Un peronismo vacío de contenido

Algunos personajes se rasgan las vestiduras al ver a los candidatos ocupando un lugar en el programa de Tinelli. No me parece grave el espacio que en nuestra sociedad ocupa la farándula, sin embargo es grave la ausencia de un espacio de prestigio que convoque al pensamiento y a la Academia, al debate de ideas; ése espacio que deberían ocupar los partidos políticos. Sin prestigio ni partido, la vigencia del circo termina siendo la única imagen visible.

Entre Carta Abierta y Alberto Samid hacen del peronismo un recuerdo vacío de contenido. La Presidenta nunca se ocupó de leer o tratar de entender a Perón y a la causa cuyo nombre arrastran. El peronismo fue tributario de un pensamiento demasiado importante como para terminar siendo explicado por aburridos discípulos de Marx. El mismo ministro de Economía Axel Kicillof es la expresión de una supuesta ideología que nada tiene que ver con nuestra historia. Menem buscó refugio en los viejos liberales ajustadores y, de esa crisis, nos sacaron los ministros y economistas formados en la escuela peronista. En ese rumbo pienso que junto a Sergio Massa está el mejor equipo económico que tiene la política. Son los mismos que acompañaron el buen tiempo del gobierno de Néstor Kirchner; ese tiempo que se agotó cuando la Presidenta se dedicó a jugar con la vieja izquierda que nunca entendió demasiado lo que pasa en la sociedad. Néstor sabía jugar con la izquierda y los Derechos Humanos sin darles un lugar importante en el Estado. La Presidenta inició un proceso donde ese sector intenta convertirse en esencial al kirchnerismo, con la pretensión de consolidarse como un pensamiento permanente. La absurda idea de que el kirchnerismo es una etapa superior del peronismo no choca contra la supuesta derecha, confronta con la cordura.

Sostengo que el kirchnerismo fue un pragmatismo feudal acostumbrado a la impunidad que encontró a la sociedad en un momento de extrema debilidad después que Menem había dejado a la democracia al borde de la disolución y la Alianza expresó absoluta impotencia para salir de la crisis. Néstor Kirchner cabalga sobre la política económica peronista que surge con Duhalde y luego se imagina capaz de manejar hasta la misma economía sin Ministro. Le ofrece un espacio en el Estado a los Derechos Humanos y luego a los viejos restos marxistas e izquierdistas no valorados por nadie a excepción de los estudiantes universitarios. No les ofreció pensar un futuro, únicamente permite ocupar un espacio a cambio de justificar al kirchnerismo como si fuera un pensamiento coherente. Quien tenía todo el poder le ofrece un espacio a los que creían tener todas las ideas, nadie influye sobre el otro, tan sólo se asocian para defenderse mutuamente y son complices en la expoliación del estado.

Entre los aburridos teóricos del Partido Comunista que pretenden explicar el rumbo de la humanidad, las cadenas oficiales que nos apabullan con mensajes sin contenido ni logros que valga la pena divulgar y los leales que transitan el “Bailando…”, el kirchnerismo termina siendo peronista porque ésa era la pertenencia de Discepolín al escribir su tango “Cambalache”.

Ahora Randazzo se apoya en Carta Abierta, un grupo de supuestos pensadores que nunca entendieron a Perón y por eso se volvieron kirchneristas; o bien, Scioli que elige a Samid como su cara visible, termina siendo la imagen del peronista que tiene la mayoría de los verdaderos gorilas. No estoy criticando a Samid sino a la manera cómo lo usan para deformar un pensamiento político que fue la causa de un pueblo y de miles de militantes. El peronismo puede contener a todos los que ven la vida como Samid, pero Samid no puede convertirse en la expresión pública del peronismo ni Scioli aplaudir a la Presidenta y trascender con Samid. Así tantos otros que cuando uno los escucha toma consciencia de que no les importa nada de nada – mucho menos de la política – y que sólo los une el convertirse en operadores del poder. La profesión política es hoy demasiado rentable para que algunos la sostengan desde las limitaciones de los principios, de la misma ética o desde la coherencia del pensamiento. Ni los intelectuales se animan a plantear el “apoyo crítico”, nada más aplauden los caprichos presidenciales con la misma convicción con la que de jóvenes de aferraron a los recovecos del marxismo. El peronismo les sirvió como una vía para acercarse al pueblo, el kirchnerismo los autorizó a sentirse vanguardia iluminada y dejar de sostener una causa popular que nunca habían logrado sentir. El kirchnerismo es la degradación del peronismo en manos de los intelectuales; retoma los defectos de los violentos de los setenta, la equivocada mirada de aquellos que eligieron la violencia en el seno de la misma democracia que les había ofrecido una enorme cuota de poder. Y todo eso aparece hoy, no al servicio de una causa política, sino al intento de engendrar una nueva burguesía rentista asentada en los beneficios del juego y la obra pública.

No estoy debatiendo con Samid pero sí confronto con una concepción de la política y del poder que desprecia al peronismo y lo substituye por marxistas que son sus detractores. La burocracia no es progresista ni de izquierda; la burocracia es la peor enemiga del pueblo y de la sociedad. La política no pasa ni por Carta Abierta ni por el Bailando, sigue necesitando un proyecto racional que ponga las pasiones al servicio de las ideas y no como un simple disfraz para evitar el debate.

La decadencia agresiva del kirchnerismo

La Presidenta no para de hablarnos, de decirnos que no estamos a su nivel, a veces de comparar nuestra inflación ilimitada con la de España, todo vale para cadena oficial. La confrontación con la Justicia tiene cada vez más ribetes de querer evitar consecuencias personales. Y la tropa que le obedece no duda nunca, ni tiene bajas: es un ejército rentado y obediente donde ya hace tiempo que se abandonó la pretensión de pensar, de opinar, de poder diferenciarse en algo de la conducción. Algunos dicen que el peronismo siempre fue así, absurda manera de describir lo que ignoran. El peronismo tenía sectores que pensaban distinto y lo manifestaban. El partido y los sindicatos se enfrentaban, la rama femenina estaba en otra posición, a veces Perón lograba encolumnar a todos y otras, muchas, tenía que asumir las limitaciones de su poder. Era un movimiento pleno de matices. El kirchnerismo es una versión aburrida de los partidos marxistas, con controles de lealtades y alcahuetes denunciantes. Si el peronismo hubiera sido como el kirchnerismo no hubiera durado ni una década.

La Presidenta actúa como si pudiera imponer un poder absoluto sobre sus seguidores, cosa que las prebendas del Estado hacen posible pero que sin duda desde el llano no son imaginables. Años de democracia donde el poder fue creciendo sin límites, a la destrucción ilimitada que proponían Cavallo y Dromi le siguió esta ocupación sin rumbo ni sentido. Ayer se privatizaba para hacer negocios, hoy se estatiza por la misma razón. Y sin duda los Kirchner participaron en las dos oleadas, ellos fueron imprescindibles para vender YPF -recordemos que su amanuense Parrilli fue el miembro informante de esa traición-  y ellos intentaron apropiarse de una parte con ganancias adelantadas, demencia inexplicable, y la volvieron a comprar como si estuvieran salvando nuestro destino.

El Futbol para Todos fue utilizado para ellos, los barras bravas eran contratados para defender oficialistas, la justicia flexible nos fue dejando sin castigo y en consecuencia sin límites. Ya no podemos ni siquiera compartir un partido de futbol, sembradores de vientos, estamos recogiendo tempestades. Entre oficialistas y opositores se fue gestando una distancia y una agresividad que carece tanto de explicación como de sentido. Como si fuéramos dos culturas, como si habláramos dos lenguas, como si tuviera algún sentido convivir agrediendo supuestos enemigos. La Justicia también fue dividiendo sus alas, terminó siendo tan ciega para la venganza como impotente frente al delito.

La inflación es de las más importantes del mundo, ni siquiera sabemos cuánto es. La deuda era un logro ganador de la década, ya quedan dudas de como saldremos de ella. El orden era necesario y ahora ya parece parte de un recuerdo. Los derechos humanos que ayer eran un logro hoy ya se encuentran devaluados por los excesos y el oportunismo de su uso.

Los discursos son tantos que apabullan, los hechos son tan graves que lastiman, que obligan a tomar distancia a gente que no se caracteriza por su tendencia a diferenciarse. El poder es una autoridad excedida en sus discursos y su guardia pretoriana esta exasperada por el temor de la derrota. Soy de los que opinan que el kirchnerismo agoniza, que cualquiera sea el ganador tendrá que ir diferenciado de esta decadencia agresiva. Tanto que no se animan a pensar en la derrota. Eso sí, el inconsciente los lleva a perseguir a los jueces que no manejan, que no les obedecen. Niegan la derrota pero le tienen miedo a la justicia. Es una manera de asumir que imaginan la proximidad de la derrota.

De la rebeldía a la obsecuencia

No resulta fácil de entender, pero es algo reiterado de observar. Las organizaciones revolucionarias nacieron para encauzar la rebeldía y terminaron siendo las que educaron para transitar el camino de la obsecuencia. Miles de seres nacieron soñando la revolución y terminaron persiguiendo la libertad. Quizás la imagen atroz de Ramón Mercader y su sueño revolucionario que termina asesinando a Leon Trotski refleje la metáfora de ese camino a la traición de los principios por los cuales se imaginaba luchar. Ese camino fue ayer reivindicado por los que adherían a la ortodoxia comunista, ese camino fue enfrentado por Albert Camus y reivindicado tantas veces por Sartre. Recuerdo su prólogo a “Retrato de un aventurero”, ese donde describía que el esclavo al asesinar al amo también mataba al esclavo que había en él. En el prólogo describe cómo el aventurero dejará paso al anónimo militante , como un final que termine con el individuo libre para ser ocupado por ese anónimo participante del ser colectivo. Para mi gusto, una liberación que convoca a una nueva esclavitud.

Desde el Partido Comunista a las organizaciones guerrilleras, desde cada intento de tomar el poder para gestar la revolución, desde cada una de esas experiencias se forjó el fracaso y la frustración, en cada una de ellas el militante devino en burócrata y el rebelde se amoldó al obsecuente. Cómo olvidar la manera en que las organizaciones enfrentaban al supuesto “amiguismo”, a las relaciones personales y hasta las familiares como una limitación a la relación del militante con su organización. La clandestinidad comenzó siendo una necesidad, luego se utilizó como una razón para impedir las disidencias y terminó siendo una manera de perseguir al mismo derecho a pensar. Absurdo resulta recordar que el socialismo engendraría una justificación para acabar con la libertad, que en cada uno de los países donde se imponía lograba una excusa para evitar que la sociedad eligiera libremente sus autoridades. Como si para gestar la justicia se hiciera necesario limitar la democracia. Años justificando las masacres del camarada Stalin, hasta que fue quedando demasiado en claro que la Nomenklatura era tan opresora o todavía más que los mismos capitalistas a los que intentaba combatir.

Milito en política desde el año 63, fui dirigente estudiantil y testigo de cómo la violencia se imponía entre los cristianos y los marxistas, de cómo la guerrilla aparecía como el único camino hacia la revolución, de cómo matar se convertía en la decisión obligada y luego, las consecuencias ni siquiera merecían una autocrítica. Aquella decisión de la violencia tenía su origen en la experiencia cubana, miles de mi generación se formaron militarmente en la isla; miles entregaron sus vidas sin siquiera ser una amenaza para el poder constituido. Es duro asumir que el heroísmo no suele estar acompañado por la lucidez, aquellos héroes son dignos de respeto, sus sobrevivientes sólo lo son cuando asumen la obligación histórica de la autocrítica.

El kirchnerismo es un pragmatismo sin límites morales ni éticos, sin una concepción de la política económica ni la ubicación internacional. Tuvo la decisión de cederle un espacio de poder a los viejos militantes de fracasadas revoluciones y ellos defendieron este absurdo aquelarre como si estuviera guiado por un sentido justiciero. El resentimiento expresa a los capitalistas fracasados que son peores que los exitosos; ambos son dos caras de la misma moneda. Menem fue la frivolidad, los Kirchner, la ambición, acompañada del resentimiento; ambos fueron la negación del peronismo; ambos fueron la conducción de una década perdida. En muchos, demasiados, la ambición de poder se impuso al sueño de justicia, los beneficios personales sustituyeron a los sueños de la justicia colectiva. El egoísmo fue mayor al que decían intentar sustituir.

El peronismo implicó una confrontación cultural, se enfrentó como enemigo hasta el golpe del 55. Perón viene a abrazar la unidad nacional en su retorno. La guerrilla no expresa a los trabajadores, tuvieron su propia violencia durante la dictadura, jamás en la democracia. Los peronistas creen en el voto y la democracia, sus enemigos en la violencia y la confrontación. La Presidenta expresa a los enemigos del peronismo, hoy son los mismos que los enemigos del país.

Los rebeldes de ayer, que son obsecuentes de hoy, son la negación del peronismo y de la misma militancia socialista, progresista o como la quieran llamar. La rebeldía es una forma de vida, las burocracias son la muerte de la militancia y la negación de la misma dignidad. El peronismo fue una expresión productiva de la clase trabajadora; de eso, hoy no queda ni el recuerdo en el gobierno que sólo se expresa en la oposición. Perón retornó para reivindicar la democracia, eso que hoy el kirchnerismo cuestiona. Es hora de respetar su legado o al menos dejar de usar su nombre como seductor de votantes. Que asuman y encarnen sus propios odios, al menos que sepan retirarse con dignidad.

Derrotas y mentiras

El Gobierno ganó en Salta, salió tercero en Santa Fe y en Capital, segundo en Mendoza y en Neuquén, y sigue alquilando mediciones que los dan en alza, en imagen, simpatía y otras virtudes de poca incidencia electoral. En Capital lo más llamativo fue el festejo, como si alguno de los encuestadores hubiera chocado contra la realidad. Y las explicaciones, todas del tenor de “no supimos comunicar”, alguien tendría que avisarles que comunican en demasía, que aburren con sus relatos, que el espejo de la realidad está los medios que ellos llaman “opositores” y “hegemónicos” y decidieron odiar. En contraposición, los medios oficialistas van engendrando una realidad demasiado parecida a la ficción. Si las democracias sobrevivieron a las dictaduras fue esencialmente por su capacidad de autocrítica. Por esa virtud que el kirchnerismo les prohibió hace rato a sus dependientes.

La noche de Capital fue jugosa, el joven Recalde contando que se puede, la hilera de candidatos con cara de “yo no fui” apilados para aparecer como iguales, la ausencia de la Presidenta, los de 678 bajando del dogma para visitar por un rato el asombro. Y salieron cuartos como candidatos y terceros como partido. Después de Mendoza, Santa Fe y Neuquén, no parece fácil seguir con la idea de que ganan en primera vuelta.

Todo parece reducirse a la Provincia de Buenos Aires, como si en ella, por contener casi el cuarenta por ciento de los votos se encontrará la ventaja vencedora del oficialismo. Si hacemos memoria, fue en esa provincia donde De Narváez derrotó al propio oficialismo yMassa se impuso a Scioli, donde primero aprendieron a morder el polvo de la derrota. Ahora la sueñan como la niña mimada que conserva los votos para terminar de hacer la revolución. El PRO todavía no tiene candidato con fuerza en esa provincia, pero cómo olvidar a Ítalo Luder esperando que lleguen los votos de La Matanza, terminó ya tarde por dirigirse a mi persona y pedirme, “puede bajar usted a aceptar la derrota”, y yo bajé con esa triste tarea en la Calle Reconquista al mil. Los esperados votos de la Matanza no cambiaban el asombro por la aparición de un desconocido de nombre Alejandro Armendáriz.

En el 2011 el oficialismo metía miedo. En la Provincia solo Jesús Cariglino se decidió a enfrentarlos, y logró ganarles. Para eso hay que tener gestión y el consecuente apoyo de los votantes. Ahora son muchos los que actúan con la dignidad de Cariglino, son tantos como para repetir la derrota que al oficialismo le impuso primero De Narváez y luego Sergio Massa. La provincia de Buenos Aires no es ya el seguro de vida del gobierno, es una expresión más del deterioro que sufren en todos los órdenes.

El acercamiento entre Massa y De la Sota puede ser importante tanto como resultar tardío. Es una digna tarea tratar de rescatar al peronismo de este kirchnerismo que imagina modernizarlo a partir de un tratamiento de rejuvenecimiento con pastillas de marxismo que están vencidas desde la caída del muro de Berlín. Una idea de avanzar retrocediendo donde nunca estuvimos, a un error de la historia que supimos superar en tiempos donde deslumbraba y asustaba al mundo, lo abrazan ahora cuando ya ni sus inventores lo consideran vigente. Marxistas aburridos y de pura explicación expulsiva de votantes, esos a los que el General llamaba “piantavotos”, esos son convocados por la Presidenta para explicar lo que ella imagina como una revolución, y termina apestando a “involución”.

Somos una sociedad con una democracia amañada y con riesgos de caer en manos de un autoritarismo de negocios con disfraz de progresismo. Una democracia cruzada por el miedo, miedo del Gobierno a perder el poder y tener que responderle a la justicia, miedo de la oposición a que el kirchnerismo no pierda y entonces ingresemos a una etapa final de disolución. No tenemos moneda ni índices para medir nuestras propias debilidades, caímos en un mundo donde por pensar distinto uno pertenece a “las corporaciones” o le dicen gorila. Un mundo donde los funcionarios se dedican a perseguir y denostar a los ciudadanos. Un mundo donde el oficialismo imagina que pierde elecciones solo porque no llega a la perfección de mostrar sus virtudes, sus logros, sus aciertos.

Imaginan que el pueblo es limitado de entendederas y necesita de la “vanguardia iluminada” para conocer los logros obtenidos. Sueñan que si hubieran eliminado a todos los medios libres solo serían ellos los narradores, y convencerían a las mayorías de las virtudes de esta sabia minoría. Olvidan un detalle, los logros son los que disfrutan ellos, al pueblo no hay que contarle como vive, saben de sobra lo duro que la están pasando. Las críticas de las supuestas corporaciones son el espejo de la realidad. Hace demasiado tiempo que gobiernan, ya nos llevaron de vuelta a la falta de moneda y al crecimiento de la deuda, ya necesitan cambiar la justicia para no correr el riesgo de tener que pagar por sus corrupciones, ya estamos iguales o peor que cuando empezaron.

Hay miedo de que intenten inventar un INDEC electoral. En lo demás, me parece que ya están sabiendo que les llegó el tiempo de la derrota. El tiempo que merecían ellos, y mucho más lo merecíamos y esperábamos nosotros.

El tercer paso

Salta no dijo demasiado, gobierna y se impuso un peronismo no excesivamente degradado por el poder de turno. Luego, en Mendoza quedó claro que el oficialismo pierde la provincia, y en Santa Fe, con su mejor candidato, mucho más peronista que kirchnerista, quedaron terceros y fuera del debate del futuro. En Mendoza, además, el peronismo derroto al kirchnerismo.

En Capital, el PRO salió primero y segundo, Eco quedó tercero, y en el Frente para la Victoria, cuarto, todo era festejo. Lo mismo que en Santa Fe, la competencia por el ganador era entre dos que no pertenecían a la soberbia gobernante.  Y en Córdoba, los radicales y el PRO se enfrentan a un peronismo que no obedece al autoritarismo imperante. Menem había alquilado el peronismo a lo más retrogrado de la derecha, la Presidenta convocó a defender a su Gobierno a lo más retrogrado de la izquierda, a los restos del marxismo fracasado tanto en nuestro país como en el  mundo.

Las elecciones marcan que el PRO, que nació en Capital, logro consolidarse en su lugar de origen y expandirse en el resto del país.  La alianza con los radicales muestra que era la única posible para ambas fuerzas, la única que los dejaba en condiciones de desalojar al oficialismo. Los que más recurren a la supuesta ideología para cuestionar este acuerdo son sin duda los que menos entienden del tema. Primero necesitamos recuperar la democracia, luego debatir los rumbos.

La interna entre Rodríguez Larreta y Michetti se comió al resto del debate político. Algunos idiotas de turno imaginaron que la libertad de que una línea interna lo enfrente a Macri expresaba debilidad, como si la autoridad política se asimilara a la militar. No sé si los del PRO  planearon el éxito de este enfrentamiento o les salió de casualidad, en todo caso el resultado es el mismo: el Pro expresó en su seno el principal  debate por el cual valía la pena concurrir a votar, o al menos el más convocante.

Y los que imaginaban un golpe en contra de Macri se quedaron con las ganas, ganó su candidato y permitió elecciones libres. Además, se acercó al cincuenta por ciento de los votos. El Gobierno terminó festejando con bombos y platillos el tercer puesto tercero -cuarto si asumimos que el macrismo ocupa el primer y segundo resultado en votos.  Los discursos del PRO festejaban un éxito indiscutible, el de Recalde parecía el de un opositor que no le avisaron que gobernaban hace rato. El oficialismo promete obediencia y luego imagina adversarios, como si no tomaran conciencia de que no nos dejan en otro lugar que en el de enemigos.

Hace unos meses acompañé al gobernador de Córdoba a un acto político en Paraná, Entre Ríos. Al otro día me asombró el hecho absurdo de encontrar  que De la Sota no figuraba en ninguno de los dos diarios de esa capital. Pudimos comprobar que para Uribarri la presencia del gobernador De  la Sota no merecía aparecer en los diarios y se reservaba el derecho a impedirlo. Hace unos días hablé en un acto en Chajarí, el mismo clima de persecución al disidente amenazaba a medios y empleados públicos. En Entre Ríos, la dictadura del proletariado imponía sus efluvios de persecución autoritaria. Como en los medios oficiales y oficialistas que avanzan invadiendo la libertad. Pero no logran demasiado, al menos si lo medimos en votos. Hubieran tenido mejor resultado si hicieran obras en lugar de propaganda.

La inmoralidad kirchnerista

Se expandió una supuesta teoría según la cual los demás deforman las noticias y en consecuencia ellos, los que nos gobiernan, deben cuidar que no nos engañen. La carrera de Medios de la UBA sufre un virus de marxismo gastado y vencido que imagina corporaciones privadas por todos lados y desarrolla la teoría del Estado que puede defenderlos. La Ley de Medios se basa esencialmente en combatir a los privados utilizando su dimensión como excusa y su libertad como motivo de la persecución.

En los medios privados triunfa el talento del que convoca a la audiencia; en los medios públicos, el talento principal es la obsecuencia disfrazada de lealtad al poder de turno. En este proceso termina siendo todo deformado. Por ejemplo, la justicia es “legitima” cuando defiende a miembros y a los poderosos del Gobierno que son siempre los más poderosos de todos. Y se transformaría en “ilegitima” cuando cuestiona al poder en ejercicio. Y ese mismo poder en ejercicio, se victimiza y acusa de ser perseguido por los que encuentran sus corrupciones que son asumidas y conocidas por todos los actores.

El marxismo cayó en el mundo simplemente porque lo único peor al poder económico y las corporaciones son los burócratas. Cuando la Presidenta defiende a Cuba y a Fidel no lo hace por la justicia que supuestamente lograron sino tan sólo por el autoritarismo y la burocracia que realmente engendraron. Cuba es el último baluarte del marxismo, de ese marxismo que desaparece en el mundo, que el peronismo superó en su momento de expansión y que el kirchnerismo viene a descubrir y elegir como su pensamiento propio cuando ya tiene sus últimas bocanadas de respiración artificial, tan artificial que durante mucho tiempo vivió de Rusia y luego necesitó vivir de Venezuela. Ahora desarman su dictadura con pretensiones de proletariado y realidad de burocracia.

El taxista que hace unos meses me llevaba al aeropuerto de La Habana me decía: “nunca me animé a hablar por miedo a dejar sin alimento a mis hijos, ahora le digo a usted y me arriesgo, ese ejército enorme que tiene Fidel no sirve ni para hacerle cosquillas a los gringos, ese ejercito enorme es para controlarnos a nosotros”. Mucho miedo hay en Cuba. Este último fue mi sexto viaje a la isla, siempre intenté entender esa realidad; en los últimos tiempos ya no había nada para entender. Hace un tiempo viajamos con De la Sota a Paraná, Entre Ríos, participamos de un acto. Al otro día compré los dos diarios y ninguno mencionaba al gobernador de Córdoba. ¿El motivo? Sergio Uribarri maneja los dos periódicos, según me dijeron conocidos entrerrianos. El kirchnerismo es un camino directo hacia la dictadura de la burocracia, siempre en nombre del proletariado, en nombre de ése al que sólo le daban el lugar de clientela electoral.

Ellos instalaron el dogma que dice “la ley de medios termina con las corporaciones”. No explican que se convierte en una nueva y gran corporación al servicio del Estado. Las corporaciones hoy más fuertes son el Gobierno y la corrupción que lo acompaña. Hay algunos grandes que vienen de antes, pero cualquiera de ellos al lado del kirchnerismo es un nene de pecho. Que no sigan con el cuento de ver la paja en el ojo ajeno, el Gobierno ya no puede dejar de ver la viga en el propio ojo, y eso es la corrupción.

Hubo uno que en tiempos de otra dinastía escribió un valiente “Robo para la corona”. Con la actual monarquía supo dejar en claro que era sólo para reclamar su parte. Si la corona menemista robaba y la kirchnerista no, no es un tema ideológico, es sólo un asunto de complicidad.

Discepolín supo decirnos con su talento infinito en Cambalache que “los inmorales nos han igualado”. Se quedó corto, no conoció al Kirchnerismo. Habría que cambiar la letra: “los inmorales nos han superado”. No sé si rima, pero es mucho más cercano a la verdad.

Aplausos y sumisión

Ellos aplauden y yo me enojo, ellos se ríen y yo me irrito. Los discursos de la Presidenta no solo no me llegan sino que además me generan un profundo rechazo, siento que no tengo nada que ver con ella. Ellos saben por qué aplauden y además deben imaginar por qué me irrito, se me ocurre que aplauden por lo bien que les va y en consecuencia ni les importa escuchar lo que intenta decir el discurso de la Presidenta. A mí la vida se me complica, o mejor dicho la capacidad de comprensión, hay algunos con los que compartí el sueño de un país solidario, y aplauden y dicen que ellos lo están haciendo, y hay otros, muchos, a los que siempre desprecié por su egoísmo, y esos aplauden siempre, mientras se enriquece su egoísmo.

Hay rebeldes del ayer convertidos en sumisos de hoy. Muchos de esos a los que nada les conformaba y ahora todo les parece digno de ser aplaudido. Hasta alguno que enfrentó a Perón porque le resultaba reformista y ahora se apasiona por la Presidenta porque le resulta progresista. Estos rebeldes de ayer convertidos en sumisos de hoy, dando explicaciones propias de intelectuales, de esas que parecen inteligentes porque cuesta entenderlas, o simplemente no se las puede entender. Y me pareció quem para muchos, un gobierno resulta progresista desde el momento que le entrega un pedazo de poder a los progresistas. Antes, de jóvenes, nada parecía conformarlos, hoy, ya maduros, pasado el tiempo de la revolución soñada se dan por bien pagos a cambio de un cargo y sus agregados, secretarias, chofer, viajes en ejecutiva, parientes asimilados a la planta permanente del Estado.

El pasado, ese de la dictadura que se utiliza para que acusen a cada enemigo, ese pasado es también propiedad de la corrupción del presente. Se inventaron un pasado heroico un montón de personajes que siempre fueron lo mismo que ahora, oportunistas. Ni los Kirchner ni los Zaffaroni, ni los Verbitsky, ni tantos otros fueron perseguidos ni expresaron heroísmo en las difíciles. Cuando Alfonsín llevó adelante el Juicio a las Juntas, hasta en esos tiempos seguían ausentes sin aviso. Luego inventarían su propia epopeya. Siempre digo que cuando Néstor Kirchner baja el cuadro de Videla era como pegarle a Cassius Clay en el geriátrico y en la silla de ruedas. El objetivo era dividir, forjar las consignas de una secta, negar las virtudes ajenas para imponer los rencores propios, de eso se trata “el modelo”.

Al engendrar un espíritu sectario se deja de ser objetivo y se asignan todas las virtudes a los propios mientras se imponen todos los defectos en el campo de los otros. La secta ayuda a la consigna, la consigna es la tumba de la idea, la sumisión es siempre un espacio donde agoniza la libertad. Y con solo verlo a Scioli declamando obediencia y verlos a ellos exigiendo dependencia, con solo observar ese horrible cuadro de la continuidad del “modelo”, uno imagina cuál será su final. Lo malo y terrible del personalismo es que se convierte en la manera más ridícula de enfrentar la muerte, parte el sueño del Jefe incluye transitar la eternidad, se quiere volver hereditario, y ellos, los obsecuentes, salen generosos a aplaudir a la descendencia, a descubrirle virtudes a la ya larga parquedad del Príncipe heredero.

Y supieron recurrir a los ya escasos y aburridos discípulos de Stalin, y a otros pensadores dispuestos a recuperar el sueño gastado de la “lucha de clases”. Claro que no era el enfrentamiento de los pobres contra los ricos, nada de eso, solo el resentimiento de los nuevos ricos oficialistas contra algunos antiguos ricos que se creían con derecho a opinar. En realidad, cuando salieron a enfrentar a los poderosos eligieron intentar eliminar a los mejores. A los que no hacían silencio por miedo al poder de turno, a los que intentaban reivindicar la libertad.

Confundieron a la corrupción con la revolución, a la libertad con la derecha y las “corporaciones”, y no intentaron eliminar a los ricos y poderosos, tan solo que se corran para poder ellos, los nuevos progresistas ocupar su lugar.

Ellos deben saber por qué aplauden, yo también sé por qué aplauden ellos y por qué estamos obligados a enfrentarlos y enojarnos nosotros. Porque este presente está agotado, es la peor y más horrible visión del futuro. Enfrentarlos para estar seguros de que sufran una derrota electoral.

Nunca antes los más corruptos de los negocios se asociaron a los restos de viejos sueños revolucionarios, hasta hubo un tiempo donde uno dudaba de quien ocupaba el lugar de lo importante. El tiempo es cruel, arruina a los decorados y hoy, la corrupción emerge por encima de todas y cada una de las excusas. Es el destino eterno de las burocracias, morir enfermas de corrupción.

El kirchnerismo, un autoritarismo feudal y grotesco

El peronismo existió como pensamiento, como un conjunto de ideas que intentaron modelar un país. Nadie como Perón desarrolló una estructura de propuestas escritas que resultaron en un importante cuerpo doctrinario. Perón tuvo pocos seguidores intelectuales y dos grandes enemigos, los marxistas y los liberales. Cuando definía su consigna “ni yanquis ni marxistas” lo hacía con la voluntad de tomar distancia de los dos imperialismos pero también de sus apasionados seguidores en nuestra tierra. El peronismo tiene sus raíces en la clase trabajadora, que sin duda genera una concepción cultural bastante distante de las ideologías europeas.

El último Perón intenta integrar la violencia guerrillera a su gobierno y les entrega una enorme cuota de poder, pero la cortedad mental de sus conducciones los lleva a imaginar que el verdadero poder “está en la boca del fusil”. De este error histórico deviene una de las causas de la caída de la democracia o, al menos, una justificación para la derecha golpista que ejecutará el nefasto genocidio. La imaginada “guerra de los jefes guerrilleros” se degradará en sangrienta cacería, donde entregan la vida muchos de los mejores militantes de la generación. En esta sangrienta represión encuentran su final las Fuerzas Armadas y sus duros ideólogos, esos que opinaban que al matar a la guerrilla se acababa la amenaza y que al hacerlo nos convertían en la “vanguardia de occidente”. Pretensión exagerada para premio de un genocidio. Hay pensamientos que, al separarse de la realidad, se terminan convirtiendo en una enfermedad.

El aporte de esa dictadura nefasta fue llevarse para siempre una concepción del orden y la cultura, una idea que imaginaba que la consecuencia de reprimir permitía vivir de rentas abriendo un banco en cada cuadra de la ciudad, pagando diez por ciento mensual en dólares y destruyendo todo lo productivo. La peor consecuencia de esa masacre está en la degradación de toda la sociedad y como terminan muriendo en su intento de matar y devolviéndole vigencia a su víctima, a una guerrilla que portaba la soberbia del guerrero y terminó refugiándose en las prebendas de la víctima y del perseguido. Como si la guerrilla por no ser gobierno tuviera licencia para matar.

El kirchnerismo se encontró con la reivindicación de los Derechos Humanos y la izquierda luego de llegar al gobierno. Nunca antes se había interesado en esos temas, pero descubre que sus negocios pueden ser camuflados por la convocatoria al progresismo. Un mecanismo simple, un gobierno de pragmáticos y comerciantes le cede un espacio a los Derechos Humanos también a restos de fracasados marxismos y a cambio de eso, logra una defensa ideológica de sus prebendas acumuladas.

Ese encuentro entre una concepción feudal de la política y del poder con grupos llenos de pretensiones ideológicas engendra una organización parecida a un partido pero en rigor limitada a las órdenes y los caprichos del jefe de turno. La obediencia en los negocios surge de la necesidad de las prebendas y en la política tiene dos viejas escuelas, la guerrilla y el Partido Comunista. En ambos grupos el disidente era pariente del traidor, nada explica más su fracaso que este asesinato de la libertad.

Los enormes gastos del Estado en medios y publicidad van a forjar un partido del oportunismo. Primero inventan un revisionismo histórico tan mediocre como innecesario. Pacho O´Donell va a jugar un papel en esa degradación. Luego vendrá un remedo de formaciones que persiguen a los disidentes para acusarlos, esenciales al estalinismo en su inicio; y así se instala la oscura imagen de Horacio Verbistsky. Finalmente se suma una concepción del Derecho tan permisiva y frívola que cuestiona al orden como simple vicio burgués y Eugenio Zaffaroni será un propulsor de este absurdo cambalache. Lo llamativo es que ninguno de estos personajes, lo mismo que los Kirchner, fueron perseguidos por la Dictadura, ni siquiera necesitaron salir del país. Solo coincidían en cuestionar y degradar el orden y las instituciones vigentes como si el progreso se refugiara en la simple convocatoria al caos.

Perón les resultaba molesto, lo mismo que sus seguidores. Inventaron una memoria de la Dictadura donde ellos eran la única víctima y los únicos rescatables. Transformaron la Justicia en venganza: por peores que hayan sido los genocidas, merecen los mismos derechos que todo ser humano, pero a ellos sólo les interesaba el poder y los beneficios que les generaba, inventando un pretencioso “modelo” que únicamente reivindicaba a la burocracia y defendía sus innumerables delitos. Un autoritarismo feudal y grotesco se instaló en nuestra sociedad. Nada parecido al peronismo cuyo logro se basaba en integrar los caídos al sistema, aquí solo se trata de convertirlos en clientela electoral.

Las elecciones nos van a sacar de este riesgoso relativismo cultural con saqueo económico. Es hora de que asumamos que los otros candidatos expresan a la democracia que necesitamos recuperar, y que luego vendrán los tiempos de afinar el rumbo político. Derrotarlos es imprescindible; cuando lo logremos no olvidemos quienes fueron sus gestores. Esos no son nuestros adversarios, esos son nuestros enemigos. Es imprescindible asumirlo.

Sobre la unidad del peronismo

Hay una intención reiterada de convocar a la unidad del peronismo, de todos aquellos que alguna vez ocuparon cargos en su nombre, como si todos juntos pudiéramos acercarnos a algo parecido a un partido, a una construcción que le sirviera a la sociedad. Buscan recuperar el nombre y su estructura. Ellos imaginan que el final del kirchnerismo va a dejar un tendal de caídos que, al juntarlos tal vez podrían rehacer algo que les permita seguir discutiendo sobre el poder.

El peronismo, en el retorno a la democracia, fue el instrumento que sirvió a un sector de la derecha para privatizar en tiempos de Menem y luego para estatizar en tiempos de los Kirchner. Usado por la derecha y la izquierda, sin siquiera sufrir demasiadas deserciones y, en muchos casos, como el de YPF, la misma gente sirvió para el negocio de privatizarla primero y para el de estatizarla después.

El peronismo sería el nombre de un conglomerado de gobernadores e intendentes que junto a una multitud de burócratas viven muy bien de administrar un Estado que termina haciendo vivir muy mal a los que caen en el error de votarlos. Vendría a ser la enorme estructura que vive de la herencia de un líder y un pensamiento que ni siquiera se siente en la obligación de respetar. Ayer los que destruían el Estado de bienestar lo hacían en su nombre; hoy los que edifican una burocracia infinita también lo usan cuando necesitan votos, tanto como dejan de respetarlo cuando se entregan a restos de viejas izquierdas gorilas que nunca nos entendieron.

Nada menos casual que el acercamiento del Gobierno con Rusia y China, países que ayer soñaron el socialismo y hoy apenas transitan el capitalismo de las burocracias que limitan las libertades. Es la vieja excusa de justificar dictaduras sólo para enfrentar al imperialismo. En realidad, enfrentan la democracia porque no pueden sobrevivir a la voluntad de los votantes. Luego viene la defensa de Cuba y Venezuela, variaciones sobre un mismo tema, el socialismo como propuesta y el autoritarismo o la dictadura como realidad.

Los movimientos surgen de una necesidad de los pueblos, nacen en su rebeldía y agonizan en manos de los que usan su memoria al servicio de sus ambiciones. El peronismo nació en la clase trabajadora, el kirchnerismo es un fenómeno de capas medias intelectuales y marginales necesitadas. Antes se integraba a todos a la sociedad, hoy se convierte la pobreza en clientela electoral. Si en su nacimiento el peronismo fue confrontativo, en su retorno el General buscó pacificar. Las viejas izquierdas suelen vivir incentivando el conflicto. Son dos formas opuestas de hacer política.

El actual Gobierno logró unir oscuras mafias con restos de viejas revoluciones, pero de esto no salimos juntando ex funcionarios cuyo pasado es el origen y el gestor de este presente.

El Maestro Marechal decía que sus enemigos habían descuartizado el cuerpo de Megafón y que sus discípulos lograron reunir todos sus restos, pero nunca encontraron su miembro viril. Estamos obligados a gestar propuestas de futuro y eso se logra convocando ideas y pensadores. En la voluntad de trascender está la propuesta y, en las ideas, su virilidad.

Golpes bajos

El Gobierno se creyó eterno, superior, con una conducción infalible y unificada, unificada y no en torno a las ideas, sino a una concepción del poder. Obedientes fueron todos, demasiados se pasaron de la línea y va a ser difícil que vuelvan a merecer respeto de la sociedad. Los peronistas, manoseados y humillados, conducidos por viejos izquierdistas sin rumbo ni destino. Las ganancias justificaron la degradación de las ideas.

El kirchnerismo inventó un juego siniestro, junta votos como peronista y luego gobierna como viejos marxistas oxidados. “El Chino” Zannini, personaje mudo, más heredero de Rasputín que de Marx, nos hicieron el cuento de la justicia social y se llenaron de plata ellos. Los viejos cuadros del Partido Comunista, esos que nunca ganaron a nada, pero nos conducen con una banda de personajes menores, unidos por un desprecio profundo al peronismo y en especial a Perón, y además a todos aquellos que según esos señores, somos de derechas.

Y casi ni hubo peronistas que salieran a defender la dignidad, tan solo un grupo de sindicalistas en serio como Moyano y Barrionuevo, solo un gobernador, De la Sota, y pocos, muy pocos intendentes, los negocios se llevaron puestos a demasiados. En el anzuelo el votante mordía un Boudou, pero tenía que digerir algunos que se imaginaban marxistas, la mayoría de ellos porque asumía la izquierda como el nombre necesario para la traición. Lázaro con Boudou, esa era la línea media, el poder real, los viejos y enriquecidos funcionarios que se creían peronistas pero ya estaban demasiado ricos para recordar viejas ideas, y una burocracia supuestamente marxista, pero no porque buscara ideales de justicia sino tan solo porque atrasaba más que la misma cortina de hierro.

Reivindican cualquier cosa. Fueron lentamente organizando un partidito de izquierda, con oradores y consignas que solo entienden los universitarios -o al menos simulan entender. Persiguiendo disidentes, se transformaron en estalinistas con poder -la peor calaña-, convencidos de que pueden ejercer toda su maligna voluntad ya que son dueños del bien y se dedican a combatir al mal.

Gestores de odios, se disimularon bajo la desmesura presidencial para lograr sus beneficios, aplaudir cualquier discurso a cambio de recibir un trozo del estado.

Y ahora lentamente -demasiado lento es el proceso- van asumiendo que se les acaba el tiempo de usurpación del poder. Una izquierda de Boudues y sin ideas, un cachivache agresivo que creció bajo un poder capaz de conceder cualquier espacio a cambio de la lealtad del aplauso. Y pegan bajo, cuando agreden queda claro que lo ejercen desde la estatura de un enano, enojados, usan todo para perseguir, agredir, lastimar, y lo importante, ocupar miles y miles de cargos para intentar convertir sus beneficios en eternos. Ellos tienen un verso de modelo virtuoso que, según ellos, benefició a la sociedad.

La Presidenta es tan autoritaria que no imagina un candidato que no sea ella, y en la búsqueda del cristinista puro van descartando aliados con ganas de imponer a un desconocido, como si los votos fueran todos de clientela, como si cualquiera diera lo mismo con tal que la Señora lo señale. Rara mezcla de izquierdas fracasadas y negocios exitosos, los une el Estado, sus beneficios parecen alcanzar para todos.

Cuentan que Jacobo Timerman solía decir: “De Verbistski se puede decir cualquier cosa menos que sea una buena persona”. Y me parece que este concepto es abarcador de todo el Gobierno. Del kirchnerismo se puede decir cualquier cosa menos que sean dignos de respeto. Los demás son detalles.