El objetivo social más urgente

El hambre en el mundo ha registrado una disminución aunque sigue siendo un problema muy grave y urgente que afecta a 842 millones de personas según el informe 2014 del Instituto Internacional de Investigación sobre la Alimentación de la FAO (IFPRI). El estudio destaca que uno de cada ocho habitantes del planeta ha padecido hambre crónica en el período 2011-1013. Las situaciones de hambruna más apremiantes y endémicas tienen lugar en Eritrea y Burundi con el 60% de la población en condiciones dramáticas.

En otros 14 países, mayoritariamente en África Subsahariana, la situación es considerada alarmante. Ese mismo calificativo lo obtuvo Haití con un aumento del 4,5% al 5,3% de personas que sufren hambre. Los cuadros de hambrunas más apremiantes se encuentran en África aunque el mayor número global de personas que padecen ese flagelo se ubica en Asia con 526 millones. Laos es el caso más serio.

El estudio de la FAO sobre Seguridad Alimentaria en el Mundo destaca que la situación del hambre y el acceso a alimentos proyecta una tendencia positiva para los próximos años. De hecho, sobre la base de distintas comprobaciones, afirma que el cuadro general ha mejorado de manera sensible en la última década. Cien millones de personas han dejado de padecer hambre, principalmente en África.

En América Latina 24 millones han superado esa condición aunque aún existen 37 millones que todavía enfrentan subalimentación crónica principalmente en Bolivia, Brasil y Haití. Las sequias también generan situaciones críticas en América Central, principalmente en Honduras, Guatemala, Nicaragua y El Salvador.

El informa del IFPRI señala que uno de los programas más exitosos para combatir el hambre ha tenido lugar en Brasil. La política “Hambre Cero”, lanzada en el 2003, ha logrado reducir la pobreza extrema en un 75%. La Argentina mantiene índices comparativos de los más alentadores de América Latina. Sin embargo, es lamentable comprobar que teniendo la capacidad potencial de alimentar a 400 millones de personas al producir el 1,61% de la carne y el 1,51% de los cereales que se consumen en el mundo, el 18% de los niños y adolescentes argentinos hayan experimentado inseguridad alimentaria en 2013. Diversos estudios especializados reflejan un panorama de subalimentación aún más crítico en distintas zonas del país. El capítulo La Basura del libro “Hambre” de Martin Caparros es por demás elocuente.

Más allá de la metodología empleada para determinar el número de la población que sufre el drama de la subalimentacion, la sola existencia en la Argentina de datos de hambre y desnutrición es un escándalo ético que es prioritario erradicar. Ningún objetivo social puede ser más urgente.

India, nueva estrella en la política internacional

India es hoy la nueva estrella en la primera fila de la política internacional. Ciertas condiciones económicas, tecnológicas y militares lo han convertido en un actor cada día  más relevante del escenario global. La puesta de un satélite en la órbita de Marte es demostrativa de la significativa capacidad dual, civil y militar, con la que cuenta. Ese conocimiento tecnológico de vanguardia, a la vez, le ha permitido ser uno de los principales proveedores de inteligencia informática de Silicon Valley.

Es probable que la capacidad adquirida le permita, en la próxima década, reducir sustancialmente las fragilidades estructurales de una sociedad con situaciones de desigualdad extrema. Cuenta con todos los elementos para lograrlo. Un ejemplo es el proyecto revolucionario de crear 100 ciudades inteligentes con una gigantesca red de alta velocidad que conecte esos centros con cientos de parques tecnológicos. Continuar leyendo

Se agravan los efectos del cambio climático

El cambio climático vuelve a ser prioridad en la agenda de las Naciones Unidas y es motivo de importantes movilizaciones mundiales. El Secretario General, Ban Ki Moon, ha promovido una reunión de Jefes de Estado, al margen de la Asamblea General, para impulsar un compromiso ante la reanudación de las negociaciones en Lima en diciembre próximo tras el fracaso de hace un lustro en Copenhague. La intención es que las negociaciones diplomáticas concluyan, en el 2015 en Paris, con un acuerdo global.

Los efectos del cambio climático son cada día más graves y no hay región en el mundo que no sufra graves consecuencias. Las informaciones técnicas señalan que las emisiones de gases efecto invernadero han aumentado en el 2013 en un 2,3% lo que demuestra que lo que se ha hecho hasta el momento es claramente insuficiente.

Las actividades industriales continúan impulsado peligrosamente el volumen de los gases efectos invernadero en la atmósfera, en particular de carbono, metano y óxido nitroso que impiden que el calor de la Tierra se expulse al espacio. Como consecuencia, la temperatura ha subido 0,6 grados y se estima que podría aumentar en los próximos cien años entre 1,4 y 5,8 grados. También ha tenido efectos en el nivel de los océanos que han crecido en un promedio de 20 centímetros en las últimas cinco décadas.

Un acuerdo de alcance global y jurídicamente vinculante que detenga la situación es urgente. Según previsiones, los rendimientos agrícolas sufrirán de manera considerable en la mayor parte de las regiones tropicales y subtropicales como en zonas templadas si la temperatura se acentúa en dos grados. Asimismo, aumentarán episodios frecuentes de tormentas torrenciales, inundaciones y sequias como se ampliará las zonas críticas de desertificación. El escenario geopolítico global también se resiente. En el 2013, de acuerdo a las Naciones Unidas, 22 millones de personas han sido desplazadas con motivo de desastres naturales.

La vigésima Conferencia de las Partes (COP 20) en Perú intentará concluir un mecanismo de fondos para enfrentar el cambio climático y el compromiso de cada país en la reducción de emisiones de gases invernadero. Sin embargo, los problemas políticos entre los principales países emisores y aquellos que no los son, siguen siendo los mismos que hasta ahora han frustrado un entendimiento efectivo. Ninguno quiera hacerse cargo del costo.

Es de esperar que la comunidad internacional, en particular los países más emisores, asuma la responsabilidad que les corresponde independientemente de las implicancias económicas que las medidas demanden. No es posible seguir ignorando el problema.

Exagerada y poco diplomática ofensa oficial

El gobierno argentino, en la lucha legítima sobre la problemática originada con la sentencia del Juez de Nueva York, sigue priorizando lamentablemente la politización de las circunstancias a las soluciones. La exagerada ofensa oficial generada por las recientes apreciaciones del Encargado de Negocios de Estados Unidos es un ejemplo. También del carácter emotivo con el cual se encara el tema.

Resulta inexplicable que, desde el inicio del problema con los holdouts, se haya optado por dejar de lado un mejor diálogo diplomático  y técnico con Washington. No ha sido una buena señal la falta de mecanismos de consulta bilateral sobre este tema específico, como así también el poco interés que despierta la representante argentina en la capital norteamericana. Tampoco los contactos con los diplomáticos estadounidenses en Buenos Aires han sido fluidos. En ese contexto de ausencia de diplomacia, los chispazos interpretativos de intenciones son inevitables, en particular cuando se le quiere buscar el pelo a la leche. Continuar leyendo

Yidadistas latinoamericanos

La propaganda para reclutar combatientes en la Yihad, sea para Siria o Irak, se encuentra traducida a varios idiomas incluyendo el castellano. De acuerdo al Canciller sirio, son 83 los orígenes nacionales de las diversas fuerzas fundamentalistas. La propaganda de convocatoria ha recibido el nombre de “Turismo para yihadistas” sobre la base de que Mahona habría señalado que “el turismo es la Yihad en el camino a Ala”.

Los yihadistas latinoamericanos en Siria e Irak son poco mencionados pero constituyen una fuerza de hombres y mujeres de creciente significación. Según el Daily Telegraph, son considerados como “yihadistas exóticos” por provenir de Argentina, Brasil, Chile, Trinidad Tobago y México. Otros informes mencionan yihadistas de Colombia y Honduras.

La revistas de defensa Jane’s, sobre la base de informaciones del 2012, indica que 23 argentinos habrían muerto en Siria probablemente integrantes de Al Qaeda o Al Nusra. Un argentino y una chilena, muertos en las cercanías de Damasco, fueron mencionados como pertenecientes a un grupo fundamentalista islámico checheno. Asimismo, la publicación británica mencionaba sobre la muerte, entre otros, de 150 mexicanos y 36 brasileños.

Noticias proveniente de Madrid dan cuenta que un argentino fue detenido recientemente en España como integrante de una red que suministra combatientes a una brigada denominada Al Andalus, de las filas de la organización Estado Islámico en Irak y el Levante (ISIS por sus siglas en inglés).

Estos antecedentes públicos solo tienden a ilustrar que la problemática del yihadismo también podría eventualmente tener graves repercusiones futuras en América Latina. Para la Argentina, que ya atravesó dos criminales atentados terroristas, el tema no debería ser menor. En particular al conocerse poco de la conexión local.

Consecuentemente, es natural preguntarse sobre las medidas que el Gobierno argentino se encuentra adoptando para prevenir eventuales efectos del terrorismo internacional islamista. Un interrogante, entre otros, es que los yihadistas latinoamericanos mantengan centros de contactos activos en la región o en algún momento vuelvan a los países de origen.

Estas preocupaciones aumentan ante los vaivenes de una política exterior cuanto menos confusa con relación a los problemas centrales de Medio Oriente, en particular cuando el Gobierno siquiera se ha dignado a emitir un comunicado oficial condenando las terribles muertes de los periodistas norteamericanos brutalmente decapitados por el ISIS, como no lo hizo tampoco con los secuestros y asesinatos de jóvenes que originaron el conflicto entre Israel y Hamas.

Un éxito de las políticas públicas sostenidas en el tiempo

La Argentina ha concluido exitosamente la construcción del satélite geoestacionario ARSAT 1, enteramente con componentes de tecnología nacional incluyendo los ensayos técnicos respectivos, representando un hito de envergadura científica. El lanzamiento del satélite se encuentra programado para octubre desde la base de lanzamiento de la Guyana francesa. El ARSAT 1, diseñado y producido íntegramente por INVAP, ofrecerá un amplio rango de servicios de comunicaciones, transmisión de datos, telefonía y televisión principalmente al Cono Sur, incluyendo con cobertura para las Islas Malvinas y la Antártida.

El ARSAT 1 es parte integral del Sistema Satelital Geoestacionario argentino y será completado con el ARSAT 2 y 3 para mejor proyectar la capacidad digital y un acceso creciente a las tecnologías de la información y las comunicaciones. La experiencia argentina en materia satelital es cada día más significativa y la ubica entre la docena de países a escala global de mayores desarrollos en la materia. Esa trayectoria, que incluye a todas las disciplinas técnicas y programáticas que se requieren para llevar a cabo los proyectos de observación terrestre de alto nivel de complejidad, fue iniciada en la década de los sesenta bajo la conducción de la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales (CNIE) con la especialidad en imágenes satelitales y una serie de experimentos que permitieron poner en órbita el LUSAT 1, el Víctor 1 y el Nahuel.

Tanto la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (sucesora de la CNIE) como la empresa INVAP, han logrado una considerable capacidad técnica para el desarrollo y fabricación de satélites, como sus cargas útiles, de baja órbita como geoestacionaria. Esa especialización ha permitido el diseño y operación de una amplia gama de satélites en el espacio como es el caso de la serie SAC A, B y C (en cooperación con la NASA), SAC D, Aquarius, SAOCOM, SABIA-MAR (en cooperación con Brasil para información hídrica y agricultura), Cosmos-Skymed 1 (en cooperación con Italia para la gestión de emergencias ambientales) y, ahora, la línea de satélites ARSAT.

Como ex integrante del Directorio de INVAP y ex Vicepresidente de la CONAE, siento particular orgullo por el conjunto de técnicos argentinos que han dedicado décadas para que la Argentina cuente con una amplia y relevante capacidad tecnológica operativa. Es, asimismo, una demostración del éxito de políticas públicas cuando son encaradas con continuidad y perseverancia. Ese esfuerzo ha sido, a la vez, de carácter multidisciplinario y ha contado desde 1983 con la implementación de una política exterior activa consecuente a los objetivos perseguidos.

El programa satelital argentino ha sido desarrollado conforme a los fines, lineamientos y salvaguardias de los instrumentos internacionales en la materia. El Plan Nacional Espacial también se encuentra abierto a la cooperación internacional para que la comunidad internacional, en particular América Latina, se pueda beneficiar de sus múltiples aplicaciones prácticas como científicas.

Es hora de erradicar la violencia religiosa

Los cristianos en Medio Oriente, que representan un mosaico diverso de ritos, se encuentran bajo una grave amenaza de supervivencia ante la abierta hostilidad de islamistas radicalizados. Las persecuciones y discriminaciones en Irak y Siria son las más apremiantes. En la ciudad iraquí de Mosul, se produjeron quema de iglesias, crucificciones y la Diócesis ha quedado diezmada. El Papa Francisco hizo un reciente dramático llamamiento a la convivencia ante situaciones críticas en Irak pero que se extienden, en distinta forma, en toda la región. El Secretario General de Naciones Unidas, ha indicado que los ataques a cristianos podrían “constituir un crimen contra la humanidad”.

Continuar leyendo

Cumbre del Mercosur: resultados desilusionantes

La reciente Cumbre del Mercosur, tras una larga serie de postergaciones, deja un balance que merece cuidadosa reflexión. De los extensos y variados comunicados de la reunión, la agenda política parece haber opacado los propósitos comerciales a punto que dio la impresión que los objetivos del Tratado de Asunción, documento básico del proceso de integración, se encontrarían lacrados en un cajón. No hubo ningún acuerdo relevante de orden económico.

El Comunicado Conjunto del Consejo Mercado Común es básicamente una lista de buenos propósitos comerciales donde cada país incluyó, como en un catálogo, los puntos que más le interesan. Sin embargo, se eludieron los temas centrales para revitalizar de manera efectiva la integración subregional.

A más de 25 años del objetivo de crear un Mercado Común, los resultados son todavía desilusionantes. La escasa relevancia de la reunión de Caracas, que pareció un espejo de Unasur, fue puesto en evidencia por el Presidente del Uruguay, José Mujica, al sugerir como alternativa a futuras reuniones el uso del teléfono.

Continuar leyendo

Argentina en un mapa complejo

Las visitas de los Presidentes de China y Rusia han impulsado una serie de nuevas vinculaciones tecnológicas que merecen cuidadosa reflexión. Con Rusia, por ejemplo, la posible adquisición, llave en mano, de una central nucleoeléctrica de una tecnología sustancialmente distinta a las centrales en operación. Con China, la instalación de una estación satelital y de telemetría en Río Negro que, por sus características, puede tener incidencia en la puja de poder militar mundial.

La construcción en Bajada de Agrio, en la denominada Pampa de Pimatue, de una estación de monitoreo de movimientos satelitales las 24 horas del día, es un tema de cierta complejidad geoestratégica. Se trata del primer centro de este tipo fuera de China con el propósito de contribuir al programa lunar chino y otras actividades espaciales. Sin embargo, por las características técnicas de la antena de recepción y los instrumentos operativos, tendría otros eventuales alcances que le permitiría un uso dual, civil y militar.

La locación neuquina habría sido seleccionada, principalmente, por la ubicación geográfica y la ausencia de interferencias de otras frecuencias. Estas circunstancias, entre otras, pondrían a la Argentina en teoría en un complejo mapa de riesgos hipotéticos. La estación, con antenas que permitirían una cobertura y visibilidad casi completa de la Tierra, sería a la vez un centro potencial de escaneo de comunicaciones, rastreo y detección de satélites, control de lanzamientos a escala global incluso, en caso de necesidad, de misiles, drones y otras actividades militares semejantes.

La Argentina, como contrapartida, podría provechar un mínimo del 10% de las horas del día. Sin embargo, no se conocen las modalidades y características del acuerdo de cooperación, incluso las de seguridad como, entre otras cuestiones sensibles, el grado de monitoreo argentino sobre las actividades específicas de la estación de Bajada de Agrio. No se trata de temas menores ya que la presencia de una estación estratégica de estas características, por sus efectos, hace a la defensa nacional e incluso a orientaciones de política exterior.

¿Tiene la Argentina una necesidad científica para una vinculación tecnología con un alcance tan complejo? El programa espacial argentino, como las etapas de evolución de la próxima década, no parece necesitar de manera indispensable de una herramienta de estas características. Consecuentemente, la duda es si las decisiones se han adoptado teniendo en cuenta las variadas hipotéticas implicancias de política exterior o han sido, simplemente, el resultado de apreciaciones más de entrecasa. 

Energia nuclear: pros y contras del acuerdo con Rusia

Uno de los acuerdos sustantivos de la visita del presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha sido la posible adquisición llave en mano de una nueva central nucleoeléctrica. Una cuestión muy importante para aumentar la generación energética nacional de origen nuclear, pero que a la vez merece una cuidadosa reflexión, tanto desde el punto de vista tecnológico como político. La construcción de un reactor de potencia no es similar a cualquier otra obra industrial. Existen, en cambio, una amplia variedad de temas tecnológicos sensibles por su naturaleza geopolítica. La decisión final, por su alcance y consecuencias en el tiempo, debería ser materia de previa consideración del Honorable Congreso de la Nación.

Desde una perspectiva técnica, el hecho de que la Argentina abra una nueva línea de desarrollo tecnológico en su programa nuclear es  de por si una decisión, cuanto menos, llamativa. ¿Se necesita incorporar una tercera tecnología nuclear sustancialmente diferente a las dos en operación en Embalse y Atucha I y II?

Continuar leyendo