El enemigo

El tema es simple: el gobierno grita, agrede, degrada y luego cuando le toca negociar piensa que su interlocutor está obligado a olvidar las afrentas y a entender sus argumentos. Recuperan lo peor de los ’70; por ejemplo aquella idea que aseguraba que, como las dictaduras eran genocidas, entonces resultaba que las guerrillas eran lúcidas. Siempre actúan igual. O sea, “yo elegí la revolución violenta pero el error fue de los que no me acompañaron en mi propuesta suicida”. Yo agredo y cuestiono, y luego convoco a los argentinos a que me acompañen en hacernos cargo de las consecuencias.

Entre los discursos de Néstor y los de Cristina ya deberíamos haber derrotado al imperialismo y a los monopolios, o al menos a estos últimos los habríamos sustituido por amigos de Santa Cruz. No nos privamos de nada, todas las actitudes infantiles que aparentaban ser revolucionarias fueron llevadas a la acción.  El Canciller con un alicate desarmando un avión me recordaba a Nikita Khruschev  golpeando el estrado en la ONU con su zapato para cuestionar al sistema. Lástima que no teníamos el poder del imperio Ruso. Los actos que acompañaban las agresiones de Venezuela eran tan innecesarios como superficiales. Brasil y Uruguay caminaban su propio rumbo sin necesidad de sobreactuar sus decisiones. Nosotros, como siempre, convencidos de que en la exageración de los gestos se encontraba el sentido y el valor de la convicción.

Continuar leyendo

Carta al rico

Llevo años y he conocido a muchos, suficientes, ricos o enriquecidos en nuestra sociedad. Los he visto adaptarse a todo, como si el suceder no fuera de su incumbencia mientras no amenazara sus ganancias. Vi muy pocos ricos que soñaran futuros colectivos; no suelen superar lo individual. Pude llegar a tener una charla con don Mario Hirsch, en ese entonces dueño de Bunge & Born y por lejos el más poderoso de todos. Tenía una concepción de la sociedad  productiva, un compromiso con la realidad, según él la pensaba, y financiaba una estructura que imaginaba el poder. Hablé largamente con José Ber Gelbard y con Rogelio Frigerio. Estaban distanciados, pero ambos me recordaban que estudiaban juntos marxismo en el horario después del trabajo. Estudiaban política. Frigerio escribió, y mucho; Gelbard era más bien un constructor. En ambos existía una idea de sociedad y un fuerte compromiso con la política. Muchos mediocres los criticaron después sin piedad cuando no llegaban ni siquiera a ser merecedores de respeto. Luego vino lo que yo denomino el “liberalismo bobo”, ése que imagina que el mercado genera el futuro, que sólo la ambición es el motor de la Historia. Y, lo que es mucho más grave, que la economía está por encima de la política. Esos nos llevan directo a la sublevación social; de puro esquemáticos no se hacen cargo de la consecuencia de sus actos. Son los que imaginan que recetas ajenas se pueden imponer sin costo a una sociedad que ni siquiera se preocupan por conocer.

La burguesía nacional es esencial para la construcción de una sociedad capitalista, son los que más tienen que ganar y los que más tienen que perder. Es difícil intentar construir una sociedad sin ellos. Para la izquierda, que sueña proletariados, y para la derecha, que sólo ve mercados, no importa si la empresa es nacional o extranjera. Pero alguna vez habría que interrogarlos, preguntarles, por ejemplo a algunos ex ministros, si existe una sociedad en la que, habiendo vendido todas sus empresas a capitales foráneos, sus habitantes sean empleados felices. El estatismo es tan nefasto como la concentración privada, las leyes del mercado no alteran la condición ni las necesidades de la sociedad. La ambición no es el único motor de la historia. Cuando gobernaron los militares perdimos la guerra; cuando lo hicieron los economistas terminamos en quiebra.  La política es el único lugar capaz de  asumir la responsabilidad del todo. Nosotros la tenemos hasta hoy tan devaluada que son muy pocos aquellos a los que les interesa el destino colectivo.

Hasta este último gobierno, la mayoría de los ricos pensaba que no era necesario involucrarse en política, que cualquiera nos podía gobernar. Y que el poder fuera accesible era lo mejor para sus intereses. Me parece que finalmente algunos se asustaron, que este último intento autoritario casi se los lleva puestos. Igual, hubo muy poca dignidad: demasiados empresarios y sindicalistas se hicieron los distraídos para no perder ganancias. Y a casi ninguno le pareció necesario apoyar a los que salimos a confrontar. La dignidad ajena dejaba al desnudo su propia mediocridad, su identidad de poderoso en dinero y pusilánime como persona. Algunos imaginan que la cantidad de dinero acumulada los vuelve superiores a los demás, y depositan su soberbia en la billetera, no la asientan en otro lugar. Por eso buena parte de ellos son corruptos y corruptores. Necesitan saber que el dinero todo lo puede; es una manera de afirmar su lugar en el mundo.

Pareciera que todavía no toman conciencia de que sus inversiones son más valiosas en una sociedad con democracia estable, con instituciones dignas de respeto. En los últimos tiempos fue demasiado lo que se degradó, desde el Parlamento a la Justicia, desde el Estado a la política. Y nos salvamos por poco, la casualidad tuvo más peso que la dignidad de los que resistieron, y hasta algunos enriquecidos demostraron no ser ni siquiera dignos de respeto.

Los ricos eran mecenas del arte en otros siglos; algunos de los nuestros dejarán como legado caballos de carrera, amantes enriquecidas y algunos palos de golf. Tienen con la política una relación parecida a la de la amante, todo lo arreglan con plata y a escondidas. Lo otro sería un compromiso más fuerte y hasta ahora no lo sintieron  necesario. O nuestra burguesía no tiene todavía la estatura para ocupar el lugar que le corresponde.

Sin burguesía nacional es complicado imaginar un país capitalista. Y por ahora la nuestra es demasiado incipiente y parece tener pocas ganas de intentarlo.

Se nos había ido antes de tiempo

Aquel día salí llorando por la calle Lavalle, y no estaba solo, era un llanto de multitud. Un dolor enorme en todos lados… Se sentía el desgarro de sus seguidores sobre el miedo de los que no lo llegaron a entender. Y me fui a la Quinta de Olivos; éramos muy pocos. Esa primera noche de velatorio, unos jóvenes conscriptos hacían guardia, demudados, junto al cajón. La imagen del General imponía un enorme respeto aun cercada en el espacio del féretro. Un velatorio marcado por la historia, nadie resistía demasiado tiempo esa presencia. Afuera, una multitud en llanto y silencio buscaba despedir a su Jefe; en la quinta, una minoría pasajera se imaginaba heredera de la historia. Nunca más conoceríamos una despedida tan inmensa y universal. Un dolor tan compartido, un duelo tan profundo y desgarrante. Todos sabíamos que el General se nos había ido antes de tiempo y la historia lo demostraría con sus tragedias.

El radicalismo había integrado a un enorme sector de clase media mientras que con el peronismo los cabecitas negras y los hijos de los inmigrantes humildes tendrían ocasión de imponer su identidad. El peronismo no es tan sólo una fuerza política, es la expresión cultural de los humildes, la puerta de ingreso de los que estaban afuera del sistema. Antes de eso, la sociedad tenía marginados, como los negros en Sudáfrica o en los Estados Unidos, o los nativos en Bolivia.  Después de Perón y Evita, ya ningún argentino deberá bajar la vista frente al patrón o al policía. Y eso es recuperar la dignidad para los humildes. Forjaron una sociedad a la medida de su forma de vida, ahora son los otros los que tienen que educarse para ser como nosotros. Eso es mucho más profundo que cualquier bienestar económico. Que desde ya también existió y fue ejemplar. El cincuenta por ciento de los ingresos iba a manos de los asalariados. Era un mundo donde la industria “flor de ceibo” sustituía importaciones. Donde en los barrios, los conventillos se convertían en viviendas dignas. Una infinita integración social. No había caídos, todos eran necesarios y tenían su lugar. Evita enfrentaba a las Damas de Beneficencia, eso que hoy volvió a ponerse de moda.

Con Perón y Evita los humildes encontraron un destino. Desde aquel 17 de Octubre surgió un alarido que cambió la historia; la fuente lavó sus pies como Cristo a sus discípulos; la Plaza se convirtió en su catedral sin paredes; el balcón en el púlpito. A sus enemigos sólo les quedaba el derecho a alargar su agonía.

En el ’55 los gorilas intentan reinstalar su proyecto colonial, van a asumir su fracaso en el ‘73.  Y caminarán hacia el suicidio en el ‘76, con un genocidio que destruye para siempre la vigencia del proyecto colonial en su versión conservadora. Los violentos de la versión marxista todavía siguen con vigencia hasta hoy. Pero sin duda desaparecerán para siempre como opción de poder cuando se agote el oportunismo imperante.

El peronismo no fue nunca un autoritarismo perseguidor de disidentes. John Willam Cooke se había enamorado de la experiencia cubana y tuvo con Perón diálogos que no encontraron herederos. El marxismo no nos lastimó en su esplendor ni cuando parecía invadir el mundo, por eso resulta absurdo que nos toque soportar hoy este remezón de decadencia tardía. Que un pragmatismo feudal con pretensiones empresarias le otorgue calidad de pensamiento nacional a sectores universitarios que ni siquiera se esforzaron por entendernos. El peronismo pudo engendrar su propia izquierda nacional, que jamás transitó el cuestionamiento a su fundador y la obsecuencia al poder. El peronismo fue el fruto maduro de la alianza entre trabajadores y pequeños empresarios productivos. El oficialismo imperante resulta del encuentro entre algunos sectores intelectuales y  una novedosa burocracia expandida por el oficialismo.

El peronismo fue un fenómeno cultural que en su  primera etapa impuso la presencia de los marginados y luego, en su retorno, convocó a la unidad de los argentinos. Nadie tiene derecho a sembrar resentimientos en su nombre: ya el viejo General había expulsado a los imberbes por intentar ejercer la violencia y dividir a la sociedad. El peronismo es un movimiento popular que no respeta ni necesita de las supuestas vanguardias iluminadas. Puede estar superado como estructura política, pero la sociedad toda sabe que no se puede sembrar odio en su nombre. Se fue llevando en sus oídos “la más maravillosa de las músicas que era la voz del pueblo”, y fue su Viejo adversario el que pudo venir a despedir a un amigo. Por eso cuando escucho algunas voces recuerdo su dura admonición, “y hoy resulta que algunos imberbes pretenden”. Cuarenta años, ya es tiempo de entender. Fue capaz de contener al sector del marxismo que se asimiló  a lo nacional, está a la vista que no puede ser ni siquiera entendido por aquellos marxistas de universidad que se relacionan con los trabajadores a través de los libros que sueñan revoluciones.

El peronismo fue engendrado por los obreros en el ‘45 y lo descubren los intelectuales en los ‘70 con las “cátedras nacionales”. A los pensadores, les costó años entenderlo, lo intentaron después de estudiar a los obreros rusos y al campesinado chino. Las alpargatas de los descamisados gestaron la historia pero la tinta de los leídos siempre tuvo dificultades para respetar a los humildes. Se imaginaban ser su vanguardia y  les costaba asumir con humildad que sólo podían ser sus seguidores. El mayor nivel de conciencia está en el pueblo, no en los que intentan estudiarlo y conducirlo.

Si el peronismo hubiera nacido con el resentimiento y el sectarismo del kirchnerismo no habría logrado sobrevivir ni una década. Tuvimos suerte, este pragmatismo estalinista es una enfermedad tardía y esperemos que también pasajera. Lo nuestro era la pasión, nunca el resentimiento. Por eso le pusimos mística a la vida.

¡Viva Perón, carajo!

Académico apabullado

Viajé a Córdoba por casualidad en el mismo avión que lo hacía Graciela Fernández Meijide, persona que merece mi admiración y respeto. Graciela fue capaz de convertir su dolor en sabiduría y dejar un legado de paz, aun cuando es capaz de aclarar que no perdona a los asesinos de su hijo. Al mismo evento al que asistía, iban Joaquín Morales Solá, Miguel Ángel Broda y Javier González Fraga. Nos encontramos todos y hablamos como ciudadanos civilizados. No todos pensamos lo mismo, por suerte.

Sólo al subir al avión pude observar a Atilio Borón, con cara de concentrado en sus profundos pensamientos revolucionarios. Estuve a punto de decirle que había subido a mi cuenta de YouTube un diálogo con él de hace unos quince años. Imagino que, de haberlo intentado, hubiera escuchado su admonición medieval ¡Vade retro, enemigos de la revolución! Luego supe por su Facebook que se quiso bajar para no compartir el vuelo con nosotros, y me di cuenta de que, en su condición de académico, tenía todo claro: éramos todos defensores de dictaduras siniestras y fondos monetarios atroces. Y está bien que lo diga. Me lo imagino viajando en el mismo vuelo con Lázaro Báez o Amado Boudou. Ahí sí se hubiese sentido acompañado por la revolución socialista. Y si se encontraba con Alicia Kirchner o alguno de los tantos héroes que enfrentaron con valentía a la dictadura… ¡qué alegrías habría compartido! Ni hablemos si se encontraba con Gildo Insfran, el que le pagó los siete millones a Boudou. Esos amigos juntan fondos para la revolución.

En el gobierno de Menem la cosa estaba clara: Borón dialogaba conmigo en televisión y visitaba a Morales Solá cuando era invitado. Como buen marxista ortodoxo, se expresa como demócrata cuando está en minoría y te manda derecho a Siberia cuando es dueño del poder. No vayamos a creer que los votó la sociedad. Nada que ver. Sólo que la Presidenta votada por peronistas y otras gentes de miradas democráticas les dio un espacio de poder a los restos del Partido Comunista. Y esos sí que son revolucionarios. Los votos serán ajenos, pero los odios los ponen ellos.

Atilio Borón es un docente universitario que casi nunca da clases. Los alumnos no tienen el gusto de disfrutar de la amplitud de su mirada. Hubiera sido un excelente dirigente tanto en la Gestapo como en la KGB. En la Inquisición, un discípulo de Torquemada; en espacios menos pretenciosos, un simple denunciante de disidentes. Personas como Borón aportaron resentimiento y obsecuencia al actual gobierno, encabezaron “Justicia Legítima” y otras columnas de admiradores de la “Dictadura del proletariado”. Lo del proletariado lo cambiaron por burocracia. Lo de dictadura lo dejaron como sueño de eternidades.

Fue bueno viajar con Borón. Sirvió para saber cómo hubiera sido si ellos ganaban de nuevo la elección, si, como quería su hermana ideológica Diana Conti, nos dejaban a Cristina para siempre. Viajar con este humilde y democrático catedrático nos sirvió para recordar de qué nos salvamos, y un poco también para recordarle a Borón que estuvieron cerca pero no ganaron. La libertad de los que pensamos distinto se impuso otra vez a los que necesitan que todos nos achiquemos por igual. Gracias Borón, una alegría recordar de qué me salvé.

Ordenando la tropa

Me asombró verlo a De Vido dando cátedra de pureza revolucionaria y cuestionando a Scioli por haber saludado al enemigo elegido. Lo de la concurrencia a saludar a Magnetto era un golpe duro para el relato. Si le sumamos que Boudou había hablado en TN la noche anterior, nos queda claro que ese día fue decretado por la sociedad y parte del gobierno como el fin de la era del miedo. De Vido intentaba ordenar la tropa y daba pena, o mejor dicho, bronca, de ver semejante caradura con actitud de profeta poseído por la verdad intentando recuperar el orden con sus gritos. No le avisaron al ministro que va a pasar a la historia como un destructor serial, desde la energía al transporte. Ese mediocre gritón destruyó en exceso como para tener derecho a hablar.

Saludaron a Magnetto demasiados como muestra de haberle perdido el miedo al poder de turno. El Grupo Clarín podía tener muchos defectos, pero el gobierno lo odiaba por su virtud, que es el derecho a opinar libremente. Y Scioli fue a saludar al grupo supuestamente enemigo porque todavía tiene votos y gente que lo respeta, dos cosas que los De Vido hace rato que perdieron. Y derecho a hacer lo que quiera, aun cuando eso Scioli no lo ejerza demasiado.

El oficialismo armó una secta y en su seno se aplauden entre ellos, un mundo de cómplices que se imaginan estar haciendo politica. El lugar del vicepresidente refleja como pocas la imagen del conjunto.
Y en esto de ser valientes, Carta Abierta se anima y dice que Scioi no es revolucionario. Es el único dato que tenemos de que alguno de ellos lo sea. Pero no se animan a tomar distancia de Boudou. Para creerse revolucionarios resultan escasos de valentía…

Un final de ciclo a toda orquesta, lo que suponía ser la década ganada se les cae como arena entre los dedos. La secta organizada en torno a los beneficios del Estado y sus prebendas va quedando al desnudo, con demasiadas ganancias para la burocracia y pocas para la sociedad. Ahora van a medir hasta la audiencia en la televisión. Vendría a ser un premio consuelo para esos medios en los que gastan fortunas y no los sigue nadie. La secta necesita de todo un sistema de medidas propio y original. Desde los pobres a la inflación, desde la educación a las audiencias, todo exige falsificar los resultados para poder justificar lo que han gastado y disfrazar de éxito lo que a todas luces es un duro fracaso.

Verlo a De Vido a los gritos me trajo a la memoria alguna vieja película de Carlitos Chaplin, pero enseguida tome conciencia que la cosa era distinta, que no se estaba dirigiendo a la sociedad sino a los miembros de la secta, a esos que viven los beneficios del modelo en el mundo de ficción que llamaron “relato”. Y entonces me quedó claro que los héroes de ellos son para nosotros los villanos, que van a llegar al final sin tomar contacto con la cruel realidad, y que cuando se acaben los dulces del Estado la gran mayoría de los supuestos seguidores fieles y devotos van a hacer mutis por el foro y se van a ir a disfrutar en privado los beneficios de la década ganada. Porque es cierto que para la sociedad lo de ganada es casi una tomada de pelo, pero para ellos fue ganada en serio, y de eso nadie tiene derecho a dudar.

De Vido hizo mucho por imitar a Venezuela. Por suerte no lo logró. Es necesario que si le queda algún amigo le avisen que gastar fortunas en micros y artistas no es convocar multitudes, que los que se aplauden entre ellos están más cerca de ser extras que seguidores. Que su discurso amenazante es solo un patético recuerdo de lo que intentaron hacer de nosotros, degradarnos a la obediencia. Que no siga gritando, tiene menos audiencia que la Presidenta en cadena nacional. No midan la audiencia, es un gran riesgo, va a ser peor.

La pulseada

En la vida es por amor o por plata, y cuando los que gobiernan carecen de proyecto es porque han terminado construyendo una gran complicidad. Todas las burocracias supuestamente revolucionarias culminaron en mafias; los negocios aplastaron los sueños. Y el vicepresidente no necesita de jueces ni de causas, ya todos sabemos cómo es. Es parte de los operadores que terminaron sustituyendo al militante.

Boudou fue elegido por la Presidenta por responder a lo que ella imagina como un cuadro político: un vivo elegante, frívolo y exitoso, con nula formación política y sin ninguna limitación moral. El personaje recorrió escenarios donde la política es un simple camino al negocio, municipios y compañeros de ruta que tienen cara de ir por todo, egoístas ocupando los espacios que el Estado necesita para ejercer la solidaridad. Lo mediático existe y agrede, pero los veintidós millones de dólares de Lázaro Báez parece que vienen de los medios monopólicos suizos. Siendo ministro de Economía le factura siete millones al otro revolucionario de Gildo el Formoseño, toda gente dedicada al bien común.

Boudou es una vida que delata un proyecto, el kirchnerista, ese donde se llevan todo y cuando los descubren en algo cuentan que hicieron leyes para los pobres, como si en lugar de estarse enriqueciendo era que estaban haciendo la revolución. Todos los personajes de esta obra tienen historia y trayectoria. Cuando nos mostraba la imagen del ministro de Salud, si uno viaja a Tucumán, sabe de sobra de qué se trata. No es que uno de los funcionarios le salió dudoso. Por el contrario, es que todos terminaron formando parte del espacio del negocio, o si lo miramos desde otro lado, que fueron elegidos para transitar la complicidad.

Nos quieren volver locos. Uno no puede imaginar a un Boudou ayudando a los pobres, ni nadie lo imagina soñando por un país mejor. De solo verle la cara nos queda claro que está en camino de hacerse rico. El gobierno se ha vuelto un espacio que todo lo que cobija lo degrada. Los Derechos Humanos eran lo más puro que nos quedaba hasta que el kirchnerismo los volvió burocracia, los nacionalizó en versión de Santa Cruz. Es decir, los obligó a hacerse cargo del oscuro pasado de negocios en tiempos de dictadura que carga el kirchnerismo y los invitó a compartir la bonanza de hacer rentable la indignidad. Sé que hay algunos o muchos que luchan desde el gobierno por una causa justa, y que lo mismo que los votantes se van convirtiendo en agresiva minoría.

Una parte importante de los personajes que nos gobiernan son comerciantes corruptos que tomaron las consignas de la justicia social como cobertura de sus fechorías. Para defender a Boudou y a los demás pueden echar a los jueces que quieran, condecorar miles de Zaffaronis, someternos a la tortura de una cadena oficial por día, que la Presidenta nos vuelva a la infancia donde la maestra nos deslumbraba y a veces aburría con su solvencia y sus saberes. Pero la historia ya los marcó para siempre. Boudou es el rostro que mejor expresa al gobierno. Caradura y frívolo, mediocre y altanero, descarado cómplice de una tribu de mercachifles disfrazados de justicieros. No dejen de defenderlo, Amado Boudou es la síntesis de todos Ustedes. El kirchenrismo realmente es un movimiento revolucionario: los procesados condenan a los jueces. Eso significa una verdadera revolución.

El Ministerio de la Verdad de Ricardo Forster

Un gobierno que intentó ser eterno y se retira sin pena ni gloria, o mejor dicho, invadido por las penas y olvidado por las glorias. Cuando los acompañó el triunfo, superando el cincuenta por ciento, intentaron ir por todo, aislar al enemigo, eliminar la oposición. Venezuela era el modelo elegido. El bien y la virtud, propiedad del oficialismo; el resto, los disidentes, empleados de los monopolios, los imperios y las derechas. Una maravilla. No eran ni pobres, ni decentes, ni socialistas: se enriquecían con el Estado. El juego y la obra pública marcaban el rumbo esencial de su ambición.

Un gobierno feudal y conservador de derechas que integró restos de viejas izquierdas en su estructura. Un progresismo que adhiere a cambio de un espacio en la cultura, en una concepción del poder donde a nadie le interesa la cultura. Un poder real en manos de los Zannini, los De Vido y los Echegaray, y un decorado en manos de Página/12 y Carta Abierta.

El final de la bonanza y el modelo que había sido su fruto frívolo. Sin energía ni rutas, nos saturamos de automotores; las viviendas y una sociedad concebida entre todos se refugiaron tan solo en el discurso. La obsecuencia se instaló en la categoría de ideología, la lealtad depositada en el aplauso indiscriminado. Los seguidores devinieron en aplaudidores. El apoyo crítico derrotado por el aplauso a todo lo que se formule. El mismo que aplaudió la privatización de YPF canta el himno al estatizarla. Pérdidas enormes para el Estado, ganancias suculentas para sus operadores.

Ricardo Forster es un fanático del supuesto pensamiento nacional, que vendría a coincidir casualmente con el pensamiento oficial. El oficialismo concebido como el único espacio de la virtud y la democracia. Los discursos de la compañera Presidenta, que la gran mayoría de la sociedad apenas soporta, convertidos en materia dogmática. El primer peronismo fue sectario por necesidad, el último Perón convoco a la unidad nacional. El kirchnerismo retrocede a superados sectarismos de izquierda que amontonan burocracias a cambio de supuestas ideologías.

Nombrar a Ricardo Forster es asumir la condición de secta que no quiere ni necesita dialogar con el resto de los pensamientos vigentes. Parecido a Venezuela y al Ministerio de la Verdad orwelliano, encargado de ajustar la historia para que no contradiga los postulados oficiales; muy distantes en logros y fanatismos del resto de los países hermanos.

Amado Boudou es la otra cara del gobierno, la real. Sin ideas, pero con muy claros objetivos. Después de su desnudez que acusaron como linchamiento mediático, después de semejante papelón con los millones del Lázaro Báez, una cuota de ideología era necesaria. Forster es de los que no dudan, de los que nada tienen que ver con los que no obedecen ni aplauden. Eso sí, sin duda cree en lo que propone, y eso merece respeto.

Claro que hay decenas de fanáticos y sectarios en toda sociedad. El gobierno tiene el desafío de integrarlos, lo absurdo es que se delegue en ellos la tarea de gobernar. Es una simple manera de asumir la secta como la estructura elegida para transitar el futuro en el llano. Una manera de aceptar el fracaso de la década extraviada. Son dueños de demasiadas cosas, ahora también de la verdad.

La secta

En la radio el taxista escuchaba a un joven dirigente de La Cámpora. Me llamó la atención el despliegue de su mundo de certezas. Explicaba la lucha entre el espacio del bien y la virtud ocupado por el Gobierno y el deterioro que esa virtud sufría al ser erosionada por el espacio del mal refugiado en los medios monopólicos. Era una verdad que no soportaba fisuras. Cuando el periodista lo interrogó acerca del lugar de la autocrítica, respondió que no le gustaba la palabra. Que ellos no la necesitaban. Y a la pregunta de por qué habrían perdido votos , la respuesta fue que siempre en las elecciones legislativas se pierde pero en las nacionales se recuperan. Y que mucha gente se dejaba llevar por los medios hegemónicos y que por esa causa dudaba de la coherencia del modelo.

Me bajé del taxi en silencio, no me pareció que sirviera para algo generar algún comentario. Recordé los tiempos en que las dictaduras nos acusaban de “idiotas útiles” a los que dudábamos de sus virtudes. Se me ocurrió que las convicciones que no soportan la duda albergan el temor en el inconsciente, perciben que les queda el dogma o la traición. Son los que van por todo y no soportan la duda o la fisura que implica recuperar el espacio de la libertad.

Siempre recuerdo la frase genial de Albert Camus: “Debería existir el partido de los que no estén seguros de tener razón, sería el mío”. Y me pregunto de donde surgió esta sarta de verdades de fanáticos que no aguantan al que piensa distinto, al que se atreve a dudar. Desde ya, nunca fue el peronismo el que eligió el camino del fanatismo y las certezas, de haberlo hecho no hubiera durado ni siquiera una década. El General nos indicaba no ser “ni sectarios ni excluyentes”. Pero en este caso, en el kirchnerismo, este fanatismo implica un injerto tardío de un pensamiento tan ajeno a su desarrollo como al ejercicio del gobierno. Formé parte de los cuatro años de la presidencia de Néstor Kirchner y a nadie se le hubiera ocurrido referirse a un supuesto modelo ni a nada que se le parezca. El pragmatismo ocupaba el espacio de la virtud y de la debilidad. En el gobierno siguen los mismos ministros de esos tiempos, solo que ahora con pretensiones de ortodoxias ideológicas y eternidades.

Los dogmas implican siempre la degradación de las ideologías. La secta es una manera de separarse de la sociedad, de forzar un espacio que los salve de las dudas que acechan a todo ciudadano común. Y la secta implica una manera de selección, consolida el fanatismo de los leales de la misma manera que expulsa a todos aquellos que no comulgan con el fanatismo. La secta selecciona una sola clase de adherentes, los fanáticos. La secta implica un desarrollo del sueño de ir por todo, sueño que siempre termina en la pesadilla de la minoría en camino hacia la nada. La secta oficialista es un espacio ocupado por la burocracia y sus prebendas, por los funcionarios y empleados y sus beneficios. Esa dura manera de explicar que son los dueños del espacio del bien y las virtudes, esa rígida forma de auto definirse, en ella subyace el germen de su propia perdición.

Y la enorme injusticia que implica que esta gente imagine que por el solo hecho de no estar con ellos todos ocupamos el espacio de los medios monopólicos, las oligarquías y los imperialismos. El sectarismo es una desviación tan lógica en el fanatismo como imposible en el espacio de la razón. El fanatismo implica una enfermedad de la democracia, un intento de destruir la necesaria relación entre adversarios por la enfermiza confrontación entre enemigos. Y lo que es peor, esa división que el gobernante le impone a la sociedad lastima la integración y termina sembrando violencia en el conjunto de la sociedad. Gobernar imponiendo divisiones y rencores es una falta absoluta de responsabilidad democrática. Considerarse dueños de la verdad implica siempre y en todos los casos una limitación mental que encierra a la víctima en el reducido espacio de la mediocridad. Y aplaudir todo discurso que exprese la Presidente es en principio una falta de respeto al que aplaude tanto como una baja consideración del respeto al aplaudido.

Todo pensamiento que no soporta la duda es porque no soporta la confrontación con la realidad. Nunca se habló tanto del relato como ahora que el gobierno decidió vivir en su espacio. Nunca se imaginó tamaño poder a los medios de comunicación como cuando el gobierno actual decidió gastar fortunas que deberían ayudar a los necesitados en un desmesurado aparato de apoyo al relato estatal. Cuando uno solo puede ser defendido por medios propios, no es porque sólo confronta con los supuestos medios hegemónicos, sino porque esencialmente duda del criterio y la sabiduría del votante. Es cuando un gobierno dejó de expresar a sus votantes. Es cuando comenzó a confrontar con la misma realidad. Y ese es el tiempo del fin del relato y el necesario cambio democrático.

Aquelarre

Las ideas suelen entreverarse, a veces por los cambios de la etapa, otras por la voluntad de ocultar intenciones. Y eso sí, nunca como ahora. Me siento peronista y cultor del progreso. Es de sobra donde dice que se ubica el gobierno. Pero, de pronto, convencieron a varios de que pertenecemos al sector Gorila y neo liberal. Y me lo dicen ellos, demasiados de quienes tengo duros recuerdos de oficialismos eternos. Ellos, como si hubieran vivido la dictadura en la clandestinidad o en la contienda, ellos que se enriquecieron cultivando el siempre rentable oficialismo.

Y se mezclan para protegerse, empresarios y sindicalistas que florecieron en la dictadura junto a algunos perseguidos a los que asignan un papel secundario. Aparecen como un cuerpo único y coherente, como si las ideas que simulan tuvieran la solidez de las prebendas que abrazan. Ellos que acompañaron, apasionados,  las privatizaciones por los supuestos logros que prometían, nos decían que eran para todos pero sabían que de seguro solo les tocaba a  ellos. Expandieron el juego con la misma pasión que el peronismo la industria Flor de Ceibo o el Frondizismo la industria pesada. Y se iban endureciendo en sus posiciones mientras se enriquecían en sus propiedades. Cada vez más enriquecidos por las prebendas y más agresivos por las supuestas acciones “justicieras”. Empresarios, sindicalistas y políticos de probada capacidad de adaptación a  gobiernos y  modas construyendo el partido de los expoliadores del estado. Eso sí, como si los atacara una actitud culposa cada tanto distribuían dineros  para beneficiar a los que menos tienen.

El oficialismo permanente es un estado rentable del alma.

No es una agrupación apta para tímidos y vergonzosos, se necesita de espíritus duros templados en la forja de justificar lo que sea necesario o de adaptarse a todos los climas y obediencias. En el reino animal lo llaman mimetismo, en la intelectualidad autóctona lo titulan “revisionismo histórico”.  Es una manera de amoldar el pasado para permitir volver maleable el presente. El poder vale por sí.. Lo demás es solo un decorado circunstancial. Algunos fueron convocados por ser expertos en ese deporte de aplaudir al vencedor, otros tan solo se acercaron ya maduros y cansados de soportar las miserias de ser opositores. Un partido oficialista como columna vertebral y algunos cansados de confrontar, y hoy jugando de comparsa.  Todos juntos armaron el famoso kirchnerismo.

En los setenta la guerrilla ya era para la mayoría de los militantes una simple variante suicida y sin posibilidades de vencer. Pero el heroísmo de tantos de sus mártires fue convertido en bandera de derechos humanos, y en ese camino lograron degradar hasta lo más digno de esos tiempos.  No son ellos los únicos con derechos para revisar el pasado, pero son sin duda los más responsables de este desgraciado presente. Es hora de que se hagan cargo.

El dolor del dólar

El General llegó a decirle a la plaza “¿Quién de ustedes vio un dólar?”. Era cierto en ese entonces, sería absurdo hoy. Hubo quien dijo “el que apuesta al dólar pierde”, y finalmente fue el que ganó. Y el querido maestro Pugliese con su queja de que les habló al corazón y le respondieron con el bolsillo. El dólar es el reprobado en el curso de manejar el país.

Pasaron diez años y en esta despedida hay uno que plantea cambiar la capital; tiene avanzado el reloj de la ambición y atrasado el tiempo político. Ayer se sublevaron los conspiradores policiales, hoy los empresarios con la moneda, y el ministro de Economía volvió al micrófono para explicar que los mismos que ayer decían que valía uno hoy dicen que vale trece. Es el neoliberalismo, ese que infiltró a los policías y a los ladrones. “Deben ser los gorilas, deben ser”, era el estribillo pegadizo que dio origen al término. Si uno le pone un nombre al enemigo ya se puede quedar más tranquilo. Si los malos son ellos, queda claro que los buenos somos nosotros. Si somos el progreso es porque los demás son el atraso. Si mi ideología no logra conducir la realidad no queda duda de que la culpa es de la realidad.

El peronismo fue un pensamiento que nunca le tuvo miedo a ejercer el poder. Menem les entregó el poder a los empresarios y los Kirchner se guardaron lo importante para ellos y le dejaron lo secundario a los derechos humanos y los restos de izquierdas pasadas. Dicen ser progresistas, queda claro que ese lugar está bien ocupado en Brasil, Chile y Uruguay, nosotros sólo tenemos una versión del autoritarismo, que desde ya es otra cosa. YPF fue privatizada con los Kirchner como actores principales, expandieron el juego y las tragamonedas y dicen que son de izquierda por enfrentar al campo. El juego y la obra pública como rentas privadas del poder, una enorme lista de medios oficialistas con plata del Estado y una masa de empleados públicos como militantes: frente a todo esto, gorila termina siendo la realidad.

Continuar leyendo