La historia secreta de la foto más temida

“Qué provocación, ¿no?”, comentó exultante el candidato el lunes después de que la foto más temida (la foto imposible, ésa que lo mostraba abrazado a su supuesto rival) ya había infartado a la mitad del gabinete.

El gesto político es indiscutido. El candidato B mostró que -como lo sigan ninguneando- puede llegar a ser dañino. Muy.

El candidato A dijo que, en su armado territorial, tiene la posibilidad de avanzar hasta el hueso del kirchnerismo. Y ahí estaba la foto maldita para probarlo.

Pero todo tiene un trasfondo. Y el de esta foto incómoda (e inesperada) es que en la campaña previa a las últimas elecciones el candidato A le había perdonado la vida al candidato B, ya por entonces “ennoviado” con la rubia más letal al sur de Puente La Noria. Pero no sólo por lo light que fue en sus críticas, sino también por haberlo salvado de la humillación total al decir en público que B (sacado del ring electoral como Jack Dempsey: piña, y afuera) en realidad había hecho “una buena elección” (¿?).

Primer dato a tener en cuenta en la trama secreta del Operativo Venganza: luego de las elecciones, B había pedido permiso en el búnker K para felicitar a su contrincante. No se lo dieron.

Se conformó entonces con llamarlo el mismo domingo. Y  también el martes siguiente. ¿Cómo se selló este amor ya inocultable entre los candidatos?

Un poco fue porque -como reza una verdad peronista de manual- “el justicialismo es un movimiento que corre presuroso detrás del vencedor” . Y otro poco (o no tan poco) porque A le había perdonado la vida a B durante la campaña. Y no una, sino dos veces. ¿Más claro? El candidato A tenía en su poder dos videos Molotov capaces de convertir al novio de la felina modelo en un espantapájaros político. Uno era el back de la filmación de un spot en el que el candidato B (jugando de local en la zona sur) había tenido dichos agraviantes y discriminatorios hacia una candidata porteña que dice gustar del baile y la música pachanguera.

El otro es todavía más impactante, y muestra al candidato B presuntamente en Ibiza, acompañado, en una situación algo festiva.

El candidato A, que de bueno tiene sólo la cara, guardó las cintas en un cajón. Pero llamó a B para pasarle el dato y decirle (¡maestro!) que él no iba a engancharse en una campaña sucia. Éste, agradecido, sintió que le debía una muy grande. Una de ésas que sólo se pagan haciendo realidad las fotos imposibles.

Scioli enfocado en 2015, la oposición “recalculando”

“El 28 largamos la campaña Scioli 2015. Y en 2014, la de Scioli Presidente”. La frase me la dijo uno de los miembros del Gabinete del gobernador de la Provincia de Buenos Aires. La estrategia está pensada: el reagrupamiento del pejotismo, con una pata puesta en el sector sindical, otra en el armado territorial en el interior del país y otra con los intendentes del Conurbano, que en las PASO jugaron fuertemente con Sergio Massa.

La orden que les bajó a su gabinete es “mostrar gestión” y nacionalizar las propuestas de cada ministerio. El puntepié inicial lo va a dar Salud.

“Ojo, yo soy consciente que después de hablar conmigo, (Hugo) Moyano o (Luis) Barrionuevo o un intendente le atienden el teléfono a la gente de Massa; pero igual me mandan a las segundas líneas para los actos, eso es porque están viendo cómo avanza el juego; dos años en política son un mundo”, agregó el funcionario.

El proyecto Scioli Presidente cuenta también con un regalo que les cayó del cielo: el Papa Francisco, a quien el gobernador visitó religiosamente cada quince días durante los últimos dos años. El nexo entre Bergoglio y Scioli lo hizo Aldo Carreras, un íntimo amigo del ahora Papa, que fue en su momento asesor del equipo de Carlos Corach y actualmente reporta al Ministerio de Trabajo bonaerense a cargo de Oscar Cuartango.

Carreras llevó a Scioli, Cuartango y, en varias ocasiones, al jefe de Gabinete de ministros Alberto Pérez a ver a su amigo Jorge Bergoglio, con quien hablaban de política en general y de problemáticas sociales que particularmente le interesaban al cardenal.

Un testigo privilegiado cuenta la anécdota que pinta la relación de Francisco con Aldo Carreras: el día de la coronación papal, a las 6 de la mañana, sonó el teléfono en la habitación del hotel en Roma adonde estaba alojado Carreras a propósito del acontecimiento. “Aldo, soy yo, Jorge, dale despertate que no todos los días te llama el Papa”.

Cuando en el entorno de Scioli hablan de Francisco, subrayan: “A Scioli lo quiere de verdad porque lo visitaba con discreción; no para hacer prensa. Al revés de (Sergio) Massa o (Mauricio) Macri, que si no iban con fotógrafo no se tomaban ni un mate con él”.

El armado es, hacia adentro, más fuerte de lo que parece, pese a que Scioli se fotografíe casi a diario con quien -según las encuestas- será próximo perdedor de las elecciones legislativas.

Los dirigentes son cautos a la hora de criticar a Massa, quien es (a juzgar por las fotos) el principal oponente. ¿Imaginará Scioli un 2015 con Massa como candidato a gobernador?

Los massistas se ríen cuando les pregunto sobre la conjetura. “No hay ninguna chance de que Sergio vaya (a postularse) por la Provincia de Buenos Aires”, me asegura uno de los asesores de campaña del intendente. Habrá que esperar.

El gobernador Scioli parece esos gatos que siempre caen bien parados. Aunque si continuamos con la analogía religiosa podríamos recordar el versículo de la Biblia que recomienda ser “astutos como serpientes y mansos como palomas” (Mateo 10:16).

Esta semana, luego de la convalescencia e intervención quirúrgica de la presidenta Cristina Kirchner, la oposición tuvo que recalcular sus pasos:

  • El massismo cambiará con cuidado algunos guiones para no perder el caudal de votos obtenido. Esto es clave ya que un sector que en agosto votó al intendente de Tigre no es furiosamente opositor a Cristina, como sí son los adherentes a Francisco De Narváez o Margarita Stolbizer. Denostar a alguien convaleciente puede resultar de muy mal gusto. Por eso, Massa suspendió esta semana una serie de reportajes que tenía previsto dar y menguó sus apariciones públicas siempre con tono neutro y sin riesgo. Se trata de cuidar la pelota, diría un futbolero. Mantener el ritmo hasta que termine el partido ya que todas las encuestas lo ubican ganador, ¿para qué exponerse?
  • El PRO y UNEN también comienzan a redireccionar sus dardos. Así como antes buscaban aprovechar la estela que deja Jorge Lanata tras su programa de los domingos, ahora apuntan a Amado Boudou, un blanco fácil de denunciar y cuya imagen pública se encuentra en el subsuelo. Las denuncias de corrupción han golpeado mucho la imagen del Gobierno. De lo que se trata es de no perder este eje, sólo que ahora busca otro flanco.
  • Para el oficialismo, la ausencia de Cristina no necesariamente significa ganancia electoral. Este supuesto beneficio de tener a la Presidenta blindada de las críticas opositoras debido a su ausencia también es su debilidad. La mandataria carece de un reemplazo de su nivel. Cada vez que ella queda afuera de la escena, los discursos del kirchnerismo se empiezan a agrietar. Martín Insaurralde habló de la edad de imputabilidad cuando CFK estaba en el exterior. Apenas se supo de la necesidad de operarla comenzaron a quedar expuestas todas las fracturas del Gobierno: La Cámpora vs Boudou; Zannini como el gran operador y el vicepresidente como mera figura protocolar, son sólo dos ejemplos de un espacio político que se caracteriza por ser poco homogéneo.

El que parece avanzar mientras se queda quieto es el gato; o la serpiente o la paloma. Elijan ustedes: porque ganar también es que pierdan los otros. 

Vaciar la agenda

Días después de las PASO, el Frente Renovador, que se impuso por 6 puntos sobre el oficialismo en el principal distrito electoral de la Argentina, hizo su intento.

Apostó a armar una agenda hacia octubre con el eje sobre cuatro temas: definir quién es el responsable de la inseguridad y plantear soluciones; reclamar la modificación del piso del impuesto a las ganancias, ofrecer respuestas al problema de conseguir el primer empleo y rechazar la posibilidad de una reforma que habilite a Cristina Kirchner a ser reelecta en 2015.

Pero Sergio Massa, el ganador preferido de los peronistas lastimados y el candidato estrella de los medios, no logró puntear el debate.

Aún golpeado, el gobierno nacional mantiene su principal reflejo: escribir la agenda y definir de qué se discute y con quién.

En los 15 días que pasaron desde el 11 de septiembre en que se realizaron las PASO, CFK bajó la intensidad de varios de los debates planteados.

Seguridad

El secretario de Seguridad Sergio Berni blanqueó lo que a todas luces es evidente: “La inseguridad no está influenciada por los medios, es una cuestión palpable”, reconoció finalmente.

Al otro día el jefe de la Policía Federal, adhirió a esa idea: “la inseguridad existe”.

Parece chiste, pero es todo un cambio para un gobierno que venía negando el asunto durante años.

El oficialismo fue golpeado duramente en los distritos con mayores niveles de inseguridad, los más castigados por la pobreza, en los que paradójicamente siempre el justicialismo fue fuerte. La tercera sección electoral recibió un duro revés en las PASO y el gobierno mandó a los dirigentes más fuertes a responderle a Massa, quien presenta excelentes resultados en su lucha contra la inseguridad en Tigre.

Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora, promocionó su programa de policía comunal hasta el hartazgo; el jefe comunal de La Matanza, Fernando Espinoza, hace campaña mostrando la escuela de Policía que funciona en la universidad nacional de su distrito (UNLM).

El intendente de Morón, Lucas Ghi, es también uno de los principales defensores de las policías municipales y avanzó en su distrito con la instalación de 200 cámaras de seguridad y 200 alarmas en escuelas e instituciones comunitarias que son monitoreadas durante la 24 horas.

Frente a esto cabe una pregunta: si todo lo que dicen que fue hecho, realmente funciona, ¿por qué entonces el Conurbano sigue siendo tan inseguro?

Ganancias

CFK anunció la modificación del mínimo no imponible de ganancias, elevando a 15 mil pesos en piso de los asalariados afectados. El padre del reclamo es el líder de la CGT, Hugo Moyano, pero el propio intendente de Tigre, Sergio Massa, había intentado adoptar como propio el proyecto al presentarlo en Diputados a través de Felipe Solá.

Re reelección

El debate por la re reelección es ya cosa del pasado, no quedó ninguna Diana Conti que se anime a agitar el proyecto de Cristina eterna.

Empleo Joven

El massismo trabajó también en un proyecto de creación de empleo joven. Es en ese sector del electorado donde el kirchnerismo sigue llevando la delantera y frente a eso, Berni y los sciolistas acusaron a Massa de hacer copypaste del un programa del Ministerio de Trabajo bonaerense y otro de Nación.

En Provincia está el PREBA que subsidia la mitad del salario mínimo, vital y móvil de los nuevos puestos de trabajo priorizando el primer empleo. El gobierno nacional ofrece el Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo destinado a hombres y mujeres que busquen trabajo y no hayan completado sus estudios primarios y secundarios.

15 días tardó el kirchnerismo en vaciar la agenda de campaña. Eso no cambia la realidad pero debilita el envión que tuvo Massa con su buena elección en la provincia.

Tendrá que barajar y dar de nuevo de manera veloz: queda poco más de un mes para las legislativas de octubre.

¿Qué fue a hacer Cristina Kirchner a Seychelles?

El informe que presentó Jorge Lanata el domingo último en su programa Periodismo para Todos (PPT) generó la primera reacción directa de la Casa Rosada ante las múltiples denuncias de corrupción del periodista aunque, paradójicamente, no ofreció ningún dato veraz que permita responder a la duda sobre qué fue a hacer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) a las Islas Seychelles, que son uno de los 87 paraísos fiscales del mundo.

Es decir que el mayor éxito del programa no fue su capacidad de revelar una noticia que involucre a CFK , como pretendió Lanata, sino sólo sembrar una duda lo suficientemente potente como para propiciar la respuesta del gobierno al show periodístico con más audiencia de la televisión.

El programa, que es emblema del grupo Clarín, fue finalmente el autor del milagro: el cambio de actitud del gobierno es, quizás, la única autocrítica ensayada por el oficialismo tras los resultados hostiles que obtuvo en las primarias de la semana pasada.

Ese cambio muestra que el gobierno registra el golpe electoral pese a que oficialmente se negó el peso de la elección. Ahora decidió responder; pero el cómo es tan importante como el qué.

Y en el cómo encontramos condimentos de lo más bizarros. Si bien el gobierno informó que preparó con anticipación la respuesta a Lanata ya que conocía “por las promociones” el contenido del informe, las torpezas estuvieron a la orden.

Primero respondió CFK a través de su cuenta de Facebook. Allí habló de “show mediático” que causó “daño, difamando a diestra y a siniestra”. En el plano de la comunicación, el hecho de que la mandataria sea la primera en responder es otorgale el status de cuestión de Estado al asunto.

Luego, la Casa Rosada contestó a través de su cuenta de Twitter. Lo hizo desmintiendo dos datos que se presentaron en el informe: se difundió la lista de paraísos fiscales que reconoce la Argentina, entre los que se encuentra Seychelles, contrariamente a lo que señala el informe y se publicó el tiempo que la mandataria pasó en la isla, que no sería dos días sino sólo 13 horas debido a una parada técnica de la aeronave que transportó a CFK en ese viaje. Pero eso no fue todo: desde la misma cuenta se tildó de “gordo chanta” a Lanata. Rápidamete el gobierno denunció ante la justicia que la cuenta fue hackeada y la cerró. Todo bastante desprolijo y poco claro, sobre todo si la respuesta estaba planeada, tal como reveló el secretario general de la presidencia Oscar Parrilli, anoche en el programa de Rolando Graña.

Allí, el funcionario acusó a Lanata de “asesino mediático” y lloró al recordar a Néstor Kirchner, quien también fue salpicado por una acusación muy floja de papeles, como se dice en la jerga perdiodística.

La debilidad tanto de la denuncia como de la estrategia de la respuesta oficial pronostican algo: de acá a octubre el cruce Clarín – Gobierno va a ser de muchos gritos y poca profundidad.

Hay que dejar tendido un puente porque, tal y como demuestran los propios protagonistas de esta saga, uno nunca sabe de qué lado puede terminar cuando la elección acomode los nuevos protagonistas del poder político.

Como en un guión de ficción, el capítulo de esta semana… continuará.

Cosas de hombres

La pensadora contemporánea y ex primera dama, ex ministra de Desarrollo Social de la Nación, ex diputada y ex senadora Hilda “Chiche” Duhalde instaló ayer un debate que atrasa, por lo menos, 500 años. Y que replica su propia historia.

Ella, que es docente pero básicamente ejerció durante más de 30 años la política desde un lugar de poder, ahora se cuestiona si es posible que una mujer haga política. Parece un caso de Síndrome de Estocolmo a la inversa.

Lo explicó así: “éste es un tema que me vengo planteando en soledad, el tema de la mujer en la política. Me parece que tiene que entrar en el debate nacional si la mujer está preparada para ejercer la política per se, con sus características, con sus condiciones y convicciones,  o si simplemente va a acompañar el proyecto de alguien“.

Sigue: “La mujer no participa masivamente en política, aún es más cosa de hombre. Y muchas de las que llegan son figuras que se masculinizan en el discurso o llegan de la mano de alguien”.

Ustedes podrán pensar que es un tema menor, que ni siquiera da para enojarse, o que está en su derecho a plantear los debates que crea. No a lo primero y sí a lo segundo. Pero está lo tercero: Chiche sabe que cuando dice esto, no predica en el desierto.

Sabe que hay muchas Chiches que adhieren a este pensamiento que básicamente adjudica a una cuestión de género los traspiés políticos o las desinteligencias de Cristina Kirchner. Sabe que hay cierto clima de época la acompaña; ahora que el Papa Francisco aseguró que ninguna mujer va a llegar a un lugar de poder en la estructura eclesiástica y que se adjudicó a la mafia gay el avance de los derechos igualitarios en América Latina, Chiche sabe que tiene audiencia cuando cuestiona las capacidades de las mujeres para ejercer el poder. Sabe que su pensamiento es convocante.

Pregunta: ¿por qué Chiche o algún político varón no se replanteó la capacidad de ejercer el poder de los hombres per se cuando Fernando de la Rúa llamó al estado de sitio el 19 de diciembre de 2001. O cuando su marido Eduardo Duhalde dijo que el que depositó dólares iba a recibir dólares siendo que después hubo confiscación de depósitos. O cuando Carlos Menem aseguraba en el programa de Mariano Grondona que en su gobierno no había desocupación y desafiaba al conductor a que le traiga un desocupado si de verdad lo encuentra (recordemos que por entonces el índice de desempleo era holgadamente superior al 10 por ciento).

Entonces no nos parecieron desequilibrados, ni mentirosos, ni manipuladores, ni megalómanos. Porque eran hombres. Y los hombres sí pueden ejercer el poder per se con sus propias patologías.

El tema merece ser tomado con profundidad. Porque convoca y porque atrasa. El debate sobre si la mujer podía o no participar de la vida pública es de 500 años atrás, de la Revolución Francesa, miren si no es retrógado.

Para empezar, hay que recordar que la política, que está relacionada a lo  público desde la polis griega, fue asociada a la masculinidad, ya que “los autorizados” para hablar desde el origen mismo, eran los varones. Primer antecedente e la política.

El otro antecedente es el que configura a occidente a partir de la Revolución Francesa (1789) y que sirve como modelo para las democracias occidentales, en la que se reclaman tres cosas: son igualdad, libertad y fraternidad. Pero ¿para quiénes? Para los frates. ¿Y quiénes eran los frates? Los varones.

Olympia de Gouches fue una de las primeras revolucionarias que militó en la Revolución Francesa y que luchó para que las mujeres tengan el mismo derecho que los hombres a participar de la vida política. La decapitaron en la guillotina.

Ella reclamaba la igualdad con el hombre en el derecho a voto, en el acceso al trabajo, a hablar en público de temas políticos, a acceder a la vida política, a poseer y controlar propiedades, a formar parte del ejército; incluso a la igualdad fiscal así como el derecho a la educación y a la igualdad de poder en el ámbito familiar y eclesiástico.

Olympe de Gouges escribió: La mujer tiene el derecho de subir al cadalso; debe tener también el de subir a la Tribuna.

El caldaso era una especie de tarima de madera que se instalaba en las plazas públicas para las autoridades y la tribuna era adonde estaba el pueblo que alzaba su voz para dictar las sentencias que ejecutaban quienes detentaban el poder.

O sea que miren lo antigua, lo saldado que en el mundo el debate que quiere instalar Chiche.

Pero está dicho desde un país adonde de verdad, ninguna mujer llegó al poder sin una mano de su marido. No tenemos una Margarita Stolbizer o una Elisa Carrió poderosa, pero sí una Cristina Fernández de Kirchner, una Hilda González de Duhalde, una Beatriz Rojkés de Alperovich, una Karina Rabolini de Scioli y, hay que decirlo, por marketing o por convicciones en el PRO, sí que hay una vicejefa de gobierno como María Eugenia Vidal o una Gabriela Michetti que no viene con el anillo de casada de ningún político de peso.

La cuestión del lóbulo

Este ejemplo de mujer (la Presidente) ejerciendo el poder, que se maneja más por su lóbulo emocional que por el racional, no nos hace quedar muy bien a las mujeres“, consideró la esposa del ex presidente.

¿Existe en la medicina moderna el estudio de la segmentación del cerebro por zonas que establezca que los razonamientos exactos están en determinado lugar y las emociones en otro? No, es sencillamente otro tema que atrasa. Esa concepción del cerebro corresponde a la frenología (por eso, muchas instituciones psiquiátricas tenían el nombre de frenopáticos) que hablaba de las áreas y funciones del cerebro, una teoría delineada por Franz Joseph Gall (1758-1828).

En fin, Angela Merkel, Dilma Roussef, Michelle Bachellet, Cristina Fernández de Kirchner (con todos los errores que podamos observar inclusive los tweets compulsivos de los últimos días), le contestan a coro a la señora Chiche Duhalde que sí. Que la mujer puede y de hecho hace política en los países y las multinacionales más importantes del mundo.

Yo planteo que no sólo no debe ser la duda de la sociedad un tema de “debate nacional” (dixit) sino que el debate debe ser cómo frenar a la gente que atrasa con discusiones que se tienen hace siglos y que costaron tantas vidas. Aún hoy, hay millones de mujeres que no pueden decidir con quien casarse, o tener sexo. Que tampoco pueden disfrutar de eso, por las mutilaciones de clítoris.

La inclusión de la mujer en la sociedad fue y es una lucha sangrienta con el objetivo de lograr, únicamente, un trato igualitario al de los hombres.

Discutamos cómo lograr eso, que es básico. Si no nos gusta Cristina, votemos a otro o a otra, pero por favor, no planteemos barbaridades. Por respeto a la lucha y al sufrimiento de tantas que militaron por la igualdad.

 

Fueron consultados para esta columna la doctora en Filosofía y experta en género Florencia Cremona (UNLP) y el doctor Enrique Da Rosa Albistur, neurólogo, perito forense, psicoterapeuta cognitivo y sexólogo formado en la UBA, Maastricht, París y la Universidad de Oxford.

El lunes se estrena campaña

Los equipos de los principales candidatos ya estudiaron cómo encarar el trayecto hacia octubre. Es clave el resultado de mañana aunque cada uno ya garabateó por donde irán sus lineamientos principales.

En la Rosada esperan ansiosos lo que suceda en la Provincia de Buenos Aires, ¿desde donde saldrá el sucesor que apruebe Cristina Fernández?

No es lo mismo perder o ganar, aunque sea por un sólo punto, me dijeron en Jefatura de Gabinete. Y, según las últimas encuestas que manejan (Poliarquía e Ipsos-Mora y Araujo) mañana habría un empate técnico: un punto de diferencia en favor o en contra de Sergio Massa. En base a esa diferencia la campaña se inclinará a reforzar lo conseguido o a enumerar lo que falta resolver.

En el massismo manejan guarismos de Hugo Haime y Julio Aurelio que arrojan una ventaja de entre 4 y 5 puntos.

El Frente Progresista Cívico y Social, de Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín, y el partido Unión Celeste y Blanco de Francisco De Narváez se disputan el tercer lugar (con un 13 a un 15 por ciento). La gran diferencia que hay entre ellos es la cantidad de diputados con los que ya cuenta cada espacio en la Cámara de Diputados.

Los de la alianza progresista suman 66 diputados entre los 21 del FAP y 44 de la UCR. Los de De Narváez rondan los 7 y en un buen escenario podrían llegar a 13 bancas y si sucede lo que pronostican las encuestas, el massismo podría lograr 12 diputados.

“Somos la única fuerza que puede frenar realmente una reforma constitucional, lo demás es puro marketing”, sentenció Alberto Fhorig, del equipo de campaña del GEN. O sea que allí van a machacar en esa idea.

¿Cómo será el replanteo de la estrategia de campaña en los demás espacios?

Fuentes del sciolismo confiaron que, por un lado, se cumplirá la estrategia de campaña que se decida en la Rosada y por otro se despelgará un plan territorial, con especial dedicación al caso de Tigre.

El distrito que ha sido modelo de eficiencia y que logró disparar al popular Sergio Massa hacia la aspiración presidencial será bunker de sciolistas y camporistas para mostrar la otra realidad. El Tigre sin palmeras ni prosperidad.

La semana que pasó, Malena, la esposa de Sergio Massa, ocupó el centro de la escena con su encendida reacción contra el gobernador Scioli por el episodio del sospechoso robo a su casa, pero días antes se había trenzado desde su cuenta de Twitter en una fuerte discusión con Carlos Gianella, el funcionario más cercano al jefe de Gabinete de ministros provincial, Alberto Pérez.

“Das pena, ñoqui, das mucha pena.. Pensaste en laburar? La Provincia se cae a pedazos… Preocupate por la gente..”, disparó Malena.

Gianella le contestó con una catarata de preguntas sobre el robo que sacudió la campaña en la última semana.

¿Por qué se pelearía la mujer del candidato con más intención de votos con alguien que no conoce nadie?

Porque no es cualquier desonocido. Gianella está prácticamente instalado en Villa Cañote, en Tigre. Desde allí denuncia vía Twitter que es el sector más pobre del distrito y que fue “tapado” por un paredón de dos metros de alto para ocultarlo de la parte más paqueta del distrito, esa que parece Miami.

Pero no sólo se trata de denuncias. En ese lugar, la Provincia inició obras de mejoramiento de los servicios con fondos de Nación: en pocos días arrancan el plan de tendido de cañerías, mejoramiento del alumbrado público y puesta en valor del barrio que crece con rapidez. Y desde hace una semana están allí cuatro hospitales móviles del Ministerio de Salud de la provincia para dar asistencia a los habitantes del barrio.

La idea entonces es “armar” una nueva imagen de Tigre, para contrarrestar el supuesto instalado en la opinión pública de que Massa es exitoso en su distrito”.

“A Insaurralde cuando más lo conocen más lo votan. A Massa cuando más lo conocen menos lo votan”, twitteó el funcionario.

Por otro lado, Francisco de Narváez tirará los afiches del “Ella o vos” a la basura y arrancará una nueva campaña. Propositiva, la llaman en su equipo.

Los proyectos de inseguridad, creación del empleo joven y cuestiones de género serán la estrella de este tramo de campaña.

Massa tambien instruyó a su economista jefe, Ricardo Delgado, que arme un plan para solucionar el problema del acceso al primer empleo. Delgado y su equipo ya presentaron vía Felipe Solá el proyecto de reducción del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias y el de gravamen a la renta financiera. El tema de la juventud importa tanto a los candidatos porque es en esa franja adonde el kirchnerismo más ventaja logra.

Propositiva y con la intensidad que permitan los resultados del domingo, el lunes arranca otra campaña. 

La mochila con piedras que lleva Scioli

Primero la información me llegó por dos fuentes: una del sciolismo y otra del denarvaízmo. El gobernador de Buenos Aires habría apoyado fuertemente el primer tramo de la campaña de Francisco De Narváez, el principal opositor del oficialismo nacional en la Provincia de Buenos Aires.

Note el lector que en ese primer tramo del año el diputado Francisco de Narváez acusaba a Nación por la falta de envío de fondos a provincia y Pepe Scioli decía que los kirchneristas buscaban sacar del poder a su hermano gobernador. La semana pasada, el dato me lo contó un massista: a través de José Maria Olazagasti, mano derecha de Julio De Vido, Nación también se sumó a la cruzada “todos por el colorado” y estaría respaldando la campaña de De Narváez, cuya gráfica polariza con la presidenta Cristina Kirchner pero en su discurso intenta acorralar a Sergio Massa (la gráfica se hizo antes de que el intendente se anote de candidato y antes del acuerdo con Nación) y casi no meterse con Scioli.

Continuar leyendo

¡Es la Presidencia, estúpido!

La discusión política que se plantea antes de las PASO, con la meta de las legislativas de octubre, revela que la discusión real es por el 2015. Tanto la jugada del gobernador Daniel Scioli como la de Sergio Massa son un tramo del trayecto hacia las presidenciales.

Con su decisión, Scioli se garantizó la gobernabilidad, al menos hasta el 2014, el liderazgo partidario dentro del PJ (aún hoy lo preside) y ahora buscar forzar a Massa a definirse en la lógica kirchnerista. En su declaración de hoy, el gobernador lanzó el primer dardo: o se está con el modelo o no se está, dijo.

Los dos saben que desgastar a la presidenta no es lo que la opinión pública espera del sucesor. Un electorado estresado con la intensidad de tantas peleas estériles necesita un debate que genere expectativas de un próximo gobierno más conciliador que éste.

¿Qué pone en juego cada uno?

Scioli es gobernador, tiene que mantenerse en sus funciones hasta el 2015 y a futuro sólo puede dar un paso hacia la presidencia. Massa es intendente y puede elegir. Si el escenario político post 2013 le es adverso, puede intentar postularse a gobernador o refugiarse nuevamente en el Municipio de Tigre. El tiempo está de su lado, sólo tiene 41.

Y está convencido que no necesita polarizar con Cristina, sólo marcar el límite de la re reelección y generar propuestas.

Para eso mandó a sus candidatos y a los miembros de su equipo económico a plantear posiciones: son cautos a la hora de hacer diagnósticos sobre la economía pero advierten que es necesario prestarle atención al freno en la creación de empleo, a la inflación y la caída constante de las reservas del Banco Central y alertan sobre la desacertadas políticas de cepo cambiario.

El intendente de Almirante Brown y segundo en la lista que lidera Massa, Darío Giustozzi, planteó que se reponga el Fondo del Conurbano que había logrado el entonces gobernador Eduardo Duhalde en época del menemato.

Ese fondo, que por entonces rondaba los 500 millones de dólares, sería la clave para hacer de Buenos Aires una provincia manejable evitando la dependencia financiera que hoy tiene con Nación y que tantos retos le generó a Scioli.

Giustozzi se ocupará de plantear en el Congreso los temas que incumben a la provincia dado que su aspiración al 2015 es efectivamente lograr candidatearse por el principal distrito electoral del país.

Las críticas de los massistas seguirán moderadas hasta las PASO y se convertirán en opositoras llegando a las elecciones de octubre una vez que tenga el primer examen de las preferencias del electorado. Cuando las urnas revelen a quién verdaderamente le cree la gente, se diseñará el siguiente tramo de la campaña, que podría virar a una oposición más directa y dura de parte del Frente Renovador.

No son las bancas en Diputados las que se están jugando en esta elección, dado que es muy difícil que el kirchnerismo pierda su base, pero sí es fundamental pararse bien para la pelea de 2015.

Por su lado, el jefe de Gabinete de Ministros bonaerense, Alberto Pérez, reunió  el viernes pasado en La Plata a más de 600 dirigentes a quienes les pidió que defiendan la gestión porque sabe que ése es planteo más sólido para poder hablar de la presidencia a partir del 30 de octubre.

¿Creen en el sciolismo que Massa puede complicar los planes presidenciales del gobernador?

“Massa decía que se comía a los chicos crudos y cuando se conocieron las primeras encuestas arrancó con una diferencia del 10% en relación a Martin Insaurralde; eso es muy bajo en relación a lo que especulaban los medios”, concluyó un secretario cercano al gobernador bonaerense ante la consulta.

Según la misma fuente, Scioli saldrá fortalecido de su decisión y cuenta con el apoyo de un grupo importante de intendentes de la Provincia que le prometieron  fidelidad.

Por ahora, las miradas están centradas en ellos. En un año sabremos si los dos fueron adelantados o sólo quedaron en el camino de la frenética coyuntura política argentina.

La hora de las definiciones

Las definiciones políticas y las reacciones a la coyuntura no han sido el fuerte de los dos políticos con mayor imagen positiva de los últimos años, por fuera de la presidenta Cristina Fernández.

Tanto el gobernador Daniel Scioli como el intendente de Tigre, Sergio Massa, se mantuvieron al tope de las encuestas, en parte, sorteando una y otra vez los temas de coyuntura que podrían haberlos enfrentado al gobierno. Pero a partir de ayer, el único de los dos que podrá seguir inmutable ese camino es el gobernador Scioli.

Massa jugó y se pasó al lado de las definiciones. Ahora es tironeado por el oficialismo y la oposición, ya no para ser aliado, sino para que se ponga el traje de opositor o de kirchnerista.

“Ahora veremos qué le parece mal del modelo a Sergio Massa”, disparó el intendente de Lomas de Zamora y cabeza de lista de candidatos a diputados Martín Insaurralde.

“Massa será un aliado del kirchnerismo”, razonó Francisco De Narváez.

¿Podrá mantener el equilibrio que se propuso sin que eso desgaste su imagen? ¿Es la lista de candidatos que encabeza un grupo homogéneo que encontrará posturas de acuerdo interno frente a la coyuntura o es un frente que se disolverá apenas ponga un pie en el Congreso?

Por ejemplo, ¿cómo votaría Rodolfo Daer (CGT oficialista) una ley para pedir que suba el mínimo no imponible de ganancias?

¿Qué posición adoptaría Ignacio de Mendiguren (ex titular de la UIA) sobre el blanqueo de capitales?

¿Si el gobierno insiste con una reforma de la justicia como sugirió la presidenta Cristina Kirchner en el acto por el Día de la Bandera (va a suceder más temprano que tarde), qué postura tomará Massa y sus diputados?

El intendente ya aclaró que está en contra de la re releección pero con eso sólo no basta para delinear su posición política. El camino recién arranca y el tironeo es fuerte.

Scioli apuesta a los recursos de siempre, con los que no le ha ido nada mal (es el gobernante que mejor ha sostenido en últimos diez su imagen positiva alta, según Fabián Perechodnik de Poliarquía). La no confrontación, la esperanza, el optimismo, la constancia y la responsabilidad, parecen su cliché, pero son su conducta.

“Si tomaba otras decisiones, el costo lo pagaba la gente. Mi decisión es coherente con lo que hago hace diez años. Fíjense si alguno ha estado en el mismo lugar durante diez años”, afirmó esta mañana.

Ahora bien, el otro que abre interrogantes es Francisco de Narváez, que nadaba tan cómodo en la campaña del Ella o Vos, usando la polarización que tanto le critica a la presidenta pero que, en definitiva, lo beneficiaba directamente a la hora de plantearse como la opción de ponerle un límite al oficialismo. ¿Podrá sostener ese rol?

Porque se le bifurcó el enemigo, y si no son dos es difícil polarizar: si quiere ser el referente de la oposición en la provincia deberá lograr asociar la figura de Massa a la de Cristina y lograr que el dirigente que mejor se mueve en la política gestual se meta en el barro, debata y tome posiciones. ¿Lo conseguirá?

Y si logra eso deberá convencer al electorado que él -que se sabe que tiene un pacto no declarado con Daniel Scioli- será el límite a Cristina, para quien el gobernador hará campaña.

Ya extraña De Narváez aquel 2009 en el que Néstor Kirchner lo había elegido como enemigo. ¿Se acuerdan? 678 emitía día a día un informe sobre él: ya sea cuando se lo pretendía asociar a la causa de la efedrina (asunto que fue desetimado por la Justicia) como con sus declaraciones a Jorge Fontevecchia sobre su “reestructuración patrimonial” (una manera elegante de explicar cómo lograba pagar menos impuestos en relación a su fortuna).

En esa elección logró popularidad con el amplio espectro que le sumó en su momento el Gran Cuñado de Marcelo Tinelli (que en estas elecciones tampoco juega) y fue el enemigo del oficialismo.

Así llegó a ganar el distrito más codiciado del país, hace tan sólo cuatro años.

En esta elección, fue el primero en entender la ventaja de la criticada polarización. Primereó con la campaña Ella o Vos tanto que lo frenó la Justicia cuando dictaminó que estaba violando los términos de la campaña previstos por la ley, que se inician el 22 de julio para las PASO y el 2 de octubre para las legislativas.

Ahora hay que barajar y dar de nuevo. En esta primer mitad de semana, De Narváez tiene previsto reunirse con sus asesores de campaña para replantear el escenario. Porque de cara a las PASO y ante la ausencia de una figura fuerte en la oposición, los que quieran poner un límite a Cristina apoyarán sólo al que se acerque al caudal de votos del Frente para la Victoria.

Y en ese reordenamiento que se está dando dentro del movedizo peronismo de la provincia está la clave.

La política del día después

Ayer, cuando todavía no había amanecido, ya nos sentíamos cansados.

Con una frecuencia insalubre, este país nos sacude con las consecuencias de lo que se hace mal. La tragedia de Once (22 de febrero de 2012) selló lo que era una evidencia que hasta un noticiero podía reflejar: el millonario sistema de subsidios destinado a trenes (sólo en 2012 $ 4.708 millones, según el Ministerio de Interior y Transporte) no llegaba adonde debía.

Y ese desvío es una pistola cargada que dispara contra los laburantes y que gatillan los corruptos.

¿Qué pasó en Castelar?

El ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, aseguró con las pruebas de monitoreo del GPS que los frenos de los trenes (que al chocar causaron 3 muertos y más de 300 heridos) funcionaban; que el maquinista no tenía nada de alcohol en sangre, según consta en las pruebas que se impusieron luego del fatal #22F; que de los 14 vagones de la formación, estaban reparados 11 y que las vías habían sido reemplazadas por completo. Que se ignoraron tres líneas de señalización antes de que los coches colisionen.

Aprovechó para informar que están en proceso de compra más de 200 trenes  de origen chino pero que la pesada herencia no se revierte de un día para otro.

Lucas, un pasajero del tren de Castelar que vivió el impacto desde el último vagón y zafó de las heridas, me dijo que “los vagones están pintados y nuevos pero cuando chocó el tren no abrían las puertas de seguridad”.

En la misma línea, Paolo, el papá de Lucas Menghini Rey, es contundente: “Los cambios de los trenes son evidentes para los que los ven pasar el tren desde el andén, pero el que está adentro viajando sabe que siguen siendo inseguros”.

Randazzo responde: “Mejoramos la señalización, reemplazamos vías y refaccionamos a nuevo los vagones pero la desidia es de los últimos 50 años, nos tienen que tener paciencia”.

La presidenta Cristina Kirchner dijo que acompañaba a las víctimas y que sentía “bronca” porque el gobierno “está poniendo todo para sacar adelante” el sistema ferroviario que, paradójicamente, dejaron caer miembros de su propio gabinete como el ministro de Planificación, Julio De Vido, que tuvo un rol protagónico en el período en el que nada se hizo para que los trenes se mantengan a la altura de los subsidios que recibían.

La política es la anticipación de las tragedias y la gestión de los recursos para evitar, por ejemplo, que la gente muera en el tren que toma camino a su trabajo, o no es nada. La política del día después es una fucking mentira.

Muchos dirán: si el político no va a lugar de los hechos los periodistas se quejan; si va dice que hace demagogia.

Pero ¿saben qué? Con ir y sacarse una foto, con aguantar un par de puteadas, no se cumple la función pública.

Con la voracidad informativa que tenemos por la multiplicidad de medios y por rapidez en la viralización de datos que afectan a la opinión pública, los políticos supieron aprender el lenguaje de señasLo políticamente correcto que se debe hacer para no provocar más ira popular.

Lo demostraron en las inundaciones de La Plata (no faltó uno solo para sacarse la foto en el lugar de los hechos) y en la tragedia de Castelar, adonde también dijeron presente.

Pero si, como pasó en las inundaciones, los afectados tienen que endeudarse para salir adelante y no reciben subsidios (la excepción sólo se dio en Ciudad de Buenos Aires); si los heridos por la tragedia de Once pululan por centros de salud pública tratando de retomar sus vidas sin ningún tipo de ayuda estatal, los gestos resultan una burla para los verdaderos afectados y un placebo para nosotros, los comunicadores.

Un gesto para la tribuna, como se dice en el barrio.

El secretario de Seguridad Sergio Berni, el gobernador Daniel Scioli y el ministro Randazzo estuvieron en el lugar que sucedió todo. No es un detalle decir que los tres están en campaña.

Pero estar en el lugar donde están los medios es muy poco frente a la responsabilidad de la gestión.

Randazzo muestra una hiperactiva gestión, aunque es su obligación llevarla a cabo. No hace ni más ni menos que lo que corresponde.

El pasado igual sigue ordenando los hechos. Lo que se hace desde 2012 siempre pierde la carrera frente a lo que no se hizo antes. De Vido, Hugo Jaime y los hermanos Mario y Claudio Cirigliano (sólo uno de ellos será juzgado por su responsabilidad en la tragedia de Once) viven como reyes con las fortunas que han logrado. De Vido mantiene su cuota de poder en el gobierno.

De los dos Cirigliano, sólo Claudio será juzgado en los tribunales y sus empresas están tan enquistadas en la estructura de servicios de transporte que subsidia el Estado que ni después de la Tragedia de Once pudieron o quisieron deshacerse de ellas, tal como reconoció Randazzo en conferencia de prensa al aludir al taller FEMSA, adonde se reparan los vagones, propiedad del grupo.

La política espasmódica del día después, la reacción twitera y las operaciones de prensa no bastan.

Cuando los ciudadanos exijamos eso con nuestro voto y cuando los dirigentes recojan el guante, quizás, algo empiece a cambiar.