Miradas cristalinas

El tratamiento de la cuestión de Crimea en Naciones Unidas ha divido aguas con un alcance que hace décadas no se percibía en los ámbitos multilaterales. Los distintos centros de poder conocen con mayor precisión en qué vereda se ubican los distintos países. La resolución aprobada por la Asamblea General es casi una radiografía. En contra de la acción de Rusia sobre Ucrania se han manifestado 100. A favor 11, de los cuales cinco son latinoamericanos. En el limbo de la abstención 58 (Argentina, Brasil, El Salvador y Uruguay) y 24 optaron por no participar en la votación.

De los quince miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, solo Rusia votó en contra con tres abstenciones (Argentina, China y Ruanda). Los restantes once integrantes lo hicieron a favor, que incluye a Chile.
El balance de muchos votos, por consideraciones geopolíticas, no sorprende salvo en el caso latinoamericano. Tampoco la abstención de Brasil por la prioridad estratégica que otorga a la integración a los BRICS y por ser próxima sede de una reunión Cumbre tras el mundial de futbol en la que participaría Vladimir Putin.

Los casos más llamativos han sido los de Argentina y Uruguay. Ninguno de los dos necesitaba, en principio, quedar tan en evidencia ya que el Mercosur votaba dividido (Paraguay a favor). En particular en una cuestión de principio en la que habían anunciado estar a favor. Montevideo podría haber decidido ser más consecuente con Rusia para compensar el favor a la Casa Blanca con la próxima recepción de cinco presos de Guantánamo. También para seguir los lineamientos de Brasilia.

La actitud más difícil de entender es la abstención de Argentina. Primero por haber votado a favor de una resolución básicamente idéntica en el Consejo de Seguridad. Segundo, por tratarse de argumentos que le vienen al dedo por Malvinas al ser un respaldo al principio de integridad territorial e imponer un límite al de la autodeterminación además de insistir en el dialogo político para la solución de controversias. Tercero, por necesitar un clima más propicio en algunas negociaciones urgentes como podría ser las del Club de Paris.

La duda es si la tendencia de Argentina de mirar al mundo de reojo, en lugar de hacerlo de frente, es lo más apropiado. Los ejemplos de Chile y otros países que hoy integran el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, parecerían aconsejar lo contrario y que la contribución a la compleja realidad del mundo se asume con actitudes responsables y miradas cristalinas.

Francisco, la Reina y Malvinas

La incansable agenda ecuménica de Francisco, que suele abarcar desafíos tanto confesionales como políticos, enfrentará en los próximos días las inevitables ansiedades diplomáticas de la Argentina y del Reino Unido, aun cuando ambos países saben que El Vaticano mantendrá siempre una posición de imparcialidad sobre el fondo de la disputa de soberanía. También que Francisco no alterará esa tradición a pesar de su firme convicción, como lo expresara siendo Cardenal Primado, de que las Islas Malvinas son “una herida que no termina de cicatrizar”. Tampoco de a quién pertenecen.

Francisco es consciente de que a la Reina Isabel II le está vedado hablar de temas políticos y en particular de política exterior. Tampoco es su costumbre incomodar con imprevistos. Menos aun con temas tan terrenales. Sin embargo, es probable que su vocación por la paz, la amistad y el dialogo sea referencias expresas durante la visita de Isabel II en una contribución para intentar cerrar heridas como las de estas tres décadas de desencuentros.

Londres y Buenos Aires harían bien de mantener la calma diplomática. Ni el Papa, ni el Vaticano necesitan que se les recuerde su responsabilidad internacional. Tampoco al Papa su argentinidad. Es por ello que resulta doblemente desafortunada la decisión de Buenos Aires de enviar a un emisario a Roma que, en virtud de la oportunidad y el cargo que detenta, es inevitable asociar con la próxima visita de la Reina.

Es necesario confiar en la sabiduría del Santo Padre. Nadie en el Vaticano conoce mejor la historia y los avatares de Malvinas. También las necesidades políticas. Consecuentemente, no necesita que se le reitere lo obvio.

Es de esperar que tanto Buenos Aires como Londres sean receptivos del probable nuevo clima de reconciliación entre argentinos y británicos, entre las islas y el continente, que intentará impulsar Francisco con mensajes de amistad y afecto concordantes con los Evangelios.

La diplomacia en ambas capitales en torno a Malvinas solo necesitaría, con inteligencia e imaginación, aprovechar esas circunstancias. Es hora de que lo hagan para iniciar un nuevo comienzo.

La alternativa al memorándum con Irán

La alternativa al Memorándum de Entendimiento con Irán no es otra que su denuncia y exigir firmemente que dicho país se comporte conforme al derecho. Si fuera el caso, la solución tiene dos pasos procesales sencillos. El primero, es simplemente que Irán dé cumplimiento a los numerosos exhortos librados por la justicia argentina. El segundo, es que en un nuevo exhorto el juez interviniente solicite al juez iraní que indague a los acusados en su nombre.

La Corte Suprema de Justica tiene decidido que “nada obsta que la declaración indagatoria de un procesado sea recibida mediante exhorto” en la medida que se respeten las garantías del acusado. La regla de que los actos procesales deben cumplirse ante el juez natural de la causa, ceden en supuestos excepcionalísimos. Ese fue el caso del antecedente, entre otros, de los interrogatorios a los asesinos de Ariel Malvino en Florianópolis.  Respecto al pasado, algunos de esos exhortos planteaban preguntas puntuales relacionadas con las investigaciones como puede ser el caso del requerimiento de los teléfonos con los que se llamó desde la Argentina en la época del atentado terrorista. En otros se solicita la detención de nueve personas. Todos merecen ser contestados.

Continuar leyendo

Avatares del Plan Espacial

La Argentina ha demostrado interés en la actividad espacial desde 1960 y ha logrado contar con distintos centros científicos y tecnológicos de excelencia. INVAP ha adquirido prestigio, entre otros, en la construcción de satélites, la Comisión Nacional de Actividades Espaciales y CITEFA en la investigación y desarrollo de vectores espaciales. La misma Fuerza Aérea cuenta con una experiencia destacada. La intención del Plan Espacial es contar con una capacidad propia que permita poner en órbita satélites de producción nacional de hasta 250 kilos de manera confiable e independiente.

En este propósito se ha logrado el desarrollo de diversos proyectos de lanzadores espaciales de particular interés tecnológico siempre en concordancia con los lineamientos del Régimen Internacional de Control de Tecnologías Misilisticas a fin de asegurar que dichos desarrollos se enmarcan en objetivos pacíficos y destinados exclusivamente para actividades espaciales.

El reciente incidente en la plataforma de lanzamientos ubicada en Punta Indio del prototipo  Vex 1 A es normal en los ensayos de prueba y error que caracterizan a la tecnología espacial. Los datos del ejercicio permitirán el análisis de los distintos subsistemas para lograr una mayor coordinación y asegurar confiabilidad de las fases de lanzamiento. La experiencia es la primera de seis cohetes experimentales para perfeccionar el lanzador satelital definitivo. El prototipo tiene un largo de 14,5 metros y pesa 2,8 toneladas. Los motores y el sistema de propulsión son construidos en Falda del Carmen, Córdoba, que cuenta con una experiencia probada como lo demostró el proyecto Cóndor I abandonado en la década de los noventa.

La línea de los cohetes Tronador poco tiene que ver con el Cóndor. Se trata de lanzadores civiles e impulsados por combustible líquido. La intención sería que el Tronador II, de 33 metros y con capacidad de colocar satélites en órbitas polares a 600 kilómetros de la superficie de la Tierra, esté en condiciones de cumplir su primer cometido en el 2015.

Esta primera fase debería ser completada en el futuro con vectores de mayor capacidad ya que muchos de los satélites programados requieren de cohetes más potentes. Por ejemplo el satélite SAC-D/Aquarius, de 1500 kilos, fue puesto en órbita con un lanzador de la NASA.

Es importante que Argentina cuente con capacidad tecnológica propia como que pueda en el futuro ofrecer el servicio de lanzadores espaciales a terceros países interesados. Lo mismo en el suministro de satélites que son un instrumento cada día más necesarios para la observación meteorológica y la obtención de datos de utilidad para la actividad agropecuaria, pesca e hidrológica, entre muchas otras. Lo ocurrido en Punta Indio debe ser visto como un paso en la buena dirección.

El drama humanitario en Siria

Siria se ha sumergido en un espiral de crueldad y violencia con graves consecuencias humanitarias. Ante ese panorama desolador, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha adoptado por unanimidad una resolución destinada a impulsar asistencia humanitaria y detener los excesos condenables contra la población civil de los tres años de combates militares continuos e indiscriminados. Era hora que lo hiciera. El texto de la resolución 2139 (2014) insta a todas las partes, en particular al gobierno de Damasco, a permitir a las agencias humanitarias de la ONU acceso y transporte de ayuda humanitaria con rapidez, seguridad y sin obstáculos a cualquier zona conflictiva. Asimismo, llama a levantar los asedios en áreas pobladas y a detener toda hostilidad contra los civiles.

Resulta desilusionante y preocupante que una resolución de esta naturaleza fuera necesaria cuando lo que reclama la disposición es lo que ya prescribe expresamente el derecho internacional humanitario y en particular los Protocolos de Ginebra. Sin embargo, fue el grado dramático de violación de la normativa internacional lo que exigió al Consejo de Seguridad adoptar una reafirmación de conductas humanitarias elementales de todo conflicto armado.

Continuar leyendo

Venezuela, una sociedad fracturada

Venezuela es hoy una sociedad fracturada, que incluye a la oposición como dentro de las propias filas chavistas, y con un gobierno que parece desbordado. Las protestas sociales, de todos los sectores sociales y ángulos políticos, son reprimidas y las libertades individuales se ven gravemente afectadas. Las violaciones a los derechos humanos están a la orden del día. Human Rights Watch ha informado que la policía está actuando con brutalidad. Muertos, heridos, detenidos y torturados es el balance de la última semana.

Este cuadro, junto con el grave desorden económico y la reducción de la producción del petróleo, está haciendo tambalear al presidente Nicolás Maduro. Venezuela se encuentra al borde del precipicio financiero y enfrenta el riesgo de un colapso económico. El fracaso de la gestión gubernamental parece un hecho ampliamente reconocido como el creciente clima de disconformidad social ante la escasez de productos básicos. El país se encamina a la décima devaluación.

Continuar leyendo

El gasto militar en el mundo

El gasto militar en el mundo mantiene una escala ascendente que resulta cada día más preocupante. La tendencia es mayor que en los momentos más agudos de la confrontación Este-Oeste. Esa espiral, es a la vez, una paradoja frente al significado de la globalización. Los números son alarmantes.

Estados Unidos es la potencia militar dominante en el mundo con un presupuesto que equivale, en su conjunto, a la suma del gasto en defensa del resto de los siguientes diez países que le sigue en orden de importancia. Un poder, en efectivos como en armamentos, nunca antes visto en la historia y cuyo abrumador desarrollo tecnológico en materia militar y aplicaciones conexas amplia de manera más espectacular aun esa brecha calculada ya en cientos de miles de millones de dólares.

Continuar leyendo

Ginebra II no logró siquiera iniciar un tímido proceso de paz

La conferencia denominada Ginebra II para detener la guerra civil en Siria no logró iniciar siquiera un tímido proceso de paz y puso de manifiesto, en cambio, las diferencias casi irreconciliables entre todos los actores centrales. No hubo una sola idea diplomática que pudiera romper el enfrentamiento o extender el dialogo para establecer bases comunes para la conformación de un gobierno de transición. Damasco se opuso a cualquier hipótesis. Hasta los intentos de establecer un cese de fuego en zonas críticas y acordar corredores humanitarios para asistir a heridos y proteger a la población civil, enfrentó las mismas negativas rotundas. No hubo evidencias mínimas de voluntad negociadora.

Un resultado desilusionante aunque nada sorprendente a pesar de las expectativas generadas y de las dramáticas consecuencias humanitarias que vive Siria tras tres años de guerra civil. La reunión Ginebra II también ha dejado al descubierto las limitaciones diplomáticas de Naciones Unidas para destrabar un conflicto agudo. La confusión inicial sobre la invitación a Irán y la posterior anulación del convite, es una demostración de falencias de coordinación como de la reducida capacidad de la ONU para convencer voluntades en una situación de la magnitud de la crisis siria.

Sin embargo, la perseverancia diplomática tiene los ojos puestos en Ginebra III en la esperanza de continuar intentando destrabar la grave y compleja madeja que ha enfrentado a todos los países participantes. Es de esperar que se aprovechen los errores cometidos para enmendar conductas de gestión diplomática. La gravedad de la guerra en Siria exige urgentes respuestas de la comunidad internacional.

El hecho que los dos países centrales en la convocatoria de la reunión, Estados Unidos y Rusia, se sigan manteniendo distantes entre sí y otorguen mayor prioridad a la defensa de sus intereses individuales hace que la búsqueda de una solución negociada sea aun más difícil. Washington y Moscú tienen en gran medida el mango de la sartén. Ni uno ni otro han hecho o demostrado encontrarse a la altura de las circunstancias. Rusia, al seguir sosteniendo el régimen de Al Assad como si fuera una cruzada ideológica en aras de mantener influencia en Medio Oriente y en los recursos petroleros de Siria. Estados Unidos, por su parte, sigue dando señales confusas. Por un lado, se encuentra obnubilado por la presencia de Al Qaeda entre los combatientes rebeldes a punto de haber debilitado a la oposición moderada. Por otro, insiste en la apertura democrática. La breve conversación inamistosa entre los presidentes Obama y Putin, en las horas previas al inicio de Ginebra II, permitía ya pronosticar el desenlace de la conferencia.

Es lamentable el comportamiento de Washington y Moscú cuando los horrores de la guerra se multiplican cada día. Human Rights Watch ha denunciado, en las últimas horas, la barbarie gubernamental de destrucción de barrios enteros para castigar a la población civil. El desborde no tiene límite.

Ausencia argentina en convocatoria humanitaria internacional

La Argentina ha estado ausente de una reciente e importante convocatoria del secretario general de Naciones Unidas para paliar la dramática situación humanitaria que enfrenta Siria. Ban Ki Moon la ha calificado como “la peor catástrofe humanitaria del mundo”. El 50% de la población necesita ayuda urgente. El Programa Mundial de Alimentos ha señalado que un millón de sirios pasan hambre y 2,5 millones necesitarían de algún tipo de asistencia alimentaria. Este mes de enero se repartirán más de 4 millones de raciones de alimentos. Según la ONG People in Need, las necesidades de medicina y atención medica son aún más críticas. El 40% de los hospitales dejaron de funcionar.

Ante este cuadro, los países más representativos de la comunidad internacional se han reunido en Kuwait, bajo los auspicios de las Naciones Unidas, en la segunda Conferencia de Donantes. El resultado de aportes fue mejor que la reunión previa del 2013 alcanzado 2400 millones de dólares además de otras ofertas de asistencia y cooperación en una variedad de áreas urgentes destinadas a reducir el sufrimiento de la población civil.

Entre los 69 países participantes solo se registraron dos latinoamericanos, Brasil y México. El primero con una donación simbólica de 300 mil dólares y el segundo con 3 millones de dólares. Lo importante, independientemente del monto del aporte, ha sido el gesto de ambos países como la señal política de compromiso con las responsabilidades internacionales.

Continuar leyendo

Armas nucleares: el Consejo de Seguridad debería dar el ejemplo

El acuerdo nuclear preliminar con Irán, más allá de las ambigüedades y limitaciones, es políticamente importante por representar un impasse de confrontación regional pero dista de la euforia con la que ha sido anunciado y recibido. Eso es así básicamente por dos circunstancias.  Por un lado, ha expuesto la potencial capacidad nuclear militar de Irán en materia de uranio enriquecido como de la intención de producir plutonio. Por otro, el carácter transitorio del arreglo diplomático presupone complejas negociaciones adicionales para intentar concluir un acuerdo que sea significativo en términos de asegurar que no posea en el futuro material fisionable para producir un arma nuclear. Por el momento, ese no es el caso.

El comunicado conjunto firmado en Ginebra el 24 de noviembre se refiere al acuerdo como un “primer paso” y “plan conjunto de acción” que establece “un proyecto hacia una solución integral a largo plazo”. Es decir, se trata de un esquema provisorio de fomento de la confianza y de expectativas diplomáticas. De hecho, las obligaciones que se derivan del acuerdo están planteadas en términos de “medidas voluntarias”. También reversibles.

Continuar leyendo