Menos tinta roja

Debe haber satisfacción entre quienes estaban preocupados por la magnitud del déficit fiscal, o el monto de tinta roja en las cuentas del gobierno de Estados Unidos. Justificadamente, porque el gobierno, durante los últimos cinco años, estaba gastando cada año más de $1 billón en exceso de sus ingresos.

Sin embargo, para sorpresa de muchos, cifras reveladas por el Departamento del Tesoro, sobre el último año fiscal, indican que la tinta roja ha disminuido drásticamente, por un monto que no se veía desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Durante el año fiscal 2013, el déficit disminuyó en casi la mitad, desde $1.1 billón a $680,000 millones, o de 6,8 por ciento como proporción de toda la economía, a 4,1 por ciento. La explicación de este desempeño impresionante se encuentra en menos gasto, impuestos más elevados y la recuperación económica. Todos empujaron hacia arriba los ingresos del gobierno, en $324,000 millones, un aumento de 12,8 por ciento entre 2012 y 2013. Además, el gasto público no aumentó. En ambos años, los gastos locales, estatales y federales llegaron a $3,5 billones cada año. Como consecuencia, desde 2007, el empleo gubernamental, local, estatal y federal, disminuyó en 535,000 puestos de trabajo, el nivel  más bajo alcanzado en 2005.

A lo largo de esta década, la proyección es que el déficit fiscal disminuirá a 3 por ciento de la economía. Si todo sigue igual, la proyección es que los déficits crecientes retornarán durante la próxima década, causados por mayores costos en la salud y en las jubilaciones.

Datos optimistas

La creación de 192,000 nuevos empleos no agrícolas en marzo fue recibida con un suspiro de alivio, porque permitió culpar al invierno severo por las cifras más débiles de enero y febrero. Esta cifra de marzo es consistente con el promedio mensual de creación de 183,000 nuevos empleos en 2013.

Todos los nuevos puestos de trabajo en marzo fueron creados en el sector privado, sin nuevas contrataciones en el gobierno. En total, el mes pasado, mas de 116 millones de personas estaban empleadas por el sector privado, un poco más de la cúspide previa de 115,9 millones alcanzada en 2008, antes del comienzo de la Gran Recesión. Entretanto, desde 2007, al nivel local, estatal y federal las contrataciones gubernamentales han disminuido en 535,000.

Por ende, el sector privado ha recuperado los 8,8 millones de empleos que perdió con la recesión, mientras que el número de personas empleadas por el gobierno se mantiene en el nivel más bajo alcanzado en 2005.Entre los sectores más dinámicos, en marzo, los servicios profesionales y comerciales agregaron 57,000 nuevos empleos y la construcción 19,000. En contraste, durante los últimos doce meses, el gobierno federal ha perdido 85,000 empleos.

La tasa de desempleo, en marzo, permaneció igual en 6,7 por ciento, equivalente a 10,5 millones de personas desempleadas. De esta suma, 3,7 millones de personas han estado desempleadas por más de seis meses. Sin embargo, a partir de diciembre pasado, expiraron los beneficios del seguro de desempleo para 2,7 millones de personas desempleadas por más de 27 semanas.

Nueva orientación monetaria

La última reunión del comité que diseña la política del banco central estadounidense, presidido por primera vez por Janet Yellen, produjo varios cambios en la orientación de la política monetaria.

Por ejemplo, la Reserva Federal ya no vigilará exclusivamente la tasa de desempleo. El enfoque incluirá las condiciones del mercado laboral, observando 10 indicadores tales como el desempleo de largo plazo, el empleo a tiempo parcial, o el porcentaje de personas que renuncian a su empleo.

El comité confirmó la continuidad de la reducción gradual de las compras mensuales de valores del Tesoro y de los garantizados por hipotecas, de $65,000 a $55,000 millones. Además, el comité dijo que la tasa de interés será mantenida cercana a cero “durante un plazo considerable”, aún después de la conclusión del programa de compra de activos. Luego, en la conferencia de prensa celebrada al finalizar la reunión, la presidenta Yellen aclaró la significación del “plazo considerable”.  Dijo que los aumentos en la tasa de interés podrían comenzar alrededor de seis meses después de concluido el programa de compra de activos.

Los mercados entendieron el mensaje cayendo pronunciadamente. Al final del día, el Indice Dow Jones declinó 0,7 por ciento, en reconocimiento de que el fin del dinero barato comenzará el año entrante.

En conclusión, el comunicado dijo que “el cambio en la orientación del Comité no indica cambio alguno en las intenciones de la política del Comité.” Sin embargo, algunos observadores esperaban una explicación más clara de por qué la tasa de interés debe mantenerse baja, mientras disminuye el desempleo.

Una estabilidad transitoria

Los precios del petróleo permanecen estables en alrededor de $100 por barril, a pesar del severo invierno en Norteamérica, la confrontación entre Ucrania y Rusia y la agitación política en Venezuela. La explicación radica en tres factores identificados en el informe mensual, divulgado en París la semana pasada por la Agencia Internacional de Energía, la organización que agrupa a los principales consumidores de petróleo.

La reducción de inventarios de petróleo causada por el invierno severo y prolongado en Norteamérica ha sido compensada con mayor producción doméstica. Esta capacidad resulta de la utilización en Canadá y Estados Unidos de nuevas tecnologías de perforación y extracción. La producción de crudo en Estados Unidos aumentó de un nivel bajo de 5 millones de barriles por día (mbd) en 2008 a más de 8 mbd en 2013. Por ende, las importaciones netas de petróleo estadounidenses disminuyeron desde 12,5 mbd en 2005 a casi la mitad, 6,3 mbd en 2013.

Otro factor amortiguador es el aumento de 500,000 mbd en la producción de petróleo de Irak, a un promedio diario de 3,6 mbd, nivel que no se veía en 35 años. Las exportaciones de petróleo de Irak aumentaron en febrero a 2,8 mbd. El tercer factor es el aumento en las exportaciones mensuales de crudo de Irán, a 1,16 mbd en enero y febrero, por encima del límite impuesto por el acuerdo interino sobre el programa nuclear del régimen teocrático.

Es cierto, todo esto puede cambiar si hay una escalada de la confrontación en Crimea, o si la agitación política afecta la producción petrolera en Venezuela.

La fiebre cede

Durante la campaña para reelegirse, en el verano de 2012, el presidente Barack Obama dijo que esperaba que bajara la fiebre republicana contra la política fiscal, tan pronto como fuese evidente que no podía postularse otra vez. El primer año del segundo mandato del presidente no confirmó ese pronóstico. De hecho, a lo largo del año pasado, la “fiebre” aumentó. Entre otros factores, el accidentado lanzamiento de la ley de salud contribuyó a reducir la tasa de aprobación del desempeño del presidente Obama.

Continuar leyendo

Otra decepción

Por segundo mes consecutivo, la creación de empleo no agrícola en la economía estadounidense fue decepcionante. La semana pasada, el Departamento de Trabajo informó que en enero fueron creados 113.000 nuevos empleos, mejor que los 75.000 creados en diciembre pasado, pero menos que el promedio mensual de 180.000 de 2013.

El informe también incluyó algunas señales positivas. En enero, la tasa de desempleo disminuyó a 6,6 % desde 6,7 % en diciembre. Esto fue causado por un aumento en el número de trabajadores, en vez de la menor participación en la fuerza laboral que ha caracterizado las recientes disminuciones en la tasa de desempleo.

Continuar leyendo

Michael Bloomberg, servidor público

¿Ha escuchado usted alguna vez que un político donó $650 millones de su propio dinero, para financiar sus actividades durante los 12 años que permaneció en el cargo? Personalmente nunca había oído tal cosa, hasta que la primera plana del New York Times lo reveló, el pasado 30 de diciembre, un día antes del fin del tercer mandato del alcalde Michael Bloomberg. Lo fascinante de este hecho es que no era muy conocido fuera de los círculos internos.

Por ejemplo, el Queens Theater in the Park recibió una donación anónima anual de US$100.000, durante el mandato del alcalde Bloomberg. Su generosidad también financió actividades diarias, tales como el desayuno y el almuerzo de sus colaboradores, durante doce años, a un costo de US$890.000. Los viajes oficiales en aviones privados, por un monto de US$6 millones, también fueron pagados del propio bolsillo del alcalde. Además, apoyó campañas sobre asuntos específicos, tales como el control de armas (US$7,5 millones), reforma migratoria (US$5,7 millones), o US$30 millones para un programa de la ciudad de apoyo a hispanos y afroamericanos indigentes. En doce años, tampoco aceptó su salario por un monto de US$2,7 millones, porque devengaba US$1 al año. También rechazó vivir en la residencia oficial, pero pagó US$5 millones de su bolsa para renovarla.

Cierto, Bloomberg se gastó US$268 millones de su fortuna en tres campañas electorales, pero también donó US$263 millones para actividades caritativas.

Creación de empleo decepcionante

La creación de sólo 74.000 nuevos empleos no agrícolas en diciembre pasado fue decepcionante, en contraste con los 240.000 creados en noviembre y el promedio mensual de creación de 183.000 de los últimos dos años. Cierto, en diciembre la tasa de desempleo disminuyó de 7 a 6,7 %, pero no fue debido a nuevas contrataciones, porque hubo una disminución de 347.000 personas en la fuerza de trabajo. Esto empujó hacia abajo el porcentaje de participación en la fuerza laboral al nivel alcanzado en octubre, de 62,8 %, el nivel más bajo desde 1978. Continuar leyendo

Humo blanco en DC

Después de años de intenso regateo y posturas espectaculares, en Washington DC, republicanos y demócratas llegaron a un acuerdo bipartidista sobre el presupuesto federal de Estados Unidos. Las negociaciones fueron discretas y desprovistas de gestos dramáticos, pero el resultado fue limitado y parcial. En términos simples, el acuerdo no abarca “toda la enchilada”.

Una de las razones principales fue precisamente que los negociadores, conducidos por el representante Paul Ryan (republicano de Wisconsin) y la senadora Patty Murray (demócrata de Washington), se concentraron en un acuerdo limitado y por ende viable.

Continuar leyendo

Desempleo del 7%

Han pasado cinco años desde que el Departamento de Trabajo registró 7% como la tasa de desempleo en Estados Unidos. Esta cifra también es la mejor que ha visto el presidente Barack Obama, desde que fue electo en noviembre de 2008. Para la inauguración del presidente Obama, la tasa de desempleo era de 7,3%, llegó a 10% en octubre de 2009 y ha disminuido lentamente desde entonces. En noviembre pasado, la creación de 203.000 nuevos empleos no agrícolas fue precedida por la creación de 204.000 en octubre. Todos los sectores económicos crearon nuevos empleos en noviembre, incluyendo la manufactura, la construcción, así como los hoteles y restaurantes.

Continuar leyendo