De balances y desbalances en la política internacional

‎En la reciente Asamblea General de las Naciones Unidas, como suele pasar todos los años, se escucharon discursos a través de los que cada mandatario buscó enviar mensajes al público internacional, pero, como dice la famosa frase -“toda política es doméstica”-, básicamente a sus tribunas internas.

Una referencia casi obligada es la atinente a la necesidad de más multilateralismo, cooperación, coordinación, justicia, críticas al abuso de poder de los Estados más fuertes o de algunos de ellos depende convenga, la relevancia de la Ley Internacional, etcétera.

En algunos casos, esto se combina con discursos electorales en medio de una elección inesperadamente peleada y pareja, como la que se está dando en el Brasil. Si Marina Silva estaba viendo la alocución en la ONU de la presidenta Dilma Rousseff, puede sentirse más que satisfecha, dado que fue otra cabal muestra que el PT la considera un desafío más que preocupante y concreto a su continuidad en el poder. Continuar leyendo

La prudencia realista de Obama

En los últimos meses, el presidente de los EE.UU., Barack Obama, ha tenido que enfrentar algunos serios desafíos a lo que él se propuso como uno de sus principales objetivos: dar un cierre lo más ordenado posible a las intervenciones militares lanzadas por su predecesor George W. Bush en Irak y Afganistán.

La primera fue ya en gran medida concretada y la segunda terminaría de ejecutarse antes de que el demócrata abandone la Casa Blanca. Su otro gran meta era poner en orden la economía americana pos crisis financiera del 2008 y la tercera, de la cual se habla menos, es reforzar la vocación hacia el Pacifico y Asia de los EEUU, tanto en lo que respecta a temas económicos, comerciales y financieros, así como también en presencia diplomática, cultural y militar.

No casualmente, la administración Obama ha dejado trascender de manera más o menos nítida que el Medio Oriente no debe ser un pantano que termine consumiendo energías y recursos que la superpotencia necesita en Asia-Pacifico, entre otras cosas, para gestionar la relación de socio económico y rival geopolítico que le plantea China. La decisión del coloso comunista de desarrollar una política exterior más asertiva en sus aguas e islas cercanas no ha hecho más que reforzar los lazos de EEUU con tradicionales aliados como Japón, Corea del Sur, Taiwan, Indonesia y Filipinas y con viejos enemigos como Vietnam, así como con una India que, pese a su condición de democracia y prácticas occidentales de gobierno, durante la Guerra Fría mantuvo una relación distante con Washington y cercana a Moscú.

El desmadre de la guerra civil siria y un proceso también complejo y caótico en Irak son‎ fenómenos que amenazan la estrategia llevada a cabo por Obama durante sus casi 6 años al frente de la Casa Blanca. Su negativa de regresar a guerras (más aun civiles y con enemigos múltiples) que lo alejen del proyecto de jerarquizar aun más la zona de Asia-Pacifico, ordenar la economía e incrementar el autoabestecimiento energético de su país, quedó en claro durante el encuentro que mantuvo a comienzos de septiembre con una decena de renombrados académicos y especialistas en relaciones internacionales  de los EEUU.

Si bien no ha trascendido el listado completo, de los que se conoció quedó en evidencia la presencia de la crema innata de los especialistas de la escuela Realista. No casualmente dos referentes históricos de la misma y con amplia experiencia en combinar teoría y práctica en la función pública, tal son los casos de Henry Kissinger y Zbigniew Brzezinski, han sido voces por demás autorizadas y muy comprensivas con los cursos de acción (o de no acción en algunos casos) que ha venido llevando a cabo Obama frente a los casos de Siria e Irak. Asimismo, desde claustros puramente académicos, íconos realistas como J. Mearsheimer de la Universidad de Chicago y S. Walt de Harvard han salido en defensa del Presidente y han advertido que sus tácticas y estrategias están más en sintonía con la prudencia y visión de largo plazo que pregona el Realismo desde hace dos milenios que los excesos de liberalismo internacionalista del periodo Clinton en los 90 y la agenda neoconservadora de G.W. Bush tas el ataque del 11 de septiembre.

En la visión de estas mentes brillante, la actual Casa Blanca busca una postura distante tanto sea de fobias que tiendan al aislacionismo de EE.UU. así como de cruzadas inútiles y riesgosas, recordando siempre que los golpes más duros contra Al Qaeda se dieron durante la gestión de Obama y que la guerra de Irak en el 2003 fue altamente inútil a los intereses estratégicos de la superpotencia. Tampoco dejan de citar las posibilidades concretas, si bien aún no definitiva, de un acuerdo con Irán que evite tanto el desarrollo militar de su tecnología nuclear cómo también una escalada que derive en ataques sobre tierra persa del poder aéreo estadounidense e israeli.

En la visión de estos profesores, Obama dedica parte de sus fuerzas a resolver malas decisiones del pasado. En el caso de Clinton, el acercar demasiado la OTAN a la frontera rusa y con ello plantar la semilla de la actual crisis en Ucrania y la “guerra por opción” de Bush hijo en Irak, la cual solo derivó en un mayor desorden de la región y la toma del poder de élites políticas y armadas shiitas que responden más a Irán que al mundo Occidental.

Este mundillo de mentes brillantes dista de influenciar en el gran público americano, tal como lo atestiguan las encuestas que anuncian una muy probable mejora de los republicanos en el Congreso en las próximas elecciones legislativas de noviembre y el análisis de opinión pública del prestigioso Pew Research Center, que arroja que una mayoría de los ciudadanos americanos cuestionan la laxitud de Obama frente al desafío de Assad en Siria, de Irán y del ISIS en tierra iraqui y siria.

>Para un Presidente que está ya pensando más en su legado, no es un mal precedente que el milenario Realismo le extienda un manto de apoyo y comprensión. La historia muestra que los que desafiaron agudamente las enseñanzas de Tucidides, Maquiavelo, Hobbes, Bismark, Metternich, Morgenthau, Carr, Kennan, Lippmann y el mismo Kissinger, dejaron pesadas herencias a sus países y sociedades, que incontables veces se dejaron llevar por el exitismo, cálculos de corto plazo y jueguitos para la tribuna.
 

La Obama brasileña

Tal como lo indicábamos en este portal la semana pasada, el accidente aéreo que provocó la muerte del candidato presidencial del Partido Socialista, Eduardo Campos, y de 6 acompañantes fue un verdadero “Cisne Negro” en estas elecciones brasileñas.

Hasta ese día, los mandos del oficialismo veían con preocupación pero con confianza una victoria de la presidente Dilma Rousseff en una segunda vuelta frente al socialdemócrata Neves. Un síntoma en este sentido era que la candidata petista encabezaba la intención de votos en el Estado de origen de Neves.
No obstante ello, para el Gobierno había quedado atrás la posibilidad de un triunfo en primera vuelta cómo mostraban las encuestas poco más de un año atrás. Las protestas de amplios sectores de las nueva y creciente clases medias brasileñas de mediados del 2013 dieron por tierra con ello, sumado a un escaso crecimiento económico, un leve pero aumento al fin de la inflación (pero siempre por debajo de un envidiable 7 por ciento anual) y críticas a los gastos por el Mundial de fútbol.

En tanto, las élites económicas y financieras comenzaron a ver con buenos ojos una alternancia en el poder, más aun frente a lo que se consideran un cierto exceso o intención de dirigismo económico y centralización en la tomas de decisiones de la Presidente. No casualmente, cualquier signo que apuntara a una Rousseff con un camino menos despejado a un segundo mandato se reflejaba en una suba de la Bolsa de Valores y otros indicadores de confianza de los inversores.