AMIA, ovillo siniestro

La figura de Alberto Nisman me inquietaba. ¿Podía aquel hombre delgado, apasionado de su profesión y practicante de la meditación lograr justicia en un asqueante caso? Trilogía formada por AMIA, la teocracia iraní y la presidente Cristina Kirchner, que hoy por hoy le significa a Argentina la palmaria tragedia de haber llevado a unos pillos al poder.

Hoy cuando el mundo civilizado casi en su totalidad ha reaccionado frente a los asesinatos de los caricaturistas de Charlie Hebdo y de cuatro clientes judíos del mercado Hiper Kasher de París, me sacude nuevamente ese crimen espantoso, ese crimen del terrorismo islámico que cobró 85 vidas y que a más de 20 años sigue sin esclarecerse y algo peor, epilépticamente aparece su espanto, aparecen promesas de justicia y ahora para cobrar una nueva víctima.

Fríamente creo que lo del Fiscal Nisman es tan explosivo como la misma carga contra AMIA. ¿Qué se juegan para haber tomado la decisión de “suicidar” al fiscal Alberto Nisman? ¿Negocios de petróleo por trigo? ¿Intereses financieros de los que de piqueteros han pasado a empresarios duros? ¿Comunión de intereses con una teocracia asesina y con el espanto del islamismo fanático, que de dominar Latinoamérica les garantiza esa eternidad con la que sueñan los déspotas?

Me obsesiona el porqué. El propio Nisman, cuatro días antes de su muerte hacía hincapié en la premura de Cristina Kirchner y su camarilla por dar de baja las Circulares Rojas de INTERPOL, esas que se mantienen contra el ex presidente iraní Rafsanjani y el ex ministro de Relaciones Exteriores Alí Akbar Velayati. Contra el ex ministro de Inteligencia, Ali Fallahijan, el ex jefe de la Guardia Revolucionaria, Mohsen Rezai, el ex jefe de las Fuerzas Quds y ex ministro de Defensa, Ahmad Vahidi que fungió de gran rector en la inauguración el año 2011 en Bolivia de la Escuela de Defensa y Soberanía de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), una escuela militar multinacional para formar ejércitos que respondan a los intereses del Eje del Mal. También del que fue agregado Cultural de la Embajada de Irán en Buenos Aires, Mohsen Rabbani que además –según las escuchas- dictaba lineamientos al gobierno argentino sobre las acciones a seguir en este caso; del Tercer Secretario de la Embajada, Ahmad Reza Asghari y del exembajador de Irán en el país sureño, Hadi Soleimpanpour.

Cristina Kirchner está urgida de cumplirle a sus socios que –dicho por el mismo Nisman- aparecen en las escuchas aceptando y jactándose de la culpabilidad del atentado a AMIA. Timerman lleva y trae. Es perfecto para eso.

Por años, tantos como han transcurrido desde el atentado, he tenido a AMIA sus víctimas y sus verdugos en mi pensamiento. He participado en foros, he sido conferencista en actos de conmemoración de la infame masacre. He entendido muy bien que lo vivido en Buenos Aires aquel 18 de julio de 1994, y antes, cuando en 1992 el terrorismo islámico también voló la Embajada de Israel, pudo perfectamente repetirse aquí luego del arribo de esta Peste Roja, y sobre todo cuando Hugo Chávez cerró filas con lo peor del planeta y buscando su aprobación echó de Venezuela a los funcionarios diplomáticos de la Nación Judía y maldijo a Israel. Después de eso (enero de 2009) se acrecentó la unión entre Venezuela y los iraníes, patrocinantes más que reconocidos del terrorismo; comenzaron a cedular islámicos que eran detenidos en países que combaten el terror y aparecían como ciudadanos venezolanos. Conocimos de más presencia musulmana en la llamada triple frontera que integran Brasil, Paraguay y Argentina y donde ya es público que en la zona se encuentran células terroristas. Se abrieron rutas aéreas Damasco-Teherán-Caracas… Instalaron oficinas en La Habana, en Caracas, en Bolivia. “Guaridas” en toda Latinoamérica… No me quedan dudas ¡La revolución es islámica!

Nisman investigó y denunció a los demonios. De Caracas dijo que en las escuchas suena la capital de Venezuela. Días antes de su muerte habló de Caracas y Beirut como lugares de reunión de iraníes y argentinos del gobierno. Habló y hacerlo le condenó a muerte. Quizá él mismo no calibró el riesgo. Dijo: con la custodia que tengo me alcanza, aunque recalcó que “Esté Nisman o no esté, las pruebas están…”

A casi 21 años del atentado impune a AMIA, otra víctima: Alberto Nisman. Horas después de su muerte Cristina Kirchner trata de denigrarlo.

Alguien cita una frase de Francisco de Quevedo: “Donde hay poca justicia es un peligro tener la razón”.

Complicidad e impunidad

Dije el domingo 18 de julio del año 2004 (se cumplirán 11 años) en el Club Hebraica de la ciudad de Caracas que hacía mucho, mucho tiempo, una de mis columnas de opinión del Miami Herald, periódico donde escribía para ese momento, llevó por título ¿Dónde están esas voces clementes? Una pregunta hecha a nadie en particular. Una pregunta hecha a un mundo cómplice, a un mundo con una moral tan pero tan sui generis, que pide paz desde países exportadores de violencia, que condena acciones contra terroristas, y que clasifica la muerte y el dolor de acuerdo a sus simpatías con los verdugos.

Me convocaron para decir, yo, una mujer venezolana, una periodista venezolana, que sentía –y sigue sintiendo- vergüenza ajena, la vergüenza de quien espera justicia y no la encuentra, de quien espera equidad y no la ve, de quien tiene el deber de suponer que la muerte como lenguaje político, que la muerte como ideología debe ser rechazada, debe ser perseguida, debe ser execrada. Que decir que Dios es un asesino es blasfemia de los santones que lo usan y matan en su nombre. Continuar leyendo

Nicolás: tú y la banda están en apuros…

La decisión –por unanimidad- del Senado norteamericano de sancionar a los jerarcas del chavismo que han violado Derechos Humanos y han depredado la hacienda pública convirtiéndose en archimillonarios con jugosas cuentas en bancos norteamericanos e impactantes propiedades en Estados Unidos esperaba el miércoles por Obama. Muchos cazaban apuestas… Más cuando el mundo se sorprendía ante una decisión tomada claramente por Obama y un grupo de pragmáticos políticos y comerciantes norteamericanos, con la anuencia de Bergoglio y otros “amigos” de los Castro.

Fue el 17 de diciembre, en coincidencia con el día de la muerte de Simón Bolívar, ahora manoseado, con cara de zambo y boina roja. Fue otro día de triunfos de los tiranos y asesinos y de más claudicaciones de los que se dicen o por lo menos fungen de demócratas. Un día “Obama and Kerry style”. Continuar leyendo

“Pepe” Mujica y la confabulación de la izquierda con el terrorismo islámico

Ya el mandatario ha confirmado que Uruguay recibirá a presos de Guantánamo, y por supuesto sabemos que en Guantánamo no hay precisamente inocentes corderillos.

A ese centro de detención de Estados Unidos lo que han enviado son sanguinarios terroristas islámicos que atentaron contra seres indefensos y asesinaron a cientos de inocentes y que “Pepe” Mujica recibe a riesgo no solo de los uruguayos sino de toda la región, ya que ha declarado también que los asilados podrán “irse cuando quieran” del país, donde se moverán con libertad una vez lleguen el lunes o el martes de la próxima semana.

Con más del 58 % de los uruguayos en contra de esa absurda decisión, Mujica recibirá a seis prisioneros de la cárcel de Guantánamo desconociendo así el deseo y aprensión de millones de ciudadanos de ese país sureño. Igualmente pone en riesgo al resto de los países de la región ya penetrados por el terrorismo islámico que cuenta con la izquierda como aliada que proporciona todas las ayudas para con ellos desestabilizar gobiernos democráticos, apuntalar el narcoterrorismo y sembrar pánico en la zona.

Este pasado viernes José “Pepe” Mujica confirmó la noticia a través de una carta abierta al pueblo uruguayo y al presidente norteamericano Barack Obama, reafirmando su contento al dar asilo a seis sujetos sospechosos de ser ellos terroristas o tener vínculos con fanáticos islamistas.

Sin restricciones de ningún tipo, un palestino, cuatro sirios y un tunecino que fueron hechos prisioneros en Pakistán gozarán de total libertad y no debe sorprender sin en breve se presentan actos sangrientos donde estén involucrados o sean dotados de pasaportes venezolanos en esa tenebrosa conexión del régimen venezolano, Irán y Cuba, para desestabilizar democracias y trasladar la violencia islamista a este continente, atentando contra gobiernos democráticos, políticos que no comulguen con sus pretensiones y comunidades judías.

Mujica confirmó que gozarán de “total libertad” en el país, y que lo podrán abandonar cuando estimen conveniente. El diario uruguayo El País ya informó que la llegada de estos peligrosos reos será la noche del lunes 8 de diciembre o la madrugada del martes.

Con total cinismo, Pepe Mujica, un ex guerrillero hoy cómplice de tiranías y neotiranías comunistas como la cubana y la venezolana, pretende justificar esta peligrosa acción amparándose en lo que califica como “antecedentes de Uruguay” como tierra de asilo. Sin siquiera mostrar un poco de piedad por las víctimas de los actos terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos y en otros eventos sangrientos, declaró: “Hemos ofrecido nuestra hospitalidad para seres humanos que sufrían un atroz secuestro en Guantánamo. La razón ineludible es humanitaria”, y con esta declaración podemos confirmar que para estos pretenciosos descarados de la izquierda latinoamericana hoy en el Poder, la piedad y los Derechos Humanos sólo son posibles si los beneficiarios son sus cómplices, siempre violentos y sanguinarios…

Tanto es así que con descaro, Mujica ha dicho: “No puede haber nadie preso o privado de la libertad si no está juzgado. Cuando se priva de la libertad es un secuestro, por lo tanto la figura delictiva internacional que existe en este caso para el gobierno de los Estados Unidos es que tiene 89 secuestrados en Guantánamo (…) Estas personas están secuestradas, porque para estar presos se debe haber cometido un delito probado, si no es así se está secuestrado”… Claro, mientras sea un terrorista, un peligroso enemigo de occidente, un aliado de la izquierda canalla, porque lo mismo no lo dice de los políticos opositores al régimen de Maduro, los muchos estudiantes detenidos y torturados en la Venezuela castrochavista… Esos no merecen solidaridad y mucho menos respeto a sus derechos humanos.

Conociendo pues de la tenebrosa alianza de Cuba, Venezuela e Irán, sabiendo y padeciendo la indiscutible invasión terrorista que se vive en muchos países del continente americano y en especial en la llamada “Triple Frontera” (Argentina, Brasil y Paraguay), las oficinas activas de agrupaciones terroristas como Hamas y Hezbolláh en Cuba, Venezuela, Bolivia y otros países de Unasur y ALBA y la llegada de cientos de palestinos a Venezuela hace pocas semanas, es solo cuestión de tiempo comenzar a sentir sus acciones.

¡Dios se apiade de las buenas e indefensas personas!

¿A qué hieden los sociópatas?

El milico golpista venezolano Hugo Chávez, destructor de la soberanía, la economía, la salud, el tejido social de Venezuela y el futuro de millones de venezolanos  y el asesino Ernesto Che Guevara tendrán desde ahora un perfume que ha inventado la mañosa nomenclatura cubana, asegurando que el motivo de tan trascendentes creaciones es honrarles.

Aunque en la ruinosa y siniestra isla de los Castro lo que menos existen son buenos aromas, ahora han sacado a relucir una industria perfumera donde –según la propaganda castrocomunista- los expertos químicos y diseñadores cubanos con estos dos “Perfumes” esperan hacer pensar a sus compradores en atributos como heroicidad o gallardía, dos particularidades que por ninguna parte tenían ambos malhechores. Continuar leyendo

El cagalitroso y su marioneta

El tirano cubano pregunta: «¿Quién gobierna a quién, EE.UU a Israel o Israel a EE.UU?» 

El sanguinario sátrapa, Fidel Castro, resaltó la importancia de la ayuda que proporciona Nicolás Maduro al pueblo palestino que está sufriendo del «genocidio» llevado a cabo en la Franja de Gaza. Por supuesto ni una palabra de los misiles lanzados contra ciudades y poblados israelíes ni de los actos terroristas de los asesinos de Hamas.

En esas peroratas plagadas de mentiras y manipulación que el tirano cubano o un equipo castrista publica este pasado 20 de agosto en «Granma», un pasquín que por más de medio siglo representa la única voz de una mal llamada prensa cuando realmente son vocerías de la tiranía, el fosilizado tirano describió los bombardeos del enclave palestino como «uno de los más dramáticos acontecimientos generados por una potencia militar nuclear sofisticada y a la vez irresponsable, creada por el imperio más poderoso que existió nunca a lo largo de más de medio siglo».

O sea, Israel no ha existido desde épocas milenarias, apareció como creación norteamericana, porque así lo dice este verdugo, este chulo insaciable. Y así lanza lo que dice que “muchas personas se preguntan”: «¿Quién gobierna a quién, Estados Unidos a Israel o Israel a Estados Unidos?» Lo dice junto a un Nicolás Maduro servil, sentado en una mecedora recibiendo órdenes y guías de quien destruyó más de tres generaciones de cubanos durante 55 años de tiranía y ha bañado de sangre Latinoamérica y Africa en su afán de dominación y expansión.

Continuar leyendo

Venezuela está acéfala

Converso con un reconocido encuestólogo y analista de tendencias, quien me refiere la imparable erosión de las simpatías y apoyos al régimen castrochavista y a su actual capo Nicolás Maduro. Me habla de cifras impresionantes que denotan el desencanto y desespero de los que alguna vez tuvieron fe en esta banda colorada, donde un farsante con dotes de encantador logró captar la esperanza de millones de ingenuos que lo creyeron el mesías, y tres lustros después, con sus almas envenenadas por el odio, se encuentran más pobres, más desesperados, más engañados.Me señala un 23% de apoyo popular a Maduro y su régimen, una cifra que a cualquier opositor podría animarle, sólo que esa animación y ese optimismo dura el tiempo que tardamos en preguntarnos: ¿Y quién lo capitaliza? 

Quiénes dentro de un universo opositor plagado de divisiones, de colaboracionistas, de calculadores interesados pueden captar a esos millones de desencantados necesitados de un líder y un mensaje, y hartos de engaños y despelote.

Venezuela está acéfala. Nave al garete donde una banda delincuencial ve perdida su supremacía y en lo único que piensa es en terminar de vaciar las arcas y dejar como bagazo de caña lo que fue un país rico en recursos naturales y tierra propicia para hacer realidad los sueños. Venezuela, donde más del 10% de su población hoy en día dice tener en orden trámites y requisitos para emigrar. Un 10% de venezolanos de clase media, jóvenes con título universitario, con dos o más idiomas que hablan bien, que ve imposible cualquier posibilidad de crecimiento personal y económico en un país que un tropero traidor entregó a los tiranos Castro y su nomenclatura, y estos marcaron la línea: ruina, desesperanza, destrucción de la empresa privada, fin de la libertad de prensa, alianzas siniestras con lo peor de la humanidad, reescritura de la historia patria, imposición de una casta de ladrones y narcomilitares, de un nepotismo asqueante, de una impunidad perversa. Tierra donde secaron el campo y ahora las cosechas son de muertos porque a la banda empoderada le beneficia ya que termina de sembrar el miedo y aumenta la necesidad de huir…

Y es que aquí, en este país desolado, sobran los cínicos, los desvergonzados, los que pretendiendo ser vitalicios líderes de una oposición desmadrada no se sonrojan al defender –por ejemplo- que en ese diario El Universal, hoy vocería del régimen y ambiente cundido de represión y miedos, se haya impuesto la censura. Es el caso del cuñado de un boliburgues, de un bolichico buchón a punta de negocios turbios, yerno de un “Apóstol” de aquellos que se beneficiaron en gobiernos que, como el de Carlos Andrés Pérez, mantuvo su plantilla de elegidos y que muchos de ellos hoy multiplican fortunas de manera exponencial y la restriegan al rostro de los que cada día ven convertida en sal y agua su economía. Los que no convencen ni a sus propias madres porque de cínicos y retorcidos han hartado a millones. Como éste que más de un lector ya ubicó hay muchos, demasiados…

Por eso, dolorosamente, la pérdida vertiginosa de popularidad y apoyos de esta montonera roja rapaz es como lo digo en el título de hoy: Como agua que cae al piso, que ni se recoge ni se puede aprovechar. Menos por esa cofradía que lidera unas oposiciones huérfana de verdaderos líderes y acosadas por los miedos y el desconcierto. 

La Robolución vomita: no podemos hablar de logros, de objetivos alcanzados, de promesas cumplidas por esta montonera roja rapaz. Por donde usted dirija la mirada topará con el horror de un país destruido por quien se planteó como ejemplo a seguir las nefastas prácticas de Fidel Castro y su banda. Es conocido de todos la mortandad que la violencia genera y que día a día colma morgues y en un 97% queda impune. La escasez, inflación, desempleo es pan diario, y ahora la nueva mortificación es el colapso también de la medicina privada. Los venezolanos ya vivimos desde hace bastante tiempo la falta de medicinas que se unió a la ausencia de desodorantes, papel higiénico, harina, aceite, frutas, libertad… En fin, la escasez que también le copiaron a los cubanos castristas.

Ayer, la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales pidió declarar la “emergencia humanitaria” por la escasez de insumos y fármacos para atender a la población. Nada mejora. Al contrario, se agudiza. El Dr. Cristino García Doval, presidente de la mencionada Asociación, hizo público el retraso para operar a miles de pacientes en el país por culpa del desabastecimiento de insumos en quirófanos y unidades sanitarias. ¡Uh Ah!

Para contactarse con la autora: ebruzual@gmail.com
Twitter: @eleonorabruzual

Corrupzuela

Hace algunas semanas en estos mismos espacios hablaba de un país llamado olvido, y ustedes mis queridos lectores se preguntarán cuál es mi afán de buscar otros nombres para lo que alguna vez lo tuvo.

El afán viene del simple hecho de que Venezuela durante estos más de 15 años bajo la garra del castrochavismo fue desdibujándose y convirtiéndose en tierra de odios, de retaliaciones, de mentiras dichas con el desparpajo de un pillo que usó a los pobres para trocarlos en paupérrimos y así poderles sembrar resentimiento, mendicidad, servilismo. Fue obligando al cierre de empresas nacionales y quebrando empresarios criollos para suplirlos por rusos, iraníes, cubanos, chinos, brasileros, bielorrusos, argentinos. De ellos el régimen tiene las mayores garantías de tranquilidad, porque ni harán presión ni crearán problemas y el sueño “Ganar ganar” queda garantizado, mientras los nacionales o doblan el espinazo o se largan a una diáspora creciente que favorece a los caporales y a los nuevos dueños de este terreno…

Continuar leyendo

El padrote cubano

Estoy convencida que la erotización que Fidel Castro ha causado en millones de seres en el mundo sólo puede ser tema de estudio para la psicología profunda. Tanto lo creo que una de mis fijaciones fue hacer una exhaustiva investigación sobre este fenómeno -a dúo con el psiquiatra y antropólogo Luis José Uzcátegui- al escribir un libro titulado “Los hombres que erotizó Fidel” (Editorial Los Libros de El Nacional; 2005).

Erotización que no sólo se presentó en Latinoamérica y en algunos reductos de izquierda al norte del continente, porque también hay que decir que el truhan cubano logró seducir en Europa, Africa y hasta en Asia (recuento muy completo en el mencionado libro). De Venezuela digo que el tirano caribeño fue un obseso y tuvo la gran suerte de agenciarse cientos de traidores que, desde la misma década de los 60, se le entregaron como solícitos sirvientes postrados eróticamente al influjo de su fuerte personalidad y a su codicia por un subsuelo rico en recursos petroleros, manjar delicioso y apetecido que finalmente lo alcanza plenamente cuando llega al poder Hugo Chávez -no el más importante de sus erotizados pero sí el más provechoso.

Chávez, un tropero sagaz, sin clase ni estudios, alumbrado al verse tratado en La Habana en 1994 como jefe de Estado cuando apenas sus 15 minutos de gloria los recibía por un golpe de Estado fallido.

Como decimos los venezolanos, Fidel Castro “se saca el clavito” y consigue ese cuerno de la abundancia que es nuestro país. Es sin la menor duda su gran triunfo y una venganza que maduraba, preparaba y logra décadas después, ya que por años mantuvo un gran reconcomio debido a que Rómulo Betancourt fue inmune a “sus encantos”. La historia muestra como la Venezuela de los años 60 no le fue amable al mayor de los Castro y a su banda forajida, ese país eufórico con su democracia novel donde gobernaba un descendiente de canarios: Rómulo Betancourt, hombre procedente de la clase media, nacido en un pequeño pueblo cercano a Caracas, quien después de una amplia experiencia política e inclusive de una pasantía por el pensamiento marxista, sorprende pues no muestra las debilidades necesarias para caer erotizado en los brazos del cubano.

Algunos se salvan, otros sucumben. Y es que Eros, siempre eterno y malvado, no tiene piedad con la psiquis del hombre cuando penetra en lo más recóndito de sus misteriosos espacios. Eros hacedor de uniones, propiciador de cópulas… Eros apareciendo inmediatamente después del dios de la tragedia, Caos. Eros divinidad antigua, misterio arcaico. La historia lleva al conocimiento y a la ubicación de respuestas a mil enigmas, a mil preguntas. Caos moral donde gente común y pensadores ven perfecto que un farsante caribeño tenga tiranizada a Cuba durante 55 años y lo llaman “presidente” en contraposición al “tirano” Pinochet, déspota porque osó ser de derechas y detener los planes de Castro y sus hordas. Caos moral que ve los crímenes en la era Pinochet, pero le parecen tan buenos los paredones castristas llenos de la sangre de disidentes, la persecución a todo opositor, las aterradoras Brigadas de Acción Rápida, los balseros ahogados cuando se tiraron al mar en busca de libertad, los asesinatos disfrazados de accidentes de tránsito y sobre todo la descarada condición de chulos de estos cubanos castrocomunistas, sin moral ni vergüenza.

Ya en pleno siglo XXI, Fidel Castro, que sabe a la perfección lo que hace ya que por bastante más de medio siglo ha desarrollado una alta capacidad histriónica y el manejo de los afectos, habla con Chávez por cadena de radio y TV y el chulo cubano platica de los calzoncillos, que como comprenderán es algo muy privado y lleva encubierto mensajes implícitos de intimidad y sensualidad.

Cuba y Venezuela, donde el hambre, la mentira y la represión han quebrado la dignidad y un domingo de tantos estos dos “querubines” se comunicaban de la siguiente manera: (Chávez, le dijo a Castro) “los domingos te pones un short, una franela roja, unas sandalias de pescador y una silla de extensión para ver mi programa”. “No es cierto”, contestó el cubano. “Lo veo todos los domingos pero sin tanta indumentaria. Tú me perdonas, pero muchas veces veo tus programas de televisión en calzoncillos. ¡Ja, ja, ja!, porque es en domingo y como tú nunca comienzas a la hora exacta tengo a alguien de guardia que me avise”.

Allí pues el Padrote cubano, un espécimen que dolorosamente conocimos, como lo conocieron por tiempo corto los chilenos, los grenadinos, los angoleños… pero que a diferencia de ellos, nosotros seguimos padeciendo.

El Padrote cubano cambia de rostro obligado por la inexorable vejez. Por eso, esta semana que pasó, vimos a Putin buscando en La Habana su concurso, ya que lo necesita para venderle porquerías rusas a estos pueblos que por siglos se han fascinado por cualquier baratija ofrecida como joya. Ya acordado el asunto, se va a Brasil y allí en romería llegan esos lacayos de los Castro a ver que ofrece el ruso que vuelve a concebir interesante a Raúl Castro y hasta al carcamal Fidel, sobre todo cuando el fiador y principal pagador es el pueblo venezolano.

Fidel, el Padrote de Chávez y de toda esa banda que lo acompañó en la destrucción de la soberanía integral de Venezuela. Ahora Raúl que no erotiza pero pesca y otros de los que me entero, como en el cuento de mi manicurista que a la pregunta mía sobre la fulana “Misión Barrio Adentro” me dice: “Como médicos los cubanos se han “Echado” (matado a unos cuantos) porque no saben nada, no son doctores y lo que sí han hecho, es que dentro de unos años en el barrio, cuando esos muchachitos crezcan, se casarán entre hermanos porque casi todos son hijos del padrote cubano”.

Venezuela sepulta la libertad de prensa

Para los psicólogos y también para sociólogos, ese sentimiento duro y hostil que conocemos como desprecio no es más que una intensa sensación de falta de respeto por el que nos lo motiva. No hay posibilidad de reconocimiento alguno hacia el que llegamos a despreciar porque simplemente nos mostró su total falta de integridad moral, su desvergüenza ante la mentira, su tranquilidad cuando humilla al otro.

El desprecio sin dudas nace de un sentimiento de superioridad. Y sí, sí hay una conciencia de superioridad cuando nos comparamos -y, en mi caso, me comparo- con aquellos que despreciamos infinitamente. Esos hipócritas, esos hedonistas bajo el concepto cirenaico; acomodaticios hasta las náuseas que les importa un bledo el país y el dolor ajeno.

Y por donde me asomo los encuentro, y eso me lleva a parecerme casi a un personaje de Moravia de la novela que tituló “El desprecio”. Y aunque mi frustración es bien racional -a diferencia de aquella padecida por Ricardo Molteni y su mujer- igual que ellos me distancio, me horrorizo, me decepciono de los que por siempre imaginé decentes en la extensión más llana del término.

Venezuela cada vez se hunde más en un lodazal amoral y de allí no puedo sacar otra cosa que no sea amargura e ironía. Amargura e ironía, y unas ganas infinitas de poner distancia entre los que no merecen respeto, no merecen afecto y también de aquellos que en el terreno sin ley ni principios éticos que creemos un país, ponen cara de tontos, no se enteran o fingen no hacerlo, y estiran el tiempo donde sus gordiflones egos gozan de un espacio para pontificar mientras hacerlo complazca o no moleste al dueño nuevo, que -con seguridad- les dejará en tanto hacerlo convenga a la imagen que hay que mostrar por un tiempito.

Pero al cuerno con esas consejas repulsivas que te dicen que escribas sobre filosofadas que no comprometan y te metan en el círculo ridículo del mutuo bombo. O que llenes cuartillas con bravuconadas que no toquen a los nuevos patrones pero que te sirvan para aparentar coraje.

Al cuerno la mal llamada prudencia cuando realmente es vivarachería. El pretender –si eres columnista de opinión de un diario- pasar agachado y meterte en la misma dolorosa realidad de periodistas profesionales y activos que han sido abandonados a su suerte en una Venezuela donde ya casi no quedan medios independientes y por tanto no hay puertas que tocar y no les queda más que rogarle a Dios el milagro que haga verdad lo que saben una mentira en boga.

Porque lo único real es que el periódico El Universal, fundado hace 105 años (1909), ese que logró sobrevivir a los dictadores Juan Vicente Gómez y Marcos  Pérez Jiménez, cayó abatido por la peste roja. El Universal también fue engullido por un monstruo que estrena cabezas, ya que hay muchas siempre listas a servirle al mejor postor.

Lo único real es que un hecho tan terrible para la libertad de información y opinión en este lupanar caribeño que es ahora Venezuela no sea tema ni preocupación para esos que por muchos, muchos años -y otros más recientemente también- tuvieron en él tribuna, que no lo denuncien, lo rechacen, lo cuestionen.

El gigante centenario también ha sucumbido frente a la barbarie y me duele infinitamente, ya que crecí con su slogan en mi corazón y mi mente: “Porque nada convence más que la verdad”. Tristeza tengo en mi alma y mucha ira ante la complicidad hecha modus vivendi.

La verdad es que sus dueños, que aunque les respeto el derecho a vender su propiedad, pudieron mostrar más consideración hacia los que por años han hecho posible con su talento, profesionalismo y lealtad que El Universal siguiera siendo un gran periódico y la empresa una corporación respetable. Y es que del secretismo tengo derecho a pensar mal. Sólo comparo por ejemplo, la venta del diario colombiano El Tiempo a un grupo español tan fuerte como Planeta, o la compra de Radio Chile por el grupo Prisa. Qué decir de cómo el dueño de Amazon, Jeff Bezos, compró The Washington Post. Claridad sin secretismos. Pero en esta provincia n° 15 de la asquerosa tiranía cubana hemos comprado sus modos, sus abusos y anda que al secretismo lo llamaron “cláusula de confidencialidad”.

Lo real, lo feo es que vendieron El Universal a una fulana empresa española que nadie conoce, que desembolsa 90 millones de euros, pero su capital fundacional, hace menos de un año, es de €3.600. Que un portal gobiernero como Aporrea nos pretende vender a un tío llamado Eduardo López de la Osa Escribano como el George Soros de la Madre Patria, y además con títulos y blasones. En dos platos “Un grande de España”, que de tan excéntrico opera su emporio desde un apartamentucho en el N° 18 del madrileño barrio de Paseo del Pintor Rosales. Un tío que aparentemente –vaya a saberse por qué rollo freudiano-  decide humillar a Venezuela imponiendo en la presidencia de El Universal, ese diario pleno de tradición y valores fundado en 1909 por un Poeta (Andrés Mata), a un personaje famoso por ser actor de reparto en el vergonzante affaire Banco Latino, una de las grandes estafas bancarias de la historia delincuencial nuestra. Alguien al que el mismo Universal en el año 1998 refería como prófugo de la Justicia…

Personajes sombríos y desconocidos. Confidencialidad que sirve de mampara para que un régimen decidido a sepultar la libertad de prensa maquille de operaciones mercantiles lo que es simple apoderamiento de todos los medios de comunicación.

La neotiranía castrochavista aprendió del error de cerrar Radio Caracas Televisión y robarles sus equipos. Después de eso, se han agenciado cómplices para expropiar circuitos radiales, canales de televisión y medios impresos, con la farsa de que “emprendedores empresarios” ven divertido invertir donde no hay seguridad jurídica, no hay divisas, no hay democracia, no hay ni papel toilette ni papel para imprimir periódicos.

Globovisión, su accionista mayoritario, Guillermo Zuloaga se lo vendió al gobierno a través de la mampara de Juan Domingo Cordero, y unos descarados boliburgueses de groseras fortunas bajo el amparo de la Robolución. Nada mal el negocio por cierto.

Al Grupo Capriles un tal Latam Media Holding, perteneciente a otro desconocido Hanson Group (empresa registrada en Curazao el 26 de septiembre del año 2013), lo compró y lo silenció. Trató de amordazar a sus periodistas, hubo un éxodo de honestos y terminó con una larga tradición de libertad de opinión e información.

Otros medios se han vendido ya y otros están en la cola. Debí escribir mi columna de esta semana en El Universal. No quise. Me despido del diario donde por décadas escribí con toda libertad y pleno respeto. Es mi derecho porque si un rico alega patrimonio, herencia de sus hijos, derechos empresariales, sería una vileza no permitirme alegar mis valores que en resumen para mí son capital valiosísimo.

Escribo lo que siento, lo que debo decir porque comprendo la pesadilla que se está viviendo en ese edificio grande, con muchos pisos vacíos y muchas ilusiones vaciadas y quién me crea capaz de irme contra periodistas que deben callar mientras tiemblan de ira frente al nuevo abusador que sabe de su necesidad, no me conoce.

Y sé que no hay bozal más cruel, más lacerante que el bozal de pan o de arepa. ¿Cómo dejas a tus hijos en la calle? ¿A dónde vas si ya no quedan opciones laborales? Por eso, los que podemos hablar no debemos callar. Hay que fortalecer el espinazo para que no puedas doblarlo aunque te obliguen.

¿Tiene algún comentario o pregunta para Eleonora Bruzual? Envíe un correo electrónico a ebruzual@gmail.com