Inundaciones: el costo de no hacer nada

Hace exactamente un año alertábamos sobre las graves consecuencias de lo sucedido en La Plata entre el 2 y el 3 de abril de 2013, cuando murieron unas 89 personas y otras 190.000 resultaron afectadas.

Exactamente un año después, nos encontramos ante una repetición del fenómeno y de la imprevisión: inundaciones que nos dejan con un saldo de unos 3000 evacuados y una pérdida, que según los productores, es de aproximadamente 100.000 toneladas de cereales (valuada en unos 30 millones de dólares).

Estos sucesos lamentables demuestran nuevamente la carencia de planificación enfocada a prevenir y mitigar este tipo de inclemencias y la responsabilidad directa de los distintos niveles de gobierno, fundamentalmente del nacional, materializada en la falta de inversión en infraestructura básica.

Entonces, sin obviar la posible pérdida de vidas que es algo incuantificable, me gustaría hacer un breve ejercicio demostrando lo que mencionaba un año atrás: como país debemos pensar en el largo plazo e invertir en la infraestructura necesaria si queremos dejar de padecer estas tragedias, y no correr más detrás de los problemas. A modo de ejemplo, si sumamos los costos sociales y materiales, como la pérdida de producción agrícola, entre otros, claramente tendremos los fondos necesarios para realizar inversiones claves en el país en materia de infraestructura.

Hacer las obras necesarias tiene un costo, claro está, pero a la luz de los sucesos que atravesamos, el costo de no hacer nada es aún mayor. La falta de inversión no sólo se observa en la insuficiencia de obras hídricas y pluviales sino que también engloba a muchos otros rubros importantísimos que impactan directamente sobre la vida de los argentinos.

En San Luis el 50% del Presupuesto Provincial se destina a inversión en capital, generando una dinámica de desarrollo sustentable en la actividad económica y una mejora de la calidad de vida en términos permanentes. El año pasado mencioné que en el Presupuesto Nacional de 2013 sólo se destinaba un 11% a gastos en capital; si observamos los datos del Presupuesto Nacional para 2014 vemos que el dato es exactamente el mismo, se sigue priorizando los gastos corrientes por sobre la inversión de largo plazo.

El problema no sólo se manifiesta en la falta de presupuesto original destinado a obras, sino también en materia de ejecución de los programas. Desde el Senado, hemos pedido información al Poder Ejecutivo Nacional para conocer el destino del Fondo Fiduciario de Infraestructura Hídrica (Decreto 1381/2001). Se sospecha que este fondo, destinado al “desarrollo de los proyectos de infraestructura de obras hídricas de recuperación de tierras productivas, mitigación de inundaciones en zonas rurales y avenamiento y protección de infraestructura vial y ferroviaria en zonas rurales y periurbanas”, ha sido desviado hacia el financiamiento de otros gastos tales como publicidad de la feria Tecnópolis. En el mismo sentido, la AGN en 2008 concluyó que se habían aplicado recursos del Fondo a otras finalidades.

En resumen, la historia se repite y todos los argentinos debemos pagar el costo de no hacer nada

Enamorarnos de la vida

Solemos desconocer a los íconos académicos que tiene nuestro país y de los que fue pionero. Uno de ellos es la prestigiosa Academia Nacional de Medicina que nace a poca distancia del amanecer de la Patria y es la más antigua de América. Cabe destacar que la Academia Nacional de Medicina es una entidad civil sin fines de lucro y su autonomía es importante porque ofrece la posibilidad de trabajar e investigar con continuidad en un medio totalmente ajeno a los vaivenes políticos, a las influencias gubernamentales y a los intereses personales, dedicándose exclusivamente a lo científico. Por ello es primordial conocer su postura en temas controvertidos, por esos vaivenes, a la hora de sopesar un tema relacionado con la salud. El 30 de septiembre de 2010 el Plenario Académico aprobó la Declaración, en la que recuerda los principios básicos de la ciencia.

En didáctica hay un juego interactivo que permite escoger una necesidad básica de la humanidad: comunicación, alimentación, vestido, medicina, transporte; para ver cómo ha sido resuelta gracias a los avances de la ciencia y la tecnología a lo largo de historia. Una vez seleccionada una necesidad, aparecen cuatro avances tecnológicos, y se plantea al alumnado en qué época histórica se han dado cada uno de ellos.

El principal interés didáctico de este juego interactivo radica en poder enseñar en forma visual y sencilla cómo y cuándo se han producido los avances que nos han hecho la vida más fácil. De esta forma, historia, ciencia y tecnología van de la mano en todo momento y ofrecen una visión holística de los más importantes avances de la humanidad. Busca la participación del alumnado, que debe reflexionar y aplicar tanto sus conocimientos previos, como incluso su sentido común, para responder y los prepara para encrucijadas futuras en los cargos de decisión. Es de augurar que en ese juego nunca aparezca como alternativa de solución: “el aborto”.

El Papa decía en una entrevista que “no podemos insistir sólo en cuestiones ligadas al aborto, al matrimonio homosexual y al uso de métodos anticonceptivos”, algunos periódicos lo presentaban como si el discurso sobre estos temas no fuera a estar presente en el magisterio del Papa. Sin embargo, él lo ha aclarado, en su audiencia, el pasado 20 de septiembre, a los participantes en el Encuentro de Ginecólogos Católicos, al afirmar el respeto a la vida en todas sus fases. Insistiendo en dar testimonio y difusión de “la cultura de la vida”. “Vosotros que estáis llamados a ocuparos de la vida en su fase inicial, recordad a todos, con los hechos y con las palabras, que ésta es siempre, en todas sus fases y en toda edad, sagrada y siempre de calidad. Y no por un discurso de fe, sino de razón, por un discurso de ciencia”. Porque “la credibilidad de un sistema sanitario no se mide solo por la eficiencia, sino sobre todo por la atención y el amor hacia las personas, cuya vida es siempre sagrada e inviolable”.

Es importante considerar en este tiempo electoral que esto no nace hoy, que detrás de los proyectos de ley y de las leyes hoy vigentes hay una historia de raigambre antropológica, filosófica, económica, nacional e internacional. Para que estos principios puedan ser plasmados en la legislación cuando las posturas son no consensuables, es necesario contar con mayor cantidad de votos. Los cuales están directamente relacionados con quiénes están sentados en las bancas. Nosotros los elegimos con nuestro voto y acciones cotidianas. Es en este juego y dentro de esta problemática política que se da una danza legislativa en la cual avanzan y retroceden ambas culturas: “vida y muerte”.

La vida humana es concreta y es un continuo que debemos proteger en todo tiempo, lugar y circunstancias. Para ello es muy importante “enamorarnos de la vida”. Enamorarse de la vida significa querer acunar al niño que está creciendo en las entrañas, pues si bien es dramático para una mujer sacar al niño de su útero mucho más difícil es sacarlo de los pensamientos evitando así todos los traumas pos-aborto. Es superar el flagelo de la droga que puede llegar a obnubilar los sentidos, condenando a privarse de gozar de la verdadera belleza. Supone velar por la seguridad.  Exige velar por el porvenir, como lo hacen tantísimas ONG que a diario se multiplican para garantizar que el derecho a la vida desde la concepción de todo ser humano sea respetado. Enamorarse de la vida es pensar, como dice el doctor Abel Albino, que “debemos terminar con la lucha del hombre contra el hombre hasta comprender que el verdadero triunfo está en la lucha del hombre contra el hambre”.

Partiendo de una lectura de los signos de los tiempos y a la luz de los valores de solidaridad humana, me parece sumamente importante y urgente contribuir con valentía y esfuerzo en la edificación de la nueva realidad que se avecina, con una firme adhesión a los ideales que, en el pasado reciente, han inspirado y guiado a los grandes estadistas. Son los valores de la libertad, la paz, la verdad y la solidaridad los que nos deben impulsar a realizar nuestro trabajo en la formación y en el desarrollo de las culturas presentes. Hace falta una movilización general de todas las fuerzas, para que nuestra realidad progrese en la búsqueda de su unidad, mirando al mismo tiempo más allá de sus fronteras y de su propio interés.

La Corte de los pantalones largos

La Corte Suprema de la Nación ha declarado, entre otras medidas, la inconstitucionalidad de los de los artículos 2º, 4º, 18 y 30 de la ley 26.855, y del decreto 577/13 y la inaplicabilidad de las modificaciones introducidas por la ley 26.855 con relación al quórum previsto en el artículo 7º referido al régimen de mayorías y a la composición de las comisiones del Consejo de la Magistratura. Los fundamentos, más que elocuentes para nuestro país, nos aseguran la vigencia de las reglas republicanas que nos permitirá avanzar hacia la consolidación de valores y prioridades diferentes a las establecidas por el gobierno nacional.

Los intereses de la corporación política gobernante no han podido doblegar el espíritu ciudadano, plasmado en el ejercicio real de la defensa de nuestros derechos; desde las colegiaturas de abogados hasta las personas que se acercaron a la justicia tuvieron respuesta en el mismo sentido y bajo la misma orientación: la realidad se impone sobre el relato y la norma madre se impone sobre los caprichos del poder.

Este fallo reconoce la dimensión axiológica  de la soberanía popular, no se queda en  interpretaciones semánticas de relatos armados, sino que demuestra que el ejercicio legítimo del poder no necesita argumentar desde la falacia o desde una mayoría eventual, sino que se funda en la letra misma del derecho constitucional y de las disposiciones republicanas.

La soberanía popular que, como bien lo argumenta la Corte, busca equilibrar el poder para limitarlo. Por ello, el Estado de Derecho y el imperio de la ley son esenciales para el logro de una Nación con instituciones maduras.

No se puede invocar ni usar al pueblo como excusa para la obtención de la suma del poder público, la verdad se impone no sólo por el pensamiento social común, sino por la solidez de las instituciones que siguen de pie y que a cada momento a sus ciudadanos les puede decir la patria es de todos y todas y no sólo de algunos.

La búsqueda de la suma del poder

En los Estados modernos las proscripciones o discriminaciones electorales tienen un contenido más sutil; ello, por los conceptos de constitucionalismo social que se vertieron en sus estructuras constitucionales. Así, las argucias que configuran la nueva ingeniería a la hora de decidir los instrumentos de selección y elección a cargos públicos nos enfrentan a estructuras más audaces, pero que en el camino no pudieron prescindir de la inconstitucionalidad de su gesta.

El proyecto de modificación al Consejo de la Magistratura constituyó una pintura surrealista de la verdad republicana que este gobierno considera como tal. En su génesis figura de manera clara el espíritu totalitario que reina en las mentes creadoras de recursos e instrumentos sancionados por medio de leyes que producen recortes e injerencias de un poder sobre otro.

Al proyecto original aprobado en el Senado se le suma las modificaciones en Diputados que se ve agravado, entre otras cosas, por la incorporación de la cláusula por medio de la cual los partidos políticos que deseen llevar en sus listas candidatos a la magistratura deberán tener como mínimo el reconocimiento en 18 circunscripciones bajo una misma e idéntica denominación. Este disparador pone, sin más, fuera del juego electoral la mayoría de la nómina de 34 partidos políticos de orden nacional reconocidos al 15 de abril de 2013, dejando casi en exclusividad al Frente para la Victoria para una competencia que de mínima podríamos llamar desleal.

El juego de la democracia debe enfrentar de manera permanente el sistema de valores que representa; así el deber ser se compulsa con la realidad debiendo ser, de buenas prácticas democráticas, que los resultados reales se acerquen en la mayor medida a los postulados ideales; de no ser así, se trasluce cuáles son las ideas de los políticos de turno. Este  gobierno cuanto menos socava de manera palmaria los preceptos básicos de la democracia produciendo de manera increíble una degradación institucional como que a partir del reflejo de la historia será de antología.

En el juego de los artículo 37 y 38 de la Constitución Nacional se garantiza el ejercicio de los derechos políticos, con arreglo al principio de la soberanía popular y de las leyes que se dicten en consecuencia, como también consagra a los partidos políticos como instituciones fundamentales del sistema democrático. Estos extractos constitucionales ponen de manifiesto la envergadura que tienen como herramienta ciudadana, a través de ellos se encauza la representación popular que queda consumada.

El efecto central de la determinación de las mayorías y minorías que se impulsan mediante la competencia electoral viene a estar zanjada por un instrumento idóneo como el sistema para la determinación de proporcionalidad conforme al criterio más objetivo. Así, el  método ideado por D’Hont permite obtener una proporción equilibrada de representación de las mayorías y de las minorías.

En definitiva, el proyecto originario produce un menoscabo republicano cierto e indudable y hoy con la modificaciones introducidas se incorporan adjetivos como discriminatorio y demagógico. Con cada ley que aleja el ser del deber ser, nos enfrentamos a la impotencia de un gobierno que ha perdido de vista la funcionalidad del consenso, que ha utilizado su poder para sojuzgar a propios y ajenos.

No debería ser necesario describir las instituciones políticas básicas de un gobierno representativo en una democracia moderna, la materialización del deber ser se consagra por medio del sistema de derechos y libertades consagradas, que no sólo deben respetarse sino mantenerse y profundizarse en el tiempo. La historia es implacable con quienes han desdeñado el poder del compromiso con los ideales y los sueños. Creer que lo pragmático o programático para soslayar un momento de decadencia dado por la propia torpeza del gobierno de turno habrá de olvidarse, es simple y llanamente no entender la memoria colectiva de un pueblo.

Algunos ya cometieron ese error, ¿los kirchneristas son los siguientes?

No existe una verdadera democratización

El nombre de la reforma propuesta por el Poder Ejecutivo Nacional resulta rimbombante, pero en realidad no existe una verdadera democratización. Si nos referimos a los tres proyectos que hoy se encuentran en tratamiento en el Senado de la Nación, advertimos que estamos muy lejos de ello.

En el caso de la modificación a la ley del Consejo de la Magistratura, que para establecerse el sistema D’Hont de representación para que exista pluralidad de pensamientos, opiniones y representación; ello en relación a la totalidad de los integrantes, los jueces, los legisladores, los abogados de la matrícula federal como los representantes del ámbito académico, tanto para los titulares como para los suplentes.

Continuar leyendo

Inundaciones, un reflejo de las prioridades de los gobiernos

Las inundaciones que hoy sufrimos los argentinos, con la lamentable pérdida de vidas, demuestran claramente la carencia de planificación necesaria enfocada a mitigar este tipo de inclemencias y la responsabilidad directa de los distintos niveles de gobierno, fundamentalmente del gobierno nacional, materializada en la falta de inversión en infraestructura básica.

Si bien la crisis que padecemos hoy es un caso puntual, es preciso ver el escenario completo. La falta de inversión no sólo se observa en la insuficiencia de obras hídricas y pluviales necesarias sino que también engloba a muchos otros rubros importantísimos que impactan directamente sobre la vida de los argentinos. La escases de obras, también en relación directa con actos de corrupción, nos condujo a la tragedia en la estación de Once, a las innumerables muertes por accidentes de tránsito (según los datos de la asociación Luchemos por la Vida mueren 21 personas por día en estos sucesos) o al creciente déficit habitacional, entre otros.

Continuar leyendo

Propaganda: Gobierno sí, oposición no

Nicolás Maquiavelo en El Príncipe decía: “Un hombre prudente debe discurrir siempre por las vías trazadas por los grandes hombres e imitar a aquellos que han sobresalido extraordinariamente por encima de los demás, con el fin de que, aunque no se alcance su virtud algo nos quede sin embargo de su aroma”.

El gobierno nacional pareció entender el espíritu y el alma que llevaron al entonces humilde Cardenal Jorge Mario Bergoglio a convertirse en el Papa Francisco. Sus ideas, principios y sueños han contagiado al mundo entero de esperanzas y de conquistas del alma, de las cuales no pensamos retroceder. Pero es acá, en su país, en Argentina, donde los únicos “avances” son en realidad grandes retrocesos en la matriz republicana y democrática.

En estos tiempos, en los que asistimos a embates de impulsos medievales sobre quienes no practican el dogma kirchnerista, no nos sorprende pero sí nos preocupan los esfuerzos denodados que realizan para oscurecer o tomar las libertades esenciales de la democracia representativa. Claro ejemplo de ello es la denuncia que realizó recientemente el apoderado del PJ, Jorge Landau, contra políticos del arco opositor por la publicidad en radio y vía pública.

Continuar leyendo

El verdadero poder es el servicio

Estamos viviendo momentos históricos para la Iglesia, que en sus 2000 años tiene por primera vez un Papa americano.

El Santo Padre Jorge Mario Bergoglio en su larga trayectoria, como fiel representante de su congregación la Compañía de Jesús, seguramente desarrollará su labor en el marco del lema  Ad maiorem Dei gloriam (“A la mayor gloria de Dios”).

Continuar leyendo

El gobierno busca abrir el juego económico con Irán a costa de 85 muertos

El miércoles último participé como senadora nacional del plenario de las comisiones de Relaciones Exteriores y Culto, de Asuntos Constitucionales y de Justicia y Asuntos Penales realizado en el Salón Azul del Senado de la Nación. Allí recibimos la visita del canciller argentino Héctor Timerman, quien dio detalles sobre el Memorandum firmado entre Argentina e Irán en referencia a la creación de la Comisión de la Verdad vinculada al atentado perpetrado a la sede de la AMIA en 1994, en nuestro país.

Llegué a la reunión de comisiones con muchas dudas sobre el acuerdo firmado y luego de escuchar al canciller creo que terminé la jornada con muchos interrogantes más. Timerman no disipó las incertidumbres del tratado de Argentina con Irán. No despejó las dudas sobre la investigación que se hará sobre lo actuado por el Poder Judicial actual. Tampoco quedó en claro el tema de la concurrencia de las autoridades argentinas y de las iraníes.

Entre mis dudas estuvieron: ¿Los dos jueces van a preguntar? ¿Qué va a pasar si el juez de la causa Rodolfo Canicoba Corral decide detener a algunos de los acusados? A la primera consulta, el canciller sólo respondió que sí, sin explayarse. La segunda pregunta tuvo como devolución: “No puedo adelantarme a los hechos”.

Continuar leyendo