Paremos la locura

Estamos a punto de caer al precipicio. Podríamos evitarlo fácilmente si actuáramos con racionalidad y prudencia. La Presidente tiene todos los instrumentos al alcance de la mano: mayorías parlamentarias, una oposición moderada y consciente de los riesgos que enfrentamos, y puede dialogar con los gobiernos amigos -EE.UU, China, Japón, Rusia, Brasil, Alemania-, que pueden ayudarnos a destrabar este entuerto. También cuenta con los recursos para constituir un fondo de garantía a satisfacción del Juez de la causa – sí, ¡el Juez Griesa! – o puede recurrir a banqueros internacionales y nacionales para que adelanten los fondos.

Lo que no puede hacer es ignorar que existe una sentencia firme ni pretender desacatar ese fallo partiendo de un juicio de valor que compartimos la mayoría de los argentinos pero que no podemos imponer unilateralmente.

El juez Griesa está equivocado pero no creo que sea un juez venal ni un socio de los Fondos Buitres. Si volvemos a “foja cero” y, tal como vinimos haciendo por diez años, acatamos la jurisdicción acordada en los contratos y hablamos directamente con el Juez -sin intermediarios ni mediadores- podremos encontrar la fórmula más conveniente para salir de este atolladero con el más decidido apoyo de la ciudadanía argentina y de la comunidad internacional.

Tampoco tenemos que violar los compromisos que tenemos con quienes aceptaron los canjes del 2005 y el 2010.  Solo en los últimos tres meses, hemos emitido más pesos que los equivalentes en dólares suficientes para pagar a todos los holdouts al contado.

El problema no es el dinero, sino la ceguera de persistir en una conducta que no nos deja salida alguna. No es el momento para posiciones principistas vacías ni soluciones abstractas que chocan con la testarudez oficial. Tampoco de construcciones alternativas al desacato planteado.

Argentina no ha podido, hasta ahora, encontrar su rumbo como nación sustentable y creíble. Tenemos la oportunidad de demostrar que hemos aprendido de nuestros errores y que podemos rectificarnos a tiempo. Resbalar, en este momento, es caer muy violentamente y, las consecuencias, las pagaremos por muchos años.

La Patria

Según la Real Academia Española, Patria es “la tierra natal o adoptiva ordenada como Nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos históricos, jurídicos y afectivos”.

Las naciones en formación o las colonias que buscaban su identidad nacional independiente utilizaron la “Patria” como la exaltación de valores diferenciadores de otros pueblos – vecino o lejanos – muchas veces en forma antojadiza o arbitraria.

Si San Martín y Bolívar se hubieran puesto de acuerdo, hubieran tenido el acompañamiento seguro de O’Higgins, Sucre y Artigas y la “Patria” hubiera podido ser una gran unión hispanoamericana desde 1810 en adelante.

Continuar leyendo

De China con amour

Estuve en China desde el 8 hasta el 22 de junio próximo pasado. Fue mi cuarto viaje en los últimos 5 años (3 de ellos invitado por el Partido Comunista Chino).

No voy a perder tiempo ni espacio reiterando la muy conocida información que ilustra el volumen y la calidad de los logros alcanzados por la República Popular China, en particular, desde el 12° Congreso del PCCH – 1982 – donde se decidiera la “política de reforma y apertura” conducida por Deng Xiao Ping.

Tuve la oportunidad de exponer las conclusiones de mi libro sobre la relación entre China y el subcontinente sudamericano así como seguir aprendiendo los fascinantes vericuetos de un sistema de poder que cuenta con ceremonias que saben combinar 5.000 años de historia – imperio, ocupaciones extranjeras, guerras civiles – con el marxismo ortodoxo y la modernidad más audaz y creativa.

Continuar leyendo

Seguimos mirando hacia atrás

Perón murió hace 40 años. En ese tiempo no pudimos ni hacerle su merecido monumento ni colocarlo definitivamente al lado de otros estadistas de su tiempo – Getulio Vargas, Charles de Gaulle, Mao Tse Dong, Nehru y otros – en ese “Olimpo” que les corresponde a las grandes figuras que marcaron la historia de sus naciones.

Es justamente la “dimensión histórica” lo que nos permite procesar el pasado en una suerte de “archivo”  para que no sigamos viviendo en el presente los acontecimientos que nos trajeron hasta aquí, pero que no pueden seguir condicionándonos ni, mucho menos, hacernos repetir ese pasado en forma perpetua.

Continuar leyendo

La Justicia salvó el honor de la República

No podía ser de otro modo. El increíble y absurdo documento firmado el Día Internacional del Holocausto Judío- el 27 de enero del 2013- por los ministros de Relaciones Exteriores de Argentina e Irán fue declarado “inconstitucional” por la Cámara Federal. Así no lo hubiera hecho, el gobierno iraní, ya habiendo logrado su objetivo de demostrar que “Argentina abandonaba la conspiración sionista”, lo había ignorado y dejado de lado.

¿Cómo era posible que se constituyera una “Comisión de la Verdad” entre el agredido y el agresor imputado para juzgar y eventualmente alterar las decisiones judiciales? Ninguna nación civilizada puede aceptar semejante despropósito y mucho menos transformarlo en un tratado internacional (vergüenza de nuestro Congreso que, obedientemente, lo ratificara por ley a la velocidad del rayo a un mes de su firma ).

Lo único que podía y debía proponer el gobierno argentino al gobierno iraní era un simple acuerdo de cooperación por el el cual se garantizara el viaje del juez interviniente y su equipo a Teherán para tomarles declaración indagatoria a los requeridos por INTERPOL (hecho que podía realizarse en la sede de la embajada argentina). Sería luego el Juez y las instancias judiciales superiores argentinas las que debían decidir los pasos a seguir. Los imputados podían tener asistencia letrada y apelar aquellas decisiones que consideraran lesivas de sus derechos. Las autoridades iraníes podían otorgar esa asistencia, si lo consideraban pertinente.

Por motivos hasta ahora inexplicables, se negoció en secreto ese “Memorandum” que nunca llegó a tener existencia plena -porque no fue ratificado por el parlamento iraní- y que se constituyó en otro paso del aislamiento internacional de Argentina, solamente acompañada por el regimen chavista venezolano.

El destino de la causa sigue siendo incierto. Errores y horrores cometidos hacen cada día más difícil que podamos llegar a la verdad y la justicia que legítimamente reclaman los deudos de las víctimas y que toda la nación brutalmente agredida debe seguir exigiendo.

La Justicia argentina ha salvado el honor de la República.

Y el desembarco continúa…

El libro que presenté en noviembre del 2013 – “La Invasión silenciosa, el Desembarco Chino en América del Sur” – había sido terminado en junio de 2013. A menos de un año, los números ahí expuestos han quedado desactualizados. Consignaba al 1 de abril de ese año U$ 100.000 millones de inversiones chinas durante los últimos 8 años y vaticinaba que, en sólo 5 años más, China sería la potencia extra-zona más importante para toda Sudamérica.

Miremos algunos datos de los últimos 8 meses:

  1. Las 2 represas de la Prov. De Santa Cruz, Argentina – Kirchner y Cepernic – fueron ganadas por la empresa china Gezhouba Group asociadas con locales con una inversión de U$4.500 millones (hoy estas obras públicas están en riesgo por dudas de parte del Bank of China para financiar las obras).
  2. Cofco (China) compró las compañías comercializadoras de granos Nidera (Holanda) con una facturación anual de U$17.000 millones al año. La mitad de esa facturación se produce en la región.
  3. Una semana después, Cofco compró el 51% del Noble Group en U$ 1500 millones. La compañía opera en soja, café, cacao y azúcar en toda la
  4. En marzo del 2014, Citic y Gouxin de China compraron en U$ 5850 millones a Glencore Xstrata la mayor minera de cobre del Perú –Las Bambas- , que, sumando  la mina del Tomocho – también china – significa el control de la mayoría de la producción minera peruana.
  5. Durante el año 2013 SINOPEC – China  compró a Petrobras Brasil 180.000 barriles de petróleo por día por una cifra de U$3.000 millones (125% más que en el 2012).
  6. En octubre del 2013, CNOOC – China entró en el consorcio de explotación del mayor yacimiento petrolero brasilero – Libra – asociada con Shell, Total y Petrobras.
  7. Durante el 2013, la China National Petroleum Company (CNPC) compró el 80% del petróleo exportable de Ecuador.
  8. A los U$5.000 millones de dólares que ya debía Ecuador a China, se suma el financiamiento de U$ 7.000 millones para la construcción de la Refinería del Pacífico.
  9. Sinopec-China anunció en septiembre del 2013 la inversión de U$14.000 millones en el bloque Junín I de la faja del Orinoco, en Venezuela.
  10. En febrero del 2014, Evo Morales inauguró una planta piloto china para explotar el litio de Bolivia en las Salinas de Uyuni.

 

Para muestra vale un botón. Este es solo un listado ejemplificativo de lo que está ocurriendo entre China y Sudamérica en los últimos meses.

Sin duda es nuestro gran desafío ponernos a la altura de una relación que crece a la velocidad del rayo mientras nosotros seguimos moviéndonos en carreta.

Réquiem para un amigo

Tuve la honra de conocer a Adolfo Suárez siendo un joven militante que visitaba Madrid en forma clandestina a mediados de 1978. Él era primer ministro de España y quiso conocer de primera mano lo que pasaba en Argentina durante “los años de plomo”. Un amigo en común le sugirió escuchar mi relato.

Cuando el 23-F –alzamiento del Cnel. Tejero en 1981- volví a Madrid y nos encontramos a las 48 horas de su liberación del Palacio de las Cortes, detención que todo el mundo pudo ver por obra y gracia de una cámara que los amotinados no llegaron a destruir. Negándose a arrojárse al suelo -cómo habían hecho todos sus colegas diputados con la excepcion de su vicepresidente, el general Guttierrez Mellado- había enfrentado de pie a los Guardias Civiles y sus amenazantes ametralladoras al grito de: “España no se arrodilla ante los golpistas”.

Ese 23 de Febrero, unos minutos antes de la irrupción de Tejero en el emiciclo, Adolfo había renunciado a la presidencia del gobierno después de 5 años de una transición democrática ejemplar jalonada por los “Pactos de la Moncloa”, la Constitución de 1978, la construcción de la autonomías regionales, la legalización del Partido Comunista, la ley de divorcio y, sobre todo, el establecimiento de un sistema de partidos vigente hasta hoy.

Asumió el gobierno en 1976 tras la muerte de Franco, con sólo 43 años, por decisión del rey Juan Carlos, de quien era amigo y confidente. Había sido el ministro más jóven del último gabinete del “Caudillo”. Entendió que España debía democratizarse e integrarse a Europa y a la OTAN. Fueron los socialistas de Felipe Gonzalez y los populares de José María Aznar quienes completaron la obra que Adolfo había dejado plantada, y bien plantada.

En mayo de 1981 vino a la Argentina por iniciativa de los doctores Angel F. Robledo y Fernando de la Rúa, en una pequeña comisión que tuve el honor de integrar. El general Viola gobernaba y prometía una “transición” hacia la democracia.  Adolfo tomó el guante y vino a testimoniar cómo podía recorrerse el difícil camino entre la dictadura y una democracia moderna. Su ejemplo fue utilizado por nosotros y todos nuestros vecinos. Se quedó aquí cinco días, recibió a los partidos que empezaban a asomar, viajó a Córdoba -donde tuvo que interrumpir una conferencia por amenaza de bomba- y hasta concurrió al velatorio del doctor Ricardo Balbín.

Durante la Guerra de Malvinas, fue el impulsor de la mediación del rey Juan Carlos y llegó a reunirse en la embajada británica en Madrid con un emisario de Margaret Thatcher- su gran amiga- proponiéndole una administración conjunta de las islas por 30 años bajo las banderas argentina, española e inglesa, con desocupación de las tropas argentinas y desmilitarización total del Atlántico Sur. A su pedido, le hice conocer esa propuesta al general Galtieri, quien se negó a darle entidad. El resto es historia conocida.

El alzheimer lo alcanzó en el 2003. Recorrió el mundo la foto del rey Juan carlos visitando a quien hiciera “Grande de España” y Duque de Suarez, tomándolo cariñosamente por los hombros. Muchos jóvenes ignoran todo lo que aquí relato. No debe extrañarnos: pareciera que nosotros hemos optado por una memoria selectiva, segmentada y superficial. Pero la Historia es la Historia y Adolfo Suárez fue y será siempre un Grande Hombre Universal, que supo incluirnos en su mundo y logró ayudarnos con su obra ejemplar, que en Argentina todavía no hemos concluido.

Adiós, Adolfo, seguro que ya estás bien instalado a la diestra del Creador.

Al pueblo de Venezuela, ¡salud!

El pueblo de Venezuela está dando un verdadero ejemplo de civilidad. La inmensa mayoría, esté de un lado -el chavismo- o del otro -la Mesa de la Unidad Democrática-, muestra su voluntad de paz, democracia y justicia.

Con millones de hombres y mujeres en las calles, sólo una minoría ínfima se expresa en forma violenta.

Queda claro que la única “incitación a la violencia” proviene de la conducción del Estado: el presidente Maduro y los voceros más encumbrados del régimen, que utilizan a las fuerzas de seguridad y grupos parapoliciales y paramilitares para intimidar y agredir en forma salvaje a sus propios conciudadanos. A eso hay que agregarle la agresión económica –56% de inflación y desabastecimiento popular– y la más absoluta y descarada censura a la prensa.

El argumento de la “conspiración fascista” o la “intervención extranjera” son sólo un gesto desesperado ante la incontrarrestable verdad: el régimen chavista está terminado y debe concretar una salida democrática consensuada con la oposición. Las instituciones venezolanas, las actuales controladas por el chavismo, tienen más que suficientes instrumentos para ordenar una transición pacífica que puede desembocar –o no– en elecciones adelantadas. Pero el propio presidente Maduro podría presidir esa transición organizando un “gobierno de unidad nacional” con un programa para enfrentar la profunda crisis económica que padece hoy Venezuela. El primer paso es la inmediata liberación de Leopoldo López, el líder más popular de la oposición encarcelado ayer.

La UNASUR y la CELAC deberían mediar para alcanzar dicho acuerdo. ¿O acaso no lo están haciendo Noruega y Cuba en relación a un proceso tan complicado como son las negociaciones de paz entre el gobierno colombiano y las FARC?

Tenemos ahora la posibilidad de demostrar que las instituciones de integración sudamericana y latinoamericana pueden cumplir un rol que vaya más allá de la retórica.

Los próximos días serán decisivos. Si no reaccionamos rápidamente, podríamos tener que hacernos responsables de una tragedia que puede ser evitada.

Es hora de decir basta

Antonio Ledezma, ex gobernador, diputado y senador de la República, es actualmente alcalde mayor de Caracas. En los últimos cuatro años ha tenido que soportar múltiples intentos de derrocamiento,vaciamiento de los fondos y atribuciones municipales y el permanente agravio y acoso por parte del gobierno venezolano. Como importante dirigente de la MUDMesa de la Unidad Democrática– apoyó a Henrique Capriles en las últimas elecciones presidenciales. El presidente Maduro se ocupa cotidianamente de agredir –utiliza normalmente el término “sucios fascistas”– al gobernador Capriles, a los diputados Leopoldo López y María Corina Machado y al alcalde Ledezma, a quien le suma la caracterización de “mequetrefe y asesino”.

Continuar leyendo

Orgullosamente solos

Han sido 10 años –2003-2013– de muy intensas relaciones exteriores para la República Argentina. Comenzamos con nuestros vecinos: le cortamos el suministro de gas a Chile y los puentes al Uruguay; a los franceses les quitamos Aguas Argentinas, el espectro eléctrico y parte de una compañía de teléfonos y otra de gas. A los españoles, Aerolíneas Argentinas e YPF. Claro, todo esto fue en defensa del patrimonio nacional.

A nuestros 40 clientes comerciales más importantes en el mundo les pusimos trabas a sus exportaciones. Para agilizar las medidas aduaneras restrictivas, lo hacemos por “instrucciones telefónicas” del secretario Moreno (así podemos modificarlas diariamente sin la “rigidez” de las leyes y dificultamos su cuestionamiento ante la Organización Mundial de Comercio donde, en forma inédita, nos cuestionan todos juntos).

Continuar leyendo