Una nueva embestida contra la libertad

El Poder Ejecutivo Nacional envió al Senado un proyecto que busca la modificación de la Ley de Abastecimiento. Si bien todo el tiempo el Gobierno insiste en que no hay vínculos con las leyes chavistas, el hijo de Nicolás Maduro pasó por Argentina y se reunió con legisladores oficialistas y con la presidente para explicarles la experiencia de normas similares en su país con respecto a controlar a las empresas. Asimismo, Francisco Martínez, el vicepresidente primero de Fedecámaras de Venezuela, afirmó que el proyecto argentino “tiene básicamente el mismo corte de control de precios”, mediante la actuación arbitraria del Estado.

En la nación caribeña, la llamada “ley de precios justos” tuvo resultados desastrosos, generando desabastecimiento, el cierre de numerosas empresas, la aparición de un enorme mercado negro y perjudicando totalmente la productividad y la inversión. El próximo paso es el racionamiento de lo que cada ciudadano pueda comprar, reflejo de la “libreta” cubana.

¿No deberíamos aprender de las circunstancias, buenas y malas, vividas por otros? ¿Queremos sumar otra inclemencia a la ya maltratada situación argentina?

Imagino que, de ahora en más, el kirchnerismo deberá pedir lecciones a los funcionarios bolivarianos acerca de cómo aumentar cada vez más la pobreza, la inseguridad, el desempleo, la inflación. Y, por supuesto, sobre la mejor forma de que la democracia retroceda, algo en que el chavismo y ahora el madurismo son expertos.

Nuestro Congreso, además, iba a recibir el martes 2 de septiembre a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional venezolana, donde haría una disertación sobre la maravillosa gestión de Maduro. Seguramente enterado de que se realizarían protestas y repudios, canceló a último momento su visita a Argentina.

Espero que más diputados y senadores se sumen a la denuncia presentada ante la Corte Penal de la Haya contra las autoridades de Venezuela -entre los que se encuentran Maduro y Cabello- por violación de los derechos humanos, la cual ya cuenta con más de 300 firmas de legisladores latinoamericanos y europeos.

No nos podemos quedar de brazos cruzados ante esta década del saqueo que aún no ha terminado.

El Colón para los trabajadores

Existen muchas personas a las que les encanta hablar de cómo mejorar las cosas, o que recomiendan cómo hacer  una buena política.

Y también hay personas que realmente hacen algo positivo, sin vueltas, de forma directa. Reemplazan el discurso por hechos. Pragmáticos, con real sentido social, buscan implementar el tan pregonado concepto de integración.

Esta vez no fue la música lo que más me conmovió en un concierto en el Coĺón,  que sin dudas fue bella y majestuosa. Sino alzar la vista y encontrar los palcos repletos de camperas y niños inquietos que volteaban tímidamente para identificar a familiares y amigos, robándole un sonido al silencio para compartir un comentario de asombro.

Los murmullos no resultaron molestos, ni tampoco alguna  que otra exclamación o pregunta con vocecita infantil, que enmarcaban de forma deliciosa  los acordes interpretados  por la  Camerata Bariloche.

Resultó emocionante descubrir que en la platea los sacos oscuros y corbatas de marca fueron reemplazados por camperas coloridas, y que alguna mamadera tuvo su ópera prima en el Colón.

Esta vez trabajadores y sus familias no fueron convocados para manifestarse o participar de una jornada de protesta o acto sindical. Fueron homenajeados en un concierto un sábado 24 de mayo a la mañana, día de antesala de nuestra gran revolución.

El final con Astor Piazzola fue el toque porteño al repertorio clásico, con el que se logró de los que muchos recitan una democratización de la cultura.

Imaginaba que Eva y Victoria Ocampo se daban la mano y finalmente compartían sus anhelos.

El perfume importado y los labios cuidadosamente delineados, incluso algunos retocados por botox, cedieron ante aromas diferentes, algunos frescos, otros más recargados, piercings y tatuajes destacados.

El 95% del público presente nunca había pisado el Colón, y muchos no habían escuchado música clásica. No vinieron por la “Coca y el pancho” sino para que Vivaldi, Mozart y Tchaikoswsky hicieran sentir a las niñas como princesas; a los jóvenes como caballeros armados luchando contra dragones. Y para que los trabajadores vivenciaran que los genios musicales también compusieron para ellos.

Pispear como una pareja de adultos mayores entrelazaban sus manos, mientras las música mecía sus vidas, me “piantó un lagrimón”.

Que sirva como motivación para nuestra convivencia patriótica integradora.

Ganas de futuro

La situación de crisis actual está registrando en el sector laboral su mayor sensibilidad, siendo nuestros jóvenes los más expuestos a mayores tasas de desempleo y trabajo informal. La precariedad laboral ha determinado una mayor vulnerabilidad para los jóvenes, cuya etapa de tránsito desde los estudios al trabajo remunerado se caracteriza por inserciones laborales intermitentes, altas tasas de desempleo y abandonos escolares. Las encuestas de hogares del INDEC señalan que en el país hay aproximadamente 4,5 millones de jóvenes urbanos que tienen entre 18 y 24 años de edad, de los cuales el 15% tiene un empleo asalariado registrado con un salario bruto estimado en $6.200, otro 30% tiene un trabajo precario (asalariado “en negro”, cuentapropista) con remuneraciones en el orden de los $1.8500 y un 55% restante que no trabaja, de los cuales un 23% tampoco estudia (generación ni – ni; ni trabajan ni estudia).

La insuficiente creación de empleos decentes para los jóvenes no es sólo una cuestión económica. Trasciende hacia otros ámbitos. La ausencia de oportunidades de un empleo justo conduce paulatinamente a cuadros de desmotivación y depresión, llegando incluso a adicciones, violencia y degradación social, que afectan decisivamente el presente y futuro de la sociedad.  Hasta la actualidad, con algunas excepciones, las políticas públicas de empleo y formación profesional, adoptadas como respuesta a la crisis económica, social y ocupacional de la última década, se orientaron a la atención de la población desocupada en general, sin incorporar dispositivos particulares que permitieran abordar la especificidad de la problemática inserción de los jóvenes en el mundo del trabajo.

En tal sentido, en el mes de enero pasado nuestra presidente lanzó el Programa Progresar apuntando especialmente a los jóvenes ni – ni, lo cual no deja de ser una buena noticia pero que dejará de serlo si termina resultando una práctica clientelar. Cabe recordar que un programa similar denominado “Jóvenes con más y Mejor Trabajo” fue lanzado en mayo de 2008 (Resoluciones del MTEySS n. 497 del 13 de mayo de 2008 y de la SE n. 261 del 13 de mayo de 2008) sin mayores y visibles resultados.

Por ello debemos repensar la formación laboral. La capacitación y formación para el trabajo deben considerar a los jóvenes de manera integral y de acuerdo a sus distintos talentos, oportunidades y necesidades. Para que sea beneficiosa debe encontrase unida a la actividad productiva y a las demandas, retos y competencias que enfrentan las empresas para ser sostenibles. Rescatemos del olvido a las escuelas técnicas y de oficio, especialmente en aquellas regiones del país en donde los jóvenes no tienen alternativas de estudio o  preparación para el trabajo ¡Hay que comenzar ya! Interactuando los municipios con las actividades agroindustriales de la zona, focalizando en la demanda de mano de obra que se necesita, ofreciendo posibilidades de formación concretas a los jóvenes y facilitando con créditos accesibles a emprendedores para que puedan invertir en sus proyectos.s También necesitamos que el empresariado acompañe entendiendo que debe capacitar y ayudar en la formación de sus futuros empleados con pasantías rentadas que signifiquen un aliciente para aquel que se esfuerza.

Abordar esta cuestión exige en todo caso, como ha señalado la Organización Internacional del Trabajo (OIT), adoptar un enfoque integrado y coherente que combine intervenciones macro y microeconómicas en diferentes ámbitos de actuación -educativo, laboral, social, etc.- y que esté orientado tanto a la oferta como a la damenada de mano de obra, como al volumen y la calidad del empleo. Para ello necesitamos que la política, las empresas, entidades financieras y los sindicatos trabajen en conjunto.

La resolución conjunta en Santiago de Chile, del 26.1.13, de la IV CUMBRE EMPRESARIAL UNIÓN EUROPEA – AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE “Inversiones para el crecimiento económico, la inclusión social y la sustentabilidad ambiental”, recomienda “que los formatos de capacitación que acercan la enseñanza con las pasantías en las empresas o que combinan la modalidad trabajo-formación, tales como la formación dual, cuentan con una amplio reconocimiento por parte de las empresas, que se refleja en una elevada tasa de inserción laboral del personal capacitado, que incluso es apreciado en situaciones de crisis, por lo que representan un capital fundamental para las personas”

Estoy convencida que se puede romper con el círculo de desempleo juvenil y me alientan experiencias concretas que pueden resultar motivadoras. Menciono algunos ejemplos: el prestigioso centro de capacitación de la Cámara de Industria y Comercio Argentino-Alemana (BBZ); el Colegio Agropecuario de Realicó; La Pampa (establecimiento educativo de nivel medio dedicado a jóvenes bachilleres con orientación agropecuaria), la Escuela Tecnológica Universitaria “W. v. Siemens”, del conurbano bonaerense y que ha sido pionera en la educación dual en nuestro país, y el querido Otto krausse, quien resiste los embates de la coyuntura.

En la Union Europea los jefes de Estado decidieron trabajar sobre lo que se llamó “Garantía para la Juventud“, que indica que un joven solo puede estar desempleado 4 meses. Una vez finalizado ese período, el Estado le organiza un lugar de capacitación o practica. Para ello, los mandatarios europeos crearon el fondo de seis mil millones de euros. Pero, asimismo, ya se sabe que cada país debe tomar el compromiso de realizar cambios profundos y crear incentivos.

Son las reformas estructurales sabias que hacen falta, que surjan de consensos. Debemos evitar hoy, el surgimiento de otra generación de jóvenes “Ni Ni”. Y rescatar del olvido cívico a los que ya pertenecen a esa generación.
A fines de febrero el flamante consejal de San Fernando, Alex Capmbell, me invitó a participar de la inauguración de cursos de oficios: vecinos de la zona hacían fila para interiorizarse y anotarse, la mayoría con sus hijos. Me topé con caras y ojitos con ganas de futuro. No los defraudemos. El derecho al trabajo digno es un derecho humano fundamental.

Argentina, otra vez a contramarcha del mundo democrático

Ante gobiernos autoritarios que construyen andamios legales para proteger su poderío, confundiendo Estado de derecho con Estado de legalidad, cierta parte de la comunidad política está reaccionando mientras que el gobierno argentino ha decidido ubicarse una vez más del lado erróneo, decidiendo apoyar al gobierno de Nicolás Maduro y olvidándose de los estudiantes y de las muertes violentas acontecidas sobre las que los eurodiputados piden “una clarificación” y que los responsables “paguen ante la Justicia por sus acciones”. La resolución solicita por otro lado el envío urgente de una misión europarlamentaria a Venezuela ”para calibrar la situación en el país en el más breve plazo posible”.

Pero no es con actitudes como las llevadas a cabo por nuestro gobierno el camino por el cual se defiende la democracia, sino por el compromiso certero de aquellos que sí creen en una defensa seria y responsable de los derechos humanos y las libertades individuales para todos sin importar su ideología, pertenencia política. Hay que alzar voces unidas para denunciar atropellos y exigir respeto cuando los poderes ejecutivos de estados omnipotentes ignoran y reprimen esas voces disímiles o críticas.

Es a partir de acciones por la defensa de la democracia a través de las cuales se originan hecho positivos como lo fue en su momento la creación del Grupo Parlamentario por la Democracia en Cuba que es parte de APDA (Alianza Parlamentaria Democrática de América), y al cual se suma hoy otra gran satisfacción al saber que los eurodiputados no han mirado al costado, sino que se han involucrado con el devenir democrático de Venezuela señalándole al presidente Maduro su “preocupación” por la represión violenta de las “manifestaciones pacíficas” en Venezuela y reclamando el fin de la persecución a la disidencia, que indudablemente no es lo que piensa y sostiene el gobierno argentino.

Las libertades de estudiantes, periodistas, líderes opositores y activistas pacíficos han sido “pisoteadas”, expresan los eurodiputados en una resolución que ha sido votada por una amplísima mayoría compuesta por 463 miembros de la eurocámara, frente a 45 voces en contra y 37 abstenciones. En el texto se recuerda al gobierno venezolano su “obligación de garantizar la seguridad de todos los ciudadanos en el país, independientemente de sus puntos de vista políticos o afiliación”.

Cuatro días después de la Asamblea de Apertura de las Sesiones Ordinarias en nuestro Congreso, deseo fervientemente que nuestro parlamento y todos sus miembros estemos a la altura del mandato que nuestros electores nos han encomendado, exigiendo y defendiendo siempre el respeto por la separación de poderes, la protección de los derechos democráticos y las libertades individuales, así como el estado de derecho y cuidando que la Justicia no sea utilizada por las autoridades de turno como un medio de persecución política y represión de la oposición democrática.

Es imprescindible para el triunfo de la democracia que todos los mandatarios, funcionarios y ciudadanos de las diferentes naciones del mundo recordemos que la defensa de la libertad está por encima de toda ideología, simpatía y amiguismo; que es un derecho ser libre, que la democracia es consenso y consentimiento político como base para la legitimidad de un gobierno, pero también tolerancia de la diferencia, y que el Estado de derecho es para todos sin excepción.

De la rumba y revolución madureña al tango y la intervención kirchnerista

El amague del jueves 20, anunciado por el jefe de Gabinete de ministro y vocero del gobierno Jorge Capitanich de limitar las ganancias, el olvido de los derechos humanos de los estudiantes venezolanos y en especial el silencio ante el segundo aniversario de la tragedia de Once que demostró nuestra presidente, parece una copia barata de la política venezolana, pero no por ello menos lamentable y peligrosa. El sábado estuve en los dos actos que se dieron en Buenos Aires, donde el reclamo por el respeto por los derechos humanos en Venezuela y en Argentina era el eje central: “libertad” se exigía en las escalinatas de la Facultad de Derecho, y “justicia” se reclamaba en la Plaza de Mayo.

En ambos países murieron jóvenes. En ambos países hay tristeza y desamparo. En ambos países los gobiernos no se hacen cargo, ni toman las medidas para solucionar la crisis. No hay funcionarios ni sentenciados ni despedidos, como tampoco pedidos de disculpas; pero sí “enemigos declarados” como la prensa y los medios. En ambos países, la omnipotencia del Estado está diluyendo la democracia. Pero también en ambos países, como ocurrió en Ucrania, la sociedad civil se involucró. Seres humanos comprometidos demuestran coraje cívico y luchan a su manera por la defensa de sus derechos, haciendo visible que la dignidad humana y la lucha por la libertad son irrenunciables.

Continuar leyendo

La verdadera gloriosa juventud del PRO

Con un gran espíritu democrático la juventud del PRO llamó el 14 de febrero a un acto frente a la Embajada de Venezuela para entregar un petitorio en solidaridad con los graves hechos de violencia sucedidos el 12-F de 2014 en Caracas, en donde cientos de miles de estudiantes universitarios de toda Venezuela retornaron a la lucha y a la resistencia.

Ante semejante acto de voluntad de libertad y paz de los jóvenes argentinos de mi partido acompañados por otros tantos venezolanos, decidí apoyarlos con mi presencia y no sólo para sostener esta loable movida sino también con la idea firme de intentar contenerlos desde la retaguardia y no exponerlos inútilmente.

Era imprescindible para mí como diputada nacional pero fundamentalmente como ciudadana que honra a la Democracia rechazar las acusaciones infundadas a priori y los procedimientos ilegales de detención y, más aún, el sometimiento a la tortura e incomunicación que han sufrido esos heroicos jóvenes venezolanos, y celebrar al mismo tiempo con mi presencia la decisión y el coraje cívico de los nuestros, ya que no fue fácil, pues tuvimos que exponernos a caras desencajadas que nos insultaban y silbaban por querer defender valores que nos hacen ser solidarios y democráticos. 

Acompañando a la juventud sentí que logramos difundir empatía por la triste situación en Venezuela pero también responsabilidad y tolerancia frente a la incitación y el abucheo. Sólo sé que aún, es más peligroso el callar demasiado tiempo, o mirar para otro lado cuando se cometen atropellos porque así entumece el espíritu y se diluye el coraje.

El 12 de febrero, Día de la Juventud, los estudiantes venezolanos unieron sus voces para gritar al mundo que luchan por su futuro en su país. Pero estos jóvenes no están solos, también estuvieron con ellos parte de la juventud argentina representada por los jóvenes del PRO manifestando su apoyo.

Finalmente el alma de los jóvenes venezolanos nos protegió (recuerdo todavía esa pancarta que decía “Mamá iré a la lucha por Venezuela. Si no vuelvo me fui con ella”) y pudimos alcanzar nuestro cometido de entregar el petitorio en la embajada en donde nos recibió su consultor político.

¡Nuestra gloriosa juventud satisfecha, por la misión cumplida, y yo orgullosa de haberlos acompañado! Cómo estoy orgullosa de ser la presidente del Grupo Parlamentarios por la democracia en Cuba y de haber creado el grupo de apoyo a Venezuela. Orgullosa de acompañar a María Corina Machado y Leopoldo López como hicimos el año pasado y de  ejercer la diplomacia en red.

Cada generación debe reafirmar los valores que nos hacen ser solidarios y democráticos. El día que la juventud no tenga ideales, sueños y compromiso, empobrecerá la humanidad. Así como los adultos mayores son nuestra memoria y ejemplo, los jóvenes se convierten en mi preocupación y en mi esperanza. Serán los que manejen la política, los negocios, empleadores y empleados. Decidirán sobre la paz y como convivir en sociedad.

Por ello debemos elaborar para Latinoamérica una estrategia que permita ofrecerles a nuestra juventud un futuro de trabajo y desarrollo,con empleo productivo, y por qué no, movilidad de un país a otro; e intentar convencerlos que también a nosotros nos importa mejorar al mundo, con bienestar y paz.

Tiempos para el fortalecimiento democrático

Nuestro país cumple 30 años de democracia pero con muchas asignaturas pendientes. No hemos sido capaces de generar políticas públicas que perduren en el tiempo. Tenemos un gran déficit, por ejemplo en las políticas sociales serias, siendo que la mejor política social es la generación de empleo. Por otro lado, ningún gobierno ha logrado tener canales estatales o medios públicos que no sean una mera herramienta gubernamental de propaganda política, sino en los que se difundan todas las voces.

Nos encontramos en un punto de inflexión en lo político. La intolerancia, la violencia y la división, así como también las denuncias por posibles hechos de corrupción, han iniciado una escalada en los últimos años que no sólo nos tiene que servir para reflexionar, sino para actuar. A una década de la llegada del modelo kirchnerista al poder, cada vez son más los casos de periodistas que sufren alguna agresión o presión por el simple hecho de pensar diferente. Asimismo, una gran cantidad de empresarios son víctimas de aprietes y medidas arbitrarias como, por ejemplo, los conocidos cepos. Los principales perjudicados, como siempre, terminan siendo los ciudadanos.

Continuar leyendo

La década perdida en la lucha contra las adicciones

La droga está instalada entre nosotros. Está en la escuela, en el club, en las plazas, en los boliches, recitales, en la cancha, en las cárceles, en el trabajo, hasta en las esquinas de nuestros hogares. Sin embargo, el Gobierno Nacional continúa mirando para otro lado frente a uno de los mayores flagelos que se hayan registrado en la historia de la humanidad.

La droga no discrimina; afecta la salud, la seguridad y el bienestar público. Irrumpe horizontal y verticalmente en toda la sociedad, desde las grandes ciudades hasta en los pueblos más pequeños; en las familias con muchos recursos y en las más humildes.

Hace un año, el ahora Papa Francisco calificaba a los narcotraficantes como “mercaderes de la muerte” y alentaba a los jóvenes argentinos a “seguir adelante, a marcar huella en la vida”.

Continuar leyendo

Acoso escolar: ¿sólo una cuestión de chicos?

El acoso u hostigamiento escolar o entre pares, también conocido como bullying”, es una forma de violencia en el ámbito escolar que, lamentablemente, sucede desde siempre y cada vez con mayor frecuencia en Argentina y el mundo.

Hace pocos días tomó conocimiento público el ataque físico de un grupo de alumnos de la Escuela Básica Nro. 23 de Wilde a un compañero que padece un retraso madurativo y que, según denunciara su madre, no era la primera vez que ocurría. Sin embargo, en esta oportunidad el hecho tuvo amplia repercusión porque fueron sus mismos agresores quienes grabaron la escena y difundieron el video por internet, potenciando el acoso por la exposición de la víctima.

Continuar leyendo

Erradiquemos el término “barra brava” de nuestro léxico

El término “barra” para referirse a los grupos organizados de hinchas violentos aparece por primera vez asociado al fútbol en el diario La Razón en octubre de 1958 a raíz del asesinato de Mario Linker en el partido de Vélez-River. De “barra fuerte”, paso a usarse el calificativo “barra brava” y se extendió por toda Latinoamérica, en especial a partir de 1980.

Coincidentemente con el nacimiento del término “barra brava”, aumentaron las muertes y las agresiones relacionadas con el fútbol. Las barras se constituyeron así en un elemento de identidad, de poder que cohesiona y que, cuanto más violenta son, se vuelven más admiradas.

Continuar leyendo