, con los jubilados, siempre que pudo, el oficialismo puso un pie en el freno a las iniciativas parlamentarias de la oposición que procuraban mejorar su calidad de vida. Recordemos que luego de estatizar las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP), la Presidente vetó la ley que garantizaba el 82 % móvil a nuestros jubilados y comenzaron a utilizar la caja de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) para todo tipo de uso político, desde financiar la publicidad oficial hasta para costear obras públicas a distintos intendentes alineados con el oficialismo o, también, para sostener bonos que se emiten para hacerse de un dinero fresco salido de la Anses que les permita tapar los agujeros fiscales producidos por una pésima administración.

Hoy necesitamos que se tome una medida extrema y urgente para que se aceleren los tiempos de cobro de los miles de jubilados que esperan que les paguen sus actualizaciones previsionales que ya ganaron en la Justicia. Continuar leyendo

Una marcha, un punto de inflexión

La marcha convocada bajo la consigna “Ni Una Menos”, que pone de relieve en nuestro país el flagelo del femicidio y la violencia de género, reúne lo necesario para ser un punto de inflexión que nos lleve a todos a pensar y actuar con mayor compromiso social sobre un tema tan grave.

Gracias a la masiva convocatoria en las últimas semanas abundaron datos que dan cuenta de la gran cantidad de hechos violentos y asesinatos que tuvieron como víctimas a muchísimas mujeres en nuestro país. A falta de indicadores oficiales confiables debemos tomar muy en cuenta la seriedad del trabajo presentado por la ONG “La Casa del Encuentro” que muestra que solo en el año 2014 se registraron en Argentina 277 femicidios. El relevamiento también arrojó que Buenos Aires es la provincia con mayor tasa de crímenes por violencia de género, seguida por Córdoba y Salta. También esta organización determinó que durante seis años, desde el año 2008, fueron 1.808 las mujeres que se convirtieron en víctimas de femicidio. Otro de los datos que se desprende del informe es que, en la mayoría de los casos, tanto víctima como victimario tienen entre 31 y 50 años. Continuar leyendo

Por qué nuestros jubilados deben cobrar el 82% móvil

Esta semana volví a presentar en la Cámara de Diputados un Proyecto de Ley para que nuestros jubilados cobren el 82% móvil. Lo hice reiterando el mismo proyecto presentado por la ex Diputada, también de la Coalición Cívica-ARI,  Fernanda Reyes. Básicamente el proyecto obliga al Estado a ajustar semestralmente los haberes, como lo marca la ley de movilidad jubilatoria, para que estos alcancen el 82% del salario mínimo, vital y móvil.

Reiteramos este pedido porque hace cinco años la Presidenta de la Nación vetó la ley, sancionada por el parlamento, que garantizaba ese derecho constitucional a todo el sector pasivo. Los argumentos que usó el gobierno nacional en ese momento intentaron demostrar de modo irresponsablemente exagerado y alarmante, que se trataba de “la ley que llevaría a la quiebra al sistema previsional de reparto”. Continuar leyendo

Las víctimas del clientelismo y la corrupción

La muerte del niño Néstor Femenía, perteneciente a la comunidad Qom, no es un hecho aislado como dijo el gobernador en licencia del Chaco, Jorge Capitanich. Es producto de una política implementada desde hace años que afecta y expulsa a las familias pertenecientes a los pueblos originarios de sus tierras, convirtiéndolos en víctimas históricas de un modelo agricultor de desarrollo que tiene como eje central la acumulación y concentración de tierras en manos de unos pocos.

Para llevar este proceso adelante, fue necesario expulsar a esas comunidades de sus hogares y obligarlos así a enfrentar una realidad social atravesada por caminos minados de xenofobia, racismo y violencia y muchas veces, aunque sea imposible verlo reflejado en las estadísticas oficiales, sin amparo y protección del Estado. Además, llamar un “hecho aislado” es desconocer una situación de gravedad social que ya tiene como antecedente un amparo ratificado por el Superior Tribunal de Justicia, que ordenó al Gobierno del Chaco garantizar los derechos de los pueblos originarios Qom, Wichí y Mocoví, en cumplimiento del artículo 37 de la Constitución Provincial, ante una presentación judicial realizada en 2007 por el Instituto del Aborigen Chaqueño (IDACh)

Estas comunidades aborígenes están insertas en un cuadro general que señala que la mitad de los chaqueños son pobres. Basta ver cómo, en los alrededores de la Ciudad de Resistencia, se fue conformando un cordón de viviendas precarias, hechas de cartón y chapas, que va rodeando la capital de la provincia. Cada día más grande. Se trata de familias enteras desterradas de sus lugares de origen en el interior de la provincia. Todos ellos víctimas del clientelismo llevado adelante por el partido de gobierno, que solo reparte a cuenta gotas lo justo y necesario para su subsistencia pero que no alcanza, muchas veces, para evitar que las situaciones más graves terminen en tragedia como la de este niño Qom recientemente fallecido.

Los tienen hacinados para tenerlos a mano y poder manejar su voto a voluntad, fortaleciendo con prebendas a punteros políticos que se mezclan entre esos vecinos proliferando falsas promesas. ¿O vamos a dejar pasar por alto que fue el Chaco una de las provincia más afectadas por la estafa del programa de viviendas Sueños Compartidos? Toda esa gente debería estar reubicada en viviendas dignas, de acuerdo a lo que prometían en ese entonces cuando llenaron los espacios publicitarios de los medios de comunicación, pauta pagada con fondos públicos, para instalar una mentira, una estafa, porque estos comprovincianos, lamentablemente, no solo son víctimas del clientelismo inescrupuloso, la desidia y la mentira, también son víctimas de la corrupción

Es bueno que hoy recordemos que hace dos años, cuando asesinaron a un joven Qom llamado Imer Flores, la respuesta del Gobierno fue similar, decían que se trataba de un hecho policial, aislándolo de una situación social de injusticia y violencia. Nunca quieren mirar el fondo del vaso porque saben que allí pueden ver reflejada su responsabilidad.

Observemos algunos indicadores sociales que nos aporta el Centro de Estudios Sociales Nelson Mandela, quizás la ONG más prestigiosa que trabaja en el Chaco. Este centro de estudios sostiene que en la provincia existe un 49,7% de pobreza y un 17,2% de indigencia, y que en ese contexto unos 15 mil niños se encuentran desnutridos, anémicos o mal nutridos, muchos de ellos o la mayoría, perteneciente a la comunidad Qom. Esto explica, también, porque el Chaco tiene la tasa de desnutrición infantil más alta de la Argentina, ya que casi un 20% de los niños bajo atención médica tienen algún tipo de desnutrición.

Con estas cifras aterradoras, decir que la muerte de Feminia es “un hecho aislado” es una irresponsabilidad, es negar la realidad para poder seguir apostando al modelo de exclusión, el que clienteliza a los más necesitados, el que solo aspira a atender a los pobres en la pobreza y nunca trabajar para intentar sacarlo de ella.

Un modelo fracasado, que solo traerá consigo más tragedias que lamentar.

Plata de los jubilados para financiar la política

En reiteradas oportunidades hemos denunciado los abusos que comete el gobierno nacional con los fondos previsionales. Hemos calificado a la ANSES como “la caja política útil a todo servicio” del partido de gobierno. Es que desde la estatización de los fondos de las AFJP, la ANSES se convirtió en ese recurso permanente al que se echa mano cada vez que se necesita otorgar financiamiento para alguna obra pública que condicione el alineamiento político de un Intendente. Esos “favores”, discrecionales y selectivos, que no exigen ningún tipo de requisito salvo el de enrolarse en las filas del gobierno, no solo le permiten a este sostener el armado de un gran aparato político, sino también intervenir en las internas partidarias ajenas canjeando favores por posicionamientos, lo cual lo hace aún más ilegitimo y perverso. Basta ver qué obra o proyecto se elige difundir en la costosa propaganda oficial, que a esta altura es solo comparable con la utilizada por los gobiernos de países más autoritarios, para darse cuenta que el paquete del financiamiento también incluye una cuota de difusión pública. Continuar leyendo

¿Parques Nacionales o negocios privados?

El miércoles 22 la Cámara de Diputados de la Nación aprobó la sanción de la Ley que permite al Chaco ceder jurisdicción a la Nación de los terrenos que darían forma al Parque Nacional El Impenetrable. Los miembros del Bloque de la Coalición Cívica nos abstuvimos. Esencialmente porque todo el tramado previo es irregular, desde el proceso de expropiación hasta las intenciones ocultas de quienes se beneficiarían con esto, sin soslayar que no se puede sancionar una ley que transfiere algo de una provincia a Nación cuando aquella aún no culminó de expropiar y ni siquiera se pagó el precio total de los terrenos que, por otra parte, están subvaluados.

Como Coalición Cívica-ARI, la preservación de los recursos naturales es y ha sido una de nuestras banderas desde el nacimiento de nuestra fuerza política. Por eso no podemos aprobar a libro cerrado lo que nos presentan como una iniciativa que traería progreso a una de las zonas más olvidadas del Chaco sin conocer los antecedentes. Es bueno recordar que el titular del dominio expropiado -la Estancia La Fidelidad- era Manuel Roseo, quien poseía 150.000 hectáreas en el Chaco y  100.000 más en Formosa. Este hombre, a lo largo de su vida, se esforzó para mantener y cuidar todos los recursos naturales que albergaban sus propiedades. Por lo tanto podríamos quizás entender que la creación de un Parque Nacional en dicho predio sería la forma de garantizar la continuidad del cuidado de todo un eco-sistema. Esa sería una buena noticia. Sin embargo no podemos cerrar los ojos ante algo que viene mal barajado desde un principio y que, dados los antecedentes, nos despierta muchísimas sospechas sobre lo que se está tramando. Continuar leyendo

Sin responsabilidad civil, el Estado es impune

La Ley que limita la “responsabilidad del Estado” impulsada por el Poder Ejecutivo Nacional dejó en claro en su articulado la intención manifiesta del gobierno nacional de pretender consagrar la “irresponsabilidad de Estado Nacional y de sus funcionarios públicos” violando así la Constitución Nacional, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos que firmara nuestro país y los principios del Derecho. Pero además generó un vacío legal que, por expresa disposición del proyecto, no podría ser llenado con la aplicación, ni siquiera supletoria, de las reglas de responsabilidad civil. Además ahora, con la sanción de la reforma del Código Civil, la responsabilidad del Estado pasaría al ámbito del derecho administrativo, un área más benigna donde el Estado es juez y parte. Lo que implica que quienes incurran en faltas no tendrán un proceso justo e imparcial. Esto significa impunidad y responde a ordenar la operativa retirada del kirchnerismo. Continuar leyendo

Capitanich esconde a las víctimas de la economía kirchnerista

Seguramente las declaraciones del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, que señalan que en el país “prácticamente se han erradicado la pobreza y la indigencia” sorprendieron a todos los argentinos que, sin la necesidad de consultar estadísticas o apelar a los valores reales de la economía como la inflación y su real impacto en el consumo cotidiano, sabemos que se trata de una de las peores mentiras que puede decir un funcionario, aquella que intenta ocultar deliberadamente algo doloroso.

En este caso a los pobres. Como si implícitamente reconocieran que, al no poder ofrecer soluciones concretas, es mejor negar el problema y esconder a las víctimas de la desigualdad del modelo económico.

Pero Capitanich no se equivoca: sencillamente miente. No podemos pensar otra cosa de quién dice, suelto de cuerpo, algo así y aún es gobernador del Chaco, una de las provincias más azotadas por la pobreza y la indigencia.

Veamos. Chaco es una provincia que supera el millón de habitantes y casi la mitad es comprobadamente pobre. Según el Isepci (Instituto de Investigación Social, Económica, Política y Ciudadana), en el Chaco el 40,3% de la población es pobre porque sus ingresos familiares no superan los $5600 y el 17% es indigente al no superar ingresos mensuales los $2650. A eso deberíamos agregar la trágica situación de las comunidades aborígenes que son víctimas del maltrato, social y del desamparo estatal, que solo recurre en su ayuda cuando necesita “clientelizar” su voluntad política, un comportamiento corriente de parte del partido de gobierno que los chaqueños comprobamos cotidianamente.

Si en el Chaco se contabilizaran como desocupados, como debería ser, a los 86.000 adultos beneficiarios de Planes Sociales, sobre un total de 310.000 personas que cobran algún tipo de beneficio social y a los jóvenes entre 18 y 24 años que no buscan trabajo por desaliento y porque, esto duele decirlo, para ellos es más sencillo someterse a la extorsión política de un plan social, nos encontraríamos con que más de 100 mil chaqueños no tienen trabajo. Es que en la mal llamada “década ganada” en el Chaco el empleo público creció un 42%, casi 10 veces más que el empleo privado, del que casi no existen ofertas en el mercado. No está mal que el sector público emplee personal si necesita hacerlo, pero se convierte en una bomba de tiempo si el motivo es netamente político, como la construcción de una mayoría de votos a través del trabajo estatal, un abuso que hace que en muchos municipios sea absolutamente innecesario.

El clientelismo en el Chaco es moneda corriente, se gastan millones en camisetas de fútbol, shows mediáticos. La asistencia social no tiene otra lógica que no sea la prebenda política, siempre buscan algo a cambio, coaccionando al ciudadano. Señalamos esto con preocupación porque ninguna de estas medidas populistas va a sacar a los chaqueños de la pobreza. Podrá paliar su angustia, mejorar su situación momentáneamente, pero con este tipo de políticas los pobres nunca dejarán de serlo.

El problema de la vivienda en el Chaco es grave. Con el anunció del Plan PROCREAR, muchos chaqueños se llenaron de expectativas ante la posibilidad de poder acceder a su casa propia. La falta de viviendas es uno de los grandes problemas sociales que padecemos, situación agravada por toda la corrupción que existió y existe sobre el uso de los fondos de viviendas. En ese oscuro sitial podemos ubicar al tristemente afamado Programa Sueños Compartidos que llevó a la Justicia a los hermanos Schoklender, caso muy conocido en el Chaco, y donde aún existe un sinfín de denuncias cruzadas que salpican, entre otros actores, a muchos funcionarios que no terminan de aclarar su situación. Además constantemente nos anoticiamos de programas de viviendas inconclusos, con adjudicaciones cuestionadas por su discrecionalidad política o peor aún, viviendas que se entregan y son inhabitables. Fueron muchas las viviendas que se debieron construir en estos últimos años con fondos propios del Ministerio de Planificación y, sin embargo, gran parte de esas sumas millonarias fueron entregadas sin control y pasó lo que ya sabemos, la gente que confió y necesita su casa propia nunca pudo acceder a la misma.

En el Chaco falta agua potable. La tan anunciada obra pública conocida como El Segundo Acueducto para el Interior del Chaco, rebautizada por el gobernador Capitanich como Acueducto Néstor Kicrhner, está muy demorada. En el 2004 se anunció esta obra, unos 512 kilómetros de tubería que abastecería de agua potable a 350.000 chaqueños. Sin embargo, diez años después solo se han instalado 12 kilómetros de tubería en medio de escándalos por sobre precios y polémicas por las fuentes de financiamiento. Desde aquel anuncio se cambiaron todas las reglas. Mientras tanto, miles de chaqueños padecen la falta de agua potable sobre todo en las zonas del Impenetrable Chaqueño y el Departamento de Güemes, donde habitan las comunidades Tobas y Wichis. Allí se estima que más de 60.000 personas son víctimas de la falta de agua potable, lo que afecta su salud e imposibilita desarrollar una vida normal. La desertización de la zona agrava la situación.

Podríamos agregar también que el Chaco cuenta con una de los indicadores más altos del país en cuanto a la deserción escolar en el nivel medio. También hablar sobre los graves problemas de salud pública que atraviesa la provincia para que la sociedad observe que las declaraciones del jefe de Gabinete sobre la desaparición de la pobreza y la indigencia en el país tienen una provincia que lo desmiente a simple vista. Justamente ese distrito es el Chaco, que aún lo tiene como gobernador con uso de licencia.

Les sacan a los pobres para asistir a otros pobres

Los últimos indicadores oficiales del Indec sobre desocupación y pobreza contrastan de tal manera con los números de la política social del gobierno nacional, y también con la de los gobiernos locales, que no podemos hacer otra cosa que denunciarlos como datos mentirosos manipulados por el oficialismo con el fin de alimentar el tan famoso “relato K” con buenas noticias.

¿Cómo es posible que tengamos tan baja desocupación y pobreza cuando paralelamente se invierten año tras año más fondos públicos en planes sociales? Observemos que, mientras el año pasado existían 58 planes sociales diferentes que tenían como beneficiarios a 16 millones de personas por los que el Estado invertía 74 mil millones de pesos, este año los planes pasaron a ser 60 con una cobertura de 18 millones de personas y con una inversión de 120 mil millones de pesos. Esto indica que el 40% de los argentinos reciben algún tipo de ayuda social.

Continuar leyendo

Nunca más Hiroshima

En el año 2006, por invitación del gobierno japonés, participé de un encuentro de legisladores y funcionarios descendientes japoneses de Latinoamérica. En dicha oportunidad, visitamos la Provincia de Hiroshima y en especial, pudimos recorrer el Museo Histórico y los restos del único edificio -donde funcionó la Cámara de Comercio de la localidad- que aún se mantiene como mudo testigo de la primer bomba atómica que se uso contra seres humanos.

Al comenzar el recorrido del museo, un guía nos narraba que el día 6 de agosto de 1945, cercano a las 8 de la mañana, se produjo la caída de la bomba atómica, un hongo de fuego que destruyó en 15 segundos la ciudad de Hiroshima, dejando un desierto de cenizas y cadáveres horriblemente quemados.

Muy pocos sobrevivieron, por desgracia. Otros, fueron aniquilados por el fuego y la descarga expansiva de mas de 30 km, que alcanzó a destruir vidrios que luego se incrustaron en los cuerpos de los seres humanos. Los pocos sobrevivientes, que por días y semanas quedaron sin agua ni comida, sufrieron las consecuencias de esta catástrofe; sentimentales, psicológicas, como biológicas y genéticas. Las quemaduras aniquilaron sus células para siempre, sin posibilidad de poder cicatrizar y con graves infecciones, incurables.

El agua lluvia que bebieron a las horas de la explosión era altamente tóxica y sus vidas corrieron peligro genético. Con el pasar de los años, nacían bebés deformados, los que vivían unos pocos años. El aire que respiraban secaban sus pulmones cada día más y el cáncer era inevitable. El daño psicológico fue la parálisis total de los sobrevivientes y los rescatistas no podían creer lo que veían y se sentían impotentes ante tanto dolor y horror.

Se calcula que los muertos sumaron más de 130.000 en ese momento, pero hay personas que, aún hoy, siguen padeciendo enfermedades por las secuelas de la explosión atómica. Tras conocer el horrendo espectáculo, el director del equipo científico que inventó la bomba atómica, el Dr. Robert Oppenheimer, reclamó que se pusiese las armas nucleares bajo estricto control internacional, pero ya era tarde, pues habían pasado a ser instrumentos políticos de los gobiernos.

Una de las escenas que me causó gran dolor fue ver en el museo una viandera de metal que, a pesar de estar toda doblada por el calor de la bomba, tenia aún grabado el nombre del niño, que en ese momento iba a la escuela pero que no llegó a ella. Ni siquiera pudieron rescatar su cuerpo, ya que el mismo fue destruido por el fuego y consumido por el excesivo calor que produjo la misma. Este elemento fue aportado por su hermano mayor, quien relató el hecho luego que saliera a buscar a su pequeño hermano y solo encontrara su viandera, la que identificó por el tallado del nombre en la parte superior, que él le hiciera. Muchos relatos y vivencias del horror que se vivió están como testimonio, de cuando la ciencia se utiliza para crear el mal y no para beneficio de la sociedad.

Hoy en día, nada preocupa tanto a los fines de la seguridad mundial como la cuestión de las armas nucleares y la amenaza que ellas representan, dado su poder de exterminio de toda la civilización humana y de todo ser viviente.

La persistencia de los conflictos exige a las naciones la compra de más armamentos y la tenencia de armas nucleares, lo cual alimenta a perpetuidad la espiral de violencia. Recordemos la reciente declaración de Corea del Norte sobre el armado y la posesión de potentes bombas atómicas, una clara amenaza hacia todos los países vecinos. Por otro lado, a fuerza de desviar hacia partidas militares fondos públicos destinados a fines sociales y económicos, se termina generando el agotamiento de recursos que deberían servir para atender necesidades básicas de la población. Este empobrecimiento amenaza la estabilidad social y el desarrollo, que son dos condiciones sobre las cuales se asienta la idea de la paz.

Para arribar a una solución definitiva y de alcance mundial es indispensable abolir las armas nucleares. Esta meta expresa, al mismo tiempo, la firme determinación del hombre de poner término a una cultura de violencia, respetando la dignidad de la vida y luchando activamente para la construcción de un mundo sin guerras.

Es por ello que cada 6 de agosto el pueblo de Hiroshima ora por la Paz y repite sin cesar: “Nunca más Hiroshima”. De igual manera, cada uno de nosotros debe unirse a esta prédica, aprendiendo de la historia y comprendiendo que la seguridad significa resguardo contra la amenaza de la enfermedad, el hambre, el desempleo, el delito, el conflicto social, la represión política, la destrucción del medio ambiente y erradicar la cultura de la violencia.