Hoy todos somos Aylan Kurdi

No sabemos qué hacer. Esta es la única verdad frente a esta espantosa historia de cientos de miles de personas de toda edad y género que apenas intentan sobrevivir, escapando de los horrores que ocurren en sus lugares.

Los migrantes que desde África (subsahariana y del cuerno de africa), Siria, Irak, Bangladesh, y otros sitios con conflictos de guerras internas y extrema pobreza, intentan llegar a Europa para conseguir la condición de refugiado -hoy, la palabra mágica.

En lo que va del año, 330.000 personas llegaron a Europa (180% más que en el mismo período del año pasado), más 3.000 muertos en el Mediteráaneo, en el Mare Nostrum que hoy es el cementerio mas grande de la historia de la Humanidad. Son números aproximados, en general bastante alejados de la realidad que resulta mucho mas cruel.

Italia recibió a 130.000, 180.000 Alemania, 90.000 Francia y  Gran Bretaña solo 30.000, lo que es una verdadera vergüenza en términos de solidaridad internacional: los ingleses han dado una vez mas la nota. Cameron, su líder, hoy es “mala palabra” en Europa, la comunidad europea lo detesta, por soberbio, por insensible, por egoísta.

Mientras Italia abre sus iglesias y conventos (el cardenal Scola de Milan acaba de pedirle a sus sacerdotes que reciban a los migrantes y los alojen), Hungria, Polonia y otros pequeños países cierran sus fronteras y hasta construyen muros de alambre de púas para impedir el paso de los migrantes. Ellos no quieren quedarse en su territorio, solo quieren pasar por el para ir a Alemania, Suecia, Francia, Gran Bretaña y conseguir el status de refugiado, con lo cual reciben un dinero por mes, en promedio unos 300 €, la posibilidad de una estancia legal en el país y la chance de conseguir un trabajo en tiempo breve. Pasan de migrantes clandestinos que huyen a refugiados protegidos por la ONU.

Claro que este pasaje de una condición a otra no es sencillo,  y muchas veces se pierde la vida en el intento.

En Italia se nos “escaparon” cerca de 60.000 migrantes, en lo que va del año, que no pudieron ser identificados, por falta de capacidad técnica del país. Estamos preparados para identificar a unas 1500 personas por día y llegan 3.000. No tenemos donde alojarlas ya, entonces se escapan, toman un tren desde el sur de Italia, muchas veces sin pagar boleto, e intentan pasar a Francia.

Estamos frente a la mayor diáspora de la humanidad desde la Segunda Guerra Mundial, esto es lo que hoy ocurre en Europa. Solo en el norte de Libia unas 850.000 personas esperando cruzar con vida a Italia o España y la sofisticada UE no sabe qué hacer. Las soluciones propuestas dan risa por lo pueriles, por ejemplo, bombardear con drones armados, suministrados por USA, los barcones vacios en las costas de Libia, antes de comenzar el cruce del mar.

Mientras tanto.

Aylan Kurdi tenía 3 añitos, su familia escapaba de Kobane (casi en la frontera turca), último bastión urdo en asedio permanente por el Estado Islámico (ISIS o DASH o EI o IS). Sus padres habían pedido asilo político a Canadá, donde tienen parientes.

Canadá lo negó -claro, el Mediterráneo es de los europeos, qué tenemos que ver con ese tema, pensaron en la cómoda Ottawa.

De todas maneras, los Kurdi tenían que escapar con su familia a otro lugar seguro; compraron un pasaje clandestino para la isla de Kos en el Egeo (la isla donde nació y practicó la medicina Hipócrates ). En medio del mar, Aylan cayó, se deslizó de los brazos del padre (único sobreviviente) y apareció muerto en la playa de Bodrum en Turquía.

Todos por estas tierras se encuentran apenados, doloridos, con culpa por no saber qué hacer, por no haber hecho nada para evitar la muerte de un niño de 3 años, entre otros tanto miles.

Este próximo fin de semana, los parlamentos europeos nos reunimos en Luxemburgo para armar la agenda de la cumbre del 14 S, donde los jefes de Estado de la UE tienen que tomar determinaciones.

Espero poder contarles mas adelante cuáles son las propuestas para evitar mas catástrofes como la de Aylan. Ojalá.

Grecia sigue en Europa

El Greece exit no ocurrió, en realidad gracias a todos los países de la Zona Euro que no quieren más experiencias de laboratorio y muy en el fondo, menos aún antes de las vacaciones de verano, ya que uno de sus destinos predilectos es precisamente Grecia.

La incertidumbre, la falta de experiencia previa (hasta el momento ningún país salió del euro; algunos no entraron, los más inteligentes, pero salir, ninguno) pusieron freno a los tecnócratas que no ven viable la economía griega tal como se plantea hoy.

Italia fue la que más bregó por la no salida, de hecho es la que más lucha por no ser tan duros con las sanciones a Rusia por lo ocurrido en Ucrania. Italia, señores, es el país más razonable de la Zona Euro en Europa, y esto es muy bueno para muchos, en el futuro también para Argentina. Continuar leyendo

Europa sólo cuenta muertos en las costas

Gracias a Dios “habemus papam” y se llama Francisco. El, solo él, sacude a la vieja y adormilada Europa, para que despierte y vea, mire, tome nota, y haga algo.

Frente a las costas europeas se produce el éxodo masivo más importante de la historia contemporánea, cientos de miles, un millón probablemente (de acuerdo al recuento hecho por drones americanos sobre las costas de Libia), de gentes, de personas desesperadas, que intentan buscar solo un lugar seguro donde no los asesinen, torturen o violen. Escapan de sus países sometidos a guerras crueles y caen en manos de traficantes/delincuentes/fanáticos religiosos/ que los embarcan hacia las costas italianas, maltesa y griega. No a las costas españolas que están “vigiladas” por los narcotraficantes.

El pasaje, en un bote grande de madera viejo, maltrecho, sobrecargado, con (a veces) una botella de agua para cada uno, cuesta alrededor de 1500/2000 € por pasajero. Continuar leyendo

No culpable, absuelto de culpa y cargo

Ayer en la madrugada, a poco de medianoche, la sala 6 del tribunal de casación penal italiano absolvió al doctor Silvio Berlusconi (SB), ex senador, ex caballero de la Republica y ex primer ministro italiano, de 78 años de adad.

Don Silvio, el mismo de siempre, admirado por muchos y muchas, y odiado por otros tantos, no es culpable del delito de “concusión” y prostitución de menores de edad (infantil). Esto no significa que los delitos no hayan existido, solo que él no es responsable por ellos.

Es muy interesante el enfoque dado por la nueva defensa que reconoce que en la casa de Berlusconi, en las cercanías de Milán, un megapalacio en Arcore, hubo fiestas “a luci rosse” . Se refiere a las luces rojas de los prostíbulos, reconociendo que allí se ejerció la prostitución, es decir hubo fiestas, sexo pagado, bailes con disfraces eróticos, cuando todavía Don Silvio era Primer Ministro Italiano.

Primera conclusión: a SB le gustan las fiestas. Esto no es un delito.

Si alguna de estas muchachas, partícipes habituales, es menor de edad y no lo parece, no lo dice expresamente, y quien mantiene relaciones con ella no lo pregunta, no comete del delito de inducción a la prostitución de menores de edad. Curioso.

Es el caso de la señorita “Ruby Rompecorazones” -en verdad Karima El Mahroug, nacida en Marruecos y con 17 años en el 2010- que según se sospecha (ambos lo niegan) mantuvo reiteradamente relaciones sexuales con SB.

El otro hecho imputado al ex Cavaliere es el de “concusion”. Los hechos: corría la noche tarde del 27 de mayo de 2010, SB en París a la espera de una reunión política con Nicolas Sarkozy al día siguiente. Se acerca el jefe de su custodia y le cuenta que en Milán está presa la hermosísima muchacha que tanto le gusta, Ruby, acusada de haber robado 5 mil euros a su compañera de cuarto (otra prostituta VIP). Ruby aseguraba además ser la sobrina lejana de Hosni Mubarak, el entonces presidente de Egipto (más tarde reconoció que esto era mentira)

Don Silvio de inmediato requirió hablar por teléfono con el jefe de policía de Milán. A esa hora no estaba en su oficina -era pasada la medianoche- y fue atendido por el número tres de la jefatura, a quién “pidió” que dejara en libertad a Ruby y se la entregara a una funcionaria de la municipalidad de Milán que se haría responsable de ella. La intención era, supuestamente, evitar un conflicto internacional con Egipto.

El funcionario -convencido, no inducido- por la autoridad del Premier italiano dispuso la entrega de Ruby a la colaboradora ya mencionada.

Ostuni, así se llama el policía, declaró no haberse sentido amenazado ni tentado por una promesa de recompensa, por ende, no hubo delito de concusión. Los hechos ocurrieron, pero no constituyen delito para la persona de SB. Interesante estas conclusiones, que descalifican la sentencia de primera instancia que había condenado a Berlusconi a 7 años de cárcel e inhabilitación perpetua.

La lectura entonces es esta: las juezas (tres) de primera instancia que condenaron a SB lo “persiguieron” simplemente por ser quien es, no por lo que presuntamente había hecho, perdiendo ecuanimidad e imparcialidad. Las juezas deberán pagar por esto, sin duda alguna. Les costará dinero y desprestigio, se llama responsabilidad penal y civil de los jueces, quienes deben responder cuando “mortifican” a alguna persona simplemente por ser pública.

¿Qué está pasando en Argentina?

Esta es la pregunta que, desde ayer, me hacen mis colegas y amigos del “Onorevole Senato della Repubblica Italiana”, fundado aproximadamente en el año 500 a.C.

La respuesta es difícil, complicada, tenebrosa, imposible no teñirla con detalles de enfrentamientos a cambio de diálogos de los últimos tiempos.

En este contexto europeo de un muy fuerte rechazo, por los hechos recientes y los que se temen puedan ocurrir, a las muertes provocadas por el terrorismo, a las muertes que no tienen explicación como esta. Ninguna se justifica, algunas se pueden explicar para deplorar a sus ejecutores.

A la pregunta, agregan: “¿esta muerte del fiscal Nisman es como la de Giovanni Falcone”, en manos de Toto Riina, de la Cosa Nostra Siciliana, mafia de los Corleoneses? ¿O como el asesinato de los periodistas de Charlie Hebdo, cometido por terroristas islámicos, en peligro de confirmación de las acusaciones pendientes, 20 años después, de la voladura de AMIA? ¿O fueron los servicios de inteligencia en una cruzada de venganza, por su desplazamiento, como ocurrió con alguna frecuencia en Sudamérica?

No lo sé, es la respuesta.

Acá en Roma se conocen estos hechos, si bien no hay una continua y proficua información periodística sobre nuestro país o la región en general. Estas circunstancias gravísimas se saben porque acá casi todos tienen familiares en Argentina y preguntan. Internet ha hecho la difusión más contundente sobre el tema. Hasta aquí llegó el desasosiego que provoca esta muerte.

Nadie cree, por estos lares, el tema del suicidio de Nisman. Hay demasiada historia de mafia en este país como para comprar la tesis que esta persona de 51 años, con dos hijas, vaya a pegarse un tiro en la sien con un revolver calibre 22, sin cartas de despedida. Un suicidio poco convincente.

De hecho, los diarios (ver Corriere della Sera, por ejemplo) “sugieren” que esta muerte es sospechosa y no precisamente de suicidio no inducido.

Pero, y aquí el tema, ¿qué contesto?

La respuesta es la no respuesta, no entiendo y por ende no puedo contar, a mis colegas, el o los porqué.

El contexto modela los significados, propuso alguien muy atento. Del contexto se conocen algunos hechos, no todos por supuesto, por ende el significado de esta muerte no se entiende desde tan lejos. Ojalá ustedes más cerca del teatro de los hechos logren saber y puedan contar de qué se trata todo esto.

Sí se sabe con certeza que con esta muerte todos pierden en Argentina, todos. Pero en particular pierde la democracia cuando uno de sus pilares, la Justicia, es violado de este modo, con la sospecha de la muerte dudosa de uno de sus fiscales, protagonista de la investigación de un hecho no totalmente esclarecido 20 años más tarde y que involucra, en distinta manera, varios gobiernos argentinos de los últimos tiempos.

La institucionalidad del país entra en un cono de sombra, y las sombras son funestas. Esto es lo que se siente por aquí respecto a la Argentina.

La aguja en el pajar

Quisiera comenzar esta descripción de un detalle de la realidad nacional con una frase de Cicerón (63 ac) ante las tozudos intentos de Catilina de desestabilizar a la República Romana: ”¿Hasta cuándo, Catilina, abusarás de nuestra paciencia?”

Desde hace más de 18 meses, estamos empeñados, Ricardo Merlo y yo, ambos del MAIE ( Movimento Asociativo Italiano al Estero)  en convencer, explicar, reclamar y otros tantos verbos equivalentes, a quien corresponda, sobre un tema que sin duda alguna es una verdadera injusticia social; les cuento.

Algo más de treinta y tres mil jubilados y pensionados italianos, residentes en Argentina, cobran desde al año 2011, sus pensiones en pesos. Los euros que envía Italia vía el organismo homólogo del ANSES, que se denomina INPS, quedan en el tesoro nacional argentino (unos 12 millones por mes)  y pagan a nuestros jubilados en pesos, al único cambio posible, el oficial.

La media de estas jubilaciones es de € 356 por mes.

Entra 1€ al sistema oficial argentino y salen 9 pesos y monedas, que recibe el jubilado, vía el banco pertinente que descuenta su comisión por supuesto. ¿Por qué no pagan en € ? Por el cepo, el maldito cepo.

¿Qué culpa tienen los pobres jubilados italianos de las dificultades del Tesoro Nacional? Ninguna, claro.

Es extraño que un gobierno, que ha tenido tantas justas consideraciones para con sus jubilados, maltrate de este modo a los que cobran con recursos de otros países y gastan en Argentina, no se entiende, ¿no?

En fin, y volviendo al particular, Ricardo Merlo, diputado italiano, y yo mismo, senador italiano, hemos hablado con mucha gente de gobierno y oposición sobre el particular y todos, pero todos, contestaron lo mismo: “Tienen razón en el reclamo y la culpa es de …..” Además propusieron, con muy buena voluntad, alternativas no siempre posibles, pero en verdad reconocemos que pensaron soluciones, se tomaron el trabajo de hacerlo. A ellos muchas gracias de todos modos.

Los caminos indicados por todos conducían al Banco Central de la República Argentina y a la responsable del más que conocido “cepo cambiario”, la señora Marcó del Pont.

Por ende, la tarea era lograr que nos atendiera, para escuchar nuestras razones y nuestras propuestas, y nosotros, sus respuestas. No solo queríamos reclamar, queríamos ademas llevar alternativas.

Nunca nos recibió. A pesar de haber pedido en innumerable cantidad de oportunidades una entrevista, terminamos hablando con el portero, que nada podía hacer sin el consentimiento de la Señora. por supuesto. Mejor olvido algunas entrevistas mantenidas con Directores varios, algunos con notorios apellidos italianos, que nada aportaron, ni siquiera imaginación.

Continuamos buscando una puertita para ver a la Señora del BCRA, hasta al Santo Padre escribimos, nada. Pero y vaya que insensible, nada, solo cepo aquí, allá, mas allá y todo lo que oliera a billetes extranjeros, cepo, grilletes y latigazos.

Nuestros pobres jubilados pauperizados, usan en muchas ocasiones ese dinero para comprar medicamentos  o para llegar a fin de mes, o para guardarlo, que en ultima instancia es tan genuino como regalárselo a los nietos.

La Señora del BCRA, de pocas palabras y menos entrevistas, se fue (¡or fin!!!!!) y nosotros volvimos a la carga, ahora con el neo presidente del Banco, quien de inmediato nos recibió, no lo podíamos creer, hasta hubo un error de mi parte en la agenda y equivoqué el día del encuentro, por torpe, y nos ofrecieron ir al día siguiente. Banco Central, ¿año verde? No, Banco al servicio de la gente, que atiende a la gente.

Ademas de recibirnos, Juan Carlos Fabrega, nos dio, buen cafe, explicaciones, y alternativas de soluciones a mediano plazo, formando parte de un cambio mas amplio de la economía, posible.

Salimos de la reunión pensando que por fin habíamos hablado con la persona adecuada, que conocía el tema en sus detalles y había pensado, con su grupo de técnicos, como resolverlo.

Solo para que lo sepan, Italia y Argentina firmaron un convenio de intangibilidad de las jubilaciones de sus pensionados en ambos países.

En Argentina, la ley 22861  es la que convalida ese convenio, del año 1983.

El articulo 32 de esa ley reza ” si en uno o ambos de los Estados contratantes existiera  mas de un mercado de cambio o se dictaran medidas restrictivas en materia de transferencias de divisas, la autoridad competente del estado que se encontrara en alguna de estas situaciones ( Argentina) se obliga a intervenir ante la autoridad correspondiente (BCRA), a fin  de que se establezca un regimen que permita la transferencia de los haberes de las prestaciones al tipo de cambio mas favorable para los beneficiarios…..

Estuve en Caracas

Estar en Caracas es acercarse al infierno del Dante por la puerta de los peores pecadores que, por cierto, no son sus habitantes, que padecen y mucho, sino sus dirigentes, pertenecientes a los últimos círculos que describe en su primer cantata el poeta florentino. Venezuela, un país que prometía convertirse en el Qatar de Sudamérica, hoy se acerca cada vez mas a Haití. ¿Culpables de hacer sufrir a la población miedo e incertidumbres? Toda la clase política venezolana y, en particular, el chavismo, que tiene el rol protagónico en esta tragedia.

Luego de doce años de gobierno, logró dividir, partir a la sociedad en dos: los fanáticos ideologizados por la mística chavista ( llamados “los colectivos”) y los que sufren un régimen autoritario, sordo e incompetente que los oprime y los persigue, llamados por mí “las verdaderas víctimas” . Pero claro, cuando se somete a mucha gente a sufrimientos inexplicables, aparecen los que gritan, los portavoces, la voz de aquellos que reclaman justicia y equidad. En general son los jóvenes, en particular estudiantes (no vale aquí que cite ejemplos por demás conocidos por todo el mundo ). Hablé casi dos horas con una de ellas, de las líderes del movimiento de barricadas (guarimbas, las llaman por allí ) que cada día, bloquea medio Caracas y medio país.

Gaby Arellano afirma que están en la calle protestando y aguantando gases, golpes y tiros ( 39 muertos hasta hoy) y arrestos, claro, simplemente para “despertar” a la clase política de la oposición venezolana para que actúe y reclame justicia para Venezuela, que hoy no la tiene. Un estudiante de historia de la Universidad de los Andes, cuando le pregunto si tiene miedo, me contesta: “Claro que sí, pero que hoy en Venezuela se tienen las mismas chances de ser lastimado en una barricada que muerto en la calle por la violencia criminal, por la inseguridad”. En Venezuela en el año 2013 hubo 24.000 muertos por la inseguridad. La población total no supera los 30 millones.

Continúa contando que la oposición política que hoy se siente a conversar con el presidente Nicolás Maduro, porque solo pueden hacer eso, conversar, y lograr muy poco en cuanto a hechos, no representan a quienes protestan, por eso es que tampoco ellos pueden prometer el cese de las barricadas, ya que los estudiantes que la protagonizan no les responden. Por ende en la mesa de dialogo se sientan a “charlar” Maduro y los suyos, Capriles y otros opositores reunidos en la MUD (mesa con solo dos patas más parecida a una silla, en verdad, de la unidad democrática ) y la Iglesia Católica, el Vaticano a través del Nuncio en Caracas (solo Dios sabe que hace allí) y la “inefable” UNASUR inventada tiempo atrás por Chavez y compuesta por los clientes del petróleo venezolano. Todos ellos despegados de la gente de a pie, viviendo una fantasía que solo lograra perder mas tiempo.

En esa mesa no están, y aquí esta el problema: los estudiantes, Leopoldo Lopez, líder opositor y preso incomunicado, Vicente Scarano, intendente de San Diego preso por las dudas, el jefe de policía de San Diego, Salvatore Luchesse, y tantos otros presos del régimen. Tampoco Corina Machado, diputada, echada a empujones de la Asamblea Nacional para la que fue elegida por el voto popular, por traición a la Patria, por atreverse a hablar mal del régimen ante la OEA. La violación de los derechos humanos en Cuba, perdón por el lapsus, en Venezuela, es cosa de todos los días y todo el tiempo. Muertes por tiros en la cabeza disparados por francotiradores (el gobierno tiene todas las llaves de las terrazas de Caracas por “cuestiones de seguridad” ), golpes y otras lesiones causados por las bombas de gases lacrimógenos (¿fabricadas en Brasil?) , cárcel por las dudas, expropiaciones de propiedades, empresas, e industrias pagadas a precio vil, la obligación de hacer colas para comprar lo más elemental durante horas y, por último, el fanatismo de una gran parte de la población por el chavismo, que también es violencia, ya que para ellos todos los demás son sucios fascistas a servicio del Imperio.

Caminé por las calles de Caracas, y por sus plazas, hice una cola de hora y media para comprar papel higiénico, aceite y azúcar, junto a doña Rosalia, en la cuadra de un lúgubre supermercado, a cuya puerta había un “miliciano” cuidando la poca mercadería que había dentro en la Avenida Francisco de Miranda en pleno centro de la ciudad. A poco me encontré en un bar de las cercanías con un amigo para tomar un cafe, Giuseppe Celeste, dueño de una empresa de gas domiciliario llamada Tauro, en Caracas, empresa familiar creada por su padre, que me contó mientras lloraba como un niño que seria expropiada en poco tiempo, ya le llegó el aviso, y que según cálculos optimistas del gobierno le pagarían en cuotas unos 400 mil dólares por ella, cuando en verdad vale 10 millones de dólares. ¡Exprópiese!

Después del amargo café con Giuseppe, fui a la plaza de Altamira y me puse a leer el epígrafe con la historia de cada uno de las fotografías de los 39 muertos (hasta ese momento y desde el 10 de febrero) en las barricadas. Fotografías puestas en el piso al pie de un monumento al Sr. Koch, uno de los próceres de la Patria. Luego estuve en la plaza Simon Bolívar escuchando a un señor que arengaba a unas veinte personas que lo escuchaban debajo de un gazebo en plena tarde, a continuar con la Revolución Bolivariana, en un español extraño. Al preguntar quién era, el sorprendido espectador me contestó: ” Hombre, ¿no lo conoce? Es el embajador de Irán en Venezuela. Me fui espantado, antes que la inteligencia venezolana, en manos de asesores cubanos, se diera cuenta de mi presencia.

A pocos metros está la casa natal de Simon Bolivar, padre de la Patria que, si despertara, seguramente no daría crédito a tanta propaganda política generada por gente extraña, en lugar de hechos para la gente. Ah, y además estuve en el Parlamento, llamado Asamblea Nacional. Trabaja cuando la convoca el presidente Maduro y esos días, habitualmente los martes, los diputados opositores, solo ellos, deben entrar sin armas. Un cartel allí reza “espacio libre de armas de fuego”. Hablé con políticos del oficialismo y de la oposición, y escuché discursos irreconciliables, unos por negadores de la realidad (por ejemplo de la inflación anual del 60%) y otros con algunas ganas que este gobierno termine cuanto antes. Ambos opuestos a la realidad posible.

Por la noche, intenté comer algo en un muy lindo restaurante de pescados y mariscos cercano a la embajada de Italia, en la zona residencial del Chacao. Afortunadamente pude pagar en euros, a un cambio diez veces superior al oficial. Para tener una idea de lo que digo, el dólar oficial se cotiza a 6.40 y en el mercado negro a 64 bolívares. Mientras comía a solas repasando lo vivido en esos días, escuchaba los estruendos de las bombas de estruendo de las barricadas y veía las columnas de humo de los neumáticos quemados, mas allá del ruido de la represión. ¿Este es el gobierno que creo el ministerio de la suprema felicidad?

Nuestros pobres jubilados italianos

Pobres y empobrecidos, por el empecinamiento del Estado argentino (el Banco Central de la República Argentina- BCRA-) al no aceptar que si Italia manda euros para pagar las jubilaciones y pensiones de sus pensionati al estero, esa es la moneda que deben recibir y no una versión devaluada que antojadizamente inventa.

Traducción, para quienes no conozcan el tema: los 33.789 jubilados italianos residentes en Argentina, que reciben una pensión promedio de 356 € por mes, cuando cobran en ventanilla del banco local, les descuentan las comisiones pertinentes y les pagan en pesos al cambio oficial, perdiendo el 40% de su dinero.

Y en este caso en particular no hay “fuga de divisas”, hay retención indebida de ellas, el BCRA se queda con los euros que manda Italia.

Más allá de haber plantado este tema a Dios y María Santísima, desde Papa Francesco, hasta el último vicepresidente del BCRA, pasando por todos los ministros italianos que tiene que ver con el tema, tratando de explicar que hay un acuerdo/convenio/ley del año 81/83  ( 22861) que vela por la intangibilidad de estas pensiones en ambos países, que es sistemáticamente, mes a mes, violado desde el 2011 por las autoridades monetarias nacionales, ahora aparece la luz al final del túnel. En verdad hay dos luces no una.

1) Un fallo excepcional del juez federal Alfredo Lopez del Juzgado Nº 4 de Mar del Plata, de noviembre pasado, hace lugar al pedido de recurso de amparo de una jubilada italiana y ordena al BCRA que pague como corresponde la pensión de la señora V.B., responsabilizando a los “funcionarios a cargo del PEN de los daños y perjuicios irrogados a la amparista, para ser tratados en sede penal por la comisión de diversos delitos, abuso de autoridad, violación de los derechos”, etcétera. Bien por Lopez.

Van a ver ustedes que en algún momento se hará justicia y no solo cobrarán del modo más conveniente, si no que habrá que indemnizarlos por los daños, alimentario, físico y moral causado.

2) Eugenio Semino y Duilio Ferlat, de la Defensoría de la Tercera Edad de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, han hecho 11 presentaciones de amparos casi simultáneas en los juzgados federales nacionales (ahora sí competentes), tratando de conseguir fallos similares al de López, e ir creando la sensación de un amparo de clase. Bien por ambos, al di la, de sus orígenes “tanos”.

Conclusiones:

a) Los jubilados italianos en Argentina no son los responsables de la existencia de un mercado paralelo del euro, dólar o yen, en el país.

b) Quieren cobrar, lo poco que les corresponde, de la mejor manera posible.

c) Necesitan ese dinero, para: comer, comprar remedios, vestirse, y mantener la dignidad frente a sus nietos, que no es poca cosa. Solo eso, le quiero decir a quien corresponda.

Ciao Berlusconi, ¡ciao!

Diciembre 27 del año del Señor de 2013, miércoles, señalará la fecha del último día del cavaliere [1] Silvio Berlusconi, como miembro del parlamento italiano. En efecto ese día el Senato della Repúbblica, votará por mayoría su “decadenza“. Traducido: pérdida de su condición de senador y por ende de la inmunidad parlamentaria que esa situación conlleva, por ejemplo, para evitar la cárcel si es encontrado culpable de algún delito y no es “desaforado”.

Pero también, y según el diccionario italiano, decadenza significa ”progresiva perdita di forza, vigore, potenza, e simili, declino. Decadenza, física, morale e politica”. Éste es el Berlusconi de hoy, que tiene miedo de ir a la cárcel, por la pérdida de su inmunidad, y por las varias sentencias de los numerosos procesos pendientes a punto de llegar, especialmente el que concierne al affaire Ruby, ”rompecorazones” que, según las jueces ( el tribunal de Milano que juzga el caso está compuesto por tres mujeres), tuvo reiteradamente relaciones con “il Cavaliere” a cambio de dinero.

Lo cierto es que según la misma Ruby, que en verdad se llama Karima el Mahroug y es marroquí, no egipcia emparenatada con Moubaragh como intentó hacerle creer a Don Silvio, negó en el juicio que los hechos hayan sido esos, afirmó que nunca recibió dinero del premier Berlusconi. Los jueces no le creyeron, ni a ella ni a los 70 testigos que afirmaron algo parecido. Extraña justicia por cierto. Es más, la linda Ruby sostiene que el único que le pago por sexo siendo menor fue el mismísimo Cristiano Ronaldo (€4.000) cuando era jugador del Milan.

Los hechos probados según el tribunal son éstos: Berlusconi pagaba €3.000  por cada noche pasada en su “casita” de 12.000 metros cuadrados de Arcore, cerca de Milan. Ademas de haberle regalado un dinero para abrir un negocio, €53.000 dicen las malas lenguas, y así ponerse a trabajar de otra cosa, que ya era hora.

Me gustaría agregar algunos hechos a este comentario, que por sarcástico puede parecer poco serio. Berlusconi era en ese momento,
cuando ocurrió este hecho y otros de similar corte, primer ministro (presidente del Consejo de Ministros italiano, que así se denomina el cargo más importante del Estado) y la señorita Ruby era menor de edad, aunque no lo pareciera. Sólo detalles claro.

Las jueces de primera instancia lo sentenciaron por estos días y por este tema a 7 años de cárcel y a inhibición perpetua para ejercer
cargos públicos. Claro que apelará. De todos modos hay otra sentencia firme, por fraude fiscal de fines de septiembre de este año, a un año de cárcel de cumplimiento efectivo y dos de inhibición para ejercer cargos públicos, elegir y ser elegido. Es por este caso con sentencia firme del Tribunal de Casación que el Senado votará su expulsión del cuerpo.

El último capítulo de su vida pública formal ocurre a los 77 años, recién cumplidos, en medio de estos escándalos judiciales, con su agrupación política partida en dos; recientemente de los 90 senadores que tiene en la Camara alta, 27 constituyeron un nuevo grupo parlamentario denominado Nuovo Centro Destra, con una cantidad de diputados no bien establecida aún y los cinco ministros que forman parte del gabinete del actual Premier de centroizquierda moderado Enrico Letta.

Por su parte Silvio volvió a las fuentes  y recreo Forza Italia, su viejo y amado partido, que ya no le alcanza, en cantidad y poder para “zafar” de la destitución.

Luego de numerosas escaramuzas de sus mejores espadas parlamentarias, el viernes 22 quedo firme en la agenda del Senado el día 27 como el indicado para que cada senador manifieste, con voto cantado y ante un aula repleta de periodistas, partidarios, contrarios y curiosos, si vota por la continuidad o la “decadenza” del Cavaliere.

Todas las previsiones, adivinanzas y apuestas de todo tipo giran alrededor de su expulsión: yo concuerdo con ellas.

Sólo para terminar con este tema, dos comentarios: Italia no pierde nada con este hecho, Berlusconi pasara a la historia
como un personaje curioso, inteligente, hábil, gran empresario, que tuvo muchas oportunidades para cambiar el país y no lo hizo, seguramente por una “flexibilidad moral” poco adecuada para conseguirlo.

No consiguió siquiera la reforma de la Justicia que podría haberle evitado todas estas zozobras, se distrajo, con mucha frecuencia.

Por último, Italia sufre y mucho por falta de decisiones políticas indispensables para su vida diaria -ley de presupuesto, cargas fiscales, impuesto al trabajo, entre otros-, y la vigencia de Berlusconi distrae con mucha frecuencia la actividad política cotidiana, cambiando permanentemente el foco, corriéndolo de la cosa importante a la urgente, que es el mismo Silvio y sus entuertos.

Los políticos italianos deben ser parlamentarios (a nivel nacional, regional, provincial o municipal), el país mismo es un régimen
democrático parlamentario, por ende Don Silvio dejara de formar parte del núcleo mismo, de la esencia, de la política italiana.

[1] El título de “cavaliere” que ostenta Silvio Berlusconi es similar al de “sir” del Imperio Britanico, fue otorgado tiempo atrás por el presidente de la República.

Elecciones italianas en Argentina: ¡a votar!

La propaganda política italiana invade nuestro país y Venezuela, Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile, y el resto de Sudamérica, uno de los cuatro colegios electorales en los que se divide el mundo de los italianos con derecho a voto que vivimos fuera de Italia. Somos 4.208.977, de los cuales 1.283.078 habitamos América Meridional; el resto: 388.904 en América del Norte, 229.312 en África y Asia, y 2.307.683 en Europa, fuera de Italia (Alemania tiene la colonia de italianos en el exterior más importante del mundo, luego Argentina). En nuestro Colegio Electoral, y dada la cantidad de electores mencionada, se eligen cuatro diputados y dos senadores para representarnos en el Parlamento Italiano, con los mismos derechos y obligaciones que los elegidos en Italia Peninsular.

En esta parte del mundo, Argentina es el país más poblado de italianos de la “Otra Italia”, con derecho a elegir representantes. Con aproximadamente la mitad del padrón electoral y antes que Brasil y Venezuela, Argentina hoy tiene y seguramente retendrá dos senadores y dos diputados, sobre un total de dos senadores y cuatro diputados que se eligen en el colegio Sudamérica.

Tal como ocurrió en las dos ocasiones anteriores (2006/2008), desde que se agregó a la Constitución Italiana, el voto de los italianos en el exterior se hace por correo. Es decir, cada votante debería recibir, en el domicilio que denunció cuando accedió a la ciudadanía o al que figure, si hubo cambio alguno, un sobre que contiene: las boletas de cada partido que se presenta a la elección en esta parte del mundo, las constancias electorales, un instructivo sobre cómo votar, y sobres en blanco para devolver por Correo Argentino (con franqueo ya pagado, por supuesto) el voto.

En el exterior de Italia, y por ende en Argentina, no se vota lista sábana, como en Italia, sino que el voto es por preferencias, es decir, luego de haber marcado con una cruz el símbolo del partido que elige, debe escribir el candidato que prefiere a senador y a diputado para los próximos cinco años, período que duran las legislaturas en Italia.

Los mencionados sobres comenzarán a llegar a su casa a partir del 6 de febrero próximo, y tiene tiempo para votar (el voto es voluntario, no obligatorio, ¡nadie la sacará el pasaporte si no vota!) hasta el 20 del mismo mes como máximo. Si el 10 de febrero no recibió sobre alguno, puede hacer el reclamo en el Consulado que le corresponda, no antes.

En verdad las cartas con los votos ya emitidos deberían llegar a los Consulados (nueve en Argentina) hasta las 16:00 del día 21. El 23 salen las bolsas diplomáticas custodiadas hacia Italia, para el recuento. En Argentina, o en otro país fuera de Italia, los sobres no pueden ni deben ser tocados, el recuento se hace en Roma.

Los días 24/25 del mismo mes de febrero se vota en Italia peninsular, y el 27/28 se conocerán los resultados finales. Pocos días más tarde asumen los nuevos parlamentarios (no hay cohabitación, no hay transición), para elegir Premier, y un par de meses más tarde presidente de la república.

Para finalizar, si tiene alguna consulta, puede hacerla en los distintos centros de atención a votantes, por ejemplo: maiemondiale.com

Desde ya, muchas gracias por votar.

 

* El Dr. Claudio Zin es vicepresidente de MAIE (Movimento Associativo Italiani All’Estero).