Julio de muertos e impunidad

Este sábado 18 de julio se conmemoró otro aniversario del sangriento atentado contra la asociación judía AMIA de Buenos Aires. Cinco días antes, el 13 de julio, también muchos tuvimos en mente y corazón el espanto del hundimiento del remolcador 13 de Marzo frente al Malecón de La Habana.

Ambos crímenes llevan 21 años de impunidad y cochina complicidad de los que ríen las sangrientas acciones de los tiranos Castro y las espantosas masacres de los terroristas iraníes; 21 años que vimos los cadáveres desmembrados en el número 633 de la calle Pasteur de Buenos Aires aquel 18 de julio de 1994; 21 años sin ver justicia, pero sí otra víctima: Alberto Nisman.

Van 21 años de la perversa indiferencia de esos que no sintieron absolutamente nada cuando Fidel Castro, el asesino más grande que haya engendrado este continente nuestro, mandó a hundir el remolcador 13 de Marzo donde setenta y dos desesperados seres eran condenados a morir por el mismo declarado crimen de tantos y tantos cubanos, quienes por más de 56 años solo han pretendido alcanzar la libertad. Van 21 años en los que no ha existido compasión ni para los muertos de la calle Pasteur de Buenos Aires, ni para los 41 cadáveres flotando en las aguas que bañan ese malecón de La Habana, tan cerca y tan lejos de la libertad… Continuar leyendo

Otra más de Bergoglio

Jorge Bergoglio es un papa de posiciones cómodas y hasta cómplice de quienes no sacan sudores a los tiranos ni a los que buscan ver una Iglesia comunista. Así le entregó ahora a Evo Morales la Laudato si (Alabado seas), su primer documento pontificio sobre ecología, que por prudencia calificaré de light y que para nada incomoda ese pellejo sensible de los favoritos del diablo

 

El pasado 8 de julio, con motivo de la visita del papa Francisco a Bolivia, Evo Morales, irrespetando de manera asquerosa los símbolos cristianos, regaló a éste una cruz formada con una hoz y un martillo y en ella vuelto a crucificar Jesús.

Muchos incautos, y también muchos ignorantes, piensan que barbaridades así son espontáneas y sin segundas intenciones… Que caras de sorpresa no son parte del guión y la mise-en-scène. Desconocen que en los claustros Vaticanos, lo que menos campea es el azar.

Cuesta ver que hemos vivido para observar a un pontífice de la Iglesia, de los dos mil años, confraternizando con los que son parte de una ideología que ha causado al mundo más de 100 millones de muertos. Cuesta ver que se sepulta con vergonzantes complicidades a Achille Ratti, conocido como Pío XI y quien en el plano doctrinal fue un combatiente acérrimo del comunismo, condenando errores, crímenes y planes.

Aterra constatar como las oscuras fuerzas del mal rojo que buscan destruir a la Iglesia de Pedro, sepultan en el olvido la encíclica Divini Redemptoris, donde en 1937 Pío XI denunció al comunismo ateo y alertó con firmeza, después de ver horrorizado la intensidad de la persecución religiosa en España y en México, así como la terrible situación en Rusia.

“El comunismo bolchevique y ateo es la causa de que pueblos enteros estén en peligro de caer de nuevo en una barbarie, peor que aquella en que aún yacía la mayor parte del mundo al aparecer el Redentor”. Premonitorio pensamiento que Bergoglio ni nombra, como tampoco lo expresado también por Pio XI en su encíclica de 1931, la Quadragesimo anno, opción social a la lucha de clases, y que conmemora los cuarenta años de la encíclica Rerum novarum de León XIII, el segundo pontífice en alertar sobre la mentira comunista.

Fue Pío IX, o Pio Nono, el primero en alertar sobre el cáncer del comunismo. En su encíclica Noscitis et Nobiscum, de 1849, identificó al socialismo con un “trastorno absoluto de todo orden humano”. León XIII fue el segundo en advertir sobre el horror de una doctrina de odio, ateísmo y violencia, y su segunda encíclica Quod apostolici muneris (28 de diciembre de 1878) es vil que sea olvidada, como vil e interesada es la desmemoria sobre Santo Pio X y su encíclica Pascendi Dominici Gregis (8 de septiembre de 1907) que sin rodeos denunció a los enemigos internos, que conspiraban para desfigurar y finalmente, destruir la Santa Iglesia: “Los fautores del error se ocultan en el propio seno de la Iglesia, por así decir, en las propias venas y entrañas de ella”.

Casi 108 años después a Jorge Bergoglio le vemos convertido en el gran amigo de tiranos comunistas que han asesinado católicos, que han destruido el concepto de familia, que han trastocado en esclavos a los ciudadanos.

Cómplice, junto a Barack Obama, ha redimido los crímenes de Fidel y Raúl Castro tras más de 56 años de sanguinaria tiranía comunista y avala la mentira canalla de uno de sus príncipes, el cardenal Jaime Ortega y Alamino, asegurando que en Cuba no hay presos políticos.

Cómplice de Cristina Kirchner y sus alianzas siniestras y sus crímenes abominables. Cómplice de esos activistas comunistas escondidos tras el mentiroso parabán de una seudo teología de la liberación, condenada por Juan Pablo II y Benedicto XVI, y recibida ahora en el Vaticano con patente de corso y olvido a sus criminales objetivos.

Así le vemos abrazando a Raúl Castro, también como anfitrión de un neotirano llamado Nicolás Maduro y una mujer a la que llaman primera combatiente de una montonera roja que ha sembrado de cadáveres Venezuela e institucionalizado el odio como política de gobierno. Le vemos con Rafael Correa, déspota al que la prensa libre le da ira, la silencia y la persigue. A Evo Morales, un indio pleno de ambiciones y deseos de retaliaciones.

Jorge Bergoglio es un papa de posiciones cómodas y hasta cómplice de quienes no sacan sudores a los tiranos ni a los que buscan ver una Iglesia comunista. Así le entregó ahora a Evo Morales la Laudato si (Alabado seas), su primer documento pontificio sobre ecología, que por prudencia calificaré de light y que para nada incomoda ese pellejo sensible de los favoritos del diablo.

Duele y enerva ver a Jesús nuevamente crucificado. Ahora por Evo Morales y a Bergoglio lavándose las manos como un moderno Pilatos. Duelen y enervan tantas cosas… Complicidades, sórdidas intenciones.

Dice el dogma que Dios nos hizo a su imagen y semejanza, no honrar ese privilegio siendo críticos es pecado mortal.

Una tiranía abyecta en Venezuela

Tiranía descarada donde un hombre indiciado por narco, Diosdado Cabello, tiene el descaro de decirle a las mujeres de la oposición: “Si a ustedes no las quieren allá del lado de la revolución, sí las respetamos…”. ¿Le dirá eso a la juez Afiuni? ¿Esa mujer violada, cuando se convirtió en la presa de Hugo Chávez, el día en que un militarote bestia y abusivo hirió de muerte la Justicia y se erigió en juez?

Fue el 10 de diciembre de 2009, solo 15 minutos después de haber otorgado libertad condicional al empresario Eligio Cedeño, la jueza María de Lourdes Afiuni fue detenida, acusada de corrupción y vivió un calvario terrible. Esta víctima del régimen castrochavista declaró hace 6 años: “Mi celda tiene una ventana, entra claridad, pero el sol no entra directo. Mi ejercicio es dar seis pasos hacia la puerta y seis de regreso. Cuando ingresé no tenía ni colchón. Lo que se ha arreglado en la celda ha sido gracias a mis familiares, abogados y amigos, hasta el candado con el que me encerraban lo compraron mis familiares”. Continuar leyendo

Venezuela, aliada de los diablos

Esta semana que pasó, mi país, secuestrado por una banda delincuencial, generó noticias que sólo sirven para sumirme -a mí y a millones- en el desespero. El recuento lo comenzaré con la autorización del régimen de Maduro para que la siniestra tiranía de Corea del Norte abra embajada en Venezuela.

La Gaceta Oficial número 40.438 ya lo publicó y debo decir que con esos tenebrosos asesinos sólo 30 países en todo el mundo tienen relaciones diplomáticas, y en nuestro continente la Cuba comunista y ahora Venezuela; y como bien sabemos que con Hugo Chávez nos convertimos en colonia del lupanar castrista, esa decisión se tomó en La Habana.

Sigo con una reunión convocada por una de las mujeres del régimen, esas que están demostrando que la maldad femenina es uno de los activos de la revolución… La canciller Delcy Rodríguez se reunió con la fiscal general Luisa Ortega, y la rectora principal del Consejo Nacional Electoral, Sandra Oblitas, para evaluar el informe que será presentado este lunes 29 de junio ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra.

La reunión -por lo que puedo deducir- buscó que  la delegación que está ya en Suiza falseé el informe de Venezuela en materia de Derechos Humanos Civiles y Políticos. Deducción lógica luego de leer lo declarado por Luisa Ortega, que asegura que “Venezuela es un país que está comprometido con los derechos humanos y cada discurso nuestro (de la Peste roja), siempre es acerca del tema de los Derechos Humanos, porque para nosotros revisten demasiada importancia”.

Y cómo no enfurecerme ante tanto cinismo, ante tanta maldad, cuando justo coincide con lo divulgado por el periodista venezolano José Domingo -Mingo- Blanco, sobre las horrendas torturas que le aplican a una joven químico venezolana, Araminta González, apresada hace ya un año y violados todos sus derechos más elementales. A Luisa Ortega Díaz desde aquí le exijo que diga si para ella y el resto de las maléficas señoras reunidas en la cancillería, arrancarle el cabello a Araminta, dejarla sin agua potable más de 20 días, someterla a cada rato a humillantes requisas intensivas en toda su humanidad, negarle papel higiénico, jabón, toallas sanitarias y alimentos, es lo que ella define como “estar comprometidos con los derechos humanos”…

También sí las 252.073 muertes violentas que la revolución ostenta en estos 16 años de saqueo y muerte, y que nos ubica ¡oh proeza! como el segundo país más violento del mundo, serán presentadas en Ginebra como logros que sólo en socialismo pudieron darse, y que ya forman parte de la cotidianidad de un país saqueado y ensangrentado que ve como normal que en 25 días del mes de junio, solo a la Morgue de la ciudad de Caracas hayan trasladado 363 cuerpos de víctimas de hechos violentos.

Otro asunto debería sacudir la apatía y prender las alarmas, no solo de nosotros los venezolanos, sino de todo el mundo democrático… Resulta que la misma Sra. Delcy Rodríguez, alborozada, firmó sopotocientos turbios acuerdos con los santones iraníes, más que reconocidos violadores de derechos humanos y promotores del terrorismo, y se impone preguntar: ¿Venezuela e Irán “alianza estratégica” o dúo siniestro?

Supuestos acuerdos comerciales tan iguales a los inescrutables firmados durante la presidencia de Hugo Chávez y que, ¡Oh casualidad!, muchos generaron oficinas y plantas industriales en el estado Aragua, coto particular del yihadista Tarek El Aissami, hombre que representa, favorece e impone en Venezuela al islam radical, y cuenta para ello con respaldado de Cuba. Así Parchin Chemical Industries y Qods Aviation, empresas pertenecientes a las fuerzas armadas iraníes, y que dicen poseer sociedades con la industria militar venezolana, fabrican explosivos, municiones y propulsores para misiles, también vehículos aéreos no tripulados. Estas “impecables” empresas están en el grupo que ha sido sancionado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas bajo la Resolución 1747, como lo certifica el libro Iran’s Strategic Penetration of Latin America, coeditado por Joseph Humire, analista de seguridad, quién denuncia que La Habana posee cerrados intereses con Irán y alinea a países bajo su influencia -Venezuela es uno- a este tipo de acuerdos.

Y cierro acotando que en este mismo lapso se han desconocido los resultados de las elecciones primarias llevadas a cabo por la oposición e imponen un reglamento inconstitucional de participación “obligatoria” de un 40% de mujeres en las listas para elegir el 6 de diciembre.

Todo desesperante, ¿no les parece?

Dilma Rousseff, cómplice del régimen de Maduro

La semana pasada fue noticia el viajecito que Diosdado Cabello, el indiciado capitán presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, se mandó por Brasil para cerrar nuevos negocios que sin dudas complacen a ese corrupto Partido de los Trabajadores y a sus tan cuestionados líderes Lula Da Silva y Dilma Rousseff.

Conocido de todos es el cúmulo de transgresiones y escándalos que llevó al gobierno de ese país Inacio Lula da Silva y ha continuado su sucesora. Corruptelas que por supuesto también han signado las negociaciones y contratos que Hugo Chávez, a cambio del incondicional apoyo del gobierno primero de Lula y posteriormente de la Rousseff, pacto y repartió con empresas brasileras siempre cercanas a estos personajes y que como pudimos constatar con el viaje reciente de Cabello siguen los herederos del militar golpista, que llegó al poder para saquear a Venezuela y beneficiar a todo extranjero que dance al ritmo de ambición de eternidad, fraudes, componendas e ilícitos.

Justo días después del paseíllo de Cabello por Sao Paulo y Brasilia, y luego de 24 horas del ataque a la delegación de senadores que trataron de visitar Venezuela y constatar por ellos mismos la terrible situación de los presos políticos, autoridades judiciales de Brasil confirmaron la detención de Marcelo Odebrecht y Otávio Azevedo, acusados de fraude en licitaciones y formación de cartel. Estos dos, que han multiplicado de manera inconmensurable sus fortunas con contratos en Venezuela, presiden respectivamente Odebrecht y Andrade Gutierrez, dos empresarios extranjeros que por lustros han disfrutado de asignaciones a dedo de grandes negocios en Venezuela y ojalá que alguna vez podamos conocer el entramado delincuencial que los chavistas junto con ellos estructuraron.

Todo esto y más es lo que nos permite entender la actitud de la presidenta de Brasil, que vuelve a demostrar su complicidad con el régimen castrocomunista que mantiene a Venezuela entre la mentira y el miedo. Izquierda canalla adueñada del poder en muchos países de esta América, donde desde el resentimiento y el odio eligen a favoritos del diablo, que convierten en políticas los más abyectos crímenes y las más grotescas corruptelas…

Dilma Rousseff, mostrándose tal cual es al apoyar la agresión que una neotiranía castrocomunista le hace a la comitiva de senadores brasileños integrada por Aécio Neves (senador y excandidato a la presidencia de Brasil), Aloysio Nunes Ferreira (presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores), Cássio Cunha Lima, José Agripino, Ronaldo Caiado, Ricardo Ferraço, José Medeiros y Sérgio Petecão.

Sin un vestigio de disimulo esta mujer, con un prontuario de violencia delictiva, ataca a los senadores brasileños que han pretendido visitar a los políticos opositores venezolanos, presos de Maduro y su banda; demócratas a los que tilda “de responsables de actos violentos ocurridos en Venezuela en el año 2014″, y asegura que todos sus coterráneos agredidos e impedidos de visitar a Leopoldo López, Antonio Ledezma y Daniel Ceballos “han cometido una afrenta a la soberanía venezolana y han llenado de vergüenza a Brasil”.

Y en vista de que esta mujer tiene la osadía de tildar a honorables venezolanos de delincuentes que según ella realizaron llamados a la violencia durante protestas opositoras contra el gobierno de Maduro y provocaron 43 muertes en las “guarimbas”, me voy a permitir aquí recordar quién es ella, con su pasado terrorista y para muchos una asesina y una asaltante de bancos.

Dilma Rousseff, activista de Revolucionaria Palmares o VAR-Palmares, uno de los principales grupos armados de la década de los años 60 en Brasil y que asesinó a muchos brasileños inocentes. La misma que el 18 de julio de 1969 planeó y participó en el robo de una caja fuerte del gobernador de São Paulo Adhemar Barros que contenía 2,5 millones de dólares. Asaltante que utilizaba distintos alias: Estela, Luísa y Vanda, y que cree que ser presidenta de Brasil le borró su ficha criminal y tiene patente de corso para tildar de delincuentes a honorables políticos de Venezuela.

Tomaré lo dicho ya por el senador Aécio Neves días después de las elecciones donde fue reelecta Rousseff, para concluir que no podemos los venezolanos probos esperar solidaridad “de ese grupo político que está en el poder y es socio de una organización delictiva que se instaló en el seno de muchas empresas brasileñas”.

Con un Papa cosi…

Me gusta revisar diariamente cuanto menos las primeras páginas de los diarios del mundo; en esa mi rutina, me topo en primera plana del Corriere Della Sera, este titular: “Con un Papa cosi potrei tornare cattolico”.

Esto lo dice el tirano cubano Raúl Castro, convertido en paradigma de la decencia, la apertura y la impunidad… Por cosas así no me gusta Bergoglio, me resulta el retrato de ese argentino pedante, teatrero, amoral que ha conducido a ese país magnífico a lo que es hoy… No me gusta Bergoglio como Papa, con sus debilidades izquierdosas, su doble moral y su caradurimo.

Caradurismo que ondea al recibir exultante a Raul Castro, un asesino, un tirano con más de 56 años en el Poder, ungido como “Jefe de Estado” por su gran hermano, porque para Fidel Castro, Cuba es su hacienda y deja de caporal a quien se le da la gana.

Y frente a ese titular que les refiero, sentí perplejidad, sentí rabia, y sobre todo una chocante sensación de irrespeto que no me calo ni de Bergoglio ni del carnicero Raúl Castro.

Con esa cara de borracho consuetudinario, el pequeño de los Castro patea no solo a los cubanos, nos patea a los católicos cuando con esa sonrisa del hampón que todo le ha salido bien dice: “…he leído todas las intervenciones del Papa, si esto sigue así volveré a la iglesia. Podría empezar a rezar a pesar de que soy un comunista”. A su lado se relame el que en ningún momento dedica un recuerdo a las decenas de jóvenes cubanos llevados a los paredones de fusilamiento y asesinados por éste que ahora –medio siglo después- se da el lujo de seguirse cagando en sus almas y en sus agónicos gritos de ¡Viva Cristo Rey!

Bergoglio va a Cuba, y en esa mazmorra se sentirá en casa. No verá a la disidencia, molestos personajes que no merecen el tiempo de un “Papa cosi…”. Bergoglio va a Cuba y quizá en un trío de oración, él, Raúl Castro y el infame colaboracionista Ortega Alamino, den gracias a un Dios manoseado e irrespetado por esa “Teología de la Liberación” que se inventaron en la KGB -como lo recuerda Javier Lozano  editor de Libertad Digital-  para destruir la Iglesia desde dentro, afirmación de Ion Mihai Pacepa, general de la inteligencia soviética que convenientemente cita. “Teología de la Liberación” que ya Bergoglio se ha encargado de resarcir de vetos y rechazos dentro del poder vaticano, porque simplemente, él es parte de ese plan, de ese cometido…

Una hora de encochinamiento bajo la mirada cómplice del primer ministro italiano Matteo Renzi que como a Hollande le importa un cuerno la libertad, la democracia, la justicia de ese pobre pueblo cubano al que ahora prostituirán más pero dentro de un “Concierto internacional” ávido de llegar a la isla mártir porque saben que hasta de un hueso se roe algo… Bergoglio, Obama, Renzi, Hollande incapaces de censurar el paraíso de la pedofilia turística del Caribe, de pedir justicia por los miles de cubanos asesinados y perseguidos por ese comunista cínico y burlón que le dice a ese Papa cómplice: “Usted es jesuita y yo también fui a una escuela jesuita”. Papa cómplice que se presta para que este asesino recuerde que al cura brasileño frai Betto -hoy flamante embajador de Brasil en Cuba- lo persiguió, encarceló y torturó la dictadura militar de su país, dictadura que duró 20 años (1964 – 1985) y que lo dejó vivo, cosa que no pueden decir los jóvenes cubanos que no quisieron plegarse al comunismo, que no puede decir Oswaldo Payá y Harold Cepero por nombrar algunos de los más de cien mil muertos que tienen en su haber Fidel y Raúl Castro.

Un Papa cosi… que le sabe a fruta que bajo la regencia del tirano menor, en la sufrida Cuba y en el lapso comprendido desde el 1 de agosto de 2006 al 15 de diciembre de 2013, hayan ocurrido 166  muertes y desapariciones de disidentes Que la detención arbitraria de críticos del régimen militar cubano se haya incrementado en los últimos años, dando pavorosas cifras como la de 2013 con 6.424 detenciones despóticas y 6.602 en 2012, frente a 4.123 en 2011 y 2.074 en 2010. Pero Bergoglio prepara viaje a Cuba, no se perdonaría ir al “Cruel Imperio” aunque por ahora lo gobierne el “Pana” Obama y no hacerles los honores a esos dos asesinos suertudos que un mundo de cómplices celebra.

“Con un Papa cosi…” y a pesar de él, igual sigo siendo católica pero no practicante de una liturgia amoral, perversamente relativista y cómplice. “Con un Papa cosi…” y un tirano convertido en gran demócrata disculpándome y con profundo asco y dolor tengo que decir que por sus burlas ¡Vaffanculo!

Dieciséis años de abusos e impunidad

Caracas.- Dieciséis años de abusos e impunidad han cebado y dado absoluta confianza a esos facinerosos chavistas que de manera insaciable robaron y siguen robando en un saqueo, al que han llamado revolución, y que de tanto repetir que llegaron para quedarse se lo creyeron y ahora aúllan tratando de tapar el miedo con una baladronada que a las claras muestra que sus tiempos de libertinaje seguro llegan a su fin.

La prensa del mundo tiene un verdadero filón en ese saqueo que castrochavistas han hecho, saqueo que muestra que aunque son incapaces para crear progreso y felicidad para el pueblo, a la hora de robar son efectivísimos. Se conoce -y puede ser bastante más- que algunos venezolanos tienen en el exterior más de 350.000 millones de dólares de origen dudoso, y como la fortuna es una rueda que baja y sube, esa millonada ha sido detectada y esas leyes financieras que rigen en países desarrollados casi han eliminado el secreto bancario, tan útil para los pillos; y hoy la comunidad internacional puede husmear, precisar y congelar capitales mal habidos producto  del lavado de dinero derivado del terrorismo, la corrupción y el narcotráfico. Continuar leyendo

AMIA, ovillo siniestro

La figura de Alberto Nisman me inquietaba. ¿Podía aquel hombre delgado, apasionado de su profesión y practicante de la meditación lograr justicia en un asqueante caso? Trilogía formada por AMIA, la teocracia iraní y la presidente Cristina Kirchner, que hoy por hoy le significa a Argentina la palmaria tragedia de haber llevado a unos pillos al poder.

Hoy cuando el mundo civilizado casi en su totalidad ha reaccionado frente a los asesinatos de los caricaturistas de Charlie Hebdo y de cuatro clientes judíos del mercado Hiper Kasher de París, me sacude nuevamente ese crimen espantoso, ese crimen del terrorismo islámico que cobró 85 vidas y que a más de 20 años sigue sin esclarecerse y algo peor, epilépticamente aparece su espanto, aparecen promesas de justicia y ahora para cobrar una nueva víctima.

Fríamente creo que lo del Fiscal Nisman es tan explosivo como la misma carga contra AMIA. ¿Qué se juegan para haber tomado la decisión de “suicidar” al fiscal Alberto Nisman? ¿Negocios de petróleo por trigo? ¿Intereses financieros de los que de piqueteros han pasado a empresarios duros? ¿Comunión de intereses con una teocracia asesina y con el espanto del islamismo fanático, que de dominar Latinoamérica les garantiza esa eternidad con la que sueñan los déspotas?

Me obsesiona el porqué. El propio Nisman, cuatro días antes de su muerte hacía hincapié en la premura de Cristina Kirchner y su camarilla por dar de baja las Circulares Rojas de INTERPOL, esas que se mantienen contra el ex presidente iraní Rafsanjani y el ex ministro de Relaciones Exteriores Alí Akbar Velayati. Contra el ex ministro de Inteligencia, Ali Fallahijan, el ex jefe de la Guardia Revolucionaria, Mohsen Rezai, el ex jefe de las Fuerzas Quds y ex ministro de Defensa, Ahmad Vahidi que fungió de gran rector en la inauguración el año 2011 en Bolivia de la Escuela de Defensa y Soberanía de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), una escuela militar multinacional para formar ejércitos que respondan a los intereses del Eje del Mal. También del que fue agregado Cultural de la Embajada de Irán en Buenos Aires, Mohsen Rabbani que además –según las escuchas- dictaba lineamientos al gobierno argentino sobre las acciones a seguir en este caso; del Tercer Secretario de la Embajada, Ahmad Reza Asghari y del exembajador de Irán en el país sureño, Hadi Soleimpanpour.

Cristina Kirchner está urgida de cumplirle a sus socios que –dicho por el mismo Nisman- aparecen en las escuchas aceptando y jactándose de la culpabilidad del atentado a AMIA. Timerman lleva y trae. Es perfecto para eso.

Por años, tantos como han transcurrido desde el atentado, he tenido a AMIA sus víctimas y sus verdugos en mi pensamiento. He participado en foros, he sido conferencista en actos de conmemoración de la infame masacre. He entendido muy bien que lo vivido en Buenos Aires aquel 18 de julio de 1994, y antes, cuando en 1992 el terrorismo islámico también voló la Embajada de Israel, pudo perfectamente repetirse aquí luego del arribo de esta Peste Roja, y sobre todo cuando Hugo Chávez cerró filas con lo peor del planeta y buscando su aprobación echó de Venezuela a los funcionarios diplomáticos de la Nación Judía y maldijo a Israel. Después de eso (enero de 2009) se acrecentó la unión entre Venezuela y los iraníes, patrocinantes más que reconocidos del terrorismo; comenzaron a cedular islámicos que eran detenidos en países que combaten el terror y aparecían como ciudadanos venezolanos. Conocimos de más presencia musulmana en la llamada triple frontera que integran Brasil, Paraguay y Argentina y donde ya es público que en la zona se encuentran células terroristas. Se abrieron rutas aéreas Damasco-Teherán-Caracas… Instalaron oficinas en La Habana, en Caracas, en Bolivia. “Guaridas” en toda Latinoamérica… No me quedan dudas ¡La revolución es islámica!

Nisman investigó y denunció a los demonios. De Caracas dijo que en las escuchas suena la capital de Venezuela. Días antes de su muerte habló de Caracas y Beirut como lugares de reunión de iraníes y argentinos del gobierno. Habló y hacerlo le condenó a muerte. Quizá él mismo no calibró el riesgo. Dijo: con la custodia que tengo me alcanza, aunque recalcó que “Esté Nisman o no esté, las pruebas están…”

A casi 21 años del atentado impune a AMIA, otra víctima: Alberto Nisman. Horas después de su muerte Cristina Kirchner trata de denigrarlo.

Alguien cita una frase de Francisco de Quevedo: “Donde hay poca justicia es un peligro tener la razón”.

Complicidad e impunidad

Dije el domingo 18 de julio del año 2004 (se cumplirán 11 años) en el Club Hebraica de la ciudad de Caracas que hacía mucho, mucho tiempo, una de mis columnas de opinión del Miami Herald, periódico donde escribía para ese momento, llevó por título ¿Dónde están esas voces clementes? Una pregunta hecha a nadie en particular. Una pregunta hecha a un mundo cómplice, a un mundo con una moral tan pero tan sui generis, que pide paz desde países exportadores de violencia, que condena acciones contra terroristas, y que clasifica la muerte y el dolor de acuerdo a sus simpatías con los verdugos.

Me convocaron para decir, yo, una mujer venezolana, una periodista venezolana, que sentía –y sigue sintiendo- vergüenza ajena, la vergüenza de quien espera justicia y no la encuentra, de quien espera equidad y no la ve, de quien tiene el deber de suponer que la muerte como lenguaje político, que la muerte como ideología debe ser rechazada, debe ser perseguida, debe ser execrada. Que decir que Dios es un asesino es blasfemia de los santones que lo usan y matan en su nombre. Continuar leyendo

Nicolás: tú y la banda están en apuros…

La decisión –por unanimidad- del Senado norteamericano de sancionar a los jerarcas del chavismo que han violado Derechos Humanos y han depredado la hacienda pública convirtiéndose en archimillonarios con jugosas cuentas en bancos norteamericanos e impactantes propiedades en Estados Unidos esperaba el miércoles por Obama. Muchos cazaban apuestas… Más cuando el mundo se sorprendía ante una decisión tomada claramente por Obama y un grupo de pragmáticos políticos y comerciantes norteamericanos, con la anuencia de Bergoglio y otros “amigos” de los Castro.

Fue el 17 de diciembre, en coincidencia con el día de la muerte de Simón Bolívar, ahora manoseado, con cara de zambo y boina roja. Fue otro día de triunfos de los tiranos y asesinos y de más claudicaciones de los que se dicen o por lo menos fungen de demócratas. Un día “Obama and Kerry style”. Continuar leyendo