Los dobleces del modelo

Habrán sido realmente sabios los constituyentes de 1853 cuando establecieron el mandato presidencial en 6 años sin posibilidad de reelección inmediata. La historia nos ha enseñado que todos los intentos reeleccionistas obtenidos merced a sucesivas reformas constitucionales, no depararon nada bueno para la República. Solo por citar los más recientes; el otrora aclamado reformador estatal Carlos Menem, terminó repudiado por sus anteriores súbditos (Néstor incluido) y el actual segundo mandato de Cristina se encamina al desbarranque total e inevitable por donde quiera que se lo mire.

Asumiendo que al margen de ser un segundo ciclo de un mismo gobernante, el actual periodo se presenta como el tercero de una misma concepción de modo de gobernar, son muchos ex detractores o defensores de la gestión de Néstor Kirchner que coinciden en afirmar que a todas luces su gestión fue mucho mejor o mucho menos mala (según quien lo diga) que la de la actual mandatariaSubrayo mandataria y no mandante porque me parece que a veces la Presidente confunde los términos;  en especial cuando nos reta a todos y a todas desde el podio y por cadena nacional.

Continuar leyendo

Ley antiterrorista nacional y popular

Una noche cualquiera de mi adolescencia, con el silencio habitual de esa noche cualquiera. Una ciudad adormecida entre sábanas, recuperando energías para la jornada por venir. Silencio, quietud, calles vacías, sueños en curso. Un ruido estremecedor, repentino e imprevisto. Gritos, sirenas, visibles rastros de sangre en las manos de quienes las tienden para ayudar.  También sangre, invisible, en las de aquellos jóvenes que en honor a vaya a saber uno que sublimes “ideales” rompían algunas noches no solo los sueños de la ciudad sino los de cientos de familias destrozadas por la bomba traicionera, la metralla fratricida, la muerte por la muerte misma y el despreciable empecinamiento en la revolución permanente. Eso creo recordar que era para mí generación el terrorismo

El guerrillero preso y desarmado; torturado y desaparecido. La embarazada cautiva a la que se le arranca de los brazos al hijo recién nacido, que es luego entregado a extraños para que crezca sin pasado, sin origen y sin raíces; constituyendo un delito aberrante ejecutado por un Estado que adquirió en la batalla los mismos males que se proponía erradicar. Eso también era terrorismo -y por cierto, de la peor especie.

Los relojes detenidos en las inertes muñecas de las 85 víctimas de la AMIA marcaron definitivamente a la hora 09:53 de aquel 18 de julio de 1994, como la correspondiente al mayor atentado criminal perpetrado en territorio argentino. Aquello también fue terrorismo, en su máxima expresión

Y las torres gemelas, la explosión en Atocha, los fundamentalismos asesinos escudados en cualquier exacerbación de una creencia religiosa, constituyen obviamente demenciales extremos de lo que el concierto mundial de las naciones reconoce como terrorismo

El terrorismo es definido por la RAE como la “actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos”. Simple pero contundente.

Nuestro código penal contempló hasta 2007 un concepto bastante aproximado al pensamiento mundial en la materia disponiendo en su artículo 213 “quien tomare parte de una asociación ilícita cuyo propósito sea, mediante la comisión de delitos, aterrorizar a la población u obligar a un gobierno o una organización internacional, a realizar un acto o abstenerse de hacerlo, siempre que ella reúna las siguientes características:

a) Tener un plan de acción destinado a la propagación del odio étnico, religioso o político;
b) Estar organizado en redes operativas internacionales;
c) Disponer de armas de guerra, explosivos, agentes químicos o bacteriológicos, o cualquier otro medio idóneo para poner en peligro la vida o la integridad de un número indeterminado de personas”

Luego el modelo que todo lo puede, sin pedir permiso a los padres de la lengua, agrupo bajo el término “terrorismo” a la trata de niños, la prostitución el fraude financiero y hasta la protesta social (si es una protesta social no conveniente claro está). Incluso a un periodista inquieto se le quiso aplicar como “correctivo” la particular ley antiterrorista nacional y popular.

Hace un par de días, en una nueva emisión del melodrama presidencial de entrega casi diaria que bien podría titularse “Sola contra el mundo”, fuimos informados que la quiebra de la imprenta Donnelley, constituye un terrible acto de terrorismo “puro y duro”.

Inútil sería intentar desde esta columna descubrir la verdad sobre el cierre del establecimiento gráfico. Pérdida de rentabilidad, alteración insalvable de los términos de la ecuación “costo beneficio”, hastío irreversible por los caprichos y entuertos administrativos, cepo y más cepo o también -porque no- la vieja y conocida maniobra de quiebra fraudulenta. Como sea, y sin ser expertos en derecho, parecería prima facie que el vocablo “terrorismo” no aplica para esta situación.

Sin bien la imagen de 400 operarios sin trabajo causa angustia, desde hace ya bastante tiempo, con mayor o menor repercusión mediática, imágenes similares son casi cotidianas: autopartistas, metalúrgicas, constructoras, frigoríficos, textiles y tantas otras actividades industriales y comerciales van cerrando sus puertas. Van bajando sus persianas y apagando su luces para no encenderlas nunca más. Por más proclamas lanzadas en el salón “Mujeres argentinas”, por más conciliaciones que se hagan en la cartera laboral y por más que esmere nuestra Gendarmería en despejar las autopistas. Normalmente el empresario (patriota o buitre) recurre al cierre de su emprendimiento no como primer recurso ante un sacudón, sino como última e irreversible decisión cuando aprecia que con cada amanecer su situación empeora respecto al día anterior

Desde aquel famoso “Les hablé con el corazón y me contestaron con el bolsillo” hasta las desaforadas alocuciones nacionales y populares que incluyen amenazas de expropiación de la gestión empresarial, precios cuidados y tal vez (porque no) la creación de un “Guantánamo” a la criolla para albergar a estos nuevos y peligrosos “terroristas”, nuestros brillantes líderes parecen no entender que sea que se trate de una poderosa filial de una aún más poderosa multinacional hasta un almacén de barrio, la cosa funciona con un viejo precepto fenicio: “maximizar utilidades y minimizar pérdidas”. Me permito agregar (utilizando mi profesión universitaria y no mi condición de marino) que resultará muy beneficioso también que las ganancias obtenidas lícitamente puedan también lícitamente ser de libre disponibilidad.

No se apure en condenarme, amigo lector. También existe la función social de la empresa, el rol integrador del trabajo, los factores de la producción que aprendimos en el cole (naturaleza, trabajo y capital) y un montón de cosas más. Pero el empresario no es un predicador y aún a los predicadores, a los curas y a los pastores, a usted y a mí, no nos gusta perder dinero, es así de simple y sencillo. ¿Acaso usted alguna vez pensó que el descuento del supermercado en un determinado día de la semana se hace para que el dueño de la cadena duerma mejor esa noche sabiendo que hizo el bien al prójimo? Seguro que no, pero eso no es óbice para que -si tenemos tiempo- aprovechemos ese día para deambular con nuestro carrito entre las góndolas y eso no nos transforma en usureros.

Gritos, amenazas, aplaudidores que asienten con la cabeza ante cada palabra pronunciada desde el podio y se miran entre sí para efectuar un “control cruzado” de gestos aprobatorios, advertencias cantadas por la barra adolescente y mucha pero mucha cadena nacional, no solo no alcanzan para frenar la debacle nacional y popular sino que la agravan y nos precipitan cada día a un abismo más profundo del que será más difícil salir.

Alguna razón secreta deberá existir para preferir estos métodos a otros un tanto más “ortodoxos” que permitan a un empresario trabajar con el natural riesgo de “ganar o perder”, pero sin el temor de ser equiparado a un miembro de Al Qaeda. Con todos los controles, regulaciones y medidas que por otra parte impidan que se transforme en un Al Capone. Y que si llegara a transformarse en un émulo del capo mafioso, hagan que vaya preso igual que este, por evadir sus tributos para con el fisco

La imprenta Donnelley tal como la conocimos ya no existe. Sus trabajadores, aún inundados por la adrenalina que genera la situación, se han puesto al frente de la producción. Sabemos cómo termina la historia: los clientes elegirán empresas menos conflictivas para encargar sus trabajos, no habrá plan de inversión ni conducción estratégica del negocio y tal vez cuando menos lo recordemos, la mano salvadora del Estado anexará la planta a la cartilla del déficit público o –por qué no- algún vicepresidente ducho en estas cuestiones armará alguna “cosita” con un par de amigos y se la quedará.Total, si lo pescan dirá que fue fruto de la más pura casualidad.

Una vez más lo invito a jugar juntos, amigo lector. Le pregunto: si pudiéramos poner en una larga fila a nuestros principales dirigentes empresarios, en otra a nuestros gremialistas y en una tercera a nuestros gobernantes y -ya que hablamos de terrorismo- los miráramos fijamente a sus ojos por un buen rato, ¿qué fila piensa usted que nos daría más terror?

Animales de costumbre

Estimado amigo lector, ¿se dio cuenta de que el segundo procesamiento del Vicepresidente tuvo menos “glamour” que el primero? No tuvimos una emisión en cuasi cadena nacional para anunciarlo. Y si bien los distintos medios le dieron un lugar destacado en sus ediciones, la noticia fue más bien como la consumación de algo esperado por todos; para cuando lleguen el tercero y cuarto procesamientos la noticia tal vez aparezca en sociales o en la sección “servicios” de los principales medios.

Es que aquella vieja premisa de que “el hombre es un animal de costumbre” se aplica en forma inexorable a casi todos los campos de las relaciones humanas. La perra “Laika” asombró al mundo allá por noviembre de 1957 cuando orbitó la tierra como única tripulante de la nave soviética Sputnik; hoy asumimos como normal  que nos saquen fotos carnet desde la estratósfera y a nadie emociona que los humanos anden husmando por las callecitas del cosmos.

Continuar leyendo

Que la Presidente hable para todos

Comienzo a pensar que quiere el destino que, cada vez que Argentina atraviesa un avatar que marcará su futuro, me encuentre por razones profesionales contemplando la situación desde el exterior. En esta ocasión, un relevamiento técnico muy específico me ha depositado acá nomás, del otro lado del río en la capital uruguaya donde, como es más que sabido por todos y todas, nuestros estornudos políticos y económicos causan severas gripes financieras.

Durante las últimas semanas; nuestros vecinos  han seguido casi a la par nuestra las diferentes alternativas del preocupante tema del fallo adverso (en tres instancias) que el país obtuvo de parte de la justicia americana en la cuestión del pago a los bonistas que no aceptaron el unilateral canje de deuda dispuesto por Argentina y al que adhirió la mayoría de los acreedores externos. Discusiones sobre la legitimidad del fallo (ya que nosotros elegimos a la justicia de USA como la única válida), la clausula RUFO, el Stay y tantas otras, no son motivo de análisis entre el común de la ciudadanía uruguaya; ellos simplemente tienen miedo; mucho miedo; ven a un gigante herido gravemente y que sólo merced a una especie de furia interna se muestra altivo y victorioso en medio de una dura derrota; por momentos quieren contagiarse del optimismo oficial de nuestras autoridades; pero una y otra vez el terror los vuelve a abrazar y los lleva a preguntarle una y otra vez a cada argentino con el que se cruzan: y usted, ¿qué opina?

Continuar leyendo

De hijos y entenados

En plena cuenta regresiva para el fin de la era K, son públicas y cada vez más notorias las tiranteces entre la tropa oficial en la natural búsqueda de acciones que permitan a los candidatos  posicionarse de la mejor manera posible en la primera interna real que tendrá el partido gobernante ahora que Néstor no está y Cristina no puede candidatearse.

Habrá notado, amigo lector, que los distintos postulantes oficialistas se esmeran en marcar sus diferencias internas en todos los casos, contra el gobernador Daniel Scioli.  Sus recientes declaraciones sobre una eventual polarización del voto entre su propuesta y la opción macrista, han enfurecido a los soldados de Cristina quienes raudamente han salido al cruce de tamaña “ofensa”.

Entre las espadas más filosas de los soldados de la “Jefa” se destacan el actual ministro del Interior y Transportes Florencio Randazzo y de defensa Agustín Rossi. Si bien un análisis primario podría determinar con certeza que la Presidente no marca aún sus preferencias – al menos en público- se puede realizar con todo derecho una segunda lectura que indica claramente que el título de esta columna tiene sobrado fundamento.

Continuar leyendo

El presidente procesado

Finalizado el Mundial y sin la copa en la mano, la sociedad argentina volvió a prestar atención en forma inmediata al resto de los torneos que día tras día la tienen también liderando los primeros puestos del ranking mundial: inflación, inseguridad, déficit educativo y de salud, y un largo etc. Pero ninguno de todos los anteriores nos ha de llevar a la cima del podio en forma tan espectacular como lo hará -en el campeonato mundial de la corrupción- la breve estancia del encartado Amado Boudou al frente del Poder Ejecutivo Nacional

Si tuvo usted tiempo, amigo lector, de ver por estos días emisiones de TV de afuera, la expectativa por la final futbolística hizo que muchos canales de los cinco continentes se refieran en forma reiterada a cuestiones relacionadas al lejano país sudamericano que, una vez más, enfrentaría a la prolija y ordenada Alemania. He visto y oído hablar de nuestro país con mayor o menor grado de detalle, con precisiones y con subjetividades propias de la visión que tienen de nosotros en distintas latitudes del orbe.

Si por una cuestión de calendario el cierre de la Copa Mundial se hubiera corrido un par de días, el mundo tendría una perla periodística que muy difícilmente podría ser asimilada o entendía con facilidad por las culturas germana, nipona o sajona; muy probablemente tampoco por las mexicana, chilena o uruguaya. Si bien, con sus más y sus menos, ninguna de las comunidades aludidas es ajena a hechos de corrupción que han sacudido en alguna que otra ocasión lo más profundo de sus cimientos institucionales, la delegación de la presidencia de la Nación a un funcionario procesado por la Justicia en una causa por sobornos y con firmes posibilidades de ser procesado en al menos otras dos, constituye un hito periodístico de amplio espectro digno de protagonizar tanto la pantalla de CNN y RTVE como de History Channel o Animal Planet

Podrá en este punto, amigo lector, tildarme de exagerado; unas horas de interinato seguramente no lleven al procesado a la obligación de producir actos protocolares o administrativos que comprometan de manera significativa el futuro de la patria o sus instituciones. Es muy probable que el encartado haya recibido directivas claras de no circular por los alfombrados pasillos del poder, no llamar, no preguntar, ni hacer nada que pueda exacerbar aún más sus “no positivas” relaciones con el resto del equipo gubernamental. Hay que evitarle incluso al jefe de la “devaluada” casa militar, la difícil tarea de –en caso de ingresar Boudou a Casa de Gobierno- ordenar la rendición de honores militares a un procesado; algo que se da de patadas con elementales normas de disciplina castrense. La tradicional fórmula de bienvenida “Buenos días señor Presidente; Casa de Gobierno sin novedad” sonaría casi a cargada; ya que precisamente la novedad sería que la cabeza del PEN se encuentre siendo ejercida por un individuo con varios expedientes abiertos en la justicia penal

Suelen -desde el kirchnerismo- comparar la situación del Jefe de gobierno de la Ciudad con la del vicepresidente; parecen olvidar dos cuestiones muy importantes. La primera es que uno al margen del título rimbombante del cargo, Macri no es más que un intendente municipal. La otra, y tal vez más importante, es que se suponía que esta gestión del FPV era más buena, más transparente y más patriota que todas las demás. En especial que la del alcalde porteño. Nos dijeron que venían a romper con la corrupción, que no dejarían sus convicciones en la puerta de la Casa Rosada, que no permitirían que se le siga robando al pueblo su ilusión y su futuro. (algo creo que dijeron también sobre no robarles su dinero; pero no estoy seguro)

Un vicepresidente es nada más ni nada menos que un “presidente suplente”. Aún imbuido del clima futbolero, me permito reflexionar sobre el excelente papel que jugó Romero en nuestra selección. No hizo falta poner en acción al arquero suplente; pero seguro que Orión o Andujar no eran ni mancos, ni rengos ni discapacitados visuales. Si Sabella los eligió sería porque podrían cumplir su rol con la misma idoneidad que el titular. Eran en suma, hombres de total confianza para el resto del equipo.

Hablando de confianza, me despido con una pregunta que suele hacerse a modo de test de honestidad simbólico -alguna vez se la habrán hecho seguramente: Usted, amigo lector, ¿le compraría un auto usado al vicepresidente Boudou? En este particular caso, la respuesta la tendrá tarde o temprano el juez federal Claudio Bonadio.

Gloria en Brasil, desvergüenza en Tucumán

Quiso el destino que razones profesionales me llevaran por estos días a cruzar el “charco” con destino a la vecina orilla, con la más sana intención de contrarrestar en parte el malestar que reina entre nuestros vecinos, a la luz de los últimos nada amistosos gestos que nuestro poco diplomático canciller y algún que otro funcionario de la secretaria de Transportes le han obsequiado a “nuestros hermanos uruguayos”. Así las cosas, luego de la jornada laboral del día 8 de Julio, pantalla gigante mediante, compartí con camaradas charrúas las alternativas de la derrota brasileña a manos de Alemania. Los sutiles comentarios que llegaban a mis oídos sobre los deseos para la jornada venidera me llevaron a la convicción de acelerar mi partida de tal forma que la salida de Argentina a la cancha me encontrara en territorio menos “hostil”.

A punto de abandonar el hotel, me sorprendieron las imágenes de la celebración del 198° aniversario del verdadero nacimiento de la Patria. Como resistir a la tentación de ser “testigo” de ese triste espectáculo. En realidad, tal vez el adjetivo correcto no sea precisamente el de “triste” pero es muy probable que cualquier otro que utilice me lleve invariablemente a tener que pedir perdón por mis dichos y realmente ninguno de los funcionarios allí presentes se merecen que ciudadano alguno les pida perdón -más bien todo lo contrario.

Un 9 de Julio a puertas cerradas, en un estadio “cuidado” mejor que los precios de igual denominación, con la militancia paga de siempre y un amplio operativo de arriado del ganado a sueldo. Ministros, secretarios de Estado, diputados, adherentes varios y jerarcas militares -entre ellos, el mismísimo jefe del Ejército, portando su desempolvado uniforme de súper gala, ya en desuso desde hace años para actos protocolares, ostentoso como lo no lo es su devaluado ejército nacional y popular y encima luciéndolo para sentarse a escuchar los divagues de un procesado por la justicia.

Creo estimado amigo que coincidirá conmigo si le digo que la cara de pocos amigos con que miraba Florencio Randazzo al Procesado Vicepresidente durante su obsecuente discurso sea tal vez la mejor síntesis de lo que puede sentir cualquier persona con dos dedos frente que es obligada por “obediencia debida” a rendir honores a un encartado judicial (nombre con el que la jerga jurídica denomina a todo delincuente procesado). Por otra parte, mientras la ministra de Industria Débora Giorgi no atinaba a levantar la vista mientras el procesado seguía loando a Néstor y Cristina, el inefable Rossi no conseguía esbozar al menos una tibia sonrisa , y se veía mucho más incómodo que cuando visita una unidad militar.

La postal que mostraban las cámaras oficiales -únicas habilitadas para obsequiarnos a todos y todas las imágenes del evento, aunque sin cadena nacional seguramente por un atisbo de vergüenza oficial- era rica en detalles pintorescos. Uno estuvo constituido por la cantidad de participantes que no demostraban la menor intención de aplaudir las huecas frases del orador, hasta que al ver sus rostros en las pantallas gigantes esbozaban un desapasionado palmoteo así como por las dudas.

Así fue que con la cabeza inundada por esas imágenes casi de ciencia ficción, me hice a la ruta, lugar en el me sorprendió el inicio de la esperada semifinal Argentina versus Holanda. Calles desiertas, rutas desiertas, control migratorio y aduanero desierto ( lo que no está bueno en ningún caso, muchos menores, mucha droga o mucha divisa podría pasar en dos horas de tierra liberada; sería bueno mejorarlo para el próximo domingo). En la más absoluta soledad viví el primer tiempo, el segundo, el alargue… los penales me sorprendieron ingresando a la Ciudad de Buenos Aires, la que de pronto estalló en un solo grito, en una sola consigna, en una sola bandera. La alegría de un pueblo muy castigado por sus dirigentes; el clamor de una sociedad que al menos encontró algo de lo que sentir orgullo, ante tanta vergüenza nacional y popular con la que nos bombardean cada día.

Los últimos kilómetros de mi trayecto contrastaron con las horas de viaje en soledad. La gente en las calles no era conducida por punteros, las banderas no tenían pañuelos extraños, ni nombres propios ni mucho menos flecos amarillos como la que ahora difunde el ministerio de Defensa desde su página oficial. La Plaza, el Cabildo, el Obelisco, las capitales de provincia, todo absolutamente todo se vistió de un legítimo fervor celeste y blanco tan multitudinario como el que ni “Él” ni “Ella” -ni mucho menos sus discípulos- podrían alguna vez conseguir por mucho recurso financiero al que pudieran echar mano.

Y creo, queridísimo amigo lector, que nos merecemos legítimamente disfrutar un poco el ver a la República Argentina, gracias al mérito de nuestros deportistas, entre los primeros puestos de algo positivo. Luego de encabezar tantos índices internacionales de corrupción, de baja calidad institucional, bajo nivel de enseñanza, paupérrima seguridad de incumplimiento de obligaciones financieras y comerciales, y un largo etcéteca.

Pero tenemos que estar atentos y ser conscientes. Mucho cuidado con permitir que nos pretendan arengar el próximo domingo para asociarse a un eventual triunfo o una ya por demás honrosa derrota si no volviéramos con la Copa en la mano. Que ningún caradura desvergonzado, por más “amado” que sea, intente expiar u ocultar sus culpas tras la euforia de un triunfo deportivo. Que ningún genio financiero salga a “prepotear” a jueces y acreedores externos, regalándoles -como ya hizo- algunos cientos de millones de dólares adicionales a los que reclaman, mientras estamos distraídos y para demostrarles que con nosotros “no se jode”.

Si todo sale bien, querido amigo, el domingo píntese la cara. Salte. Grite. Cante. Llore. Tome la bandera. Salga al balcón, a la calle, a la ruta. No permita que nadie le robe su derecho a estar feliz. Pero recuerde que una vez un dictador quiso confundir al pueblo con una causa sublime como Malvinas apropiándosela y el pueblo en la plaza supo responderle con una ingeniosa rima que imagino Ud. recordará. Será cuestión que si se diera el caso, una vez más nuestro tradicional ingenio popular recuerde a nuestros salientes dirigentes con alguna estrofa rimada , que una cosa es la devoción por los actuales portadores de la gloriosa camiseta con el rayado celeste y blanco y otra muy distinta es el desprecio que generan los futuros portadores del famoso y metafórico traje a rayas que identifica a los que abusan de una u otra manera del resto de la sociedad a la que pertenecen.

De piratas y corsarios

La mañana del 2 de julio, si bien fría, exhibía un sol radiante; toda la comunidad marítima y naval de Argentina se dio cita puntualmente en el centro educativo que la Prefectura Naval posee en la ciudad de Zárate, para celebrar los 204 años que median desde la designación de Martín Jacobo Thompson como primer capitán de puertos de las Provincias Unidas del Río de la Plata hasta el presente.  Todo el lugar estaba impecablemente presentado para la ocasión. Un particular discurso pronunciado por el Prefecto Nacional (máxima autoridad de la fuerza), tradicionalmente extenso pues se acostumbra en este día pasar revista a un año de gestión, fue magistralmente amenizado con videos institucionales muy atractivos que ponían en imágenes las palabras del orador.

Para mi sorpresa, y la del resto de los presentes, el discurso de la ministra de Seguridad, María Cecilia Rodríguez, fue una gota de agua en medio del desierto de la política. ¿Creerán los lectores que la funcionaria no aprovechó el micrófono para atacar a los poderes ocultos, revindicar el nacimiento de la patria en 2003, ni a nombrarlo reiteradamente a “El”, y casi tampoco a “Ella”. La Ministra habló de lo que se estaba celebrando, honró diversos actos de servicio realizados por la fuerza a su cargo y describió con orgullo las últimas adquisiciones de equipamiento destinado a la lucha contra el narcotráfico y el contrabando; las que por otra parte estaban allí delante de nuestros ojos en una clara demostración que no hablaba de promesas incumplibles.

Continuar leyendo

Navegando sin Norte

La vida en el mar – como también sucede en tierra firme- se encuentra simplificada por una enorme cantidad de ayudas a la navegación que hacen que día a día  el “arte de navegar” se vea facilitado por todo tipo de equipos electrónicos que hacen la tarea del marino no solo más sencilla sino muchísimo más segura. Sin pretender transformar la columna en un curso acelerado de navegación, lo invito – amigo lector- a imaginar la diferencia entre navegar en una nave impulsada por la fuerza del viento a hacerlo en uno de los modernos cruceros tan de moda por estos días.

Sin lugar a dudas una de las “siete maravillas” de la navegación moderna está constituida por la aparición del “girocompás”. Esta ingeniosa invención aprovecha los principios de “inercia y precesión” para obtener una marcación casi perfecta del “norte”. Sin ser  usted marino, entenderá que en medio del mares fundamental no perder jamás el norte.  También es fundamental mantener el norte en nuestras vidas y me atrevo a decir que en la política aquel que lo ha perdido, se encuentra en gravísimos problemas.

Continuar leyendo

Del Obelisco a la Fragata

Con toda razón podrá preguntarse usted –amigo lector- qué tiene que hacer un marino opinando sobre el tema del momento; es decir, el revés judicial en USA relativo a la exigencia de unos señores que tienen en su poder bonos argentinos y que han decido ejercer su derecho a cobrarlos en su totalidad y las aparentemente poco felices gestiones llevadas adelante por nuestro gobierno, las que no sólo no han tenido éxito sino que además parecen haber irritado al juez que antes nos miraba con cierta compasión y ahora nos tiene fastidio.

Parece mentira que el país que acuñó aquel consejo -“hacéte amigo del juez”- lo haya dejado de lado cuando más lo necesitábamos.  Seguramente una mala influencia de estos tiempos en los que, por ejemplo, un parricida confeso y condenado insulta al juez que lo cita por otro ilícito; aunque ese juez también esté siendo investigado por hechos tan variados como extraños para su cargo -desde ostentar un costoso anillo que razonablemente no pudo abonar con su salario, hasta frenar un allanamiento por el llamado de un funcionario de otro poder del Estado. Todo ello casi al mismo tiempo en que un vicepresidente imputado por violar varios artículos del Código Penal intenta, antes que limpiar su imagen, “limpiar” a los jueces y fiscales que buscan establecer su culpabilidad o inocencia.

Dentro de esta tónica, parece natural que nos esforcemos y compitamos entre nosotros para ver quien le grita más fuerte al titular del fondo MNL toda suerte de epítetos; siendo el más suave el ya famoso “buitre”. Olvidando que los bonos que el rapaz tiene en sus garras, fueron emitidos por el Estado Argentino y que ese mismo Estado fue el que habilitó a la justicia de USA como la legítimamente habilitada para entender en cualquier controversia. De esta situación obviamente no tiene la culpa la actual administración. De lo que sí podríamos responsabilizarla es de no entender que la viveza criolla no se extiende más allá de los límites de nuestra querida Patria y que por lo visto las bravuconadas y discursos para la militancia, tan efectivos dentro del salón “mujeres argentinas” de la Casa Rosada, generan reacciones adversas y efectos colaterales y secundarios fronteras afuera.

El título de esta columna tiene su razón de ser en una rápida hojeada a varios portales  de noticias nacionales e internacionales. Tradicionalmente, cuando el mundo quería hacer referencia a nuestro país con una imagen, era el “obelisco” invariablemente el emblema escogido. A partir de  la decisión de la justicia de USA y las respuestas que se van obteniendo desde Argentina, comienzan a agitarse los fantasmas de los embargos a  activos propiedad del Estado Argentino y la imagen asociada a la Patria es la de la Fragata Libertad, tal vez por haber sido el bien más emblemático que ha protagonizado una medida de este tipo.  Es como que la “Embajadora de los Mares” es ahora la “Reina de los Embargos”; si bien es muy difícil que en la actualidad el mismo fondo MNL vuelva a escogerla como presa a la luz del resultado obtenido con el intento de embargo en Ghana.

Licencias poéticas al margen, es importante tener en cuenta que un default y las consecuencias del mismo nos tocan a todos y a todas y que no quedará actividad económica alguna del país que pueda salir indemne de esta situación. Para la actividad naval por ejemplo, podremos ir despidiéndonos de la anunciada compra de buques rusos para la Armada Argentina, lo mismo que la construcción de nuevas unidades, la compra de aviones de combate;  incluso la ley de reactivación de la industria naval y la marina mercante en pleno trámite parlamentario, chocará con la imposibilidad de ser implementada por la evidente falta de recursos crediticios que enfrentará la misma

Por lo visto de nada han valido nuestras “amenazas” sobre los riesgos que correría el sistema financiero mundial si alguien osaba   “dañar” a la Argentina, tampoco pareció surtir mucho efecto la comitiva multipartidaria que viajó a USA para “presionar” a la Corte Suprema de aquel país; siendo lo más destacable de la misión, su contribución a la pérdida de otros cuantos miles de dólares en viáticos y hospedajes. Mucho menos  parecen contribuir las declaraciones que tanto la Presidente como sus ministros formulan por estos días; las que, por más que nos digan “tranquilos, está todo calculado”, se estrellan invariablemente contra la dura realidad.

Entonces mientras pasamos revista a todos nuestros bienes terrestres marítimos y aéreos en el exterior, mientras intentamos dejar en puerto seguro a nuestra Fragata (por las dudas), vaciamos las cajas fuertes de las embajadas, mudamos fuera de ellas las obras de arte de gran valor y vemos qué hacemos con los fondos oficiales que se encuentren en bancos extranjeros, sería muy útil que reflexionemos sobre lo que tal vez constituya la razón de ser de todas nuestras desgracias (o de buena parte de ellas). Tenemos la perversa costumbre de creernos el “centro del mundo” lo que hace que desde hace años nos estemos hundiéndo en un abismo tan profundo que nos va a llevar casi casi  al centro de la tierra lo que obviamente no es lo mismo.