Un mundo globalizado plagado de guerras y muertes

¿Cómo iban a imaginar aquellas 298 almas inocentes mientras esperaban en el aeropuerto de Ámsterdam, despidiéndose de familiares y amigos, que embarcarían el vuelo MH17 con destino a  la muerte? A tan sólo meses de la trágica y misteriosa desaparición de otro vuelo de Malaysian Airlines en el Océano Índico, la ley de probabilidades indicaba que era casi imposible que otro avión perteneciente a esa misma línea aérea sufriera una nueva tragedia . Tripulantes y pasajeros  de once nacionalidades diferentes, ninguno ruso ni ucraniano, y hasta quizás con poco o nulo conocimiento acerca del conflicto que acechaba la zona que sobrevolaba , pasaron desde hace unos días a engrosar las listas de muertos en una de las tantas guerras que parece no tener fin.

Ya no importa si el misil que derribó al avión  fue lanzado por ucranianos o rebeldes pro rusos de Donetsk o Lugansk. O la delirante teoría de que el misil iba dirigido al avión en que se trasladaba de regreso de su viaje por Latinoamérica el presidente ruso, Vladimir Putin. Con seguridad ese avión no arriesgaría sobrevolar por semejante zona, sería suicida. Como si fuera  tan fácil derribar aviones presidenciales que extreman su seguridad. La única verdad es que nada ni nadie le devolverá la vida a estas personas , y sus familias nunca olvidarán, la herida sangrará por siempre.  Lo que cabe preguntarse es cuántos más tendrán que morir.

En un año donde se cumple el centenario de la Primera Guerra Mundial, una buena parte de la civilización coquetea con un peligroso grado de violencia.  Primero llegó la gran crisis económica del 2008/2009, con epicentro en los Estados Unidos, pero que rápidamente y cual efecto domino se propagó por todo el mundo. A pesar de haber salido lentamente de ella de manera dispar, la violencia empezó a aflorar en distintas partes del mundo como hacia tiempo no sucedía.

En febrero comenzaron las protestas en Venezuela contra el gobierno de Maduro con miles de muertos y presos políticos. Hoy persisten, y esa nación continúa atrapada en su propio laberinto, creado por el chavismo, y sus dirigentes parecieran no poder encontrar salida. Mientras tanto, su economía sigue barranca abajo y desmoronándose a pesar del alto precio del petróleo, algo incomprensible para cualquier buen entendedor ya que son uno de los grandes productores y exportadores del oro negro. Del otro lado del mundo, allá por febrero también, las calles de Kiev, en Ucrania, se transformaron en ríos de sangre. Protestas callejeras violentas y revolucionarias, luego de sangrientos enfrentamientos con las fuerzas policiales y militares que respondían al gobierno, derrocaron finalmente al presidente Yanukovich, quien contaba con el apoyo de Rusia. Inmediatamente después comenzaron los disturbios en Crimea, península  perteneciente a Ucrania, que finalmente fue anexada a Rusia, referéndum mediante.  Pero todo no termina aquí, sino por el contrario, esto ha dado comienzo a más batallas al este de Ucrania, en Donetsk y Lugansk, con gran número de población rusa comenzando su propia lucha y confiar sus destinos a Moscú. Lógicamente, Putin respalda todos estos movimientos para cumplir su sueño de reconstruir la desmembrada Unión Soviética, y recuperar el poder y protagonismo perdido por Rusia.

En Medio Oriente cesan abruptamente las negociaciones de paz entre Israel y Palestina para ser reemplazadas una vez más por tanques y misiles en una guerra que se llevara la vida de algunos israelíes y muchos palestinos. En Siria continúa la guerra civil que no da tregua y ya lleva tres años y más de 170 mil muertos. Los refugiados que perdieron todo se cuentan por los millones. Irak, cuya incipiente democracia pende de un hilo, comenzó su propia guerra. Extremistas Islámicos sunitas del EIIS , Estado Islámico de Irak y Siria, quieren reformular los mapas y crear un gran Califato Islámico. Ya han avanzado sobre varias ciudades y puntos estratégicos iraquíes como Mosul, donde se han saqueado grandes sumas de dinero y armamentos que los vuelve aún más temerarios. Maliki, el primer ministro iraquí chiíta, esta haciendo poco para lograr una tregua y negociar.  Irán, por su parte, logró extender por más meses el plazo de negociación ganando tiempo para seguir enriqueciendo uranio con fines nucleares.

Asia no parece tampoco estar trabajando por la paz. Corea del Norte amenaza a su vecino del sur con reiniciar la guerra y, en un acto de provocación, realiza ejercicios militares con misiles de corto mediano y largo alcance en sus fronteras  y espionaje con drones. China avanza sobre islas en sus mares por cuestiones estratégicas enfrentándose diplomáticamente a Vietnam, Malasia y Japón. Por su lado, Japón frente a la amenaza de China y Rusia, quiere reformular su Constitución para así poder tener mayor influencia militar en la zona asiática lo que traería aún más tensión.

En África tampoco las cosas están mejor. Sudán del Sur disputa su propia guerra. Somalia acecha con sus actos de piratería. Nigeria y el secuestro de las más de 200 niñas por Boko Haram, grupo extremista que ayer ha izado nuevamente su bandera blanca y negra al noreste de la capital nigeriana perpetrando un feroz ataque causando 100 muertes.

Un mundo plagado de violencia que parece estar fuera de control y donde cada uno esta concentrado en ganar poder o territorios.

Frente a todo este escenario, Naciones Unidas hace poco. Estados Unidos y Europa siguen sancionando a Rusia con muy pocos resultados. Mientras tanto, Vladimir Putin y su par chino, Xi Jinping, se dedican a buscar materias primas y aliados en América Latina, no por afinidad sino por mera conveniencia. Pareciera estamos atravesando un período de caos que, si no lo frenamos a tiempo, puede terminar en algo peor. Las alarmas están encendidas, habrá que ver quien las escucha.

Un año después, Medio Oriente sigue en llamas

Hace poco menos de un año, al regresar de un intenso viaje por Israel y Palestina, escribí que veía imposible el que ambos países pudieran llegar a un acuerdo de paz. Y desgraciadamente no me equivoqué. En aquel momento, recién se iniciaban las negociaciones encausadas por el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien parecía ser el único que podía lograr semejante hazaña debido a su buena relación personal tanto con el premier israelí, Benjamín Netanyahu, como con Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina.

Se fijó un período de nueve meses para negociar, que llegó a su fin de la peor manera. Israel no cumplió en liberar en tiempo y forma a presos palestinos como habían acordado; Abbas, en represalia, decidió como primera medida adherirse a convenios internacionales, transgrediendo así una prohibición que tenía, al menos durante el tiempo que duraran las negociaciones. Pocos días después fue aun más allá, desafiando todo lo imaginable y sellando un acuerdo de unificación con Hamas, grupo que gobierna la Franja de Gaza y que es considerado un grupo terrorista enemigo acérrimo de Israel. Más tarde llegó el secuestro de los tres jóvenes israelíes con su trágico y brutal final en manos palestinas de Hamas. Esto fue el principio del final de tiempos de relativa calma para los habitantes de ambos lares. Inmediatamente llegaría la venganza, con la muerte de otro joven inocente, esta vez palestino, en manos de israelíes.

Aquel agosto del 2013, estando en Jerusalén, escuché a un ex alto mando de los servicios secretos israelíes decir que todas las conversaciones de paz pendían de un hilo, ya que bastaría con que Hamas tirara un misil  para que las mismas concluyeran precipitadamente. Y lo temido sucedió, aunque no fue un misil. En tanto el odio, la sinrazón y violencia de quienes lideran Gaza no cese  y sean finalmente dominados por los moderados de Fatah, que sí quieren la paz junto con los miles de civiles palestinos que están cansados de morir inútilmente, esto será un camino sin fin. Palestina necesita paz para poder empezar a crecer económicamente, recibir ayuda y sacar así a su pueblo de la miseria en la que se encuentra inmersa. Israel, por el contrario, es un vergel, con una economía pujante y un poderoso ejército. Pero aún así, una guerra no favorece a nadie, sólo trae muertes y destrucción.

Es increíble pensar que tanto odio rodea a Tierra Santa, un lugar tan sagrado y venerado por las distintas religiones como habitantes del mundo. Si en Jerusalén  conviven pacíficamente musulmanes, judíos , cristianos y ortodoxos, ¿por qué fuera de sus muros tiene que correr tanta sangre? Seguramente muchos de los llantos que se escuchan al acercarse al Muro de los Lamentos y que conmueven hasta lo más profundo del alma tengan que ver con esto, con pérdidas de seres queridos de la forma más inútil.

Se sabe como comenzó, no cuándo ni cómo acabará. Algunos temen que se produzca una tercera Intifada, lo cual sería no sólo una tragedia por las muertes que traería, sino también porque mostraría al mundo entero la incapacidad de los organismos internacionales -que fueron creados después de dos grandes guerras con esta finalidad- para evitar conflictos de esta escala. Evidentemente, hay algo -o mucho- que las Naciones Unidas no está haciendo bien. Sería bueno revisar su estructura, modernizarla y adecuarla a los nuevos tiempos y desafíos. Ya es hora de hacerlo y corregir su mal funcionamiento.

Mientras tanto, en Siria, la guerra continúa. Ya lleva tres años y un saldo de 170 mil vidas. Esto es el equivalente a 155 muertes por día de manera constante. Como premio, y en unas elecciones poco transparentes, Bashar al-Assad nuevamente ganó y va por más. Entregó las armas químicas -según lo acordado en Ginebra- y las mismas están siendo destruidas en alta mar por rusos y norteamericanos. La pregunta del millón es si las habrá entregado todas o tendrá más escondidas. ¿Quién monitorea eso? ¿Serán los mismos que dijeron que en Irak había armas de destrucción masiva? Assad tuvo el tiempo suficiente para esconder parte de ellas -o hasta quizás pasárselas a su aliado Irán para que las tenga en custodia.

El  EIIS, Estado Islámico de Irak y Siria, quienes comenzaron peleando contra Al Assad junto a los rebeldes y Al Qaeda, hoy han tomado fuerza propia y pelean su propia guerra en Irak. Se proponen avanzar y recomponer lo que alguna vez fuera el Imperio Otomano y convertirlo en un Califato Islámico, locura sin fin de un grupo armado hasta los dientes que no conoce límites y actúa con total brutalidad, como si vivieran en tiempos medievales. Ya no se trata de sunitas y chiítas sino de un grupo de fundamentalistas islámicos que hacen avergonzar al propio islamismo y que interpretan el Corán según les plazca.

Misiles vuelan de un lado a otro a modo de fuegos artificiales y poblaciones tienen que someterse y acostumbrarse a ello, viendo morir a sus jóvenes por culpa de un grupo de enajenados y algunos líderes que no están a la altura de las circunstancias. Irán, frente a todo este desborde regional, pasó a un segundo plano. Rohani seguramente sacará provecho de la situación, y seguirá jugando con su buena voluntad y diplomacia mientras el enriquecimiento de uranio sigue su curso.

Una región que vive en el pasado y el odio, guerrera por naturaleza, donde pareciera ser que el conflicto y la violencia no pueden ser reemplazados por la cordura y el sentido de la vida. Habrá que esperar muchos años más para que las nuevas generaciones, por haber nacido y sufrido las guerras, finalmente anhelen tanto la paz que trabajen incansablemente para obtenerla.

Paraguay: Boom económico que no llega a los pobres

Paraguay, con tan sólo 6.6 millones de habitantes, es un pequeño país de Latinoamérica lindado por dos de las economías más grandes de la región, Brasil y Argentina. Es uno de los países de la zona que ha tenido mayor crecimiento del PBI en los últimos años, alcanzando un récord histórico en el año 2013 de 13,6% . Sin embargo la macroeconomía parece ir por un camino diferente al de la microeconomía y sigue sin reflejarse en la vida cotidiana de sus ciudadanos.  El 96% de la riqueza sigue concentrada en un 6% de la población. Es uno de los países más corruptos de la región según Transparency International, sólo superado por Venezuela. Sus territorios se encuentran minados por el llamado Ejército del Pueblo Paraguayo ( EPP), grupo guerrillero que tiene atemorizados no sólo a sus pobladores sino a aquellos brasileños que han invertido en haciendas para explotación agropecuaria. Los diferentes gobiernos han hecho poco y nada por erradicar o bajar los índices de pobreza; no ha existido voluntad política para ello. Las crecidas del río Paraguay, como consecuencia de las incesantes lluvias totalmente inesperadas para esta época del año, no han hecho más que contribuir a ahondar los problemas que le toca enfrentar a su nuevo presidente, que ya lleva más de un año en el gobierno, el magnate tabacalero, Horacio Cartes.

Continuar leyendo

Medio Oriente: incendiarios y bomberos

Con este título apareció en la edición de ayer del New York Times una columna de Thomas L. Friedman, periodista a quien sigo habitualmente y con quien comparto mucho de sus pensamientos. Comienza preguntándose cuál es la pelea real en Medio Oriente hoy. ¿Es sectaria (sunitas versus chiítas) y nacional (israelíes versus palestinos y árabes versus persas)? ¿ O es algo más profundo? La respuesta en este caso se la da Nader Mousavizadeh, un ex oficial senior de Naciones Unidas y co-fundador de Macro Advisory Partners, una firma de consultoría geopolítica, quien responde que la lucha real en la región es entre incendiarios y bomberos. Aquellos que quieren sembrar el caos y aquellos que quieren la paz.  Son los líderes los que establecen las pautas y los pueblos los que sufren las consecuencias.

Friedman adhiere en que hay mucho de cierto en esto. Los fuegos sectarios y nacionalistas que vemos en Medio Oriente no son naturales e inevitables como una gran mayoría podría pensar. Según Mousavizadeh, estos son producto de incendios maliciosos provocados por líderes en estos países para avanzar en objetivos políticos, económicos y de seguridad de escasa y estrecha visión. En Occidente, como consecuencia de una mezcla de fatiga y fatalismo, reducen peligrosamente a la creación de una narrativa irreversible de conflicto sunita-chiíta . Esto es históricamente falso y libera a su vez a los líderes de la región de ejercer el poder de manera legítima y responsable. Agrega que las divisiones sectarias son reales, pero las erupciones provocadas por estas pueden ser evitables. Son los incendiarios quienes prenden las llamas en estos sectarios que por sí solos se extinguirían  fácilmente. Son los líderes los que se encargan de azuzar el fuego, echando combustible y dando más aire para propio beneficio.

¿Cómo funciona esto? Bashar al-Assad, presidente de Siria, es un incendiario. Cuando se vio confrontado a una protesta pacífica contra su gobierno tiránico, abrió fuego contra los manifestantes, esperando provocar que la mayoría sunita en Siria respondiera con violencia a su minoría alawita- chiíta gobernante. Funcionó y ahora Assad se presenta como el defensor de una Siria secular contra fanáticos sunitas.

El primer ministro Iraquí, Nuri Kamal al-Maliki, es otro incendiario. En el mismo minuto que las tropas estadounidenses se retiraron de Irak, Maliki deliberadamente arrestó a líderes sunitas, los privó de sus presupuestos y dejo de pagarles a las tribus sunitas que se levantaron contra Al Qaeda. Con esto logró que los sunitas respondieran con violencia. Finalmente, Maliki se presentó en las últimas elecciones como el defensor de la mayoría chiíta  frente a los “terroristas” sunitas. La estrategia había funcionado.

El general Abdel Fattah el-Sisi en Egipto, lanzó una violenta campaña contra los Hermanos Musulmanes, matando, hiriendo y arrestando a cientos de sus miembros. Tiempo más tarde se presentó como candidato a la presidencia como el defensor de Egipto contra los “terroristas” de dicha fuerza política y ganó.

Los extremistas palestinos que recientemente secuestraron a tres jóvenes israelíes son también incendiarios. Su intención fue terminar con el intento de recomenzar las charlas de paz entre palestinos e israelíes y avergonzar a los palestinos moderados. Algunos radicales judíos en el gabinete gubernamental Israelí como Naftali Bennet y el ministro de vivienda Uri Ariel también son incendiarios. Ariel deliberadamente anunció planes de construir 700 nuevas unidades de viviendas para judíos en el Este Árabe de Jerusalén, torpedeando así la negociación diplomática llevada adelante por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry. Y lo lograron.

También hay bomberos en todos estos lugares que quieren la paz. Personas como Tzipi Livni y Shimon Peres en Israel, el ex primer ministro palestino, Salam Fayyad, Mohammad Javad Zarif en Irán y el Ayatollah Ali al-Sistani en Irak, pero que hoy se ven abrumados por las pasiones desatadas por los incendiarios.

Es difícil para aquellos que no han vivido en el mundo árabe comprender que chiítas y sunitas en lugares como Irak, Líbano y Bahrain, se casan entre sí sin importar el grupo al que pertenecen. Se los llama “sushi” (por mezcla de sunitas y shiites en su pronunciación en inglés ). Las masacres sectarias no son la regla. Una encuesta recientemente publicada por Zogby Research Services, llevada a cabo en siete países árabe , muestra que  una gran mayoría de personas en estos países está a favor de políticas estadounidenses que apoyen una solución pacifica al conflicto en Siria, conjuntamente con más apoyo a los refugiados sirios.  La mayoría también se opone a cualquier tipo de intervención militar por parte de los Estados Unidos en la región o al apoyo armamentístico de los grupos opositores.

Con el liderazgo adecuado, los habitantes de esta región pueden salir adelante y convivir pacíficamente entre sí.  La división de Irak en tres partes no es la elección del pueblo.

De seguro, la armonía entre las diferentes sectas requiere de orden, pero este no debe ser impuesto por una mano de hierro. Los iraquíes en abril pasado tuvieron elecciones justas llevadas adelante por sí solos. Quedó probado que lo pueden hacer. Estas sociedades necesitan pasar de ser gobernadas por “mano de hierro” a tener instituciones de hierro que sean legítimas, inclusivas, responsables y lo suficientemente fuertes como para enmarcar y sostener a la sociedad en conjunto, asegura Mousavizadeh.

Esto requiere del liderazgo adecuado. Entonces, cuando estos líderes vayan a Washington a pedir intervención, ayuda económica o armamentos, la pregunta que deben hacerles los políticos estadounidenses es: ¿Ustedes son incendiarios o bomberos? De acuerdo a la respuesta, accionar.

La camiseta argentina, todos los días

Ayer comenzó el nuevo mundial de fútbol tan esperado y ansiado por todos los argentinos.  Muy seguramente gritaremos, festejaremos, nos abrazaremos y hasta lloraremos con cada gol celeste y blanco. Palpitaremos cada partido compartido con la familia y los amigos, en bares, restaurantes o en la calidez de nuestros hogares.  Soñaremos con llegar a la final y ver a nuestro equipo alzarse con la Copa del mundo. Mientras tanto nuestros gobernantes aprovecharán seguramente para hacer de las suyas ya que el pueblo estará más que entretenido durante un mes. Para ellos, es un tiempo con valor estratégico, ya que todo lo que se haga durante este periodo pasará inadvertido. Este domingo, coincidente con el Día del Padre, nos pondremos la camiseta celeste y blanca, y con gran ilusión y esperanza saldremos todos a la cancha.

Pero ganar un Mundial si bien es gratificante ganar, es efímero. La alegría dura algunos pocos  días, quizás tan sólo horas, y luego todo se esfuma y volvemos a la realidad. Inflación, corrupción,  inseguridad, aumento de la  pobreza, inequidad, falta de inversión, tanto interna como externa, caída de las reservas, déficit presupuestario, falta de previsibilidad, leyes que no se cumplen porque sí o porque no están reglamentadas…..y podríamos seguir con la lista de fracasos.

Continuar leyendo

Estados Unidos, Japón y Vietnam: viejos enemigos unidos frente a la amenaza China

En agosto de 1945 Estados Unidos lanza dos bombas atómicas en territorio japonés destruyendo las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, dejando un saldo de 230 mil muertos e imágenes imborrables y devastadoras en la memoria del pueblo japonés. Sin embargo llegaría el día en que Japón cerraría sus heridas y se transformaría en amigo y aliado de su mayor destructor. ¿Qué decir de la cruenta y larga guerra de Vietnam (1959- 1975) donde Estados Unidos fue vencido ? ¿Quién iba a pensar que llegaría el día en que su vencedor le pediría auxilio contra un antiguo aliado?

Ranking universitario: matar al mensajero en lugar de descifrar el mensaje

Los rankings elaborados por distintas y prestigiosas instituciones alrededor del mundo tienen como finalidad evaluar a los países en las diferentes áreas ,  de acuerdo a parámetros y mediciones viables y confiables , para así determinar quienes se encuentran en mejor y peor situación de acuerdo a los resultados obtenidos. No tratan de ser conspirativos . No tienen como finalidad hundir a un determinado país y ensalzar a otro . De ser así perderían todo tipo de credibilidad. Nadie los tomaría en cuenta a la hora de elegir una Universidad donde estudiar o un país donde invertir. Requieren de un minucioso trabajo de investigación, recolección y cruce de datos para llegar a sus conclusiones. No se los puede ni debe minimizar o demonizar, por el sólo hecho de que un  país aparezca mal posicionado en sus tablas.

Si comparamos los diferentes rankings elaborados en distintas áreas llegaremos a la conclusión de que quienes ocupan los primeros puestos en competividad económica, transparencia, mejores universidades, menor pobreza, y mayor ingreso per cápita son los llamados países desarrollados, clasificación dentro de la cual, sin ninguna duda, nos gustaría estar.  Esta es una verdad inalterable que nadie puede negar. ¿Prefiero ser un país con alto nivel educativo, rico, desarrollado, transparente y seguro o uno con bajo nivel educativo, pobre, subdesarrollado, corrupto y con altos índices de criminalidad ? No tengo duda cual será la respuesta unánime.

Esta semana  la consultora  Quacquarelli Symonds (QS), especializada en temas de educación internacional publicó el ranking de Universidades de América Latina 2014. QS junto con Times High Education World Universities Rankings son quienes elaboran los dos rankings más confiables e importantes en materia de educación universitaria, nos guste o no según el lugar que nuestras universidades ocupen en sus tablas. El propósito de estos rankings es proveer una comparación independiente de todas las universidades de la región y el mundo basado en una serie de criterios que reflejan las circunstancias y prioridades al momento de los países involucrados.

Según QS, América Latina es una región dinámica con una población joven,  de rápido crecimiento que en los últimos años ha visto incrementar los niveles de movilidad internacional de sus estudiantes. El criterio seleccionado se basó en extensas consultas con las mismas universidades latinoamericanas , el asesoramiento de expertos acerca de factores importantes a tomar en cuenta en la región y finalmente, la disponibilidad de datos. Los siete indicadores tomados  en cuenta para la medición fueron: la reputación académica , el prestigio de quienes dirigen las universidades, el número de artículos publicados por cada miembro de la facultad, las citaciones de sus trabajos, el ratio de estudiantes por facultad, la cantidad de profesores con posgrados y el impacto de sus contenidos en la web. Nadie podría negar la validez de estos indicadores como base para llegar a conclusiones cercanas a la realidad.

La Universidad Pontificia Católica de Chile ocupa el primer lugar este año . La sucede la Universidad de Sao Paulo, Brasil, país que a su vez coloca cinco de sus universidades en los primeros diez puestos. La primera institución argentina que aparece en la lista en el puesto 19 es la Universidad de Buenos Aires (UBA),  cayendo siete lugares respecto al  año pasado. Tras ella aparece en el 20 la Universidad Austral, en el 21 la Universidad Nacional de La Plata y en el 22, la Pontificia Católica de Argentina.

Ben Sowter, jefe de investigación que llevara adelante el estudio, explicó : “Las universidades de México, Argentina y Colombia se destacan en áreas específicas pero actualmente no tienen la coherencia integral que poseen las principales instituciones de Brasil y Chile”. Tras el estudio, Sowter consideró que los altos índices de estudiantes por facultad son uno de los grandes males de las instituciones públicas del continente. Los investigadores consideran que tanto la UBA en Argentina como la UNAM de México sufren los mismos problemas,  una relación estudiante-facultad comparativamente pobre y poco personal dedicado al doctorado.

Mientras Chile y Brasil festejan la obtención de los primeros puestos y están decididos ha mantenerlos ahondando y mejorando aquello que haga falta, los dirigentes argentinos del área de competencia se vanaglorian de sus fracasos. Tanto el ministro de Educación, Alberto Sileoni, como el decano de la facultad de Ciencias Sociales de la UBA, Glenn Postolski, criticaron el informe de la consultora QS. Según Sileoni, ” los rankings son mediciones relativas que sirven como referencia, pero tienen claras limitaciones”; ” hay valores que no están ponderados, como la masividad, la inclusión, la equidad y la generalización de derechos, propios de nuestro sistema universitario”; “comparar universidades de masas con ingreso irrestricto con otras de ingreso condicionado carece de consistencia metodológica”; “en Argentina tenemos un sistema universitario en crecimiento al cual acceden estudiantes de América Latina y registramos las tasas de la región más altas de estudiantes terciarios y universitarios”. Qué quiso decir con este scrabel de palabras sólo él lo sabe.

Lo triste es que nuestros dirigentes , una vez más optan por matar al mensajero, en lugar de intentar descifrar el mensaje. Desacreditan a instituciones respetadas en el resto del mundo en lugar de hacer una introspección y autocrítica a conciencia para luego trabajar en mejorar aquello que haga falta y recuperar los primeros puestos en la región. Si creo que todo lo hago bien y no tengo nada por aprender  ni mejorar, al final, habré perdido.

China y Rusia renuevan su vieja alianza

Esta semana se produjo el esperado encuentro entre el presidente ruso Vladimir Putin y su par chino, Xi Jinping en Beijing. Su visita de dos días resulto más que fructífera para el presidente ruso quien partió del gigante asiático con las manos llenas y nuevos aires de victoria. Si bien históricamente han sido aliados en el pasado, tuvieron un período de distanciamiento donde China, más temerosa de Rusia en ese entonces devenida en la poderosa Unión Soviética, decide reanudar relaciones con los Estados Unidos, durante la era de Nixon, como forma de contrarrestar poder y disuadir cualquier intención rusa de invadir sus territorios. Durante esta breve estadía en territorio chino, Putin logró finalmente, luego de diez años, un acuerdo económico para la venta de gas por millones de dólares, una cumbre de seguridad regional que incluye ejercicios militares conjuntos en la costa china, y el veto acompañando a Rusia, de una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con respecto al conflicto en Siria. A tan sólo días de los conflictivos comicios a realizarse en Ucrania, Putin deja sentado a Occidente, que no está solo, sino por el contrario, muy bien acompañado.

En la noche del miércoles, luego de una extensa y difícil ronda de negociaciones, China y Rusia firmaron un acuerdo de compra venta de gas cercana a la cifra de 400 mil millones de dólares. En el acuerdo la compañía estatal rusa Gazprom se compromete a proveer a la Corporación Nacional de Petróleo de China también controlada por el Estado, 38 mil millones de metros cúbicos de gas por año, entre los años 2018 y 2048. Para Putin, no sólo representa el mayor acuerdo económico de gas logrado en la historia de Rusia, sino una victoria geopolítica. Este acuerdo ayudará al Kremlin a reducir su dependencia económica de Europa a quien exporta una importante cantidad de gas y quien a partir de los eventos en Ucrania, se ha transformado en un archienemigo.

Los lazos comerciales entre ambos países vienen en aumento. Rusia es el mayor socio comercial de China con flujos bilaterales por 90 mil millones de dólares en el 2013. Por otro lado, si los bancos occidentales se negaran a dar préstamos a Rusia, como represalia por Crimea y su accionar en el este de Ucrania, China podría salir a rescatarla suplantándolos. China por su parte necesita de los recursos estratégicos naturales que posee Rusia en abundancia. El acuerdo de gas le permitirá reducir el uso de carbón como fuente de energía, y así poder reducir el alto nivel de contaminación de muchas de sus ciudades.

En el día de ayer China sorprendió vetando junto con Rusia una resolución propuesta por Francia dentro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas desafiando no sólo a la mayoría, sino a grupos defensores de derechos humanos y a los Estados Unidos. La resolución proponía llevar al régimen sirio a la Corte Penal Internacional para que investigara los crímenes de guerra. El conflicto en Siria lleva más de tres años y ya ha costado unas 150.000 vidas. De los 15 miembros permanentes del Consejo de Seguridad, 13 votaron a favor. Es la cuarta vez que ambos países utilizan en forma conjunta el poder de veto que tienen por ser miembros permanentes del Consejo de Seguridad, para bloquear una acción coercitiva por parte del organismo internacional para sancionar al régimen de Bashar Al Assad. Ambos justifican el veto diciendo que cualquier acción en contra del régimen sirio haría caer las negociaciones de paz iniciadas en Ginebra I y II , no pudiendo llegar a una tercera ronda. Pero China también se abstuvo de votar en marzo cuando el Consejo rechazó el referéndum propuesto por Rusia en Crimea previo a anexarla. Ambos países han tomado una postura similar a la tomada con Siria en lo referente  a Irán y su tan cuestionado programa nuclear. Se han comportado más como aliados con Irán confrontando con el resto de los países, Rusia aún más abiertamente.

Rusia y China sienten un enorme orgullo y un gran nacionalismo. Se reconocen como potencias históricas. Hoy comparten su antagonismo con los Estados Unidos con quien compiten por el primer puesto del mundo. Tienen gobiernos dictatoriales pero han sabido reconocer que la economía de mercado es el camino al crecimiento. Ambos están en una etapa expansionista donde quieren recuperar territorios perdidos y zonas estratégicas. Rusia con la anexión de Crimea recientemente, y el intento en el este de Ucrania. China en el mar del este y del sur. Con sus ojos en Taiwán, inversiones en recursos estratégicos en África y América Latina.

Pero este idilio puede quebrarse fácilmente ya que ambos son vecinos, históricamente han desconfiado y temido el uno del otro. Recordemos que los misiles nucleares rusos apuntan todos al territorio chino.

ONU: Siria, otro claro fracaso en la resolución de conflictos internacionales

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) fue fundada en San Francisco, California , en octubre de 1945 , al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Vino a reemplazar a la Sociedad de Naciones (SDN), fundada en 1919, ya que dicha organización había fallado en su propósito de evitar otro conflicto internacional.

Sus objetivos han sido facilitar a nivel global la cooperación en asuntos como el Derecho internacional, la paz y seguridad internacional, el desarrollo económico y social, los asuntos humanitarios y los derechos humanos. Desde su creación hasta la actualidad se han sucedido distintas guerras alrededor del mundo, sin que este organismo tenga mayor incidencia ni logre buenos resultados en la resolución de las mismas. Sería hora de rever su constitución, en especial la composición de su Consejo de Seguridad, con sus cinco miembros permanentes con derecho a veto que paralizan constantemente cualquier tipo de decisión o avance en la resolución de los conflictos armados alrededor del mundo. La guerra en Siria es un claro ejemplo de su ineficiencia donde ni siquiera puede hacer llegar ayuda humanitaria siendo esto un papelón con mayúsculas.

El Consejo de Seguridad esta formado por 15 países, de los cuales 5 son miembros permanentes con derecho a veto. Estos son: EEUU, Francia, Reino Unido, China y Rusia. Cualquier resolución emitida por el Consejo puede ser vetada por cualquiera de estos miembros. Los 10 asientos restantes son rotativos y se cambian cada dos años por votación entre los 193 países miembros de la organización. Los tiempos cambian y las instituciones deben readaptarse efectuando las modificaciones necesarias para cumplir de manera más eficiente y eficaz con los fines para los que han sido creadas.

Desde comienzo de año, el Consejo de Seguridad ha discutido no menos de 18 veces el tema de la guerra en Siria, y ha dedicado otras 13 sesiones a los sucesos recientes en Ucrania. Esto ha sido el máximo logro, discutir y hablar sin resolver nada. No ha aportado una hoja de ruta para ayudar a resolver los conflictos.

En el caso de Siria, Rusia ha vetado tres resoluciones en tres años, que condenaban al régimen sirio de Bashar Al Assad, por ser este un protegido del presidente ruso Vladimir Putin. Recién en febrero del 2014 el Consejo logra aprobar la resolución de ayuda humanitaria a Siria con el apoyo de Rusia y China. Para este entonces Rusia vio conveniente ceder ya que enfrentaba un conflicto en Ucrania donde su aliado y presidente, Víctor Yanukovich, estaba siendo acorralado por las revueltas . Esto demuestra que al final todo es una cuestión de conveniencias, de tira y afloje entre las grandes cinco potencias con poder de veto, mientras los demás pagan el pato.

La guerra civil en Siria lleva ya más de tres años, con un escalofriante saldo de 150.000 muertos, según datos difundidos por el Observatorio Sirio de Derecho Humanos (OSDH). De este total de muertos, 51.212 son civiles y 7.985 son niños. El resto son soldados y combatientes de uno y otro bando. Yo me pregunto ¿ quién está velando por los derechos humanos de estos inocentes? ¿ Cuántos más van a tener que morir para que algo cambie? Seguramente el pueblo sirio entero se debe estar preguntando que pasa en el mundo que se han olvidado de ellos.

En la resolución aprobada, el Consejo de Seguridad exige a todas las partes, en particular a las autoridades sirias, que permitan el acceso al país, en forma rápida y segura, de las agencias humanitarias de la ONU y sus colaboradores a través de las líneas de batalla y de las fronteras. De no permitirlo, el Consejo de seguridad promete tomar ” medidas adicionales”. En el escrito se condenan los excesos de ambas partes involucradas en el conflicto sirio y se exige el cese del uso de armas contra zonas pobladas, incluido uso de artillería, bombardeos aéreos y el uso de barriles cargados de explosivos. Todos estos métodos son los que han sido utilizados en forma abusiva por el régimen de Bashar Al Assad en los últimos meses.  Esto deja en evidencia nuevamente las fallas que expone esta estructura: la resolución está, pero no se cumple.

La dimisión presentada esta semana por el mediador de la ONU, el diplomático argelino Ladjar Brahimi, frente a la falta de progresos en las negociaciones para poner fin a la guerra, pone de manifiesto una vez más el fracaso del arbitraje político por parte de la ONU. Dos años antes, en el 2012, quien renunciaría sería Kofi Annan. Brahimi intentó en vano reunir en mesa de diálogo tanto a la oposición como al régimen sirio. Sólo logró una semana de alto el fuego en Homs y dos rondas de negociaciones en Ginebra. Su renuncia está directamente relacionada con la candidatura presentada por Al Assad para participar como candidato en las elecciones del próximo 3 de junio, donde se cree con firmeza que ganará cómodamente un tercer mandato por los próximos siete años. Bashar Al Assad no sólo no perdió poder sino que lo acrecentó. En los últimos tiempos el régimen sirio afianzó su control sobre las ciudades más importantes y carreteras estratégicas, relegando a los rebeldes a las zonas fronterizas.

Hoy la mediación política en Siria pierde aún más fuerza por el desinterés demostrado por los Estados Unidos , cuya prioridad número uno es Ucrania.

El Consejo de Seguridad ha padecido de una inutilidad para resolver conflictos precisamente por el poder de veto, otorgado en su creación a sus miembros permanentes. Los mismos lo han utilizado para bloquear cualquier medida a conveniencia o para proteger a sus aliados. La parálisis con respecto a Siria marca un nuevo nivel de disfunción, dando impulso a todos aquellos que claman por una reforma en la composición del Consejo y la implementación del poder de veto. No solo ha fracasado en detener la guerra civil en Siria, sino lo que es peor aún, ha sido incapaz de proveer ayuda humanitaria a los más de 9 millones de necesitados sirios.

Desde 1990, Estados Unidos ha usado su poder de veto 16 veces y Rusia 11. Francia por su lado propone limitar el uso del veto, pero ningún otro miembro se ha hecho eco públicamente. Existen numerosas propuestas para expandir el número de miembros del Consejo, reflejando así los cambios de la dinámica del poder global desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Pero aún no se han generado ninguno de estos cambios.

Los abusos a los derechos humanos en Siria continúan, sin señal alguna de llegar a un acuerdo entre los miembros del Consejo sobre si referir o no el tema a la Corte Internacional de Justicia. También ha fallado en señalar una nueva crisis que demanda, según la Organización Mundial de la Salud, de una acción inmediata conjunta: el rebrote de polio. Camiones con trigo, antibióticos y mantas están varados en la frontera de Siria sin poder entrar. El Reino Unido ha decidido proveer con fondos a agencias no gubernamentales que puedan entrar sin el consentimiento del régimen sirio, en lugar de  dárselos a los grupos pertenecientes a la ONU.

Es hora de dejar de hablar y empezar a actuar. Es de necesidad y urgencia una reforma  de este importante organismo internacional que ha quedado anacrónico e incumple con las funciones para las cuales ha sido creado.