Una decisión estratégica que aún perdura

La Ley de Promoción de Exportaciones cumple 30 años y como todas las decisiones estratégicas basadas en la calidad democrática, en el pleno funcionamiento de la división de poderes y en la participación ciudadana, aún perdura. Instituyó a los productos de las economías regionales y a los servicios como nuevos espacios a promover en el mundo, unificó las normas hasta entonces vigentes y creó otras nuevas acordes a las modificaciones del cambio técnico.

Fue enviada por el Poder Ejecutivo al Congreso  a pocos días de asumir el Gobierno de Alfonsín (el 16 de diciembre), sancionada el 28 de setiembre de 1984 y promulgada el 18 de Octubre. En los 10 meses de estado parlamentario, el proyecto originario fue enriquecido por los integrantes de ambas Cámaras en consulta con las Provincias y el sector privado.

Impulsada por la Unión Cívica Radical, que contaba con mayoría en Diputados y una situación positiva en Senadores, se atendió a las minorías y al disenso. Un dato elocuente es que las Comisiones de Comercio estaban presididas por un justicialista en Diputado (Julio Migliozzi) y por un radical que no integraba el ala alfonsinista de la UCR (Luis León). También que Raúl Alfonsín, que no se encontraba en el país y decidiera que se promulgue inmediatamente,  lo que hace Victor Martínez. En la república, las cosas que se deben hacer no son conquistas de caza sino del estado de la calidad democrática.

El bloque radical de Diputados fundamentó, el año pasado, un proyecto de Ley de Promoción (Dip. Ricardo Alfonsín y Maria Luisa Storani) en este antecedente, entre otros, procurando eliminar barreras e imaginando nuevos mecanismos de promoción desde la preservación de las exportaciones industriales y de las economías regionales a las que se identifica (lo que era una asignatura pendiente), además de auspiciar las exportaciones de los bienes culturales, científicos y tecnológicos para lo que el País tiene capacidades significativas.

El estado de la calidad democrática es otro. La desconsideración del proyecto es lo usual a los no originados en el Poder Ejecutivo y un gran dato mientras caen las exportaciones con valor agregado en el marco de un proceso de concentración en productos, mercados y empresas. En los considerandos del Proyecto se informa de una primarización creciente de la estructura con una caída de los productos de alta y mediana tecnología. Vaya actualidad del tema. Si a alguien se le ocurriera comprar un satélite argentino como el exitoso Arsat 1, su exportación debería tributar un derecho de exportación (vulgarmente denominado retención) del 5%.

Hace 30 años advertíamos de las capacidades nacionales en estos segmentos para competir con éxito en el mercado internacional. La persistencia de estos gravámenes dan cuenta de obligaciones pendientes del parlamento argentino y de uno de los motivos de la ficción del modelo industrial exportador.

La cuestión Mujica o el segundo fracaso de la diplomacia kirchnerista

La cuestión central del incidente con el presidente Mujica es que el empresariado al que pretende expresar la política comercial es incapaz de competir hasta con Uruguay y por eso les imponen restricciones no arancelarias a sus productos, afectando el proceso de integración.  O quizás sea que ese es el empresariado posible en términos de la actual competitividad del país. La afectada por todos sus factores y no sólo por el nivel del tipo de cambio.

Las expresiones de Mujica taparon el canciller brasileño Patriota sobre esta misma cuestión que afecta los intercambios comerciales. Así el país se quedó sin política de integración (Patria Grande), que ya excluía  a Chile, Paraguay, Perú, Colombia y ahora a UruguayY así será con Brasil hasta que decida lo contrario, o no, en función de sus intereses globales.

La integración posible es con Nicaragua, Cuba, Ecuador, Venezuela y Bolivia y no por cuestiones ideológicas. Simplemente no tienen una oferta exportable competitiva con Argentina. Lo ideológico es sólo un insumo del “relato” y éste tiene la necesidad de sustentar una épica ”progresista” sobre transformaciones en tiempos de soja. Y hasta con osadías pseudorevolucionarias.

Ese es el centro de la cuestión Mujica. Tenemos un problema económico con un fracaso diplomático. Y qué cosa sino un fracaso lo que opina el presidente del Uruguay de nuestras autoridades.

El segundo en poco tiempo. El anterior fracaso fue el trato preferencial del gobierno venezolano a la presencia del presidente de Irán. El que obligó a la presidenta a retornar intempestivamente  de los funerales del presidente Chávez. Lo que ocurre va a afectar las exportaciones argentinas, particularmente a las industriales y a las Pymes. Es que las restricciones bobas van a desatar retaliaciones que ya se vislumbran en el horizonte. Y yo pido disculpas al Uruguay por el maltrato a su producción y por nuestra falta de respeto a los compromisos contraídos. Todo esto es mucho más que cuestiones de micrófonos abiertos.