La novia ausente del doctor Alberto

F. es modelo. 25 años. Vigorosa, altiva y bella.

escribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial

En principio, F., la “novia ausente” del extinto fiscal Alberto Nisman, no es la misteriosa mujer calcinada que apareció frente al edificio Le Parc.
Es una bella muchacha de 25 años, que el 27 de diciembre de 2014 compartió la cena íntimamente especial con “el doctor Alberto”. 51.
Ella es Serpiente de Tierra y él era un Gato de Agua.
La ceremonia era para despedirlo. El doctor Alberto, como lo llamaba, partía hacia Europa, en un periplo familiar. Sin siquiera imaginar que ya estaba condenado.
La señora Gladys, la mucama, cuenta incluso que, después de aquella noche de romanticismo previsible, lavó una remera de la “novia ausente”.

Sin tacos, F. mide 1,70 m. Calza zapatos 37. El pelo es castaño y los ojos son radiantes, marrones.
Tiene dientes perfectos que le facilitan la seducción de la sonrisa. Alguna abuela diría: “dientes de mentirosa”. Otra, de mujer afortunada.
F. es una de las tantas modelos que L. promueve. Es L. un experto distribuidor de belleza selectiva. A su vez, L. es buen amigo del abogado impetuoso que explota cierto inquietante boliche de Palermo. Por Honduras.
En la Sala VIP, el fiscal solía apurar, según nuestras fuentes, alguna Diet 7up. Coincidía con las damas fosforescentes del plantel de L., que legitiman el catálogo de su página web.
Por prejuicio profesional, por el afán costumbrista de escaparle a la botonería, en esta crónica no se brindan datos ni nombres reales. Queda para cualquier otro especialista en la materia. Si presentan a F. en sus entretenimientos televisivos, la muchacha podrá conquistar la suficiente repercusión. Con suerte, hasta para danzar en el baile canónico del señor Tinelli.
Pero ocurre que F. tiene un novio principal. T. También T. es modelo.
Significa confirmar que el doctor Alberto formaba parte de la clandestina relación triangular. De ningún modo se aspira, aquí, a profundizarla. Ni siquiera se intenta sugerir la posible existencia del amor racionalmente pactado. Entre regalitos gentiles y las atenciones cordiales de un caballero.
Esta crónica indeseable sirve para acabar con las especulaciones que aluden a “la novia ausente”. Como si fuera, para los fantasiosos, la “entregadora”. La profesional inescrupulosa que les “abrió la puerta a los comandos asesinos”. O peor, como si fuera la muerta de carbón. Horror que muestra que Puerto Madero nada tiene para envidiarle a la villa más cruel.
Es útil también la crónica para aclarar que Nisman distaba de ser un adicto a las relaciones íntimas con otro varoncito. Como La Doctora lo insinuó, en tres ocasiones, casi como si fuera un pecado. Cuando se presentó para la cadena nacional “toda vestida de blanco, almidonada y compuesta” (cliquear).

El terceto de la algarabía

Al contrario, el doctor Alberto pudo participar, según nuestras fuentes, junto a F. -y con la festiva incorporación de C., otra modelito de L.- de un jocundo terceto de saludable algarabía.
La novia ausente del doctor AlbertoSe registró a principios de noviembre, en Cancún, un paraíso violentamente luminoso de México.
Pudieron conocerse, aparte, en las redes sociales, determinadas postales del ámbito personal. Relativos al viajes.
Entre los tres, se prodigaban selfies relajadas. La divulgación transcurrió como consecuencia de la perforación del correo electrónico del fiscal. Instrumentación de algún servicio que utiliza muy mal la producción de inteligencia.
Los “servilletas” lo tenían técnicamente penetrado al doctor Alberto.
Como confirma la Garganta:
“El Ruso fue condenado el día en que decidió volverse de Europa”.
Cruzar de vuelta el océano fue, en definitiva, su perdición.

La filmación

“Así que este h de p viene a denunciarnos”, se dijo desde la altura mareada del poder. “Con la guita que le dimos. Si tuvo trato de ministro sin cartera”.
“Con la que se lleva desde hace diez años, y ahora viene contra nosotros”.
Al doctor Alberto lo esperaban en Ezeiza. Y no se trataba precisamente de “la novia ausente” de Cadícamo.
Lo persiguieron con las camaritas de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, PSA. Las que cuentan con un software demasiado inteligente. Permiten, por ejemplo, seguir el recorrido entero de cualquier desgraciado, a través de teléfonos celulares mucho más inteligentes que los propios servilletas. Sofisticada tecnología que no existía en la época de James Bond, ni en la de Cadícamo.
Consta que no se perdieron el mínimo detalle del regreso del fiscal, que llegaba para denunciar y morir. De jean, camisa azul, flaco y estilizado, arrastraba el equipaje de mano con rueditas. Se lo ve con claridad en la ineludible primicia de C5N.
Nada extraño surge de la auditoría que ordenó Montenegro. Es el titular de la PSA. Un progresista de excelentes intenciones, al que suelen pasarlo al cuarto, con asiduidad.
Hoy Montenegro debe responder las requisitorias muy bien orientadas de la fiscal Cisnero, de Lomas de Zamora, con competencia en la zona del aeropuerto.
Cisnero quiere saber por qué lo filmaron, con voluptuosos detalles, al doctor Alberto. El fiscal que llegaba para denunciar y morir.
La jurista debería rastrear entre los intestinos conflictivos de la PSA.
Trasciende que no menos de tres cuadros activos responden, según nuestras fuentes, a otra terminal. Donde sobran los celulares inteligentes. Por inversiones de riesgo mínimo.

Tensiones espirituales

Para aliviar las tensiones espirituales de la fiscal Fein, puede asegurarse desde aquí que, en la madrugada del fatídico 18 de enero, cuando lo mandaban “para arriba” al doctor Alberto, la novia ausente se encontraba con su novio. En una ciudad balnearia de enfrente. Oriental. Podía notársela vigorosa, altiva y feliz. Abrazada a T. Ambos a los besos, con el pelo al viento y la fuerza del sol en los rostros.

Al enterarse de la muerte del doctor Alberto, el amigo con derecho a toque, la bella F., por las dudas, cerró su página de facebook. Por prevención.
Pero la tensión espiritual aumentaba. Y al saberse aludida ya como “la novia”, comenzó a preocuparse más. Sobre todo cuando, en la primera plana de La Nación, se trataba el asunto de la novia.
Entonces F. clausuró también su cuenta de twitter. Y por si no bastara acabó también con su cuenta de instagram.
La novia ausente -pobre- está casi aterrada. Con ostensibles deseos de refugiarse, según nuestras fuentes, en otra localidad turística, también marítima. Donde reside, aún, su familia.

Garrochazos de Reutemann y Posse

“DANIEL, MAURICIO Y SERGIO” REMAKE: Impacto de Macri que afecta a Scioli y a Massa

sobre informe de Consultora Oximoron,
Redacción final Carolina Mantegari

Mientras La Doctora prepara sus últimos 45 días de centralidad, Mauricio, El Niño Cincuentón, se corta solo.
Macri comienza a distanciarse levemente de Daniel Scioli, Líder de la Línea Aire y Sol. Y de Sergio Massa, Titular de la Franja de Massa.
La tropa macricaputista suele entusiasmarse con las encuestas que encarga afuera. Menos generosas que las que se hornean adentro.
Celebran el impacto favorable de haber anexado a Carlos Reutemann, Planta Permanente. Un símbolo.
“Rinden más los productos que proceden del deporte que los que proceden del espectáculo o los negocios”, confirma la Garganta.
Fue un golpe de efecto que afectó a Sergio, que parecía tenerlo. Queda en esta historia como el marido burlado.
Para Oximoron, el Efecto Reutemann afecta, sobre todo, a Daniel.
El mensaje es contundente: Mauricio abre la tranquera para facilitar el paso de los peronistas selectivos. Escogidos. Y despeja el garrochómetro.
Habilita, de pronto, otra pista para recibir garrocheros.

Por si no bastara, los macricaputistas celebran también el estético salto en garrocha de Gustavo Posse, El Hijo del Cholo.
Es el mini-gobernador de San Isidro. Abandona con reflexiones dolientes la Franja de Massa. Era previsiblemente hostigado por el cuñado, y por la venerable suegra del titular.
“Si saltaron Reutemann y Posse, pronto podrá confirmarse el salto en garrocha de Cariglino”, confirma otra Garganta.
Sobrecargado de ambiciosos postulantes para la gobernación, difícilmente Sergio pueda contenerlo.

Sergio, el acosado

En la dilatada miniserie “Mauricio, Sergio y Daniel” (cliquear), hoy Sergio es quien aparece como el más acosado.
Es el enemigo declarado de La Doctora. Pero también es el adversario que Daniel y Mauricio prefieren pasar al cuarto. Para confrontar entre ellos y dejarlo afuera.
Como si los protagonistas de la miniserie debieran ser dos, y no tres. Sólo Daniel y Mauricio, y descartar a Sergio. Por Clarín, que no termina de asimilarlo. Por el Papa, que se obstina en no perdonarlo. Y sobre todo por el volumen oportunista de la realidad.
Las garrochas, que surcaban el cielo en dirección del Tigre, cambian repentinamente el rumbo. Se dirigen hacia el Artificio Autónomo.
Aparte de Posse y de Cariglino, de La Compañía de Jesús, algún otro mini-gobernador de la Franja mantiene, según nuestras fuentes, franelas preparatorias. Con Emilio Monzó, El Diseñador. Escalón previo para ser recibido por El Niño Cincuentón.
Las encuestas lo bajan a Sergio del primer puesto al tercero. Y los garrocheros lo perciben. Tal vez le resulte, en adelante, más placentero correr desde atrás. Sin la tensa responsabilidad de ser el favorito. Faltan tramos sustanciales. Hay que cuidar el aire porque es una carrera de resistencia, lleva dos años.

Las señales seductoras de Mauricio hacia el peronismo confortan a los peronistas originarios insertados en el PRO. Algunos elaboraban cuestiones existenciales de identidad, al percibir que debían inclinarse, en exceso, ante los radicales.
Precisamente, por la garrocha de Reutemann, los radicales tienden a preocuparse. Mauricio ya puede recurrir a Planta Permanente para componer la fórmula. Y dejarlos en la banquina. Antes, incluso, de la programada reunión del 14 de marzo. Una salida que les sirvió para respirar, ganar un poco de tiempo y subirse el precio.
El fenómeno de los radicales despedazados también es llamativo y merece un informe propio.
La carencia de un liderazgo nacional paradójicamente los fortalece. Mientras se tupacamarizan, los radicales crecen. En vísperas de quedarse con porciones de poder que ni imaginaban. Gobernaciones, alcaldías, legislaturas en general. Beneficios absolutos que depara la ventaja de la fragilidad.

El Carismático y La Princesa

La conquista de la nación parece ser factible para el macricaputismo.
Pero los optimistas se ensombrecen por las aguas que caen turbias en el patio de la casa. En el plano doméstico.
Dificultades de la tortuosa sucesión en el Artificio Autónomo de la capital. Donde Mauricio supo comprometerse en demasía, al preferir a Horacio Rodríguez Larreta, El Carismático de Flores Sur. En la disputa con Gabriela Michetti, La Princesa de Laprida.
El Niño Cincuentón quiso conformar a La Princesa con el caramelo de madera de la vicepresidencia. Pero es la segunda vez que se le retoba.
La primera fue cuando no aceptó desplazarse hacia los caminos políticos de Buenos Aires, la provincia inviable. Aún se lamentan los melancólicos revisionistas de la historia contrafáctica. Lectores fascinados por la prosa de Iván Petrella y las reflexiones poéticas de Alejandro Rozitchner. Aseguran que, si La Gaby se lanzaba en la provincia en 2013, Sergio no se lanzaba. Y la peligrosa Franja de Massa podía haberse evitado.
La puja interna entre El Carismático y La Princesa pasa a convertirse en el dilema sustancial de Mauricio. Coloca en pose de combate a Marquitos Peña, El Pibe de Oro, y ubica en la primera fila de la platea a María Eugenia Vidal, La Chica de Girondo.
Si Michetti le gana a Rodríguez Larreta, será interpretado, invariablemente, como una derrota personal de Mauricio.
La confrontación del 27 de abril marca, aparte, el límite mediático. El inicio del festival permanente de las campañas electorales que se multiplican. Dinámica que eclipsa, en definitiva, la centralidad dominante de La Doctora. A quien le queda poco más de un mes para imponer los caprichitos y las imposturas por cadena nacional. Un mes largo que La Doctora va a aprovechar abusivamente. Arranca el domingo, con el show parlamentario del 1° de marzo.

Final con Scioli

A esta altura, pese a la concatenación de maltratos, para Oximoron, Scioli es más útil para La Doctora que La Doctora para Scioli.
Pero ella no cesa de esmerilarlo. Es más una cuestión cultural que política. Le estampa en el rostro la súbita preferencia por Randazzo, El Loco. O por Domínguez, El Lindo Julián.
Cualquiera pero no Scioli, que persiste impávido, sin reaccionar ante las andanadas y los esmerilamientos (leer “El Enemigo, El Sucesor y El Esmerilado, cliquear).
La táctica del Líder de la Línea Aire y Sol ya cansa hasta a quienes aún lo valoran. Consiste en el quedantismo de aguantar y callar, mostrarse siempre en acción, y diferenciarse, apenas, con algún gesto.
En el fondo Scioli está condenado por no haberse comprado del todo ninguna de las peleas fundamentales. Ni con Clarín ni con la Justicia. Menos con Techint o la Sociedad Rural. Es consenso y no confrontación.
Para La Doctora, un Scioli candidato representa lo peor. El fracaso del cristinismo alucinante y radicalizado.

La invención del Partido Judicial

Por robar con apasionamiento y cargarse a un fiscal.

escribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial

Con astucia La Doctora plantea la invención del Partido Judicial.
Tergiversa la gravedad de la causa para condenar el efecto. Y le sirve para minimizar a la oposición real. Desplazarla del escenario.
Repite, con la creación del flamante PJ, el mecanismo suicida de confrontación con el Grupo Clarín. Opositores abstenerse.
Tanto Massa como Macri, Cobos, Sanz, Carrió o Binner, debieran preocuparse por un ejercicio del ninguneo tan original.
Es la mejor manera de degradarlos. Convertirlos en complementos, figurines o extras.

Etapa lazarista

El inventado PJ es, en todo caso, el efecto. La consecuencia.
La causa remite a aceptar que, durante la década kirchner-cristinista, se robó con encomiable apasionamiento y tenacidad.
Puede percibirse durante el esplendor de la presente etapa lazarista del cristinismo. Con los regalitos envenenados del extinto.
La Doctora padece el rigor adverso de la etapa lazarista. Con la conjunción de escatologías recaudatorias que se llevan puesto su gobierno. Por corrupto. Y no por “revolucionario”.
La pobre aún no encuentra la manera de enfrentar esta etapa. No se atreve, acaso “por los chicos”, a matar al muerto. Ni siquiera para salir del paso. Sin embargo, mientras “lo homenajea con palabras, lo descalifica con los hechos”. El caso emblemático lo representa el atentado a la Amia, con el respectivo cambio geopolítico. Donde lo hace quedar, al extinto, como un estadista satelital. Un equivocado que asimilaba, a los gritos, el alimento enlatado que le preparaba la CIA y el Mossad.
Para colmo, para consolidar la gravedad de la causa, a la sistematización del robo apasionado se le debe agregar la sospecha consensuada del asesinato. Por haberse cargado al fiscal Nisman. Al que no paran de descalificar, como si no se dieran cuenta que el asesinado ya mantiene la pureza de Ceferino Namuncurá. “Nada mejor que la muerte para mejorar una vida”, escribió Borges.
Pero les cuesta históricamente hacerse cargo del muerto que se cargaron.
Sin reparos, en los diarios principales ya se alude al “comando venezolano-iraní”, con “cierta logística doméstica”. En realidad, lo que preocupa es la “logística doméstica”, más que la fantasía literaria del sicario. Sea persa el sicario, de nuestro suburbio o bolivariano.
Esta logística que consagra el miedo letal de los empresarios, de los profesionales, o de cualquier señora sensible y normal que haya marchado con uno de los tantos “paraguas del hartazgo”. La creencia tétrica de que en la Argentina se atravesó la frontera del delirio. Y arriba -otra vez- la “instancia de las boletas”.

“Temporada en el infierno”. Rimbaud

Con la causa tergiversada, La Doctora prefiere maldecir el efecto. El Partido Judicial. Son los expedientes gravitantes que se amontonan como consecuencia del ejercicio delictivo, que se silenció durante los primeros años del flagelo devastador. Entre 2003 y 2008, mientras se imponía el modelo de inclusión, que incluía la rutina de valijas que signa la actual etapa lazarista. Hasta que El Furia, irresponsablemente, se peleó con quien más colaboró para que los delitos recaudatorios pasaran inadvertidos durante el primer lustro.
En adelante la sonoridad por los escándalos fue superior. Desde Antonini Wilson hasta aquí. Con éxtasis temáticos, como los deparados por Boudou, El Descuidista. En la materia, el cristinismo pasa su “temporada en el infierno”. Como el poeta Rimbaud.

Hoy La Doctora combate el efecto sin reconocer la causa que tergiversa.
En su imaginario, el Partido Judicial se alía conspirativamente con la “prensa concentrada”. O sea Clarín, y en menor medida La Nación. Y exhibe a la sociedad el rostro de los dos verdaderos enemigos. A los que combate, desde el atril, “almidonada y compuesta”, y desde el facebook. Clarín y La Justicia, en ese orden. “Corporaciones” que cometen el estrago de arrinconarla.

La Doctora plantea la ofensiva, contra el Partido Judicial, consciente que la réplica estará en los expedientes. Entre citaciones e indagatorias. En procesamientos que instalan a la institucionalidad en el plano de la vergüenza.
Para presentarse como víctima del golpe blando. Un golpe no militar, diferenciado de los melancólicos golpes anteriores que no pueden provocarse más. Constituye, después de todo, un avance.

Rutina de recuperaciones

“La Marcha del Silencio se agota en la impresionante realización”.
Sin continuidad, sin canalización política, sólo resta aguardar la reacción del cristinismo.
Entonces La Doctora huye hacia adelante. Se dispone a pasar por arriba las dificultades. Apuesta, otra vez, por la rutina de la recuperación.
Para aproximarse a otra tesis permanente del Portal. Indica que el cristinismo debe entenderse a través de sus recuperaciones. De sus caídas. Las que fueron tan memorables como sus levantadas.
Aunque el cristinismo, en el ocaso, se encuentre severamente averiado. Internamente aislado, encerrado en la patología de los incondicionales. Y con el tiempo reducido.
Se obstina La Doctora en concentrar la iniciativa y sin dejarle nada de aire artificial al que está mejor posicionado para intentar sucederla. Scioli, Líder de la Línea Aire y Sol. No alcanza a despegar porque La Doctora decide convertirse en el peor obstáculo. Lo maltrata y desacredita. Su obstinación y sus gestos tampoco lo favorecen a Florencio Randazzo, El Loco.
Por lo tanto cuesta evitar que prospere la evaluación que implica también otro malentendido. Indica que La Doctora, en el fondo, es funcional a Mauricio Macri. Peor aún, lo prefiere como sucesor. Es su indirecta jefa de campaña.

Debacle del PJ real

El PJ, la invención del Partido Judicial, contiene la carga emotiva que le falta al ya inofensivo PJ, el Partido Justicialista Vegetal, que La Doctora arrastra atado al pie de la humillación. Con sus dirigentes envueltos y desprestigiados que ni tienen fuerzas para reaccionar. Ni siquiera pueden reconocer que es tarde para ensayar alguna toma de distancia digna. Se encuentran entrampados, ensimismados en la estrategia frontal del fracaso. Al extremo de solidarizarse con el próximo intento de recuperación. Aunque se encuentran peleados con muchas más corporaciones de las necesarias. Tampoco se atreven a puntualizar que el peronismo, en su versión peor, nunca fue algo parecido al presente descalabro.
“El peronismo es un instrumento para tender puentes económicos y sociales”, confirma la Garganta. “De ningún modo para dinamitarlos”. Por carencia de arrojo e ineptitud.
Apenas José De la Sota, y en menor medida Adolfo Rodríguez Saa, o Romero, Verna o Puerta, y algunos más, se libran de la responsabilidad compartida. Por la debacle del peronismo que se arrastra, aferrado a La Doctora, hacia su sepultura. Y acaso sea, en definitiva, para bien.

Los paraguas del hartazgo

Vaya un reconocimiento hacia los fiscales. Cumplieron con el tributo ético a Alberto Nisman, el colega muerto. Y soportaron los agravios desesperados como las tergiversaciones más insólitas. Con una entereza para rescatar.
Vaya también un reconocimiento para Julio Piumato. Por la eficiente capacidad de organización de los empleados judiciales. Facilitó el despliegue de la sociedad conmovida.

Los fiscales llegaron “hasta aquí”. El éxito de la convocatoria les marca, asimismo, la línea de llegada. Para volver empapados hacia sus despachos con la satisfacción del deber cumplido. Con la certeza de haber brindado un ejemplo. Permitieron la emoción saludable de la sociedad blanca y sensible que paga por sus impuestos y espera, surcada por el hartazgo. Un agotamiento que no encuentra, aún, la respectiva canalización política. Un ítem que, en todo caso, excede a los fiscales.

La Marcha del Silencio se agota en la impresionante realización. Con una intensidad que, por una razón física –como sostenía Edgar Poe, es necesariamente breve.

En adelante, es el turno de los políticos. Los que se lucieron, paradójicamente, con el recogimiento aconsejable del perfil bajo. Con el mérito de pasar inadvertidos entre la gente que homenajeaba a Nisman, mientras reclamaba contra la impunidad.

Desde Massa a Macri. O desde Cobos o Binner a la señora Carrió. Son los exclusivos responsables de trasladar, hacia la esfera electoral, el hastío de la sociedad que oposita, y que clama por encontrar al opositor que la represente.
Son conscientes que deben recibir, como herencia, los riesgos de una sociedad hastiada. Pero con sus simultáneos beneficios. Se trata de una sociedad necesitada de creer en alguien. En algo. Para ser, de una vez por todas, gobernada. Pero no conducida. No es ningún rebaño.

Es una sociedad de decepción rápida se encuentra siempre capacitada para tolerar otra frustración.

La Doctora pierde la iniciativa

Después de la catarsis, todo va a seguir ilusoriamente igual. Con el país estructuralmente dividido e irreconciliable. Con el cristinismo que resiste los embates de la realidad, apostado entre los medios de comunicación. Y con la estoica mayoría que se radicaliza en el Legislativo. Que ayuda para proporcionarle fachada legal a cualquier verdura. Como a la nueva ley de inteligencia.
Son los diputados los que ayudan a La Doctora a recuperar la iniciativa. Es el sentido de impactar, mientras aún no se cerraron los paraguas, con la convocatoria al Fiscal Pollicita. Para que presente los osados fundamentos de la imputación a La Doctora. Ante los diputados del Frente para la Victoria. Lo aguardan a Pollicita, en apariencia, sin los “tapones de punta”. Ocurre que La Doctora perdió el control de la calle. Pero perdió también la iniciativa, como la credibilidad. Entre las vacilaciones que se instalan en los altibajos de su agenda. Desde la muerte de Nisman circula detrás de los acontecimientos. Se va con la misma incertidumbre con que vuelve. Sea a El Calafate -Ciudad Kohinoor-, o a Chapadmalal.
La insoportable perentoriedad de la Marcha del Silencio la desequilibró hasta caer el exceso de reinaugurar lo doblemente inaugurado. La planta de Atucha sirve para tratar el cambio geopolítico que impulsa, en el ocaso del ciclo paranoico.
La Doctora se atreve a homenajear con sus palabras a aquel que descalifica con sus acciones. El marido extinto, El Furia.

De blanco, “almidonada y compuesta”, muestra el libro publicitario. Con una página dedicada al general Perón (a quien recurre en los momentos de retroceso) y luego con otra página. De Kirchner. Él. Lo llena de adjetivos mientras, sin piedad, lo masacra con acciones.

Para entender el fenómeno de la descalificación sirve como marco el crimen de Nisman.

Una de dos, La Doctora nos miente ahora, o El Furia nos mentía hace ocho años. Cuando Kirchner utilizaba sus minutos sustanciales en el plenario de las Naciones Unidas, para degradar a Irán. A los efectos de seducir a los Estados Unidos que necesitaban aquel discurso. El pobre suponía que, con semejante petulancia, podía aferrarse al Occidente que razonablemente le desconfiaba.

O aquel Kirchner era un nabo que nos convertía en meros instrumentos satelitales de Estados Unidos e Israel -inspirado en las fundamentaciones que le acercaba la dupla Nisman-Stiusso-, o La Doctora es una irresponsable que, en el final del mandato, en la etapa lazarista, decide atarse al carromato persa de la utopía antioccidental. A través de un entendimiento bastante insuficiente con Rusia o con China (potencias que tienen un discurso más racional y claro) y con la obstinada alianza con Venezuela. Una patología que la ata, estratégicamente, a Irán. Enfrascada en una tesitura que de ningún modo se simula con las palabras enaltecedoras hacia su marido muerto. Uno de los dos está históricamente equivocado. Y deja al país en off side. Fuera de juego.

Juntos, El Furia y La Doctora plantaron a la Argentina en el desconcierto. En una contradicción que pasa, en el fondo, con soda y sin inconvenientes. Porque, salvo Carrió, en el plano local ninguno de los presidenciables parece brindarle la menor magnitud a la circunstancia internacional. Pese a disponer de preparados asesores en la materia.

La Banca

Aunque parezca mentira, el portal admira, en el cristinismo, la audacia.
Sin la menor credibilidad externa. Defaulteados y desacatados. Sin contemplar la menor estrategia de acuerdo o conciliación. Y mientras se devora las reservas del Banco Central raquitizado, La Doctora –máxima representación institucional de la Argentina- provoca. Grita que “con esta presidenta el país nunca más va a ser punto”.
En adelante, con La Doctora en su ocaso, la Argentina está para ser “banca”.
Y es aplaudida y celebrada por los violadores de sexo fláccido. Por los internados en terapia intensiva que se sienten en condiciones de desafíar al Pentágono entero.
¿Cómo no admirar semejante caradurismo?

La Doctora se distancia de Estados Unidos justamente a través de la delicada cuestión de la energía nuclear. El as de denuncia que Nisman mantenía oculto, acaso, en la manga. Ampliaremos.
Lástima que la toma de distancia con los Estados Unidos sea apenas preventiva. Resulta de utilidad para justificar previamente el escandaloso fracaso de la delirante conducción.
La Doctora mantiene el estilo envolvente para envolver, incluso, el propio fracaso de la (falta de) gestión que sólo se sostiene con el fantasma de las conspiraciones.
Con los desestabilizadores feroces que no vacilan en abrir los paraguas del hastío, y marchar en silencio.
Con el cambio geopolítico, La Doctora descalifica al marido mientras lo homenajea.
Cambia también el enfoque, y cambian las hipótesis para tratar el atentado a la Amia que nos acompaña hasta la posteridad. Cambios que se registraron a través de la diplomacia amateur (Timerman). Y la diplomacia marginal, compuesta por los personajes entrañables escapados de una novela de Roberto Arlt.
Son los ítems que el infortunado fiscal Nisman les lega al fiscal Pollicita. Para que los trate el juez Rafecas. Entre los aprietes memorables del cristinismo envolvente, que banca su descalabro y se desestabiliza en soledad..

País exangüe

DANIEL, MAURICIO Y SERGIO” REMAKE: La Doctora y Scioli se reducen. Recuperación de Massa. Consolidación de Macri.

sobre informe de Consultora Oximoron,
Redacción final Carolina Mantegari

Introducción
La vida después de Nisman

¿Hay vida después del Caso Nisman?
Sí. En un prematuro balance, Consultora Oximoron confirma que pierden La Doctora y Daniel.
Que Sergio se recupera. Y que Mauricio se consolida.
Oximoron consigna que el gran beneficiario de la intensidad temática del Caso Nisman es Axel Kicillof, El Gótico.
El asesinato logra que la atención no se concentre en el fracaso de su ministerio. Ni en los dramas que se le amontonan. Presagian otro horrible marzo.
Y prospera la certeza de entregarle, al infortunado sucesor, un país exangüe.
La desorientación del jactancioso cristinismo a la deriva, marca también el agotamiento total de Milton Capitanich. El Premier. Devenido en motivo de burla sin originalidad.
Representa otra frustración del peronismo que se disipa. Se apostó en su criterio, en su experiencia de gobernador. Para finalizar la epopeya como un muñeco triste de ventrílocuo matinal.

La centralidad de Nisman muestra a un Ejecutivo demasiado pendiente de una marcha expresiva.
Está sostenido, apenas, por la verba arrabalera de Aníbal Fernández, El Corachito.
Hoy El Corachito procura diseñar agenda, como su modelo inspirador.
Y está sostenido también por Florencio Randazzo, El Loco. Islote emancipado del archipiélago (ver “El archipiélago cristinista de la espera”, cliquear).
Por su parte Zannini, El Cenador, como Parrilli, El Incomparable Godfrey, y el general Milani, El Seductor de Sexagenarias, cargan con el fundamento enigmático de la sospecha. Motivo de un próximo informe.

Osiris Alonso D’Amomio
Director Consultora Oximoron

——————————————————————————————————————————–

De cada diez electores que pierde Daniel Scioli, Líder de La Línea Aire y Sol -por estar aferrado al deplorable comportamiento de La Doctora-, siete van hacia Sergio Massa, titular de La Franja de Massa. Dos hacia Mauricio, El Niño Cincuentón. Y uno para De la Sota, El Cuarto Hombre.
Son votos peronistas que buscan refugio en Sergio, quien paradójicamente busca des-peronizarse. Enfrascado en la “batalla por los radicales” (cliquear), que disputa con Mauricio.
Pero El Niño Cincuentón, para el combate por los preciados radicales, contó con la invalorable colaboración de la señora Elisa Carrió, La Empresaria en Demoliciones (que nunca sabe qué hacer con los escombros que produce).
La Demoledora advertía contra los narco-deltas del Tigre, a los exclusivos efectos de paralizar a los radicales que solían (suelen) entusiasmarse con la Franja de Massa. Seguidores evangelistas de Morales, El Milagritos, de Costa, El Hipertehuelche, e incluso de Sanz, La Eterna Esperanza Blanca.

Por lo tanto, los puntos que Scioli y La Doctora dejan en las banquinas quiebran el descenso que registraba Massa. Hasta antes del Caso Nisman.
El Informe consigna evaluaciones inquietantes. De cada diez electores que perdía Massa, hasta la irrupción de Nisman, seis iban hacia Mauricio, uno hacia De la Sota y tres para cualquier rumbo desconocido.
Lo que Sergio perdía, antes de Nisman, era para beneficio de Mauricio.
Y lo que Daniel pierde, en pleno Nisman, vuelve para Sergio.
Logra Sergio recuperarse mientras Mauricio detiene también su crecimiento.
De todos modos, aunque se tiren con encuestas, y con encuestadores, por los medios, Oximoron suscribe que Sergio y Mauricio hoy se encuentran a la par. Y que Daniel, en cambio, está en problemas. “Cuesta abajo”. “Con el dolor de no poder ser”, mientras se aguarda la reacción que no transcurre. Y que tal vez nunca ocurrirá.

Canto al optimismo

“La Presidenta va a decidir quién es su candidato recién en mayo”, notifica la Garganta.
Es una muestra admirable de optimismo que estremece. Como Walt Whitman.
Porque La Doctora supone que en mayo, o sea en tres meses, va a encontrarse aún en condiciones de elegir algún destino.
“Y ese candidato no va a ser Scioli”, se asegura.
La obvia aclaración certifica que La Doctora se inclina, desde ya, por Florencio Randazzo, el Loco. El islote independiente del archipiélago cristinista.
Hasta la primera presentación, en pleno Caso Nisman, Florencio era el instrumento exclusivo que utilizaba La Doctora para horadar al pobre Scioli, que recibe los retos en el verano naranja, mientras trata de imponer el estilo “Coppertone para Todos”, cliquear.
Pero siempre se lo puede esmerilar a Scioli un poco más. Ante la complacencia impotente del peronismo que cava la propia sepultura. Con los gobernadores justicialistas que aplauden hasta su patética humillación. Funcionan como latosos complementos decorativos en las escenografías de refinanciación.

Algarrobos en el Sahara

Quien aplaude también es Domínguez, El Lindo Julián. Con la esperanza católica de ser El Elegido. El Lindo sí y El Loco -eterno rival de la Cuarta Sección Electoral- no.
El Lindo Julián es el candidato del corazón de La Doctora (en caso de tenerlo). Pero de aquí a mayo tiene menos posibilidades de crecer que un algarrobo en el desierto del Sahara.
Por su parte, también con destino de algarrobo, Daniel acata su destino de esmerilado. Le fue, hasta aquí, demasiado bien. Y supone que aún puede ser el preferido de los sepultureros del peronismo, los que aguardan órdenes de La Doctora. Pero ella, sin desviaciones, los arrastra hacia la ciénaga.
Daniel les promete, a los sepultureros del peronismo, eventuales ministerios. Para lograr que lo acompañen hasta el onanismo colectivo de las PASO. Pedantería electoral para un año -2014- absolutamente perdido. Con la economía estancada en el país exangüe. O sea: “Desangrado, debilitado, aniquilado”.

El beneficiado real del Caso Nisman es Kicillof. Otro algarrobo.
Al hablarse del crimen, nadie presta atención al desastre de su gestión. A la bancarrota del Estado que le debe 300 mil millones de pesos al Banco Central, y que aún le absorbe las reservas, que se dilapidan. Su “pagadios” encaja perfectamente, en el país exangüe, con la falta de estrategia para enfrentar a los inofensivos holdouts (que tienen menos información que la señora Zuvic). O al menos para conducir, sin inconvenientes, el desperdicio de su ministerio, donde se acumulan los enfrentamientos entre los ociosos. Ampliaremos. Aquí debe destacarse a Costa, Pañal Reforzado. El muchacho trabaja, quiere resolver algo, incluso hasta a veces se hace el Morenito. Sin suerte.

Final con Massa y Macri

En medio del desbarajuste, cotidianamente operado, a Massa le cuesta construir su identidad. Encontrar el espacio de pertenencia, entre Scioli (oficialismo a su pesar) y Macri, que acapara la estampita del opositor preferido.
Aunque Sergio sea el más creativo e innovador, debe esforzarse. Y evitar enredarse entre el desorden del temperamento. O brindar la idea del massismo rodante. Que se instale que el massismo es Massa y su circunstancia. Que es apenas lo que dice Massa.
Entonces con muy poco La Esfinge, alias Lavagna, se transforma en el baluarte esencial “del espacio”. El complemento sólido del carisma del titular de la Franja.

Para terminar, Mauricio se consolida como el beneficiario transitorio. Tiene puesta la banda imaginaria, contempla el universo con certeza de ser el sucesor.
Se impone, con intensidad, en el análisis político. Aunque aún le falta imponerse en el territorio. Y en la sociedad destartalada, necesitada de creer.
Es una sociedad condenada a convivir con su triste declinación. Y que no podrá siquiera alucinar con algún impulso de cambio, en el país exangüe, por los carriles normales, hasta marzo de 2016. O abril, si se cuenta con la suerte del otoño.

Diversos polos de Sandra

Derivaciones de la torre liberada de Le Parc

Escribe Oberdán Rocamora, Redactor Estrella, especial para JorgeAsísDigital

Para la miniserie, la doctora Sandra Arroyo Salgado, La Ex -jueza federal de San Isidro- representa el personaje más enigmático. Contiene un rol dramáticamente complejo, contradictorio. Casi atrapante.

Debe hablarse de Sandra para entender mejor el caso del extinto Alberto Nisman y su circunstancia. El Ruso, como lo llamaban en aquel juzgado de Morón, hacia finales de los 80. Cuando Nisman fue prosecretario del juez federal Larrambebere. Y trabajaba, con el clásico rigor del obsesivo, en el expediente del catastrófico operativo guerrillero de La Tablada. Episodio que tiñó de tragedia grotesca el ciclo de Raúl Alfonsín.

Por entonces El Ruso, un “hiperactivo escalador”, conoció, según nuestras fuentes, al profesional de la inteligencia. Un cuadro de calle que hurgaba en el mismo desastre. Jaime Stiuso, El Ingeniero. Fue aquí que comenzó a fascinarse con el mundillo elitista del espionaje. Continuar leyendo

El periodismo sustituye a la política

La Justicia y Clarín, focos de conflicto convergentes.

escribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial

El Caso Nisman reinstala al gobierno, de frente, con los principales focos de conflicto convergentes. Clarín y La Justicia (segundos, en adelante, afuera).

Se advirtió del hallazgo usual de escoger como enemigo, en el sistema democrático, al hegemónico medio de comunicación. A la prensa, presentada como “libre”.
Al vencerla, en general es bastante más fácil doblegar, después, a la Justicia.

El ejemplo más flagrante procede de la Rusia “democrática”. Supo protagonizarlo Vladimir Putin.
Aunque Putin tuvo discípulos meritorios entre las “democracias descompensadas” de América Latina.
Desde el extinto Chávez, con el pintoresquismo estrafalario que ocultaba la astucia en materia geopolítica, hasta el rudimentario -pero eficaz- Evo Morales.
Ambos -Chávez y Morales- supieron atenuar ostensiblemente el poder que suele atribuirse a la prensa. Y luego cargaron, en simultáneo, sin inconvenientes, contra la Justicia. Hasta controlarla.
Sin embargo el estadista de consagración brutal, al respecto, es Rafael Correa. Es el falsario inteligente que logró domesticar a la prensa mejor que nadie. Para algarabía de los empresarios ecuatorianos que se enriquecen, se muestran felices y aprueban las restricciones, aunque aceptarlo no sea socialmente elegante.
En Argentina, en cambio, Néstor Kirchner, El Furia, pasó de la armónica colaboración con “la prensa concentrada”, a la confrontación despiadada.
De la más amable convivencia con el Grupo Clarín a la más desaforada persecución.

Volteretas

Pero los extremos, los giros posicionales en el aire, fueron bastante reiterados en la década.
De hostigar, por ejemplo, a la “monetista” doctora Gils Carbó, por ponerle obstáculos a la megafusión de Cablevisión (la joya que nutre de fibra espiritual al Grupo Clarín), se pasó a transformarla en la idónea cancerbera del despojo de hoy. De perseguida del gobierno de El Furia, pasó milagrosamente Gils Carbó a perseguir en nombre del gobierno de La Doctora.
Una voltereta similar transcurrió con Irán. Fue mucho más grave. En principio, Irán fue el instrumento exclusivo que Kirchner utilizó para tratar inútilmente de acercarse a los Estados Unidos. Consta que Argentina desperdició los minutos sustanciales en la plenaria de Naciones Unidas para demonizar, en el máximo nivel, a Irán. Fue un enorme favor que los norteamericanos necesitaban pero ni siquiera le pedían. Argentina se lo hacía gratis. Cuando no se logró la contraprestación que infantilmente se aguardaba, el cristinismo -inspirado por Chávez- pasó a dulcificar la relación con Irán. Y sin saber, por ineptitud, explicarlo. Hasta alcanzar el mamarracho del memorando de entendimiento, instrumentado por una banda extraordinariamente marginal, compuesta por personajes de Roberto Arlt.

Errores escalonados

Sin embargo Kirchner (hoy homenajeado pero superado) conocía lo suficiente el poder como para no ir nunca, a una reelección, sin garantía de continuidad. La muerte (irresponsable) permitió justificar la validez de su teoría.
La Doctora, en 2011, fue por el segundo mandato (sin garantía de continuidad) y transcurrió el desastre.
Los escandalosos errores escalonados arrancaron con la designación de Amado Boudou, El Descuidista, como compañero de fórmula.
Con la desafectación de Moyano, El Charol, como aliado primordial.
Con la chiquilinada de “ir por todo” con los entrañables buscapinas de Unidos y Organizados y La (Agencia de Colocaciones) Cámpora.
Con la catastrófica expropiación de YPF. Y con la impericia congénita que arrastró a la Argentina hacia el cadalso del default. A la humillación del desacato. Y con la falta de estrategia con los holdouts que amenaza, en “los idus” del cercano marzo, con ser letal.
En semejante marco es que irrumpe la tragedia de Nisman. En medio del cambio geopolítico a la más estricta bartola, que tampoco se explica. Y entre una guerrita de empleados públicos que dependen del Poder Ejecutivo y se dedican a la tarea dignamente literaria del espionaje. La guerrita carga, a esta altura, con dos muertos.

Para Consultora Oximoron, el crimen de Nisman llegó para quedarse.
Es el espejo que devuelve la imagen de la improvisación, asociada a la mediocridad. Nos exhibe el previsible desconcierto del gobierno que se desmorona, mientras se presenta, sin la menor credibilidad, como víctima. Por inoperancia, los funcionarios desconocen la manera más conveniente de pararse frente al derrumbe. Frente a la gravedad de la bola del escándalo. Se agiganta y se les viene encima.
Si vivo y denunciante Nisman representaba apenas una amenaza, muerto se les transforma en el peligro letal que se los lleva puestos.
Así incluso Nisman, con todo su derecho, se haya suicidado, como enérgicamente los cancerberos del oficialismo se obstinan en demostrar, deben cargar para siempre con el muerto.
Corona Nisman esta desgraciada etapa de la historia.

Hojitas ofensivas

Chambonadas memorables. Chiquilinadas de red social en el más alto nivel. Intromisiones. Intromisiones y contradicciones que se percibieron desde el primer momento.
Cuesta encontrar el límite impreciso de la truchedad moral con la berretada institucional.
La insigne torpeza de Capitanich consistió en romper simbólicamente (como si se inspirara en el ecuatoriano Correa) dos hojitas ofensivas de papel.
Pero volvió a poner a Clarín en el primer plano de la confrontación. A consagrarlo, en exclusiva, como el gran player de la oposición, el jugador principal. En desmedro de los opositores reales que pasaron, a pesar de ellos, al plano secundario.
En este film de aventuras los opositores figuran, apenas, como extras.
Pero el periodismo no puede -ni debe- sustituir a la política.
Y el periodista no debiera concentrar más legitimidad que el político. Ni competir en influencia. Y menos aún: desplazarlo.

El Caso Nisman -para Consultora Oximoron- ya rebanó 14 puntos de prestigio a La Doctora.
Y Scioli -hoy más un Milagro que Líder de la Línea Aire y Sol-, ya dejó 6 puntos en el tendal de Nisman. Pese al mar de sombrillas naranjas que satura la costa.
Son puntos que fueron a parar, en este orden, a la paciente modernidad de Macri, a la saludable indefinición de Massa, y en menor medida a De la Sota y Cobos o Binner.
Aunque ninguno de los cinco haya sabido, hasta el cierre del despacho, ocupar el gigantesco vacío.
Ni señalar, siquiera, un horizonte creíble. O al menos un camino para la sociedad desconcertada.
Otra vez fueron superados -y sea dicho con cierto dolor- por los periodistas.

Cambio geopolítico y crimen

Se teme un “tiempo de desprecio”. Tiempo de sicarios. De facturas.

escribe Bernardo Maldonado-Kohen

1.- La plasticidad admirable del suicida

Hay que destacar, ante todo, la plasticidad admirable del suicida. La originalidad que debiera destacarse.
Porque la bala del final entró hacia abajo. A tres centímetros detrás de la oreja.
Si se agrega que en la autopsia no se nota el apoyo del arma en la cabeza, debiera rescatarse también, en el fiscal Alberto Nisman, el (presunto) suicida, la matemática habilidad de contorsionista para efectuar el disparo.
Tal vez, una segunda autopsia hubiera proporcionado aún mayor rigor analítico, como para tratar semejante destreza mortuoria.
En un principio, reclamaba la nueva autopsia la doctora Arroyo Salgado, ex de Nisman. Pero no insistió. Trasciende que un inapelable médico legista la convenció que no era necesaria.
“Lo que se perdió en la primera autopsia ya no podía recuperarse”, confirma la Garganta.

2.- Mensaje de la comunidad

De todos modos, el mensaje de la comunidad es claro: al fiscal Alberto Nisman se lo sepultó en La Tablada como si fuera otra víctima del atentado a Amia. La número 86.
No se lo apartó, como corresponde hacerlo, en su religión, con los suicidas.
Cambio geopolítico y crimen“Quien quiera oír que oiga”. Quien quiera saberlo que lo sepa. Para Israel no existió ningún suicidio. Ni con la pedantería teórica de la inducción.
Al fiscal, simplemente, lo “pusieron”. Lo asesinaron.
¿Más claro?

3.- Los hechos y la interpretación

Como si se tratara de una dilatada conferencia de prensa en un estudio de abogado, en la plenitud del desorden se discute la interpretación de los hechos. Sin tener los hechos, aún, bien claros.
Significa confirmar que importa más la interpretación política. Pese a los esfuerzos de la presionada fiscal Fein, que está en vísperas de jubilarse y se preparaba para dedicarle tiempo a sus nietos. Y de la jueza Parmaghini, que amontona correos electrónicos, en los que amenazaban a Nisman con suicidarlo. Cumplieron.
Entonces la política, desde su magnitud berreta, banaliza la discusión. Sostener que fue un suicidio implica pronunciarse a favor del gobierno. Sugerir la certeza del asesinato es una postura para ser inmediatamente calificado de oponente conspirador.
Cambio geopolítico y crimenEsta manera berreta de entender el instrumento transformador (la política) empantanó la investigación compleja del atentado a la Amia. Derivó en una causa casi inadmisible, que sirve, de todos modos, para historiar los últimos veinte años.
Sin embargo se tomó una orientación, sin estar en el fondo demasiado seguros. Entre tantas fojas signadas por las operaciones. La inculpación definitiva alude a los altos funcionarios de Irán. Donde, según nuestras fuentes, estaban más preocupados por las trabas de Interpol que por la clarificación del atentado.
Hasta que se produjo, entre los altibajos, el cambio geopolítico acordado con el extinto Chávez, al que era muy difícil decirle en algo que no. Va a ser aún más difícil si se derrite Maduro aún más, y alguien se dispone a investigar números alarmantes y valijas innumerables.
Aquel cambio fue complementado, en pavorosa simultaneidad, por la guerra de espías más insólita. Ya produjo dos muertes. Se habla sólo de la segunda y apenas se alude a la primera. Mejor omitirla.
Entre tanto anecdotario que desborda, y que improvisa una sucesión de especialistas televisivos, no se trata de saber si se habilitó o no, de verdad, una diplomacia paralela. Un tema político que excede a la fiscal Fein, y menos para plantearlo en el borde del fin de semana. Cuando los nietos esperan.

4.- Instancia de boletas

Cambio geopolítico y crimenUn conflicto de poder entre empleados del estado que se desenvuelven como espías. Profesionales de inteligencia. Es la Servilleta’s War, cliquear.
La resultante del cambio geopolítico que los presidenciables no se atreven a tratar. Y eso que cuentan con auténticos expertos en política exterior. Como Andrés Cisneros, en la Franja de Massa. O Diego Guelar, en el macricaputismo de Macri.
Del viraje geopolítico y de la guerrita de espiones emerge el crimen expresivo de Alberto Nisman. Sometido hoy a las multiplicadas interpretaciones que se independizan de los hechos que la produjeron.
El riesgo es evaluar que, después de veinte años, no se aprendió absolutamente nada. Que todo sigue inalterablemente igual, apenas algo más trucho.
Sólo se repite, se reitera. En versión más trágica que grotesca. Incertidumbre que logra que en la Argentina, el Neuropsiquiátrico de hoy, impere el estado de sospecha.
A la desconfianza se le agrega, en adelante, un miedo que puede transformarse, por su propia dinámica, en pánico.
Se teme, en definitiva, que se renueve la instancia de las boletas. Un tiempo de desprecio, como lo definía Sábato, convertido hoy en un tiempo de sicarios.

Cambio geopolítico y crimenSe oscurece el límite impreciso entre la información y la operación. Cualquier comunicador, en su afán investigativo, puede ser parte, sin saberlo, de alguna operación. Ante la divulgación de teorías temerarias, que se comparten por lo bajo, corresponde dudar. ¿Publicamos o no? Ampliaremos.
Abundan, para pasar, talonarios de facturas.

Bernardo Maldonado-Kohen

Almidonada y compuesta

De blanco La Doctora purifica la Secretaría de Inteligencia.

escribe Carolina Mantegari

“Toda vestida de blanco,
Almidonada y compuesta,
En la puerta de su casa
Estaba la niña…”
Luis Cané

La Doctora encara la purificación de la SI, la Secretaría de Inteligencia, para improvisar la AFI, la Agencia Federal de Inteligencia.
En el esplendor de su excesiva fragilidad, hostigada por la deslegitimación moral que signa la actualidad de su administración.
Lo enunció a través de una presentación tan hábil como calculada. Con el blanco de la ropa, que repele las malas vibraciones, símbolo ideal para la faena de purificar. Y con la silla de ruedas, que suele invocar a la piedad. La intención, bastante obvia, consiste en producir entereza. Mientras avanza, con firmeza, sobre el poderoso. El que representa el repentino mal.
Con la escenografía minuciosamente preparada, La Doctora se introdujo sola en el laberinto de las tergiversaciones que aquí se prefiere omitir. Se complicó más de lo necesario. Como para aclarar malentendidos, se incineró al decir que Néstor, su marido extinto, no fue quien lo designó fiscal a Nisman. Intentó ganar un poco de tiempo. Envolver de nuevo a los opositores fáciles de la Planta Permanente, como para entretenerlos durante los próximos 90 días. A los efectos de retomar la iniciativa que nadie, aparte de la realidad, inexplicablemente, le disputa.
Almidonada y compuestaJuega sola, ante la oposición de bajas calorías, en estado caniche. Ladra por televisión, pero reluce por lo inofensiva. Por la tendencia a aguardar su recuperación.

Selectas grabaciones

En mediología (especialidad europea que estudia la influencia de los medios de comunicación), debe aceptarse que La Doctora, pese a sus tergiversaciones y papelones, es eficaz y osada. Sabe transgredir desde el poder. Y hasta tenderles una trampera, a los polemistas envueltos, con la propuesta para la Corte de un muchacho de 33 años. Lo que plantea en el fondo es un dilema generacional. Es de esperar que la Planta Permanente no se deje envolver con facilidad. Ampliaremos.
La cuestión que La Doctora se encontraba en un arco por el asesinato de Nisman. Pero contraataca con el conejo que saca de la galera. La disolución de la SI.

Disuelve, a palabrazos, lo que usufructuó. Ni Icazuriaga, El Corazón de Ballena, ni Paco Larcher, El Espía que viene de Abril, merecían ser descalificados con tanta crueldad. Y por cadena nacional.
Acabar con la vieja SIDE hubiera sido una idea interesante, para llevarla a cabo en 2003. Cuando El Furia, en otro arranque de astucia, prefirió utilizarla, para dormir apaciblemente la siesta con el fondo sutil de las grabaciones de la OJOTA. Las producían en el Musimundo de Avenida de los Incas. Junto a otras producciones por izquierda, ya que el país se había transformado en una enorme Sala de Grabación. Consta que ni siquiera la Doctora se atrevía a tratar ningún tema sensible por teléfono. Temía que la grabaran. Tenía, según nuestras fuentes, razón.
Almidonada y compuestaO podía haber pulverizado la SIDE en 2007. Cuando La Doctora irrumpió junto a Alberto Fernández, El Poeta Impopular. Juntitos, La Doctora y el Poeta Impopular entonces seducían con el verso extinguido de la “superior calidad institucional”.
Pero lo despidió a Albertito, y durante varios años La Doctora continuó con la recepción de los partes con“selectas grabaciones”.
Los acercaba el inagotable Corazón de Ballena, junto a Zannini, El Cenador. Mientras tanto, se producía el cambio geopolítico, y crecía la influencia del jugador que serruchaba desde las inferiores. Lo apalancaba la Ministro Garré, y el líder indiscutible del Movimiento Todos por Horacio. El general Milani, reconocido como El Seductor de Sexagenarias.

La construcción del nuevo Satanás

La cuestión que en 2015 La Doctora instala la idea del nuevo demonio. Es el Satanás superador, incluso, de Héctor Magnetto, El Beto.
Es El Ingeniero, Jaime Stiusso. Lo responsabiliza hasta de la proliferación de las denuncias que signan la etapa lazarista del cristinismo. La que se atraviesa. Con escatológicas denuncias que divulga -¡oh casualidad!- Magnetto.
Todo cierra. “Blanco y Jarra es Leche”. En el fondo es fácil.
A través del flamante conejo del delirio, La Doctora gana un poco de tiempo. Aunque se le abren previsiblemente casi dos mil nuevas vertientes informativas. Son los disueltos. Los que se prepararon como espiones y se miran en el espejo de inestabilidad laboral.
Distan de ser perejiles que vayan a comprar el diario de Magnetto para buscar trabajo.

Almidonada y compuestaHoy se banaliza, en la Argentina, hasta la literaria profesión de espía. Y hace desaparecer, en adelante, la mera noción del secreto.
La diplomacia del espionaje, que está bastante nutrida en el país, flota, según nuestras fuentes, en estado de perplejidad.
Ningún servicio de inteligencia extranjero, ni siquiera de los vecinos, aceptará acordar, en lo inmediato, la menor reciprocidad informativa.
“Con estos locos el espía termina en la tapa de los diarios”, confirma la Garganta.
Como le ocurrió a aquel diplomático trucho, de la estación de CIA. Apareció fotografiado en un diario, Página 12, hoy una Secretaría de Estado.

La cruzada

“Cristina se empecina en acabar con todo aquel que sirvió a su marido y ella no controla, o le desconfía”, confirma otra Garganta.
La cruzada de La Doctora -de acuerdo a esta teoría- es antikirchnerista.
Destruye las alianzas del extinto. Despide a los funcionarios, los vacía o los minimiza, hasta la degradación (De Vido, teléfono).
Ahora, para salir del paso, participa de la demonización del Ingeniero mítico. Un empleado que podía desplazarlo con una mera resolución interna.
En lo suyo, en el arte extorsivo o enigmático del secreto, El Ingeniero supo colaborar sustancialmente para que el marido conquistara la hegemonía total que ella heredó.
Pero surgió un imprevisto, de los que suelen caracterizar una realidad tan apasionantemente dinámica. El acuerdo inesperado con quien ambos -La Doctora y El Furia- más despreciaban.
Jorge Bergoglio. El “compañero” Cardenal.

La gran pregunta es ¿qué tiene que hacer el Papa en medio de semejante desbarajuste institucional?
Almidonada y compuestaNadie debiera salpicar a su Santidad. Aunque, a esta altura, Francisco es casi el único que puede ayudarla. Para llegar. Y hasta para cargarse al Ingeniero.
Cabe consignar que La Doctora, tan “almidonada y compuesta”, abusa de la imagen de Francisco. Desde el purismo de La Alameda se viene otra denuncia judicial, ahora más fuerte, contra El Ingeniero. Con el Papa como complemento tácito. Trasciende que Francisco considera a Jaimito un “responsable máximo del basural”.
Con la incandescencia santa de su imagen, acaso Francisco espiritualmente acompañe, a La Doctora, en la ofensiva judicial de purificación.

Carolina Mantegari

Adelantamiento en el neuropsiquiátrico

Ahorrar un año de decadencia, deterioro, retroceso y desvarío.

escribe Carolina Mantegari

“Opera para la embajada”.
Lo agravian, por internet, los contratados vocacionales de Parrilli, El Incomparable Godfrey.
Pero es probable que “Asís opere para Scioli”.
Porque, si sugiere la conveniencia de adelantar las elecciones presidenciales, es para beneficiar al líder de la Línea Aire y Sol, que sólo puede ganar en primera ronda.
“En segunda Scioli pierde, es boleta con cualquiera”.
Entonces Scioli necesita voltear las PASO. Y que los desastres instalados que arrastra La Doctora lo perturben menos. Amenazan con ser crecientemente implacables.
Como en el fondo Asís “es un peronista”, para los antiperonistas sólo quiere que el peronismo, con el adelantamiento, tenga mejor suerte.

En realidad, si se analiza la problemática con rigor, es a Massa, el Titular de la Franja de Massa, a quien le conviene la utopía del adelantamiento.
Porque Massa puede aprovechar el crédito que le queda del resonante triunfo de 2013. Éxito que tiene el riesgo de evaporarse. Por sus dificultades lógicas para el armado. Por los previsibles inconvenientes financieros.
A Massa le clavaron con eficacia la invención del estancamiento.
Ocurre que en el Neuropsiquiátrico la política se hace desde la gestión. Y hasta se financian con derivaciones de la gestión misma. Subproductos cínicamente admitidos del manejo presupuestario.
Pero Massa no tiene el manejo de una provincia, como Scioli (así se trate de la provincia inviable). Ni siquiera cuenta con la obediencia de los caudillos dóciles del peronismo que se dejan humillar, contranaturalmente, por Zannini, El Cenador, que les escribe el machete de lo que deben decir. Con indicaciones de La Doctora.
Tampoco Massa tiene detrás la fuerza del manejo de la jefatura del Artificio Autónomo. Tiene apenas una miserable diputación, y una nutrida “Armada Brancaleone” que lo sigue (puntualizarlo significa sospechar que Asís “opera para Massa”).

Sin embargo, si se toma el adelantamiento con un enfoque chiquito y coyuntural, el más favorecido es Mauricio Macri, El Niño Cincuentón.
Sin despeinarse, mientras les hace caso a Jaime, El Equeco, y a Marquitos, El Pibe de Oro, Macri gana en el análisis político la carrera enjabonada del sucesor. Aunque no le alcanza para ganar en el territorio.
Aún Macri no tiene completamente cerrado el acuerdo con los radicales de la estantería. Pero el adelantamiento podría precipitarlo. El Niño Cincuentón es el beneficiario directo del desgaste explicablemente cotidiano de La Doctora. Por lo tanto “es altamente probable que Asís haya cerrado con el macricaputismo”.

En cambio, por cuestiones afectivas, tal vez Asís opera la tesis del adelantamiento para favorecerlo a José De la Sota, El Cuarto Hombre.
Se lo ve con frecuencia junto a reconocidos baluartes del “delasotismo”. Aparte, tiene al tío Plinio radicado en las sierras, precisamente en Punilla, los pagos del gaucho Caserio.

De últimas, pese a ser un portador insano de neoliberalismo explícito, en el fondo Asís “mantiene melancólicamente su corazoncito bolche”. Debe operar para Jorge Altamira, El Trotsko Enciclopédico.
Desde la izquierda puede explotarse, con mayor celeridad, el Efecto Syriza-Tsipras, de Grecia. O el Efecto Podemos-Iglesias, de España. Para transformar el vacío inmaterial del capitalismo en una oleada a favor de la izquierda saludable y adolescente.

Analfabetismo funcional

En realidad, para Asís, en su utopismo, el adelantamiento electoral presenta un sólo beneficiario. Es la Argentina. El Neuropsiquiátrico.
Consta que le da la razón al Papa Francisco cuando dice que La Doctora debe llegar al final. Sólo que, para ayudarla mejor, corresponde acercarle en cinco meses la línea de llegada.
Pero los “enternecedores choripaneros de la comunicación” de “6, 7, 8″ quieren cobrar el salario hasta diciembre. Y “los desperdiciados” de Tiempo Argentino, los gurkas de Szpolsky y Garfunkel, lo toman como una provocación. Y los nabos innumerables, graves analfabetos funcionales, lo toman como golpismo.

El propósito, en la práctica, consiste en ahorrarle otro año perdido al Neuropsiquiátrico.
Por los carriles normales que se van a utilizar, con la colectiva masturbación de las PASO, y de la primera y segunda vuelta posterior, se llega al dichoso cambio de gobierno (o a la reconfirmación del modelo a través de Scioli, o en menor medida de Randazzo) recién en diciembre de 2015. El nuevo (o el mismo) gobierno no podrá implementar ningún plan mínimamente atendible hasta marzo de 2016.
El verano sirve, en el Neuropsiquiátrico, para rosquear, desestabilizar, asesinar. Nunca para construir.

Mientras esté La Doctora

Con el país catastróficamente dividido, enfrentado, en la lona, aislado y sin la menor credibilidad -externa ni interna-, en default y desacatados, en la plenitud del naufragio, con el desvarío de la guerra entre espías, y ahora con la carga del muerto expresivo que destruye la legitimación moral, lo más aconsejable es hacer la plancha.
Quedarse tranquilo, en el molde. Vivir a control remoto, gastar lo necesario. En punto muerto. Dilatar sin arriesgar. Retroceder. Durar.
Según criterio extremo de Asís, el cuento del inversor extranjero es sólo efectivo como chicana.
“Nadie, mientras siga La Doctora, va a poner un mango en la Argentina”, teoriza. “Menos aún si los argentinos no estamos dispuestos a poner, al menos, una parte mínima del canuto”.

La Doctora se encuentra patológicamente sostenida por los pasivos que sacan. Mientras hostiga y maltrata a los que ponen, que le desconfían y, a esta altura, colectivamente la detestan. Son los que deberían poner más de la que ponen, y es razonable que no la quieren tirar.
De existir una mínima credibilidad. De contar con la perspectiva de algún gobierno viable, la pondrían. De a poco. Sin exagerar.
Mientras esté La Doctora sólo el chino conquistador o el ruso oportunista podrán racionalmente poner alguna moneda.
Son los que encaran un riesgo mínimo en el Neuropsiquiátrico signado por la sospecha, tomado apenas como una atractiva mesa de saldos.
Los chinos, precisamente, cumplen una digna función cultural. Son los que nos van a hacer revalorar, incluso, hasta a los españoles.

Ante la ingobernabilidad, Alfonsín, El Providencial, adelantó su partida y quedó en la historia como el gran demócrata.
Duhalde, El Piloto de Tormentas (generadas) también acortó, sin completar el mandato que le hubiera correspondido a De la Rúa, El Siestero.
Y en el Neuropsiquiátrico congelado, en cuesta abajo, mientras La Doctora continúe en el poder, la gobernabilidad sólo se mantiene por la paciencia infinita de la sociedad. Y sobre todo por la alarmante comodidad del opositor light, que actúa con la prudencia insuficiente que les marcan sus consultores equivocados.
Con un mínimo sentimiento de patriotismo, y en beneficio de su salud tan vulnerable y vulnerada, La Doctora -que aún acapara la iniciativa- podría encarar la iniciativa de anticiparse. Una osadía que nunca va a plantearle ningún opositor del muestrario complaciente, acostumbrado a funcionar a partir de la explotación de los errores.

Lo que Asís sugiere, en definitiva, es eliminar la pedantería de las PASO. Una costosa e innecesaria duplicidad que nos traba en medio del hartazgo. De la desesperada sensación de debacle que impera en el Neuropsiquiátrico. Para ir, directamente, hacia las presidenciales en Mayo. A los efectos de organizar la invariable segunda vuelta en junio, y realizar el cambio de banda en julio.
Al elegido se le debiera brindar un margen amplio de gobernabilidad. Para que aplique de inmediato los planes, las ideas -si es que las tiene- para producir la renovación del ánimo que se le reclama. Para ahorrarle, al Neuropsiquiátrico, un año entero de decadencia y desgaste, de enfrentamientos, papelones y rencores, con los deseos lícitos de venganza cíclica, que se contienen y extienden.